Dolor de cabeza – causas

El dolor de cabeza es un dolor o una molestia en la cara, en la nuca o en el cuero cabelludo. Un dolor de cabeza grave es muy raro.

La mayoría de las personas con este problema se siente mucho mejor cambiando su estilo de vida, aprendiendo a relajarse y tomando medicamentos.

dolor de cabeza

Posibles causas del dolor de cabeza

Cefalea de tensión muscular
El tipo más común de dolor de cabeza se debe a contracturas musculares en los hombros, en el cuello, en la frente y en la mandíbula. Este tipo de dolor se denomina cefalea de tensión muscular.
Las causas pueden ser: estrés, depresión, ansiedad, traumatismo craneoencefálico o mala postura.
Muchas personas padecen dolor de cabeza debido al estrés provocado por el estudio, el cansancio o el trabajo en la oficina delante del ordenador.
Mantener la concentración durante horas sin descanso y una mala postura pueden provocar una cefalea por estrés.
El dolor de cabeza tensional es de intensidad media y se percibe a ambos lados de la cabeza, como un casco. A menudo empieza en la nuca y se extiende hacia delante.
La molestia puede durar desde unas horas hasta varios días consecutivos y no empeora por las actividades físicas habituales (caminar, subir las escaleras, etc.).
El dolor puede ser sordo o compresivo, como si la mandíbula estuviera tensa o dolorida. Los hombros, el cuello o la mandíbula pueden sufrir contracturas musculares.

Cefalea tensional de origen cervical
Muchos pacientes experimentan un dolor que se irradia desde el cuello hasta la nuca y que en algunos casos puede llegar hasta la frente y detrás del ojo.
El dolor de cabeza de origen cervical suele ir acompañado de vértigos o mareos.
La causa puede ser una mala postura, el estrés, la ansiedad o un traumatismo.
El mejor tratamiento es una combinación del masaje terapéutico con el método McKenzie.

Migraña
La migraña es un fuerte dolor de cabeza que suele manifiestarse junto con otros síntomas, como la visión borrosa o la náusea.
El dolor puede ser insoportable, palpitante o pulsante. Por lo general, empieza en un lado de la cabeza, aunque se puede extender a ambos lados.
Es posible tener un “aura” (grupo de síntomas de advertencia que empiezan antes del dolor de cabeza). El dolor generalmente empeora con el movimiento.
Estos dolores de cabeza pueden desencadenarse por alimentos como el chocolate o algunos quesos. Asimismo, la cafeína, la falta de sueño y el alcohol también pueden provocar una migraña.
El dolor puede afectar a todo el mundo, adolescentes, adultos y ancianos, y puede durar desde unas horas hasta 2-3 días consecutivos.

Migraña nocturna
Muchos pacientes con migraña pueden sufrir ataques por la noche o durante las primeras horas de la mañana.
Este dolor de cabeza a menudo despierta al paciente.
Los estudios científicos demuestran que estos ataques están relacionados con las variaciones de los neurotransmisores en el cerebro durante el sueño.

Embarazo y migraña
Alrededor del 80 % de las mujeres que sufren migraña dejan de tener ataques desde el final del tercer mes de embarazo hasta el parto.
La causa parece ser la estabilidad hormonal.

Cefalea por esfuerzo físico
Si el dolor de cabeza comienza rápida y repentinamente con un esfuerzo físico violento, hay que consultar a un médico inmediatamente. Podría tratarse de una cefalea benigna, pero también podría ser una hemorragia subaracnoidea que puede provocar visión doble, debilidad y pérdida de sensibilidad.

Cuando se contraen los músculos del cuello durante el ejercicio físico, la tensión se acumula en la cabeza provocando cefalea.
El dolor es pulsante y afecta a ambos lados de la cabeza.
Si dura más de unos minutos (puede permanecer durante un par de horas), se puede aliviar el dolor con un fármaco antiinflamatorio.
La deshidratación puede provocar el dolor de cabeza que se manifiesta al realizar ejercicio (por ejemplo, correr).

