Placas en la garganta

 

Las placas en la garganta no son peligrosas, pero pueden provocar molestias, especialmente si van acompañadas de fiebre o dolor de garganta.

La presencia de placas blancas y material purulento en las amígdalas indica amigdalitis.
En algunos casos, esta capa blanca en la boca crea vergüenza, ya que está formada por bacterias que provocan mal aliento.

Causas de placas en la garganta

Candidiasis oral o muguet
Una de las causas más frecuentes de la presencia de manchas blancas en la garganta es la candidiasis bucal.
Se trata de una infección por levadura (hongo) que afecta a la cavidad oral, especialmente al paladar y la lengua.
En los casos más graves se puede propagar al esófago.
Con frecuencia, la candidiasis oral afecta a personas con el sistema inmunitario debilitado, como por ejemplo las que padecen VIH.
Esta infección fúngica puede extenderse a la garganta, dando lugar a una capa blanca.
Por lo general, la candidiasis no va acompañada de fiebre.
Entre los síntomas de candidiasis oral, se encuentran:

  1. Dolor de garganta,
  2. Ardor en la boca,
  3. Fiebre,
  4. Dificultad para comer alimentos picantes,
  5. Mal aliento,
  6. Pérdida del sentido del gusto.

Herpes labial
Los virus del herpes de tipo 1 y 2 afectan a las mucosas del cuerpo, es decir, boca o vagina.
Las personas con el sistema inmunitario debilitado son más propensas a sufrir herpes labial.
Se forman pequeñas ampollas blancas que al romperse dejan costras dolorosas en la garganta.
Las personas con herpes labial también pueden experimentar:

  1. Fiebre,
  2. Malestar,
  3. Dificultad para comer y tragar los alimentos,
  4. Ardor en la boca,
  5. Dificultad para respirar (en raras ocasiones).

Mononucleosis
Se trata de una enfermedad caracterizada por una sensación de cansancio intenso que puede prolongarse desde unas pocas semanas hasta un mes.
Entre los demás síntomas, se encuentran:

  • Fiebre,
  • Dolor muscular,
  • Pérdida de apetito,
  • Engrosamiento del bazo,
  • Desmayos esporádicos.

Leucoplasia
Esta enfermedad se considera como una etapa primitiva que puede progresar en un tumor maligno.
La leucoplasia tiene su origen en el tabaquismo o en la masticación de tabaco.
Se caracteriza por manchas blancas en la parte posterior de la garganta y por la presencia de una sustancia blanca alrededor de la lengua y en el interior de la mejilla.

Difteria
La difteria es una enfermedad bacteriana contagiosa que provoca una inflamación grave de la nariz, garganta y tráquea.
Entre los síntomas de la difteria se encuentran:

  1. Dolor de garganta,
  2. Nariz tapada que moquea,
  3. Fiebre,
  4. Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello,
  5. Lengua negra vellosa con manchas de color gris,
  6. Trastornos respiratorios,
  7. Problemas durante la deglución.

Dolor de garganta
Este trastorno tiene su origen en enfermedades infecciosas y provoca la formación de placas blancas en las amígdalas, a veces acompañadas de material purulento.

La faringitis estreptocócica provoca:

  1. Fiebre,
  2. Dolor de cabeza,
  3. Fatiga,
  4. Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello,
  5. Vómito.

 

Manchas blancas en las amígdalas

Faringitis
Se trata de una infección que afecta a la faringe, es decir, la parte de la garganta que se encuentra entre las amígdalas y la laringe (cuerdas vocales).
La inflamación de las amígdalas se caracteriza por la formación de material purulento en forma de manchas blanquecinas.
La faringitis puede ser viral, bacteriana o fúngica.
Sin embargo, en la mayoría de los casos, tiene su origen en virus que provocan fiebre, escalofríos, dolor de garganta y dificultad durante la deglución.

Cálculos amigdalinos
La acumulación de calcio en la superficie de las amígdalas produce la formación de manchas blanca.
Si los cálculos son grandes provocan dificultad para hablar y deglutir.

Amigdalitis
La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas. Además de dar lugar a manchas blancas, puede originar otros síntomas, como por ejemplo:

  1. Debilidad,
  2. Dolor de cabeza,
  3. Fiebre alta,
  4. En los niños puede provocar náuseas, vómitos y erupciones cutáneas en los pliegues de la piel (por ejemplo, en las axilas),
  5. Molestias al comer.

Una infección bacteriana persistente también puede provocar agujeros en las amígdalas.
Se recomienda seguir una dieta líquida en caso de dificultad durante la deglución.

 

Síntomas de las placas en la garganta

  1. Dolor de garganta repentino y grave,
  2. Úvula y lengua blancas,
  3. Amígdalas hinchadas y enrojecidas,
  4. Dolor de oídos,
  5. Dolor de cabeza,
  6. Debilidad y cansancio,
  7. Dificultad para tragar,
  8. Inflamación de la garganta,
  9. Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello,
  10. Fiebre,
  11. Dolor articular (si el paciente sufre de gripe estacional),
  12. Sudoración excesiva,
  13. Pérdida de apetito,
  14. Tos seca o grasa,
  15. Náusea,
  16. Dificultad para respirar,
  17. Picor en la garganta,
  18. Mal aliento,
  19. Dolor de estómago (en raras ocasiones).

¿Las placas son contagiosas?
Si un niño sufre de amigdalitis u otra enfermedad infecciosa puede transmitir microbios o virus a otras personas.
Se requiere al menos 1 día de tratamiento antibiótico antes de regresar a la escuela.

