Aterosclerosis y arteriosclerosis

 

La ateroesclerosis es una enfermedad cardiovascular que se caracteriza por el estrechamiento de los vasos sanguíneos a causa del constante depósito de grasas y colesterol.

La arteriosclerosis es una enfermedad que consiste en el endurecimiento de las paredes arteriales que se vuelven menos elásticas.
La ateroesclerosis afecta a las arterias y va seguida de una respuesta inflamatoria crónica.
Las arterias transportan la sangre a las distintas partes del cuerpo y están recubiertas por una fina capa celular llamada endotelio.


El tabaquismo, la deposición de grasas y una presión sanguínea elevada pueden dañar el endotelio.

Esta deposición constante de grasas provoca un engrosamiento de las paredes del vaso sanguíneo. Como consecuencia, se reduce el espacio dentro del vaso (donde corre la sangre).arterosclerosis, arterioesclerosis, arterias, placas La acumulación de macrófagos (un tipo de glóbulos blancos) determina posteriormente el endurecimiento o la obstrucción de las arterias.
La acumulación de las células y del colesterol provoca la formación de la placa aterosclerótica.
Esto disminuye la elasticidad de las pared arterial, lo que reduce el flujo sanguíneo a los órganos.
Por este motivo, también se le conoce como enfermedad arterial obstructiva crónica. El proceso empieza en edad juvenil, aunque generalmente de forma leve, ya que los síntomas no se manifiestan antes de los 40 años.
Las arterias más afectadas son las carótidas, las coronarias y las periféricas. En los riñones, se puede acumular una sustancia hialina en las arteriolas renales.

Por razones todavía desconocidas, la aterosclerosis no se manifiesta en las venas, si bien se cree que la baja presión sanguínea venosa protege las venas.

Causas de aterosclerosis

  • Obesidad
  • Diabetes
  • Vida sedentaria y falta de ejercicio físico
  • Presión sanguínea elevada
  • Tabaquismo excesivo
  • Edad, se trata de una enfermedad común en los ancianos
  • Desequilibrio hormonal
  • Niveles elevados de colesterol LDL (colesterol “malo”)
  • Genética, antecedentes familiares, etc.
  • Dieta no adecuada: consumo excesivo de grasas saturadas y consumo insuficiente de fruta, verduras o comidas sanas con pocas grasas

Los hombres tienen mayor probabilidad de padecer aterosclerosis en relación con las mujeres. En general, las mujeres desarrollan esta enfermedad después de la menopausia.
La aterosclerosis es una patología que se manifiesta en adultos y ancianos, pero se trata de un proceso gradual que comienza en la infancia. De esta forma, los niños también tienen estrías lipídicas en las paredes arteriales interiores.

Factores de riesgo de aterosclerosis y arteriosclerosis

La obstrucción arterial se produce como consecuencia del depósito y acumulación de grasas y colesterol dentro de las arterias.
Los factores de riesgo para esta enfermedad pueden ser:

  • Niveles elevados de colesterol LDL (colesterol “malo”)
  • Malos hábitos alimenticios
  • Vida sedentaria
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Obesidad
  • Helicobacter pylori
  • Diabetes

Síntomas de aterosclerosis

Los síntomas aparecen cuando la enfermedad ocasiona una isquemia significativa (disminución del flujo sanguíneo).

Entre los síntomas de obstrucción arterial más comunes se encuentran:

  1. Vértigos
  2. Náuseas
  3. Dolor de cabeza
  4. Cansancio
  5. Sudoración excesiva
  6. Déficit cognitivo
  7. Pérdida de memoria
  8. Falta de aliento

Entre las complicaciones de la aterosclerosis se encuentran:

  1. Coronariopatía
  2. Enfermedad de la arteria carótida
  3. Enfermedad arterial periférica
  4. Aneurisma de aorta (hinchazón de la arteria aorta que puede explotar y provocar una hemorragia grave)
  5. Demencia senil

Aterosclerosis coronaria

La aterosclerosis es uno de los factores de riesgo más importantes y frecuentes de las enfermedades del corazón.
Uno de los síntomas primarios de aterosclerosis coronaria es el dolor y la sensación de opresión en el pecho, conocido también como angina de pecho. Con frecuencia, esta enfermedad es similar a un ataque al corazón. Si no se trata, la disminución del flujo sanguíneo al tejido muscular cardíaco puede provocar un infarto agudo de miocardio en las fases avanzadas.

Si la aterosclerosis coronaria es de tipo crónico, el corazón recibe un volumen reducido de sangre durante un largo período de tiempo. Para compensar el menor aporte de sangre, el corazón puede funcionar mal.
El resultado es una cardiopatía isquémica (pérdida o debilitamiento del tejido muscular cardíaco). A veces, la persona también puede padecer una arritmia.

