Causas de la amenorrea y píldora

La amenorrea es la ausencia de la menstruación y puede ser primaria o secundaria.

  1. La amenorrea primaria es la ausencia de la menstruación y de los caracteres sexuales secundarios (como por ejemplo, el desarrollo del seno y del vello púbico en las jóvenes de 14 años) o también puede referirse a la ausencia del ciclo menstrual y el desarrollo normal de los caracteres sexuales secundarios en las jóvenes de 16 años de edad.
  1. La amenorrea secundaria se refiere a la ausencia de la menstruación en una mujer que antes menstruaba. La menstruación de la mujer se interrumpe por lo menos durante tres meses, pero esta interrupción no está causada por embarazo, lactancia (lactancia materna a través del seno), utilizo de la píldora anticonceptiva o menopausia.

La amenorrea no debe confundirse con la dismenorrea que se refiere a los dolores menstruales muy intensos.

 

Causas de la amenorrea

Existen varias causas de la amenorrea. Algunas forman parte del trascurso normal de la vida de la mujer, mientras que otras pueden ser efectos secundarios de ciertos medicamentos o pueden ser síntomas de alguna enfermedad.

 

Amenorrea natural

Durante el trascurso normal de la vida, una mujer puede presentar amenorrea por causas naturales, como por ejemplo:

  1. Embarazo
  2. Lactancia materna
  3. Menopausia

 

Medicamentos

Algunos medicamentos y tratamientos pueden provocar la ausencia del sangrado menstrual, como por ejemplo algunos tipos de:

  1. Antipsicóticos
  2. Quimioterapia para el cáncer
  3. Antidepresivos
  4. Medicamentos para la presión sanguínea
  5. Radioterapia

 

Estilo de vida y causas funcionales

  1. Anorexia / bulimia
  2. Enfermedades crónicas (por ejemplo la tuberculosis)
  3. Pérdida de peso excesiva
  4. Enfermedades del metabolismo como la obesidad
  5. Malnutrición
  6. Depresión y otros trastornos psiquiátricos
  7. Abuso de drogas
  8. Consumo de drogas psicotrópicas (medicamentos que han sido prescritos para estabilizar o para mejorar el humor, el estado de ánimo o el comportamiento de una persona)
  9. Estrés
  10. Exceso de ejercicio físico
  11. Píldora anticonceptiva

 

Desequilibrio hormonal

Varias enfermedades pueden provocar un desequilibrio hormonal, entre las cuales se encuentran:

Síndrome del ovario poliquístico
El síndrome del ovario poliquístico es la causa de los niveles hormonales relativamente altos y de las alteraciones de los niveles que ocurren durante el ciclo menstrual normal.

Alteraciones de la actividad de la tiroides
La hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo) o una disminución de la misma (hipotiroidismo) pueden provocar alteraciones menstruales, como la amenorrea.

Hipotiroidismo
Generalmente, los síntomas clínicos de las enfermedades de la tiroides aparecen antes de los de la amenorrea.
A menudo, el hipotiroidismo leve está más asociado con la hipermenorrea o con la oligomenorrea (es decir, un ciclo menstrual irregular que dura más de 32 días) que con la amenorrea.
El tratamiento para el hipotiroidismo hace que las menstruaciones vuelvan a ser normales, pero en ocasiones hay que esperar varios meses para poder observar los resultados.

Hiperprolactinemia
Si la paciente tiene niveles altos de prolactina galactorrea, dolor de cabeza o alteraciones de la vista debe realizarse exámenes estrumentales (RM o TAC) que sirven para descartar un tumor hipofisario.
Los adenomas son la causa más común de la disfunción de la hipófisis anterior.

Hipogonadismo hipergonadotrópico
La insuficiencia ovárica puede provocar la menopausia.
En promedio, la menopausia ocurre alrededor de los 50 años de edad y está causada debido a que el folículo ovárico se desocupa.
La insuficiencia ovárica precoz se caracteriza porque va acompañada de amenorrea, hiperestrogenismo y aumento de los niveles de gonadotropina que ocurre antes de los 40 años de edad.
Cerca del 50 % de las mujeres con insuficiencia ovárica precoz tiene ovarios que funcionan de manera discontinua y las probabilidades de concebir de manera natural son de 5-10 %.

