Bradicardia sinusal

La bradicardia sinusal es una de las principales causas de bradicardia o ritmo cardíaco lento.
El circuito eléctrico del corazón está compuesto por cuatro cámaras, dos superiores (aurículas) y dos inferiores (ventrículos).

El ritmo del corazón está controlado por un marcapasos natural: el nodo sinusal, situado en la aurícula derecha, produce los impulsos eléctricos que permiten la contracción del músculo cardíaco y por consiguiente el latido.
Desde el nodo sinusal, los impulsos eléctricos viajan a través de las aurículas provocando la contracción y el bombeo de la sangre a los ventrículos.


niño, corazónA continuación, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células denominado nodo atrioventricular (nodo AV).
El nodo AV transmite la señal a unas células especializadas conocidas como haz de His.
Estas células transmiten la señal hacia abajo a una rama izquierda conectada con el ventrículo izquierdo y a una rama derecha conectada con el ventrículo derecho. Cuando el impulso eléctrico viaja hacia estas ramas, los ventrículos se contraen y bombean la sangre.
El ventrículo derecho envía sangre pobre en oxígeno a los pulmones y el ventrículo izquierdo bombea sangre rica en oxígeno a todo el cuerpo.
La bradicardia se produce cuando las señales eléctricas se ralentizan o incluso se bloquean.

En la bradicardia sinusal, la ralentización se produce porque el nodo sinusal del corazón reduce los impulsos eléctricos que genera para hacer latir el corazón.
La bradicardia sinusal suele ser normal, si bien en algunas circunstancias es patológica y da lugar a una frecuencia cardíaca demasiado baja.

 

Tipo de bloqueo fascicular y significado

Hemibloqueo
La rama izquierda del haz de His se divide en dos haces: fascículo anterior y posterior.
Cuando se bloquea la conducción en uno de los haces se denomina hemibloqueo anterior o posterior.
El hemibloqueo anterior es más común y provoca la desviación axial izquierda en el ECG.
El hemibloqueo posterior izquierdo provoca la desviación del eje a la derecha del electrocardiograma.

Bloqueo bifascicular
Se trata de la combinación de un bloqueo de rama derecha y de un hemibloqueo posterior o anterior izquierdo.
El ECG muestra un bloqueo de rama derecha y un hemibloqueo izquierdo, que puede ser anterior o posterior

Bloqueo trifascicular
Se produce cuando el bloqueo bifascicular tiene su origen en un bloqueo cardíaco de primer grado.

Se pueden manifestar los síntomas cuando el nodo sinusal produce una frecuencia cardíaca demasiado lenta para las exigencias del cuerpo.
La bradicardia sinusal no se suele considerar peligrosa excepto si es asintomática.
Los niños, sobre todo los más pequeños, realizan más latidos en situación de reposo en relación a los adultos.
Por ello, la bradicardia de un recién nacido puede establecerse con una frecuencia inferior a 100 latidos por minuto.

 

Síntomas de la bradicardia sinusal

En caso de ritmo cardíaco lento, el cerebro y los demás órganos no consiguen recibir el oxígeno necesario. Por consiguiente, se pueden manifestar los siguientes síntomas de bradicardia:

 

¿Cuándo es normal la frecuencia cardíaca lenta?

En situación de reposo, una frecuencia cardíaca inferior a 60 latidos por minuto puede ser fisiológica en algunas personas, en particular en adultos sanos, jóvenes y atletas que practican deportes aeróbicos.
Para estas personas, la bradicardia no se considera un problema de salud.
Con frecuencia, los deportistas experimentan una repolarización precoz, es decir que el restablecimiento de la corriente eléctrica del corazón en situación de reposo se produce al cabo de muy poco tiempo después de la contracción.
Para los demás, si la frecuencia es inferior a 60 puede deberse a una hipertonía vagal (puesto que el nodo atrioventricular es una zona de inervación del nervio vago), algunos fármacos o una patología.
Un latido de 56, 57 o 58 LPM se considera al límite, aunque no por debajo, por lo que puede ser necesario realizar algunas pruebas, ya que puede ser demasiado bajo.

 

Causas de bradicardia

Muchos trastornos pueden provocar problemas en el sistema eléctrico del corazón, como por ejemplo:

  • Daño tisular asociado al envejecimiento
  • Enfermedades cardíacas o infarto
  • Presión alta (hipertensión)
  • Trastorno cardíaco congénito (cardiopatías congénitas)
  • Infección del corazón (miocarditis)
  • Complicación de cardiocirugía
  • Actividad insuficiente de la glándula tiroides (hipotiroidismo)
  • Desequilibrio de electrolitos, minerales y sustancias necesarias para la conducción de impulsos eléctricos
  • Apnea del sueño, interrupciones reiteradas de la respiración durante el sueño
  • Enfermedad inflamatoria, como la fiebre reumática o el lupus
  • Hemocromatosis, acumulación de hierro en los órganos
  • Fármacos, como por ejemplo los medicamentos para otros trastornos del ritmo cardíaco, presión arterial alta y psicosis

 

Problemas del nodo sinusal

A menudo, la bradicardia comienza en el nodo sinusal. Una frecuencia cardíaca lenta se puede producir si el nodo sinusal:

  • Envía los impulsos eléctricos más despacio de lo normal.
  • Tiene una pausa y no consigue enviar los impulsos con un ritmo regular.
  • Descarga un impulso eléctrico que se bloquea antes de provocar la contracción de las aurículas.
  • En algunas personas, la consecuencia de los problemas del nodo sinusal es la alternancia entre los ritmos cardíacos acelerado y lento (síndrome de bradicardia- taquicardia).

 

Bloqueo atrioventricular

La bradicardia también puede producirse porque no se transmiten las señales eléctricas de las aurículas a los ventrículos (bloqueo cardíaco o bloqueo atrioventricular). La interrupción de la señal eléctrica se puede manifestar en el nodo AV, en el haz de His o en otra parte de las ramas derecha o izquierda que transmiten las señales eléctricas a los ventrículos.

 

Clasificación del bloqueo de la conducción

Bloqueo AV de primer grado. En la forma más leve de bloqueo cardíaco, todas las señales eléctricas de las aurículas llegan a los ventrículos, pero la señal está ligeramente ralentizada.
El bloqueo cardíaco de primer grado provoca síntomas solo en raras ocasiones y en general no se requiere tratamiento si no existen otras anomalías en la conducción de la señal eléctrica.
Bloqueo AV de segundo grado. En el bloqueo cardíaco de segundo grado, no todas las señales eléctricas llegan a los ventrículos. Algunos impulsos se pierden. En consecuencia, el ritmo es más lento y a veces irregular.
Bloqueo cardíaco de tercer grado (completo). En el bloqueo cardíaco de tercer grado, ningún impulso eléctrico consigue pasar de las aurículas a los ventrículos.
Cuando esto ocurre, el haz de His y los demás tejidos del ventrículo sustituyen al marcapasos para los ventrículos. Estos tejidos alternativos son más lentos y a veces envían impulsos eléctricos irregulares, en cuyo caso se denomina arritmia sinusal.
Bloqueo de rama. Se conoce como bloqueo de rama la interrupción de la señal eléctrica que se produce en algún lugar entre las ramas derecha o izquierda hacia el final del recorrido de los impulsos eléctricos. La gravedad del trastorno depende de si se ven afectadas ambas ramas, de la presencia de otros tipos de bloqueo cardíaco y del grado de daño del tejido cardíaco.

 

Riesgos y complicaciones de la bradicardia

Las complicaciones de una bradicardia no tratada dependen:

  • De la lentitud del latido cardíaco,
  • Del punto en que se produce el problema de conducción eléctrica,
  • De la gravedad de los daños en el tejido cardíaco.

Si la bradicardia es tan fuerte como para provocar síntomas importantes, entre las posibles complicaciones se incluyen:

1. Frecuentes desvanecimientos,
2. Incapacidad del corazón para bombear sangre suficiente (insuficiencia cardíaca),
3.  Paro cardíaco repentino o muerte repentina.

Embarazo
La bradicardia en las mujeres embarazadas priva a la madre y al feto del oxígeno necesario.
La madre puede presentar síntomas de desvanecimiento, dolor de pecho, debilidad, cansancio y falta de aliento.
Si no se trata, puede provocar bradicardia fetal, complicaciones durante el parto, muerte del feto o parto prematuro.

 

Diagnóstico de la bradicardia sinusal

El médico solicita una serie de pruebas para:

1. Medir la frecuencia cardíaca
2. Establecer una relación entre la frecuencia cardíaca lenta y los síntomas
3. Identificar las enfermedades que pueden provocar la bradicardia

Electrocardiograma (ECG)
El electrocardiograma es una prueba fundamental para evaluar la bradicardia. Un ECG utiliza pequeños sensores (electrodos) adheridos a pecho y  brazos para registrar las señales eléctricas mientras viajan a través del corazón.
El equipo determina el trazado de la intensidad de la corriente eléctrica.
El médico trata de identificar algunos patrones entre estas señales para determinar el tipo de bradicardia.
El médico puede prescribir un equipo de ECG portátil para tener en casa con el fin de obtener más información acerca de la frecuencia cardíaca y establecer una relación entre la frecuencia cardíaca lenta y los síntomas.

Entre estos equipos se encuentran:
Monitor cardíaco Holter: este equipo de ECG portátil se lleva en el bolsillo o el cinturón.
Permite registrar la actividad del corazón durante todo el tiempo que se mantiene, 24 horas al día, y proporciona al médico una idea del ritmo cardíaco.
Lo usual es que el médico le pida llevar un diario de los síntomas durante las 24 horas de la prueba.
Si se conocen los síntomas y el horario, se puede determinar la correlación con las anomalías del latido registrado por el monitor Holter.

Registrador de eventos cardíacos. Este equipo de ECG portátil sirve para monitorear la actividad cardíaca durante varias semanas o meses.
Cuando el paciente percibe los síntomas debe apretar un botón y el aparato registra un trazado ECG de algunos minutos, lo que permite al médico determinar el ritmo cardíaco cuando se presentan los síntomas.

Otras pruebas
El médico solicita análisis de sangre para saber si el paciente padece enfermedades que pueden provocar bradicardia, como por ejemplo infección, hipotiroidismo o desequilibrio electrolítico.
Si se sospecha de la apnea del sueño, se pueden efectuar exámenes para monitorear el sueño.

 

Tratamiento para la bradicardia sinusal

Se tratan las enfermedades que provocan la bradicardia.
Si un trastorno es responsable de la bradicardia, por ejemplo el hipotiroidismo o la apnea del sueño, el tratamiento de la patología puede corregir la bradicardia.

Medicamentos
El médico puede recetar fármacos para aumentar la frecuencia cardíaca, como por ejemplo:

  • Atropina,
  • Adrenalina,
  • Isoprenalina,
  • Dobutamina,
  • Dopamina.

 

Modificación de los medicamentos para la bradicardia iatrogénica

Algunos fármacos pueden provocar bradicardia, como por ejemplo los medicamentos para tratar otras enfermedades cardíacas. El médico controla los medicamentos administrados y puede recetar tratamientos alternativos.
Cambiando los medicamentos o reduciendo la dosis se puede corregir el problema de la frecuencia cardíaca baja. Por ejemplo, la oximetazolina puede provocar un aumento de la presión arterial y dar lugar a la bradicardia sinusal por activación vagal.
Si no es posible realizar un tratamiento alternativo y los síntomas son graves, se deben seguir las indicaciones para el marcapasos.

 

Estimulador cardíaco para la bradicardia sinusal

Un marcapasos es un aparato con una batería grande casi como la de un teléfono móvil que se implanta por debajo de la clavícula.
Los hilos del aparato llegan al corazón.
Al final de los cables, unos electrodos se adhieren a los tejidos del corazón.
El marcapasos controla la frecuencia cardíaca y genera los impulsos eléctricos para mantener un ritmo adecuado.

En la actualidad, existen aparatos sin hilos (wireless) que se implantan directamente en el ventrículo.
El médico accede a la arteria femoral y remonta la circulación para insertar la bacteria.

Las ventajas de este procedimiento son varias: por ejemplo, no se requiere anestesia general, no se efectúa una incisión en el tórax y el riesgo de infección es reducido.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.