 

Complicaciones

Si no se tratan adecuadamente, las placas en la garganta pueden empeorar la infección y provocar su propagación a otras partes del cuerpo.
La hinchazón de las amígdalas puede obstruir la respiración.
La falta de tratamiento puede predisponer al paciente a una infección de oído (otitis), de senos paranasales (sinusitis) o a gripe estacional.
En raras ocasiones, también puede provocar trastornos renales, como por ejemplo la glomerulonefritis.

 

Diagnóstico

Para determinar el origen de las placas blancas en la garganta, el médico debe evaluar el historial clínico y los factores de riesgo, además de observar la garganta.
En caso de dudas puede recomendar la realización de un exudado faríngeo.
No se puede empezar el tratamiento sin identificar antes los gérmenes responsables de las placas blancas en las amígdalas.
Se puede analizar una muestra de tejido faríngeo en el laboratorio.
Se frota un hisopo de algodón esterilizado en la parte posterior de la garganta y de las amígdalas. A continuación, se analiza el hisopo de algodón con un microscopio para identificar los gérmenes responsables.
Si la prueba para el estreptococo es negativa, las placas pueden tener su origen en otra bacteria (por ejemplo, el gonococo), en la mononucleosis u otra enfermedad, por lo que se requieren otros exámenes.

 

¿Cómo curarlas? Tratamiento y fármacos

Si el origen de las manchas blancas es la candidiasis, el médico suele recetar fármacos antimicóticos, tales como itraconazol (Sporanox), que se puede administrar por vía tópica u oral.
En caso de herpes labial, el uso de medicamentos antivirales reduce los síntomas de forma considerable.
Sin embargo, es importante una correcta hidratación para mantener abiertas las vías respiratorias.
En caso de cálculos amigdalinos, es importante eliminar los cálculos con métodos naturales o mediante una intervención quirúrgica.
En caso de mononucleosis, los médicos suelen recomendar el reposo absoluto durante un par de semanas antes de volver a las actividades habituales.
El riesgo es el engrosamiento del bazo y su ruptura en caso de actividades que puedan empeorar la enfermedad.
En caso de fiebre, los fármacos recomendados son el paracetamol (efferalgan) y los AINEs, como por ejemplo ibuprofeno (Neobrufen).

 

Infección de la garganta durante el embarazo o la lactancia

Puesto que algunos medicamentos no son seguros durante el embarazo, la infección de la garganta en las mujeres embarazadas debe tratarse con cuidado.
El médico puede recomendar la realización de un exudado faríngeo para comprobar si la infección tiene origen en el estreptococo.
Si los resultados confirman la presencia de bacterias, los antibióticos son el primer tratamiento para la faringitis.
Sin embargo, muchas personas sufren de faringitis viral, cuyo tratamiento no requiere antibióticos
La faringitis viral desaparece por sí sola al cabo de una o dos semanas.
Si la amigdalitis tiene origen en un virus, se puede tratar con simples remedios caseros.

¿Cuáles antibióticos se deben tomar para la faringitis y la amigdalitis? ¿Durante cuántos días?
Si la enfermedad tiene origen en el estreptococo, el médico suele recomendar un tratamiento de antibióticos, tales como la penicilina (por ejemplo, Benzetacil).
Si el paciente es alérgico a la penicilina, el médico recomienda un antibiótico alternativo, por ejemplo, azitromicina (Zitromax).
La amoxicilina (Augmentine) pertenece al mismo grupo de la penicilina, y con frecuencia se recomienda a los niños por su sabor y por encontrarse en forma de tableta masticable.
La duración del tratamiento de antibióticos para la amigdalitis es de 10 días.
En caso de amigdalitis recurrente, la solución definitiva es la intervención quirúrgica para extirpar las amígdalas.
Los antibióticos reducen la intensidad de los síntomas y el riesgo de complicaciones, pero el organismo requiere algunos días para eliminar las manchas blancas.

Antiinflamatorios y analgésicos
Si las placas son persistentes (no desaparecen con otros fármacos), el médico puede recomendar el uso de corticoides tales como la betametasona (Celestone). En este caso se deben considerar los efectos secundarios de la cortisona.

 

Remedios naturales para las placas en la gargantaPlacas en la garganta

Debido a que la infección de la garganta es contagiosa, es necesario descansar y no asistir a la escuela o al trabajo.
Beber mucha agua puede reducir la fiebre y eliminar la infección de forma más rápida.
Hacer gárgaras con agua tibia y salada puede reducir el dolor de garganta.
También se pueden hacer gárgaras con:

  1. Coca cola,
  2. Jugo de limón,
  3. Agua oxigenada,
  4. Propóleo.

 

Dieta

En cuanto a la dieta, se deben evitar los alimentos calientes y picantes, verduras crudas, patatas fritas y alimentos ácidos tales como la salsa de tomate, ya que pueden irritar la garganta.
El helado puede aliviar el dolor, pero no es un tratamiento.
Es necesario dejar de fumar, ya que el humo empeora las manchas en la garganta y aumenta el riesgo de complicaciones.
La leche con miel es un buen remedio para aliviar el dolor de forma temporal, pero se trata de un alimento muy azucarado, lo que favorece el crecimiento de bacterias.

¿Es mejor el calor o el frío para las placas en la garganta?
En caso de infección, el primer día es mejor beber bebidas frescas (no frías). Pero, cuando la inflamación deja de ser aguda, el calor ayuda al organismo a combatir las bacterias y los virus.

 

¿Cuál es el tiempo de curación?

En caso de infección viral, el tiempo de curación es de 5 a 6 días.
Las placas originadas por bacterias pueden tardar 3/4 días en desaparecer, pero los demás síntomas pueden prolongarse durante una semana.