Hipogonadismo hipogonadotrópico
La amenorrea hipotalámica está causa por anomalías en la producción de la hormona gonadotrópica y por el deterioro del eje hipotálamo – hipófisis – ovario.
Generalmente, esta afección está causada por una pérdida de peso excesiva, por el ejercicio físico o por el estrés.
No se conoce con exactitud la manera en la que el estrés y la pérdida de peso excesiva afectan la producción de la gonadotropina.
Las mujeres que han perdido peso de manera excesiva, deben someterse al tratamiento para los trastornos alimenticios como la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa.

Tumor hipofisario
Es un tumor no canceroso (benigno) en la glándula pituitaria y puede afectar la producción hormonal normal del ciclo menstrual.

Amenorrea tras la píldora anticonceptiva
Generalmente, las mujeres que dejan de tomar la píldora anticonceptiva vuelven a menstruar tres meses después de haber interrumpido la píldora.
Si la mujer no menstrúa, después de tres meses de haber dejado de toma la píldora, puede que sufra de amenorrea secundaria.

Menopausia precoz
Generalmente, la menopausia ocurre alrededor de los 45 o 50 años de edad.
En caso de menopausia precoz o prematura, la ovulación y la menstruación se interrumpen antes de los 40 años de edad.

 

Estilo de vida

Estrés
El estrés mental puede afectar las actividades del hipotálamo de manera temporal.
El hipotálamo es una zona del cerebro que regula la producción de las hormonas asociadas con el ciclo menstrual.
Por lo tanto, la ovulación y la menstruación podrían interrumpirse.
Generalmente, el ciclo menstrual normal vuelve a empezar cuando el estrés disminuye.

Peso corporal bajo
Tener un peso corporal demasiado bajo interrumpe muchas de las funciones hormonales del cuerpo y también puede interrumpir la ovulación.
A menudo, las mujeres que sufren trastornos alimenticios, como la anorexia o la bulimia, dejan de menstruar debido a las alteraciones hormonales.

 

causas de la amenorrea y pildora

Ejercicio físico en exceso

Las mujeres que entrenan demasiado porque practican actividades como ballet, atletismo o gimnasia pueden tener una interrupción del ciclo menstrual.
Existen varios factores que contribuyen a la interrupción de la menstruación en las atletas, entre las cuales se encuentran el estrés, disminución de grasa corporal y el gasto energético excesivo.
Las atletas jóvenes pueden desarrollar varias enfermedades combinadas que se conocen como la tríada de la atleta ya que incluye:

  • Un trastorno alimenticio;
  • Amenorrea;
  • Osteoporosis.

El sangrado menstrual puede volver a aparecer si la atleta empieza a comer más o a reducir la intensidad de la actividad física.

 

Problemas estructurales

Las enfermedades de los órganos sexuales pueden causar la amenorrea. He aquí algunos ejemplos:

Cicatrices uterinas. Síndrome de Asherman, una enfermedad en la que el tejido cicatricial fibroso se acumula en el revestimiento del útero.
En algunas ocasiones, esto ocurre tras el parto cesáreo, el legrado o el tratamiento para fibromas uterinos.
Las cicatrices uterinas impiden la acumulación y las pérdidas de sangre menstrual.

Enfermedades del aparato reproductor
Algunos problemas ocurren durante la fase en la que el feto se desarrolla y por esta razón el bebé puede nacer sin una parte del sistema reproductor, como por ejemplo el útero, el cérvix o la vagina.
Debido a que el sistema reproductor no se desarrolla de manera normal, la mujer no tendrá ciclo menstrual.

Alteraciones en el desarrollo de la vagina
Una obstrucción en la vagina puede evitar un sangrado menstrual evidente.
Una membrana o una pared anormal en la vagina, pueden obstruir el flujo de sangre que proviene del útero y del cérvix.