Cuando la sangre oxigenada no llega al corazón, el paciente puede padecer:

Aterosclerosis carotídea

cabeza-circulación-cerebro

La arteria carótida transporta la sangre al cerebro. Cuando la aterosclerosis se manifiesta en la arteria carótida, las consecuencias pueden ser graves y mortales.
Los síntomas de aterosclerosis cerebral son los mismos que los del ictus e incluyen ofuscamiento mental, dolor de cabeza, vértigos y perdida del equilibrio, incapacidad para mover las extremidades, etc.
En el caso de aterosclerosis intracraneal, puede que los síntomas solo se perciban en un lado del cuerpo.
Pueden manifestarse síntomas como debilidad improvisa, entorpecimiento en las extremidades solo en un lado del cuerpo, problemas de visión en un ojo, etc.

Cuando se obstruyen las dos arterias carótidas, se pueden producir ataques isquémicos que pueden provocar:

  1. Entorpecimiento en un lado del cuerpo
  2. Pérdida de la visión en un ojo
  3. Acúfenos en el oído
  4. Dificultad para hablar

 Anatomía de las arterias Venas-y-nervios-del-cuello-cervical-Región-de-la-columna-vertebral

Aterosclerosis periférica

Cuando la aterosclerosis afecta a las arterias que llevan la sangre a la periferia, se produce la enfermedad arterial periférica. Esta enfermedad se caracteriza por algunos síntomas del ataque isquémico transitorio, tales como claudicación (dolor y debilidad de las piernas al andar), úlceras y lesiones cutáneas en piernas y brazos que no se curan rápidamente, cambios en el color de la extremidad, pérdida del cabello y crecimiento de las uñas en las extremidades afectadas, etc.
Puede tratarse de un trastorno de tipo transitorio, pero con el paso del tiempo se agrava y la extremidad se vuelve azulada y gangrenosa.
Si la formación de la placa aterosclerótica se manifiesta junto con una trombosis (formación de un trombo o de un coágulo de sangre), el trastorno empeora notablemente.
La obstrucción arterial de las piernas puede provocar:

  • Entorpecimiento
  • Dolor en las extremidades, sobre todo en las piernas (por debajo la rodilla)
  • Calambres

Aunque se trata de una enfermedad progresiva y generalizada, se puede prevenir llevando una alimentación sana de bajo contenido en grasa y colesterol, y realizando una actividad física regular.
Sin embargo, en algunos casos se pueden emplear determinadas técnicas invasivas de angioplastia de las arterias coronarias y de bypass para eliminar los bloqueos.

Diagnóstico de aterosclerosis

Entre los exámenes para diagnosticar o excluir esta enfermedad se encuentran:

  • Análisis de sangre para comprobar el nivel de colesterol
  • Prueba de esfuerzo cardíaco
  • Electrocardiograma
  • Eco-Doppler TSA para la enfermedad de las carótidas
  • Resonancia magnética (RMN)
  • Ecografía coronaria para detectar las arterias obstruidas y determinar la magnitud del bloqueo.

 

Tratamiento para la aterosclerosis

Los medicamentos, la intervención quirúrgica y la modificación en el estilo de vida pueden ayudar a mejorar la eficiencia cardíaca del paciente. A continuación se presentan varios tratamientos para la arteriosclerosis.

Medicamentos para el colesterol: el tratamiento del colesterol ayuda a ralentizar, parar o incluso invertir la acumulación de los depósitos de grasa en las arterias del paciente. Algunos médicos prescriben anticoagulantes que actúan como fluidificantes de la sangre, impidiendo la formación de coágulos.

Medicamentos antiplaquetarios: este tipo de medicamentos reduce la posibilidad de agregación plaquetaria en las arterias estrechadas. Además de los medicamentos antiplaquetarios, otra opción para el tratamiento de la arteriosclerosis es la angioplastia con globo, una técnica empleada para abrir las arterias coronarias en los vasos sanguíneos de la extremidad afectada.

Intervención quirúrgica: tratamiento eficaz y a menudo preferible a los fármacos. Existen varios tipos de intervención quirúrgica para el tratamiento de esta enfermedad, entre los cuales se encuentran el bypass que requiere una vena o un implante artificial.

Otros métodos quirúrgicos empleados para la arteriosclerosis son la endoarterectomía (eliminación del revestimiento de la arteria) y el implante (reparación o sustitución del vaso). En general, este tipo de intervención se lleva a cabo en las grandes arterias, como por ejemplo las carótidas y la aorta (en caso de aterosclerosis aórtica).

