Glositis en la lengua

 

La glositis es una inflamación que provoca hinchazón de la lengua, aumento de su tamaño, color rojo oscuro y superficie lisa.

La lengua es un órgano pequeño y musculoso que ayuda a masticar, deglutir los alimentos y hablar.
Esta enfermedad puede provocar la pérdida de las papilas, es decir, las pequeñas protuberancias que se encuentran en la superficie de la lengua.


La papilas son importantes para comer. Estas estructuras contienen miles de minúsculos sensores llamados papilas gustativas.
Una inflamación grave provoca hinchazón, enrojecimiento, dolor y cambios en la forma de comer y hablar.

 

Tipos de glositis

Existen diferentes tipos de glositis.

Glositis aguda
La inflamación de la lengua que se produce de forma repentina con síntomas graves se denomina glositis aguda.
Este tipo de glositis se produce durante una reacción alérgica.

Glositis crónica
La glositis crónica es una enfermedad inflamatoria de la lengua muy frecuente.
Esta enfermedad puede originarse como síntoma de otra enfermedad, como por ejemplo la glositis gomosa, que se caracteriza por la formación de infiltrados intersticiales y es consecuencia de la sífilis terciaria.

Glositis idiopática
Las causas de la glositis idiopática se desconocen. Este trastorno afecta a los músculos de la lengua y puede provocar la pérdida de la papilas gustativas hasta el 50%.

Glositis atrófica
La glositis atrófica se produce tras la pérdida de numerosas papilas y provoca la alteración del color y estructura de la lengua.
Este tipo de glositis provoca una lengua de color rojo oscuro.

Glositis migratoria benigna
La glositis migratoria benigna, también llamada eritema migratorio, glositis areata migrans y estomatitis geográfica, es un trastorno caracterizado por la descamación de papilas filiformes en algunas zonas de la parte dorsal de la lengua.
Se forman manchas de color rojo o rosa en el centro de la lengua con unas líneas delgadas de color amarillento.
El tipo de manchas y el lugar cambian después de unos pocos días.
La glositis migratoria benigna afecta especialmente a las mujeres, pero también puede aparecer en hombres y niños.

Glositis de Hunter
La glositis de Hunter (también llamada glositis atrófica) se caracteriza por dolor y una sensación de ardor en la lengua.
Los síntomas también pueden extenderse a otras partes de la mucosa oral.
La lengua se vuelve atrófica o lisa y brillante de color rojo oscuro.
A veces aparecen pequeñas úlceras en su superficie.

Glositis romboidal media
La glositis romboidal media es un trastorno congénito caracterizado por la formación de una mancha rojiza, lisa y brillante en el centro de la lengua.
Esta mancha tiene una forma similar a un rombo, de ahí el nombre romboidal media.

Glositis geométrica herpética
La glositis geométrica herpética es una ruptura dolorosa, longitudinal, transversal o ramificada en el dorso de la lengua.

Glositis intersticial
La glositis intersticial es una formación nodular y dura en la lengua, que tiene su origen en la sífilis.

 

Causas de la glositis

  • Sustancias irritantes tales como alcohol, alimentos calientes, tabaco o especias;
  • Infección bacteriana, viral o micótica (por ejemplo, por cándida);
  • Irritación mecánica producida por dientes afilados, quemaduras o dentaduras;
  • Reacción alérgica a la pasta de dientes, colorantes presentes en caramelos para el aliento, enjuague bucal, prótesis de plástico, algunos medicamentos para la presión arterial;
  • Trastornos tales como la anemia perniciosa;
  • Enfermedades tales como el liquen plano oral, úlcera aftosa, celiaquía, sífilis y eritema multiforme;
  • El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar muchos problemas al feto, como por ejemplo el síndrome de alcoholismo fetal;
  • Síndrome de Plummer-Vinson, que provoca anomalías en las uñas, disfagia y anemia por deficiencia de hierro;
  • La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel que provoca inflamación y manchas gruesas de color rojo o blanquecino;
  • El pénfigo vulgar es una enfermedad autoinmune poco frecuente que provoca la formación de ampollas en las mucosas, por ejemplo en la boca;
  • Deficiencia de hierro: un bajo nivel de hierro en la sangre es una de las causas principales de glositis;
  • Carencia de vitaminas: la glositis puede tener su origen en la deficiencia de algunas vitaminas, tales como B o B12 en la sangre;
  • Herencia: la glositis afecta a varios individuos de la misma familia. En estos casos, se cree que la glositis es hereditaria, y que no tenga su origen en otros trastornos.

