Escoliosis lumbar y dorsolumbar

La escoliosis es una desviación lateral y rotatoria de la columna vertebral.

La columna vertebral puede inclinarse hacia la derecha, izquierda, o bien la columna dorsal se inclina hacia un lado y la lumbar hacia el otro (escoliosis en S).

radiografía, nervio, músculo, contractura, estiramiento, desgarro muscular
Radiografía de una escoliosis lumbar de convexidad derecha

La columna vertebral puede inclinarse hacia la derecha, izquierda, o bien la columna dorsal se inclina hacia un lado y la lumbar hacia el otro (escoliosis en S).

Muchos niños sufren de escoliosis fisiológica de 2°, la que es normal y no requiere tratamiento.

La escoliosis suele afectar a los niños delgados, especialmente a las niñas: alrededor del 80%.

Esta deformidad se desarrolla en los niños y permanece hasta la edad adulta. Si se deja sin tratar puede agravarse, ya que es degenerativa.

Un tratamiento específico y temprano puede detener la progresión o mejorar la patología.

Existen escoliosis estáticas, congénitas o idiopáticas, es decir, las que según la ciencia médica todavía no tienen origen definido, aunque existen muchas teorías. Las idiopáticas constituyen el 90% de las escoliosis.

Existe una gran cantidad de hipótesis. La ciencia médica estima que el origen puede ser óseo, muscular o postular, aunque, de acuerdo con algunos autores, no se puede excluir la posibilidad de que la escoliosis tenga origen en una alteración neurológica, hormonal, mal oclusión o bloqueo de una vértebra en flexión lateral o del aparato vestibular.

Cuando la columna forma una o más curvaturas en el plano frontal, se produce una rotación de las vértebras hacia el lado convexo, es decir, el que sobresale, que es proporcional al grado de inclinación lateral.

Junto con la escoliosis, un niño puede desarrollar una hipercifosis (la clásica joroba) o bien una lordosis dorsal, es decir, una inversión de la curva fisiológica entre el cuello y la parte inferior de la espalda.

La escoliosis provoca ciertas deformaciones anatómicas de vértebras, costillas, discos y ligamentos.

Las vértebras tienden a asumir una forma cuneiforme, especialmente al vértice de la curva.

En la parte cóncava, es decir, dentro de la curva, los forámenes vertebrales son más estrechos, por lo que las raíces nerviosas que los cruzan pueden comprimirse, provocando los síntomas de la ciatalgia.

Las costillas están deformadas por la inclinación de las vértebras. En el lado convexo la distancia vertical entre ellos aumenta, mientras que en el lado cóncavo disminuye.

Debido a la rotación vertebral, la caja torácica se estrecha por un lado y se ensancha por el otro, formando una giba fácilmente visible por el lado convexo.

El disco intervertebral se encuentra aplastado en el lado cóncavo y descomprimido en el otro lado, por lo que el núcleo pulposo empuja hacia afuera.

Las mujeres pueden quedarse embarazadas, aunque tengan una escoliosis grave. Sin embargo, se recomienda consultar al ortopedista en caso de escoliosis superior a 45°.

 

 

 

Vértebra, columna lumbar, disco, médula, raíz nerviosa
Esqueleto de un adolescente con escoliosis y cifosis

 

 

¿Cómo se mide el grado de escoliosis?

Para medir la gravedad de la escoliosis se requiere una radiografía posterior del paciente.

Existen muchos métodos. El más utilizado es el de Cobb, que consiste en trazar dos líneas paralelas a la placa vertebral de las vértebras más inclinadas, por encima y debajo del ápice de la curva.

Luego, se mide el ángulo formado por la intersección de estas líneas.

El médico a quien acudir para la evaluación y el tratamiento de la escoliosis es el fisiatra u ortopedista.

 

¿Cuáles son las características más importantes de la escoliosis?

Los aspectos más importantes que se evalúan son el grado de inclinación lateral y rotación de las vértebras y la edad de aparición.

Cuanto mayor es el grado de desviación de la columna, mayor será la probabilidad de sufrir complicaciones futuras.