Tratamiento no farmacológico: se deberían alternar los períodos de reposo y entrenamiento para mejorar la circulación sanguínea. Se debe dejar de fumar con objeto de relajar las arterias y aumentar la capacidad de la sangre para transportar el oxígeno. Además, es importante prestar atención a no sufrir cortes ni lesiones, ya que pueden aumentar el riesgo de infección. Igualmente, el paciente debe evitar las grasas hidrogenadas y el consumo excesivo de grasas saturadas, como la mantequilla y la crema. Algunos médicos recomiendan a los pacientes que se abstengan de comer alimentos refinados y procesados, encurtidos, té, café, azúcar blanco y similares.

 

Remedios naturales para la aterosclerosis

Los estudios sobre la prevención demuestran que las obstrucciones arteriales pueden desaparecer modificando el estilo de vida, sin producir efectos secundarios ni dañinos, ya que un estilo de vida regular y saludable permite mejorar la calidad de la vida.
El colesterol forma placas en el interior de las arterias, las obstruye y provoca varias enfermedades cardiovasculares. Cuidar la alimentación, hacer ejercicio físico y reducir el estrés es importante para invertir el proceso de aterosclerosis.

El colesterol “malo” está formado por lipoproteínas LDL que se adhieren a la pared interior de las arterias y provocan aterosclerosis, mientras que el colesterol “bueno” está compuesto por lipoproteínas HDL que eliminan la grasa de la sangre y estabilizan las placas existentes. Los siguientes remedios caseros ayudan a incrementar el nivel de HDL en la sangre.
HDL es la sigla inglesa para las lipoproteínas de alta densidad, mientras que LDL se refiere a las lipoproteínas de baja densidad.

 

Dieta y alimentación

Hábitos alimenticios incorrectos: se debe evitar el consumo de comida basura, así como de alimentos refinados o congelados durante muchos días. De la misma manera, se aconseja no cenar muy tarde y no saltarse el desayuno o el almuerzo.

Alimentación rica en fibras: se recomienda comer mucha fruta, verduras frescas, cereales integrales, alubias, harina de avena, etc., con el fin de aumentar la cantidad de fibra dietética. Una alimentación rica en fibras puede ayudar a reducir el nivel de colesterol.

Ácidos grasos omega 3: los alimentos que contienen ácidos grasos esenciales omega 3, como el salmón, el atún o las semillas de lino, pueden prevenir la coagulación de la sangre y la oxidación del colesterol. El licopeno que se encuentra en los tomates y el jengibre también pueden impedir la oxidación del colesterol LDL.

Vitamina B3 o niacina: ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Vitamina E: los alimentos ricos en vitamina E, como las semillas de girasol o las acelgas, pueden reducir la inflamación de las paredes arteriales.

Alimentación de bajo contenido en colesterol: las personas con aterosclerosis deben seguir una alimentación baja en colesterol.

Para ello, se deben evitar comidas con grasas saturadas y optar por aquellas ricas en grasas no saturadas, tales como pescado, almendras, nueces, avellanas, cacahuetes, aceite de oliva y aceite de colza, que ayudan a eliminar las placas de las arterias.

Agua: se recomienda bebe mucha agua y mantenerse siempre hidratado.

Complementos alimenticios: los complementos alimenticios naturales pueden ayudar a disolver las placas, como por ejemplo los comprimidos de ajo, los complementos de vitamina E o K y los complementos de aceite de pescado.

Esteroles y estanoles vegetales: el consumo de alimentos con esteroles y estanoles vegetales ayuda a luchar contra la aterosclerosis.

Las comidas que contienen estos elementos son: arroz integral, trigo integral, nueces, semillas de calabaza y verduras como brócoli, coliflor, tomate, coles de Bruselas, etc.
Muchos alimentos están enriquecidos son esteroles o estanoles vegetales.

Otros elementos: el té verde, las manzanas, los pomelos, el aceite de oliva virgen extra y el vinagre de manzana también ayudan a reducir el colesterol. El consumo diario de ajo y de aceite de pescado aumenta la circulación sanguínea a través de las arterias. La piña contiene bromelina, una sustancia con propiedades antitrombóticas y que previene el desarrollo de las placas ateroscleróticas.

 

Ejercicio físico regular
La realización regular de ejercicios cardiovasculares moderados, tales como paseos, natación, ciclismo, footing, aeróbica, danza, etc., puede ser eficaz para disolver la placa arteriosa.

Todo tipo de ejercicio físico regular ayuda a reducir el nivel de colesterol malo, aumenta el nivel del colesterol bueno y permite destruir la placa en el interior de las arterias. Para los principiantes se requiere ayuda médica y fisioterapeuta.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.