 

Síntomas de la glositis

Entre los síntomas y signos de la glositis, se encuentran:

  1. Dolor o ardor en la boca;
  2. Úlcera en la boca;
  3. Dolor en la lengua o sensación de hormigueo;
  4. Enrojecimiento de la lengua;
  5. Hinchazón de la lengua;
  6. Crecimiento de pelo en la lengua, originado por el engrosamiento de las papilas gustativas;
  7. Llagas y manchas blancas en la lengua;
  8. Alteración del gusto;
  9. Sensación de sequedad en la boca;
  1. Dolor de garganta;
  2. Aumento de sed;
  3. Pérdida del gusto.

Los síntomas de la glositis son variables, por lo que cada persona puede experimentar síntomas diferentes.
El dolor puede manifestarse todos los días o una vez a la semana.
En algunos casos, el dolor es tan intenso como para despertar al individuo en el sueño.
Cualesquiera que sean los síntomas, esta enfermedad dura muchos años antes de un diagnóstico correcto.

 

Posibles complicaciones

  • Obstrucción de las vías respiratorias;
  • Dificultad para masticar, tragar o deglutir;

 

¿Cómo se diagnostica la glositis?

Se aconseja consultar al dentista u otro médico especialista para evaluar la enfermedad.
El médico lleva a cabo un examen de la boca, buscando protuberancias anómalas y ampollas en la lengua, encías o tejidos blandos de la boca.
Se puede tomar una muestra de saliva y sangre para analizarla en laboratorio.

 

¿Cuál es el tratamiento para la glositis?

 

Glositis en la lenguaEl tratamiento para la glositis depende de la causa subyacente.
El objetivo del tratamiento es controlar la inflamación de la lengua independientemente de la causa de la glositis.
Además de evitar los líquidos muy calientes, los tratamientos más recomendados son:

  1. Enjuague bucal anestésico tales como la lidocaína viscosa;
  2. Enjuague bucal antihistamínico como la difenhidramina (Benadryl);
  3. Fármacos antimicrobianos y enjuagues bucales para el tratamiento de infecciones que provocan glositis;
  4. Enjuagues bucales con corticoides, tales como dexametasona (Decadron);
  5. Cambios en la dieta y consumo de suplementos nutricionales para tratar la anemia y deficiencias nutricionales;
  6. Enjuague bucal combinado hecho de diferentes ingredientes, tales como antiácidos, anestésicos, antihistamínicos, antimicrobianos y corticosteroides. La combinación específica está recomendada por el médico.
  7. Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno (Neobrufen), indometacina (Inacid) y naproxeno (Naprosyn).

 

Remedios naturales para la glositis

Los tratamientos naturales para la glositis consisten en:

Mantener una correcta higiene oral
Si la enfermedad es resultado de una mala higiene oral, es necesario cepillarse los dientes regularmente al menos dos veces al día. Utilizar el hilo dental todos los días.

Cambios en la dieta
Algunos cambios en la dieta pueden ser de utilidad si la causa de la enfermedad es la anemia o falta de vitaminas esenciales y minerales como el hierro.
Se recomienda evitar las sustancias irritantes como comidas calientes, picantes y alcohol para tratar la glositis y reducir el dolor.

Evitar fumar
En algunos individuos, la glositis es consecuencia del tabaquismo.
Los pacientes que padecen glositis deben dejar de fumar para que la enfermedad desaparezca más rápidamente.

Bicarbonato
Los enjuagues con agua y bicarbonato de sodio son uno de los remedios naturales más eficaces.

 

Tiempo de recuperación (pronóstico)

La glositis suele responder bien al tratamiento si se elimina o se trata la causa de la inflamación.
En algunos casos, la glositis puede provocar una hinchazón grave de la lengua, lo que bloquea las vías respiratorias.