Cuanto antes se manifiesta la escoliosis, peor será el pronóstico, ya que el crecimiento tiende a aumentar la inclinación de la columna vertebral.

El pronóstico depende en gran medida de la edad de aparición de la escoliosis. Si la gravedad es menor de 20/30°, solo empeora en la fase de crecimiento del paciente, mientras que si se superan los 40° la escoliosis se agrava también en edad adulta de 1 grado por cada año.

 

 

 

 

Radiografía, nervio, músculo
Esqueleto de un adolescente con escoliosis dorso-lumbar izquierda

¿Cuáles son los tipos de escoliosis?

Pueden aparecer dos curvas al mismo tiempo. En este caso se habla de escoliosis en S, en la que se aprecia una curva superior y una inferior en dirección opuesta.

Puede aparecer una curva única en una dirección.

Las escoliosis cérvico-dorsales son poco comunes, mientras que las dorsales, dorso-lumbares o lumbares son más frecuentes.

El tipo de escoliosis mixta, en la que hay una curva lumbar y una dorsal en dirección opuesta, es muy frecuente entre los jóvenes.

 

¿Cuál es el origen de la escoliosis?

Muchos estudios han demostrado que los pacientes con escoliosis presentan una musculatura hipotónica, blanda o un crecimiento óseo desproporcionado con respecto al aumento de tono muscular. Esto refuerza la hipótesis de que la escoliosis tiene origen en un componente músculo-ligamentoso.

Una parálisis en un lado del cuerpo o una insuficiencia muscular relevante de músculos abdominales y dorso-lumbares provocan la inclinación y rotación de la columna hacia un lado.

Los niños y adolescentes suelen asumir posturas incorrectas y desequilibradas, por ejemplo, las chicas escriben inclinando el torso, la cabeza y el pelo largo hacia un lado.

En algunos casos, estos hábitos evolucionan en escoliosis.

La genética es un factor poco relevante en el origen de esta deformidad, aunque con frecuencia llegan a la consulta dos hermanas o hermanos afectados.

 

 

¿Cuál es el tratamiento para la escoliosis?

Con la finalidad de encontrar el tratamiento adecuado, es necesario analizar bien el tipo de escoliosis, la gravedad y las posibles complicaciones respiratorias, así como entender cuánto es útil la gimnasia correctiva.

La escoliosis estática o funcional tiene origen en la diferencia de longitud de los miembros inferiores, mientras que la congénita tiene origen en una malformación de las vértebras, cuyos cuerpos no son cilíndricos, sino que tienen forma de cuña.

Para el tratamiento de la escoliosis estática se requiere un realce bajo el pie de la pierna corta.

Los remedios naturales incluyen ejercicios de gimnasia correctiva y la osteopatía.

En el caso de una escoliosis estática, los ejercicios de gimnasia correctiva no se recomiendan, aunque en algunos casos pueden ayudar a evitar un empeoramiento del cuadro clínico.

Los ejercicios para corregir o detener la progresión de una escoliosis leve o grave tienen el objetivo de reforzar los músculos más débiles y estirar los más cortos.

Los niños con escoliosis suelen tener una musculatura poco desarrollada, y a menudo son de sexo femenino, por lo que los ejercicios de gimnasio son fundamentales, incluso para los que siguen otros tratamientos (por ejemplo, la osteopatía).

Los músculos de la parte convexa de la columna vertebral son débiles y se pueden reforzar en posición de cuadrupedia.

Para corregir la zona dorsal se recomienda levantar el brazo con un pequeño peso, mientras que para los músculos dorsales hay que levantar la pierna extendida.

El refuerzo de los músculos abdominales en forma isométrica es parte de la sesión de ejercicios.

La rehabilitación postural es de utilidad, pero no es suficiente para lograr un buen resultado.

 

El colchón no se debe cambiar, excepto si el niño sufre de dolor de espalda por la noche o la mañana.

 

 

 

¿Qué deportes se pueden practicar?

 

La natación no es adecuada para la escoliosis, ya que provoca un refuerzo simétrico, mientras que esta deformidad es asimétrica.

El tenis está indicado, especialmente si el brazo utilizado se encuentra en el lado convexo.

El voleibol y baloncesto son deportes adecuados.

Deformidad, Escoliosis dorsal, convexidad derecha
Escoliosis dorsal con convexidad derecha y joroba evidente

¿Cuándo se requiere una intervención quirúrgica para corregir la escoliosis?

 

Si el grado de inclinación lateral supera los 90°, la única solución es la cirugía. Existen muchos tipos de correcciones quirúrgicas, pero hoy en día la más utilizada es la endoprótesis metálica.

La inserción de la prótesis vertical extensible se realiza colocando una barra metálica en la vértebra inferior y superior de la curva.

A través de una acción de alargamiento lento y progresivo, se logra enderezar la curva, aunque los resultados dependen de la movilidad de la columna vertebral.

El paciente sufrirá una pérdida de movilidad, debido a que un tracto de columna se ha reemplazado con una barra rígida. Sin embargo he visto muchos pacientes que, tras la cirugía, logran inclinarse hacia adelante con las piernas estiradas y llegan muy cerca de la punta de los pies.

La intervención quirúrgica de reducción de escoliosis se debe realizar tras muchos meses o años de ejercicios correctivos, para aumentar la movilidad de la columna vertebral para que el cirujano pueda corregirla más fácilmente.

 

Los riesgos de la intervención son:

  • Falta de fusión de las vértebras,
  • Infección,
  • Posible formación de una hernia discal en las vértebras adyacentes a las bloqueadas.

 

 

 

¿Por qué se utiliza el corsé ortopédico?

 

 

El corsé es un aparato que se utiliza en casos graves (no gravísimos) de escoliosis. Dependiendo de la indicación del ortopedista, el paciente puede optar por el corsé de yeso, plástico o metal.

El corsé de yeso se reemplaza periódicamente durante un período de 5 a 6 meses máximo.

A continuación, se reemplaza el yeso con un corsé de plástico o metal. Los pacientes con escoliosis moderada pueden evitar el yeso.

Con el objetivo de aplicar el corsé de yeso, se coloca el paciente en tracción y extensión, y luego se adapta el yeso al paciente.

Existe una gran cantidad de corsés en plástico o metal. Los más utilizados son el “Lyonnais”, “Milwaukee” y el lumbar “La Padula”.

 

 

corsé Lyonnais
corsé Lyonnais

 

 

El corsé Lyonnais se compone de una cintura bajo-axilar y una a la altura de la cadera, por donde se originan una barra anterior y una posterior que llegan hasta la clavícula.

Desde las barras verticales se originan dos bandas rígidas que ejercen presión en la zona sobresaliente del tronco y la joroba.

Tras aplicar el tutor, se realiza una radiografía para comprobar si la escoliosis es correcta.

El corsé Milwaukee se compone de una cintura a nivel de la cadera por donde se originan 3 barras que terminan a la altura de la barbilla.

Una barra en metal llega hasta la barbilla provocando la tracción de la columna.

Una banda lateral ejerce presión sobre las costillas en la zona de la caja torácica que sobresale.

No se ejerce tracción en la cabeza con respecto a la cadera de forma pasiva, pero el apoyo debajo de la mandíbula estimula el paciente a la auto-tracción.

Este corsé es poco apreciado por los niños y adolescentes, ya que la parte superior es visible y se debe llevar 24 horas al día. Solo se puede quitar para ducharse.

El corsé La Padula es lumbo-dorsal y aplica una presión lateral solo en la zona lumbar, por lo que se utiliza en el tratamiento de la escoliosis lumbar.

Aunque el corsé es un aparato para combatir la escoliasis al quitarlo la columna vertebral puede empeorar.

Durante el período en que se utiliza el corsé, se debe potenciar la musculatura para no perder la fuerza y así debilitar los músculos.

El corsé se debe utilizar durante el tiempo que recomienda el ortopedista, a menudo hasta el final del crecimiento del niño y luego se quita poco a poco para no desestabilizar los resultados.

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario