Cefalea en racimos

La cefalea en racimos es un dolor de cabeza primario caracterizado por ataques de dolor fuerte en un lado de la cabeza, entre la frente y la nuca.

¿Cuáles son las causas de la cefalea en racimos?

La causa no es cierta, puede ser que algunas partes del cerebro empieza a funcionar mal por una razon desconocida.

El hipotálamo es un región nuclear del cerebro situada a la base del cerebro, es responsable del reloj biológico del cuerpo y puede ser la fuente del dolor de cabeza.
La Resonancia magnética efectuadas sobre los pacientes durante un ataque de cefalea en racimos muestra una actividad anómala en el hipotálamo.

Las características del dolor de cabeza en racimos son:

  • Existe una familiaridad en el desarrollo de esta molestia, éste sugiere que puede tener un origen genético;
  • Puede ser provocado por los cambios del ritmo sueño-vigilia;
  • Puede ser provocado por los fármacos, por ejemplo la nitroglicerina utilizada por las enfermedades del corazón.
  • Si un individuo sufre frecuentemente de dolor de cabeza, el humo de cigarrillo, el alcohol y algunos alimentos, por ejemplo el chocolate, pueden ser potenciales causas de dolor de cabeza.

 

Síntomas de la cefalea en racimos

La cefalea en racimos puede durar semanas o meses distanciados por períodos sin dolor de meses o años.
Durante el período en que ocurre, el dolor es pulsatil y se sente una vez o dos al día, pero algunos pacientes lo pueden sentir más que dos veces al día.
Cada episodio de dolor dura de 30 a 90 minutos.
Los ataques tienden a ocurrir acerca a la misma hora cada día y a menudo despiertan por la noche el paciente de un sueño profundo.
El dolor es lancinante: generalmente golpea sólo el ojo y la zona circunstante, pero se puede irradiar a toda la cara, a la cabeza y a la columna cervical.
El ojo interesado puede ponerse rojo, hinchado y puede lagrimar.
La nariz del lado afectado puede gotear y ser congestionada.
A diferencia de los pacientes con hemicránea, aquellos con cefalea en racimos tienden a ser inquietos.
Ellos a menudo caminan adelante y atrás, golpean el muro con la cabeza y pueden ser llevados a medidas desesperadas.
La cefalea en racimos es mucho más común en los hombres que en las mujeres.

 

Diagnóstico de la cefalea en racimos

Para hacer el diagnóstico de cefalea en racimos hace falta controlar la historia del paciente.
Generalmente, la descripción del dolor y la frecuencia es suficiente.

Si el paciente está en el medio de un ataque, se encuentra en una situación crítica por el dolor y puede tener el ojo y la nariz que gotean.
Si el paciente es visitado por el médico cuando el dolor no es presente, el examen físico es normal y el diagnóstico sólo depende de la historia.

Terapia de la cefalea en racimos

La cefalea en racimos puede ser muy difícil que tratar, hace falta ir por tentativas para encontrar el tipo de terapia más eficaz. Ya que el dolor de cabeza se repite cada día, hay dos exigencias en el tratamientoo: el dolor causado por el primer episodio debería ser reducido y los dolores de cabeza siguientes deberían estar prevenidos.

Las opciones de trato inicial consisten en:

  • La inhalación de elevadas concentraciones de oxígeno, aunque este no funcionará si el dolor de cabeza es bien consolidado.
  • La inyección de fármacos triptanes, por ejemplo, sumatriptan (Imigran), Zolmitriptan (Vatript), Rizatriptan (Maxalt), que son utilizados a menudo como antimigrañoso.
  • La infiltración de lidocaina, un anestésico local directamente en la nariz;
  • Una inyección de dihydroergotamine provoca vasos constricción;
  • Se puede suministrar la cafeína.

La prevención de la próxima cefalea en racimos se puede hacer con:

  • Los calcio antagonistas, por ejemplo Diltiazem,y Nifedipino,
  • Prednisona,
  • Farmacos antidepresivos,
  • Litio (Plenur),
  • Fenobarbital, ácido valproico y el topiramato (utilizados a menudo por el control de la epilepsia).

 

Prevención de la cefalea en racimos

Los episodios de cefalea en racimos pueden venir despues años de distancia y no se puede prever el dolor de cabeza antes de un nuevo episodio, ningún fármaco diario puede garantizarlo.
Cambiar estilo de vida puede ayudar a reducir al mínimo el riesgo de una reagudización de cefalea en racimos.
Parar de fumar y reducir al mínimo el alcohol puede prevenir episodios futuros.

 

Dr. Massimo Defilippo Fisioterapista Tel 0522/260654 Defilippo.massimo@gmail.com
P. IVA 02360680355

http://www.facebook.com/fisioterapiarubierese?ref=hl

http://www.fisioterapiareggio.com

© Scott Maxwell – fotolia.com