 

Síntomas de la amenorrea

Además de la ausencia de sangrado menstrual, otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Cambios en las dimensiones de los senos,
  • Aumento de peso o pérdida de peso,
  • Secreción de los senos (galactorrea),
  • Crecimiento del vello con características masculinas (hirsutismo) y acné,
  • Resequedad vaginal,
  • Cambios en la voz.

Si la amenorrea está causada por un tumor hipofisario, pueden aparecer otros síntomas asociados con el tumor, como por ejemplo la disminución de la vista y dolor de cabeza.

 

Diagnóstico de la amenorrea

Exámenes y pruebas
El ginecólogo debe efectuar un examen físico y pélvico para saber si la paciente está embarazada.
Debe realizarse una prueba de embarazo.
Realizarse exámenes de sangre para monitorear los niveles hormonales, entre los cuales:

  • Niveles de estradiol,
  • Niveles de la hormona folículo, estimulante (FSH),
  • Hormona luteinizante (nivel de HL),
  • Niveles de prolactina,
  • Niveles séricos de testosterona,
  • Hormona tiroestimulante (TSH).

Otras de las pruebas que pueden realizarse son:

  • TAC o RM del cerebro para detectar si hay tumores,
  • Biopsia de la mucosa del útero,
  • Pruebas genéticas,
  • Ecografía pélvica o histerosonograma

 

¿Cuál es el tratamiento para la amenorrea?

El tratamiento para la amenorrea primaria y secundaria depende de la causa precisa que ha provocado la enfermedad.
Los objetivos del tratamiento pueden ser:
Aliviar los síntomas causados por el desequilibrio hormonal, hacer que la mujer vuelva a menstruar, prevenir las complicaciones de la amenorrea y llegar a la fertilidad.
Si las anomalías anatómicas o genéticas son la causa de la amenorrea (generalmente de la amenorrea primaria), se recomienda una intervención quirúrgica.
La amenorrea hipotalámica está asociada con pérdida de peso, ejercicio físico en exceso, una enfermedad o estrés emocional. Generalmente, se cura cuando se resuelve la causa subyacente.
Por ejemplo, el aumento de peso y la disminución de la intensidad de los entrenamientos pueden hacer que las jóvenes atletas vuelvan a menstruar, si no existen otras causas que provocan la amenorrea.
En algunas ocasiones, se recomienda acudir a un dietólogo o a un nutricionista.
Si hay insuficiencia ovárica precoz, se recomienda una terapia hormonal para evitar los síntomas desagradables debidos a la disminución de estrógenos y para prevenir complicaciones como la osteoporosis.
El tratamiento para la insuficiencia ovárica precoz puede incluir píldoras anticonceptivas para las mujeres que no desean quedar embarazadas o medicamentos con estrógenos y progesterona.

Si la mujer está en posmenopausia, la terapia hormonal conlleva algunos riesgos para la salud de las mujeres más ancianas. Sin embargo, en las mujeres jóvenes con insuficiencia ovárica precoz esta terapia es beneficiosa para prevenir la pérdida de la densidad ósea.

Las mujeres que padecen el síndrome del ovario poliquístico pueden notar algunas mejorías gracias a un tratamiento que disminuye el nivel de las hormonas masculinas o andróginas.

Los medicamentos agonistas de la dopamina como la bromocriptina (Parlodel) reducen los niveles elevados de prolactina que son los responsables de causar la amenorrea.
Por lo tanto, el médico que realiza el tratamiento puede cambiar la dosis de los medicamentos.
Las mujeres que sufren algunos tipos de amenorrea, pero que desean quedar embarazadas, pueden optar por la fecundación artificial o asistida y por los medicamentos con gonadotropina (estimulan la maduración del folículo dentro los ovarios).
En cualquier caso, las mujeres deben consultar con un médico para evaluar las posibles contraindicaciones o los efectos secundarios de los medicamentos.

Muchas compañías farmacéuticas e individuos han promocionado los tratamientos a base de hierbas para tratar la amenorrea, pero no existen pruebas científicas acerca de la eficacia de estos productos.