Si el dolor de cabeza se produce regularmente durante la actividad sexual o los entrenamientos, se puede tomar un antiinflamatorio como Neobrufen, aproximadamente una hora antes de cada actividad.

Neuralgia del trigémino
La neuralgia del trigémino es una enfermedad crónica que provoca un dolor insoportable en la cara, a lo largo del curso del nervio trigémino.
Este nervio lleva la sensación de la cara al cerebro.
La neuralgia del trigémino puede provocar una sacudida de dolor insoportable ante un simple estímulo sensorial en la cara, como por ejemplo lavarse los dientes o maquillarse.
Por lo general, el problema radica en el contacto entre un vaso sanguíneo normal y el nervio trigeminal en la base del cerebro. Este contacto presiona sobre el nervio provocando el mal funcionamiento.

Los síntomas son:

  • Punzadas de dolor leve.
  • Episodios de dolor fuerte, como una descarga eléctrica en las zonas inervadas por el nervio trigémino, incluyendo mejilla, mandíbula, dientes, encías, labios, o más raramente el ojo y la frente.
  • Generalmente, solo un lado de la cara se ve afectado por la neuralgia.

Los médicos pueden gestionar eficazmente la neuralgia del trigémino con medicamentos, inyecciones o intervenciones quirúrgicas.

Dolor de cabeza crónico
Las personas que tienen una cefalea crónica diaria se consideran entre los pacientes más difíciles por los neurólogos.
El plan de tratamiento más efectivo puede prever un cambio en el estilo de vida.
Debido a varios factores, muchas personas con dolor de cabeza crónico prueban nuevos medicamentos y tratamientos alternativos, pero a veces entran en una espiral descendente alimentada por el uso excesivo e inadecuado de los medicamentos.
La cefalea crónica no es un diagnóstico. El dolor de cabeza tiene una duración de al menos 15 días al mes durante un período superior a 3 meses.

Cefalea tensional en los niños
Éste es el tipo más común de cefalea primaria en los niños y los factores emocionales son la causa más probable. El dolor se describe como generalizado y a veces como una banda apretada alrededor de la cabeza.
Por lo general no está asociado a náuseas o vómitos.
Estos dolores de cabeza casi siempre están relacionados con una situación de estrés originada en la escuela, en el deporte, en la familia, así como con unas expectativas excesivas por parte de los padres. Hablar con el niño y con los padres es necesario para determinar si el problema es ansiedad o depresión.

Bruxismo
Muchas personas rechinan o aprietan los dientes de día o de noche sin ser conscientes de que lo hacen.
El bruxismo puede deberse a una mala oclusión dental, estrés o preocupaciones.
El exceso de actividad muscular provoca a veces dolor de cabeza y espasmos musculares.
Los síntomas y signos son: dolor de cabeza, dolor facial, dientes consumidos o lesiones dentales, cansancio muscular, dolor de mandíbula y eventualmente mordeduras en la lengua y en el interior de las mejillas.
El dentista puede aliviar esos síntomas con un pequeño aparato dental para los dientes superiores que utiliza para dormir.
En los últimos años, ser conscientes de que el dolor facial puede deberse a los dientes ha permitido a muchas personas beneficiarse de un tratamiento adecuado.

Cefalea por culpa de las lentes de contacto
Las lentes de contacto pueden provocar dolor de cabeza en los siguientes casos:

  • Pasar muchas horas delante del ordenador para trabajar o estudiar desarrolla tensión en los músculos de los ojos y dolor de cabeza. Las lentes de contacto pueden agravar esta molestia, porque los ojos tienden a secarse.
  • La sequedad ocular puede ocasionar hipersensibilidad a la luz y hacer que los ojos se entrecierren, añadiendo tensión muscular.
  • Una lente de contacto puede prescribirse mal debido a un examen de la vista incorrecto o porque la vista cambia con el tiempo. En este caso se puede requerir un esfuerzo excesivo para ver mejor y provocar cefalea tensional.

alergia estacional

Alergia estacional
La alergia estacional o rinitis alérgica provoca dolor de cabeza en la zona superior de la nariz y se irradia hacia arriba.
Por lo general, los síntomas de este problema son congestión nasal, estornudos y ojos llorosos.
La cefalea se produce cuando los senos nasales están irritados por ciertos alimentos o alérgenos volátiles en el aire, como el moho, el polen y las gramíneas.
Tomar un antihistamínico como Loratadina Aristo debería calmar el dolor de cabeza deteniendo la reacción al alérgeno.
Si la reacción alérgica es más grave, hay que consultar a un médico que puede recetar un spray nasal de cortisona para combatir el alérgeno.
No se debe tomar una dosis doble de medicamentos, ya que puede provocar una cefalea de rebote.

Sinusitis
Los dolores de cabeza por sinusitis se caracterizan por dolor en la parte anterior de la cabeza.
Cuando un seno paranasal o una cavidad nasal se inflama, por lo general debido a una infección, puede provocar dolor.
Esta cefalea se debe a la hinchazón en los conductos nasales detrás de las mejillas, la nariz y los ojos. El dolor tiende a empeorar al inclinarse hacia adelante y al despertarse por la mañana.
El dolor de cabeza provocado por la infección de los senos paranasales puede tratarse con antibióticos, antihistamínicos o descongestionantes.

Tos
El dolor de cabeza al toser es un tipo inusual de cefalea provocada por estornudos y por otros esfuerzos, como por ejemplo sonarse la nariz, reír, llorar, cantar o un movimiento intestinal.

Los médicos dividen el dolor de cabeza debido a la tos en dos categorías.

  • Cefalea tusígena primaria: por lo general es inocua, se producen episodios limitados y mejora por sí misma.
    Se desconoce la causa primaria.
    Puede que el aumento de presión en la cabeza (presión intracraneal) provocado por la tos y otro tipo de esfuerzos influya en estos dolores de cabeza.
    Comienza de repente, junto o después de la tos u otro tipo de esfuerzos.
    La duración varía desde unos segundos hasta varios minutos y en algunos casos puede durar hasta 30 minutos.
    El dolor puede ser agudo, punzante o sordo.
    Por lo general, afecta a ambos lados de la cabeza, en particular a la parte posterior de la cabeza.
    Puede ir seguido de un dolor sordo e intenso durante varias horas.
  • Cefalea tusígena secundaria: es más grave y puede tener su origen en problemas en el interior del cerebro.
    El tratamiento de la cefalea tusígena secundaria puede incluir una cirugía.

Medicamentos y dolor de cabeza
Algunos medicamentos tienen efectos secundarios e incluso empeoran el dolor de cabeza, como por ejemplo:

  • Píldora anticonceptiva – existe una evidencia científica de que la cefalea puede estar influenciada por los estrógenos, lo que explica por qué las mujeres padecen migraña más que los hombres.
    Si una marca de píldora anticonceptiva provoca migraña por primera vez o si aumenta la frecuencia e intensidad, se recomienda cambiar de marca después de la consulta médica.
  • Analgésicos – algunos medicamentos sin receta pueden contribuir a la cefalea recurrente si se utilizan de forma incorrecta o excesiva.
  • Medicamentos para la diabetes – algunos de estos medicamentos pueden empeorar el dolor de cabeza.
  • Para algunas mujeres, la terapia de reemplazo hormonal empeora el dolor de cabeza, los investigadores creen que se debe a pequeñas fluctuaciones de los estrógenos sintéticos.
  • El alcohol también puede ocasionar dolor de cabeza, se llama dolor de cabeza por resaca, ya que se produce al día siguiente de emborracharse.
    El dolor se localiza en la frente y en la parte superior de la cabeza, pero solo dura unas horas o un día.

Medicamentos y cefalea de rebote
La cefalea por uso excesivo de medicamentos es una de las causas de dolores de cabeza frecuentes o diarios.
Tiene su origen en la toma de demasiados analgésicos o fármacos triptanos para el dolor de cabeza o la migraña, tales como codeína, aspirina, Neobrufen, sumatriptán, zolmitriptán (Zomig), etc.
La cefalea por uso excesivo de medicamentos es la tercera causa de cefalea después de la migraña y el dolor de cabeza de tensión muscular. Aproximadamente 1 de cada 50 personas desarrolla este problema durante su vida. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en las personas entre los 30 y los 50 años.
Los medicamentos para la cefalea deberían tomarse de vez en cuando. En cambio, si se toman diariamente durante al menos una semana pueden provocar dolor.
Los síntomas son:

  • Dolor por la mañana, justo después de despertarse. Mejora después de tomar los medicamentos, pero vuelve al cabo de un tiempo, la molestia permanece durante todo el día y empeora con los esfuerzos físicos o mentales.
  • Dolor en el cuello.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Depresión.
  • Sueño no reparador y restaurador.

El tratamiento consiste en detener el abuso de analgésicos o triptanos.
Tras la suspensión de estos medicamentos, la cefalea se hace más intensa y frecuente durante al menos una semana. Sin embargo, la frecuencia de los dolores de cabeza o de las migrañas debería volver gradualmente al nivel anterior al empeoramiento.

Cafeína

cafeina

La cafeína es una sustancia natural estimulante que se encuentra en ciertos alimentos y bebidas: café, té, coca-cola, ciertas bebidas y algunos medicamentos para aliviar el dolor y la migraña.
La cafeína tiene un leve efecto vasoconstrictor que ha demostrado ser eficaz en los medicamentos para la migraña.
Debido a un fenómeno paradójico conocido como cefalea de rebote, los pacientes con dolor de cabeza no deberían hacer un uso diario excesivo.
La mayoría de personas con cefalea puede consumir un máximo de 200 mg al día.
Sin embargo, algunos pacientes con migrañas frecuentes deberían evitar completamente el uso diario.
Una taza de café contiene entre 60 y 100 mg de cafeína.
Los síntomas más comunes son cefalea, somnolencia y cansancio. Los investigadores han descubierto que estos síntomas pueden ser muy graves y quien los sufre puede perder incluso su trabajo.
Algunos medicamentos para el tratamiento del dolor de cabeza contienen cafeína y debe tenerse en cuenta para determinar la ingesta diaria.

Cefalea de fin de semana
Las personas que padecen migraña durante el fin de semana (el sábado y en especial el domingo) por dormir muchas horas deberían intentar despertarse a la misma hora que los otros días.
Por otro lado, es esencial descansar bastante, ya que el cansancio puede provocar dolor de cabeza.
Un factor que contribuye a tener una migraña o una cefalea de tensión muscular durante el fin de semana es la interrupción del consumo de cafeína.
Si una persona consume entre semana grandes cantidades de sustancias que contienen cafeína, el dolor de cabeza puede ocurrir durante el fin de semana o durante las vacaciones si se consumen cantidades menores de esta sustancia.

Síndrome premenstrual
La cefalea puede ser un síntoma del síndrome premenstrual, en cuyo caso el tratamiento es uno de los más difíciles.
Durante el ciclo menstrual, el nivel de estrógenos puede disminuir muy rápidamente. Los investigadores creen que la fluctuación hormonal provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y provoca una migraña menstrual.
De hecho, hasta un 60 % de las migrañas en mujeres tiene relación con el ciclo menstrual.
Las mujeres que padecen regularmente este problema pueden tomarse un fármaco antiinflamatorio no esteroideo, como el ibuprofeno, uno o dos días antes del inicio de los síntomas menstruales. Este medicamento ayuda a la vasoconstricción de los capilares y reduce el dolor asociado al dolor de cabeza menstrual.

Síntomas
Los síntomas de la migraña menstrual son similares a los de la migraña sin aura, pero el dolor continuo se manifiesta cada cuatro semanas.
Comienza como una cefalea unilateral, palpitante, acompañada de náuseas, vómitos o sensibilidad a los sonidos y a la luz.
Muchas mujeres experimentan el dolor dos o tres días antes del período premenstrual.
Por lo general, el dolor de cabeza es persistente y a menudo va acompañado de otros síntomas premenstruales, tales como dolor de barriga, calambres e hinchazón.

Tratamiento
En caso de dolor de cabeza antes, durante o inmediatamente después de la menstruación, tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos es una medida eficaz.
Algunos pacientes obtienen beneficio al emplear antidepresivos como la fluoxetina.

Traumatismo craneoencefálico
El dolor de cabeza empieza después de un traumatismo craneoencefálico.
Aunque el choque haya sido moderado y sin pérdida de conciencia, se debería acudir a urgencias porque el dolor de cabeza puede ser el resultado de una conmoción cerebral.
Si bien la mayoría de estas lesiones no son graves, las conmociones cerebrales y las hemorragias cerebrales pueden conducir a la pérdida de visión, confusión e incluso la muerte.

Infecciones
La encefalitis y la meningitis son virus que afectan al cerebro que pueden provocar fuertes dolores de cabeza.
Si la membrana que rodea el cerebro se inflama se debe contactar con el médico rápidamente.
Cualquier inflamación que se produce en el cerebro a raíz de una infección puede provocar una fuerte presión sobre los nervios y ser incluso fatal.
La fiebre puede provocar dolor de cabeza, por ejemplo en caso de gripe.

meninges

Las infecciones bacterianas como las de estreptococo pueden ocasionar dolor de cabeza. Las mujeres que tienen infecciones frecuentes del tracto urinario y toman antibióticos como el ciprofloxacino pueden empeorar la migraña. El malestar general, el estrés y la tensión muscular en todo el cuerpo puede aumentar la presión en las sienes y el dolor de cabeza. Lo más probable es que el médico recete antibióticos para tratar la infección bacteriana.
Las personas con cáncer o VIH/SIDA y desarrollan una nueva cefalea podrían tener una infección en el cerebro como la meningitis, la cual debe ser evaluada por un médico de inmediato.
El herpes zóster alrededor del ojo o de la frente puede provocar un fuerte dolor en la cara, así como daños permanentes en el ojo y pérdida de visión.

Inflamación de la córnea, lesiones oculares y glaucoma agudo
Un dolor de cabeza repentino y grave, además del enrojecimiento de un ojo, puede tener origen en una serie de enfermedades sin peligro para la vida, como por ejemplo lesiones de la córnea e inflamación ocular. Sin embargo, una forma de glaucoma agudo con un aumento rápido de la presión en el nervio óptico puede producirse de repente con estos mismos síntomas. Si no se trata, el glaucoma agudo puede conducir a la pérdida irreversible de la visión. Por lo tanto, en este caso se debe acudir a urgencias.

Dolor de cabeza al despertar
Hay que preocuparse si el dolor de cabeza empeora durante algunas semanas o si se manifiesta todos los días al despertar, pues se trata del modelo clásico de una masa que se expande lentamente. En este caso hay que someterse a una revisión médica y programar inmediatamente una resonancia magnética.

Otros tipos de dolor de cabeza:

  • La cefalea en racimos es un dolor de cabeza intenso y muy doloroso que se produce varias veces al día durante meses, luego puede desaparecer durante un período de tiempo similar.
  • Se puede sufrir dolor de cabeza en caso de resfriado, gripe o fiebre.
  • La arteritis temporal es un trastorno que provoca la hinchazón e inflamación de una arteria que suministra la sangre a las sienes y al cuello.

En raras ocasiones, el dolor de cabeza puede ser consecuencia de una enfermedad más grave, como por ejemplo:

  • Tumor cerebral
  • Hidrocefalia
  • Malformación de Chiari
  • Problemas de los vasos sanguíneos y hemorragias en el cerebro, como por ejemplo malformación arteriovenosa, aneurisma cerebral o derrame cerebral
  • