Cardiopatía isquémica

 

La cardiopatía isquémica o coronaria se manifiesta cuando se acumulan placas en el interior de los vasos sanguíneos, arterias y venas.

Estos vasos transportan la sangre rica en oxígeno y otras sustancias nutritivas al corazón.
La placa es un tejido endurecido compuesto por grasas, colesterol, calcio y otras sustancias presentes en la sangre.
La enfermedad provocada por la acumulación de la placa en las arterias se llama ateroesclerosis y es bastante común entre los ancianos.
Las placas estrechan y bloquean los vasos sanguíneos (estenosis). Por consiguiente, el corazón no recibe suficiente sangre y tiene que hacer un esfuerzo mayor para bombearla.Cardiopatía isquémica
Existe una variante denominada cardiopatía
isquémica dilatada (o cardiopatía hipertrófica) caracterizada por el agrandamiento del músculo cardíaco, sobre todo del ventrículo izquierdo.
Esta cardiomiopatía puede tener su origen en un infarto o una isquemia.

Un aporte reducido de sangre provoca dolor de pecho, mientras que el bloqueo completo del flujo puede provocar un infarto o paro cardíaco repentino. Es indispensable identificar la causa de la cardiopatía isquémica y llevar un estilo de vida más saludable para prevenir las complicaciones.

 

Causas de la cardiopatía isquémica

  • Genética: los expertos creen que la transmisión genética de padre a hijo es una de las causas principales de cardiopatía isquémica.
  • Presión alta (hipertensión): cuando el sistema cardiovascular aumenta rápidamente la presión sanguínea provoca una fuerte circulación de la sangre en las paredes de venas y arterias.
  • Colesterol alto: el colesterol es una sustancia cerosa y grasa que se encuentra en el cuerpo de forma natural. Un exceso de colesterol en la sangre forma depósitos en las paredes de las arterias coronarias que se estrechan hasta provocar la cardiopatía isquémica obstructiva. Una tasa elevada de colesterol en la familia puede ocasionar la cardiopatía isquémica juvenil.
  • Tabaquismo: cuando la nicotina presente en el tabaco entra en la sangre provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos. Si el flujo de la sangre disminuye, el corazón debe aplicar una fuerte presión para bombearla. Con frecuencia, este esfuerzo constante del corazón da lugar a isquemia. El Fumar cigarrillos o en pipa y el tabaco de mascar pueden provocar varios daños en el corazón. Las pacientes con BPCO suelen ser personas que han fumado mucho, por lo que es fácil que padezcan ambas enfermedades.
  • Diabetes: se produce cuando el cuerpo no consigue regularizar la cantidad de glucosa en la sangre. Como las células no pueden atrapar la glucosa, ésta permanece en la sangre y provoca la acumulación de azúcar inutilizado. La diabetes acelera la formación de placas arteriosas y la oclusión de los vasos.
  • Obesidad: es una enfermedad metabólica por la que el exceso de grasa se acumula en el cuerpo, aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre e incrementa la presión sanguínea. La obesidad es una enfermedad crónica y tiene muchas consecuencias graves.
  • Estrés: no provoca directamente la cardiopatía isquémica, sino que acelera la constricción de los vasos sanguíneos. Provoca el aumento de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca. Cuando el estrés es crónico, daña gravemente las arterias coronarias.
  • Dieta y ejercicio físico: una alimentación rica en grasas y pobre en fibras aumenta el riesgo de padecer placas en las arterias coronarias. Una alimentación saludable con bajo contenido en grasas ayuda a luchar contra muchas causas de la enfermedad y garantiza un flujo sanguíneo regular para las funciones del corazón. Las personas que no practican actividad física acumulan grasa en el cuerpo, cuya consecuencia es la obesidad y los problemas relacionados con ella. El ejercicio físico regular previene la obesidad y la diabetes, también reduce la presión sanguínea y los niveles de colesterol. El deporte agonístico está contraindicado en caso de cardiopatía isquémica, pues la mayor demanda de sangre arterial puede provocar un infarto.
  • Menopausia: la cardiopatía isquémica afecta principalmente a las mujeres después de la menopausia. Antes de este período, las mujeres están protegidas por los altos niveles de estrógenos. Al ser la causa de muchas muertes, esta enfermedad se ha convertido en un motivo de preocupación. Un cambio en el estilo de vida ayuda a luchar contra la cardiopatía isquémica.

Entre los factores de riesgo se encuentran el esfuerzo físico, los cambios de temperatura, el estrés y la alimentación. Estos síntomas pueden aparecer incluso en reposo y pueden durar hasta cinco minutos. Si superan este límite de tiempo pueden provocar un infarto.

Síntomas de la cardiopatía coronaria

Las arterias se estrechan cuando se forman placas en su interior. Esta enfermedad se conoce como ateroesclerosis o arterioesclerosis y se trata de una cardiopatía isquémica crónica.

Las arterias obstruidas pueden desarrollar nuevos vasos para llevar la sangre al corazón. Durante el esfuerzo, estos pequeños vasos sanguíneos no logran trasportar la cantidad de sangre necesaria. A veces, la ruptura de la placa provoca la formación de coágulos de sangre que aumentan el tamaño de la oclusión o impiden por completo el paso de la sangre. La consecuencia de esta situación es la isquemia, que conlleva un suministro inadecuado de sangre al miocardio.

Puede que el miocardio isquémico no funcione correctamente. Si la isquemia afecta a una parte consistente del miocardio puede provocar daños en el tejido.
Sin embargo, si el flujo de sangre al corazón aumenta, puede ser reversible.
La isquemia también puede provocar la muerte irreversible de los tejidos a causa de la falta de suministro de oxígeno.
Esta enfermedad se llama infarto de miocardio.
Así, la oclusión coronaria provoca la isquemia que puede ocasionar angina o ataque de corazón.

Síntomas de la cardiopatía isquémica

La persona que padece esta enfermedad presenta placas en las arterias coronarias que pueden provocar angina (dolor de pecho) o ataque de corazón.
Entre los síntomas de esta enfermedad se encuentran:
Ataque cardíaco, que se caracteriza por un dolor fuerte y repentino en el pecho.
Dolor en el pecho fuerte o leve que se puede extenderse a brazos (sobre todo el izquierdo), hombros, espalda, cuello, mandíbula o estómago. Se puede manifestar junto con falta de aliento, ritmo cardíaco irregular, sudoración y náuseas.
Otros síntomas incluyen:

  1. Falta de aliento
  2. Vértigos
  3. Palidez
  4. Vómito
  5. Disfunción eréctil
  6. Pérdida de conciencia

Los síntomas no siempre se perciben antes del ataque cardíaco. El infarto puede verificarse incluso sin síntomas, en cuyo caso se trata de isquemia silente.

Los síntomas pueden variar en mujeres y hombres.
En el período postmenopausia algunas mujeres padecen disfunción microvascular, un trastorno del funcionamiento de las arterias más pequeñas en el corazón (grandes arterias en buenas condiciones). Esta disfunción tiene su origen en muchos factores, entre los que se encuentran las alteraciones en el nivel de estrógenos (hormonas femeninas), el tabaquismo y la hipertensión.
El término más preciso para definir este fenómeno es síndrome X cardíaco: las personas padecen síntomas de cardiopatía coronaria debida a la disfunción de las pequeñas arterias, aunque no existan bloqueos en las coronarias más grandes.
Por tanto, la causa principal del síndrome X cardíaco es una disfunción microvascular.

Riesgos y complicaciones

El corazón bombea la sangre oxigenada de los pulmones a las distintas partes del cuerpo. La sangre rica en oxígeno corre a través de las arterias coronarias. En caso de cardiopatía coronaria, el flujo de sangre al corazón se reduce debido a la placa en el interior de las paredes arteriales. La aterosclerosis puede ocasionar angina frecuente e incluso infarto de miocardio, una enfermedad peligrosa que puede cambiar mucho la vida.
La cardiopatía isquémica puede empeorar y provocar una insuficiencia cardíaca congestiva.

coronarografiaDiagnóstico de la cardiopatía isquémica

Las cardiopatías isquémicas se pueden diagnosticar en función de la naturaleza de los síntomas principales.
Se puede realizar un electrocardiograma (ECG) para comprobar la angina estable y el síndrome coronario agudo. Puede que sea necesario efectuar una radiografía de tóraxanálisis de sangre.

La angina se diagnostica clínicamente debido a la molestia que se produce en el tórax en situación de esfuerzo y que mejora en reposo.
Para confirmar el diagnóstico de angina se observan los cambios isquémicos reversibles en el ECG durante un ataque o se administran por vía sublingual dosis muy pequeñas de nitroglicerina que alivia el dolor a los 3 minutos.

La gravedad de la isquemia, la presencia y la entidad de la cardiopatía se determinan gracias a pruebas diagnósticas como:

  1. Electrocardiograma (que mide la actividad eléctrica del corazón)
  2. Prueba de esfuerzo cardíaco
  3. Gammagrafía miocárdica
  4. Electrocardiograma (que mide las ondas sonoras)
  5. Análisis de sangre (para medir las grasas totales, el colesterol y las lipoproteínas)
  6. Radiografía de tórax
  7. Angiograma coronario

Tratamiento de la cardiopatía isquémica

Entre las opciones de tratamiento posibles se encuentran:

  • Operación quirúrgica de bypass coronario
  • Intervención de cardiocirugía mini-invasiva
  • Revascularización miocárdica con angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP)
  • Prescripción de medicamentos por vía oral
  • Cambios en la alimentación
  • Ejercicios físicos de rehabilitación cardiológica tras la intervención

Prevención

Para hacer frente a la enfermedad y prevenir un ataque cardíaco, las personas mayores de 40 años deben someterse a controles rutinarios cada tres meses para detectar:

  • Diabetes
  • Familiaridad con la enfermedad
  • Presión sanguínea elevada
  • Niveles elevados de colesterol
  • Niveles bajos de colesterol
  • Aumento de los niveles de proteína C reactiva
  • Obesidad

El diagnóstico de cardiopatía isquémica siempre es clínico y prevé:

  • Angio-RM
  • Angio-TC
  • Arteriografía cardíaca
  • Ecocardiograma
  • Electrocardiograma o ECG
  • TC de impedancia electrónica (TIE)
  • Prueba de esfuerzo cardíaco
  • Gammagrafía

¿Cuál es la esperanza de vida? Pronóstico

El pronóstico depende del número de vasos coronarios afectados, de la localización y de la gravedad de la estenosis. Una coronariopatía isquémica de tres vasos es bastante grave, por lo que a menudo se debe intervenir quirúrgicamente. Es imposible calcular la esperanza de vida para la cardiopatía isquémica.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.