Estomatitis aftosa y herpética

La estomatitis es la inflamación de la membrana mucosa de la boca. Puede afectar a las mejillas, encías, lengua, labios y paladar.
La úlcera aftosa recurrente es una enfermedad de la que se desconocen las causas. Puede provocar al menos una úlcera dolorosa y superficial en las mucosas.

Tipos de estomatitis

La estomatitis micótica (también llamada candidiasis oral) es una infección por cándida que afecta a la boca y a otras zonas de la cavidad oral.
En los niños suele producirse después de un tratamiento antibiótico.

vgstudio-fotolia-com961
Las personas con el sistema inmunitario débil están predispuestas a la estomatitis.

La gingivoestomatitis se caracteriza por la inflamación de las encías (gingivitis) y tiene su origen en el virus del herpes simple.

La estomatitis nicotinica tiene su origen en el consumo de cigarrillos, puros y pipas. Se manifiesta mediante la formación de protuberancias rojas en el paladar.

La estomatitis herpética se origina por una infección viral de la boca y se caracteriza por la presencia de ulceras e inflamaciones.

Esta enfermedad suele afectar a los niños de entre seis meses y 5 años.

Se trata de una infección por el virus del herpes simple de tipo 1 (VHS 1), es decir, el mismo virus que provoca el herpes labial en la superficie exterior de los labios en los adultos.
El virus del herpes simple de tipo 2 (VHS 2) es responsable del herpes genital. Aunque está relacionado con el VHS 1, no se trata del mismo virus.

La estomatitis aftosa (también denominada llaga) provoca la formación de pequeñas úlceras en los labios, la lengua o las mejillas.

La estomatitis ulcerosa crónica es una enfermedad autoinmune caracterizada por dolor y heridas recurrentes en la boca.

La estomatitis urémica es una complicación poco común de la uremia, que puede originarse por insuficiencia renal avanzada.

La estomatitis urémica es una manifestación oral de la uremia. Provoca la formación de eritemas de diferente gravedad, exudado (acumulación de líquido inflamatorio), úlceras, seudomembranas, mal aliento y sensación de ardor.

La estomatitis angular es una inflamación de la superficie de los labios que provoca hinchazón, cortes, descamación, llagas y úlceras en los lados de la boca.

La estomatitis gangrenosa tiene origen en la malnutrición o en enfermedades especialmente debilitantes (como por ejemplo la malaria). Provoca la ulceración de los tejidos de la boca hasta llegar a mostrar las partes internas de la boca, tales como los dientes.

¿Cuáles son las causas de la estomatitis?

Lista de las posibles causas de la estomatitis:

Infección bacteriana

  • Enfermedad periodontal necrosante
  • Infección por micoplasma
  • Sífilis
  • Gonorrea
  • Actinomicosis, tuberculosis (en raras ocasiones)

Infección fúngica

  • Infección por Candida albicans (candidiasis oral, muguet), provoca placas blancas o amarillentas en la boca;
  • Blastomicosis, criptococosis, zigomicosis (en raras ocasiones).

Infección viral

  • Infección por el virus del herpes simple,
  • Infección por varicela o herpes zoster,
  • Infección por enterovirus – enfermedad mano-pie-boca o herpangina,
  • Infección por virus de Epstein Barr o mononucleosis infecciosa,
  • Sarampión, puede provocar las manchas de Koplik en la boca.

Enfermedades sistémicas

  • Malnutrición, deficiencia de hierro y de vitamina C (escorbuto),
  • Enfermedades inflamatorias intestinales,
  • Enfermedad de Behçet,
  • Síndrome de Kawasaki,
  • Eritema multiforme,
  • Necrólisis epidérmica tóxica y síndrome de Stevens-Johnson.

Medicamentos

  • Estomatitis nicotínica,
  • Quimioterapia,
  • Radioterapia,
  • Erupción liquenoide por fármacos.

Irritación física

  • Quemaduras,
  • Estomatitis protésica (por ejemplo, producida por aparatos ortodóncicos, movimiento excesivo de la prótesis dental, prótesis inadecuada o con bordes cortantes).

Contagio de la estomatitis

Dependiendo de la causa, la estomatitis puede o no puede ser contagiosa.
La estomatitis herpética se considera contagiosa.
Los niños pueden contraerla a través de besos, por compartir alimentos o jugar en estrecho contacto con otros niños infectados.
La incubación de la estomatitis herpética tiene una duración de entre 2 y 12 días.
El niño es contagioso desde aproximadamente 2 días antes de la formación de las ampollas hasta que éstas desparezcan.
La estomatitis aftosa no es contagiosa.

Síntomas de la estomatitis

  • Ampollas en la boca, con frecuencia en la lengua o las mejillas;
  • El niño no quiere comer, aunque tenga hambre;
  • Dificultad para tragar (disfagia);
  • Saliva excesiva en la boca;
  • Fiebre alta (hasta 40° C) – se puede experimentar de 1 a 2 días antes de la aparición de ampollas y úlceras;
  • Irritabilidad;
  • Dolor en la boca;
  • Hinchazón de las encías;
  • Formación de úlceras en la boca, a menudo en la lengua o las mejillas. Suelen formarse tras la ruptura de las ampollas.

 

¿Cómo se diagnostica la estomatitis aftosa?

Por lo general, la estomatitis aftosa se diagnostica mediante el historial clínico y examen físico del niño.
Solo se requiere la evaluación del médico.
Por lo general, aparece una úlcera solitaria.
Al fin de confirmar el diagnóstico de estomatitis y descartar así otras causas de úlcera, el médico puede recomendar la realización de los siguientes exámenes:

  1. Análisis de sangre
  2. Biopsia de la úlcera: se toma una pequeña muestra de tejido para examinarlo mediante un microscopio.

 

¿Cuál es el tratamiento para la estomatitis?

Los objetivos del tratamiento para las úlceras aftosas recurrentes consisten en:

  • Aliviar los síntomas,
  • Reducir el tiempo de curación,
  • Efectuar la profilaxis para prevenir episodios futuros.

La estomatitis suele desaparecer por sí sola sin tratamiento.
El médico puede recetar algunos medicamentos para aplicar sobre las llagas.
Muchos tratamientos se realizan sin evidencia científica de su eficacia en el tratamiento de la estomatitis aftosa.
Algunos casos de estomatitis se pueden prevenir evitando los factores desencadenantes, como por ejemplo nueces y piña.

El mejor tratamiento para la úlcera aftosa recurrente depende de la gravedad de la enfermedad.
Con frecuencia, los pacientes lamentan dolor intenso aun cuando el examen clínico muestra la presencia de una úlcera de diámetro inferior a 1 o 2 milímetros.
Además, la frecuencia e intensidad de los síntomas indican cuál es el tratamiento más adecuado.

 

Medicamentos para la estomatitis

Entre los fármacos más recetados se encuentran:

  1. Antiinflamatorios no esteroideos (por ejemplo, Orudis), corticoides o fármacos inmunomoduladores (tales como retinoides y ciclosporina). Estos fármacos son de ayuda durante la fase inicial de la enfermedad. Los antiinflamatorios se encuentran disponibles en forma de enjuague bucal, crema, pasta, aceite, aerosol y gel tópico.
    En algunos casos, los niños deben tomar medicamentos para combatir el virus.
    Aciclovir es el fármaco más utilizado.
  2. Los enjuagues bucales reducen la carga bacteriana, disminuyendo así la inflamación y acortando el tiempo de curación. Entre ellos, se encuentran el gluconato de clorhexidina, agua oxigenada diluida, lidocaína o benzocaína tópicas.
  3. Un gel concentrado y bioadherente (GELCLAIR) es una sustancia que crea una capa protectora para reducir el dolor.
  4. El niño puede requerir un medicamento para aliviar el dolor y bajar la fiebre. En este caso se recomienda administrarle el paracetamol (por ejemplo, Efferalgan) y no la aspirina.

 

Tratamiento para la estomatitis herpética

En caso de estomatitis herpética, la parte más importante del tratamiento es la que realizan los padres y consiste en hacer que el niño beba suficiente agua.
Los líquidos ligeros tales como el jugo de manzana, gelatina líquida con sabor, o una sopa caliente, son más fáciles de tomar. Chupar un helado o un sorbete alivia el dolor.
En caso de estomatitis grave, el médico puede inyectar líquidos por vía intravenosa para prevenir la deshidratación.
Se puede administrar el paracetamol si la fiebre supera los 38,5° C.
Los fármacos que actúan como anestésicos en la boca, como por ejemplo la lidocaína o los anestésicos tópicos, solo tienen efecto durante poco tiempo. Además, el niño puede morderse las úlceras debido a que no tiene sensibilidad en la boca.

Los antibióticos no son de utilidad en el tratamiento de la estomatitis por herpes o cándida. Sin embargo, si el estado del paciente es especialmente grave, el médico puede recetar un fármaco antiviral durante los primeros días (por ejemplo, Aciclovir). Este medicamento favorece una recuperación más rápida.

 

Tratamiento para la estomatitis aftosa

estomatite-aftosaPor lo general, no se requiere un tratamiento farmacológico para la estomatitis aftosa, excepto en los casos siguientes:

  1. Las llagas tienen un tamaño mayor de un centímetro.
  2. Se prolongan durante más de una semana. En este caso se puede realizar un tratamiento y una evaluación médica.
  3. El fármaco más recetado en este caso es la tetraciclina oral o tópica.

Sin embargo, la tetraciclina no se recomienda durante el desarrollo de los dientes permanentes, ya que ésta se adhiere de manera irreversible a la dentina provocando una alteración del esmalte que tiende al gris, amarillo o marrón.

En este caso puede ser de utilidad enjuagarse suavemente la boca con agua salada o utilizar un enjuague bucal sin receta médica.
Los fármacos tópicos sin receta médica que se aplican sobre la úlcera pueden reducir la molestia.
Al fin de prevenir el desarrollo de infecciones bacterianas, los padres deben exhortar al niño a cepillarse los dientes con un cepillo de dientes y utilizar el hilo dental todos los días.

Remedios caseros y prevención

  • Una buena higiene oral y local es esencial para todos los tipos de estomatitis.
    Es importante lavarse las manos e incluso las del niño antes de comer.
    Darle al niño muchos líquidos fríos para aliviar el dolor en la boca. Los batidos, la leche y los líquidos ligeros contribuyen a aliviar el dolor.
    También se pueden utilizar escamas de hielo o el Pedialyte. Si el niño presenta ampollas en los labios o la lengua, mejor utilizar una pajita.
  • No darle al niño jugos de cítricos (como jugo de naranja o limonada) ni tampoco bebidas gaseosas (soda), ya que pueden empeorar el dolor en la boca.
  • Los alimentos blandos son más fáciles de comer para un niño.
    El yogur, pudín, puré de patatas, salsa de manzana y alimentos para bebés son algunos de los alimentos adecuados en caso de estomatitis.
    Evitar alimentos picantes, duros y salados.
    Evitar alimentos cortantes tales como fruta seca, tacos y patatas fritas.
  • Enjuagar la boca del niño con agua tibia después de comer.
  • El médico puede recomendar enjuagues bucales o gárgaras con agua salada.
  • Utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves y cepillar con cuidado los dientes y las encías.
  • Si cepillarse los dientes es muy doloroso, el niño debe enjuagarse la boca con agua después de cada comida.
    Los problemas tales como los dientes afilados son de competencia del dentista.

¿En cuánto tiempo se cura la estomatitis?

El pronóstico se basa en la causa de la enfermedad.
Muchas úlceras de la boca son benignas y desaparecen por sí solas sin tratamiento.
En caso de estomatitis herpética, el tiempo de recuperación es de diez días sin tratamiento.
El Aciclovir puede acelerar la recuperación.
En la mayoría de los casos la estomatitis aftosa es una enfermedad de corta duración, las agudizaciones son poco frecuentes y solo duran unos pocos días.

 

Posibles complicaciones
La queratoconjuntivitis herpética es una infección secundaria del ojo que puede desarrollarse debido a la estomatitis herpética.
Esta enfermedad se considera una urgencia médica, ya que puede provocar ceguera.
El niño puede deshidratarse si no quiere comer ni beber debido al dolor en la boca.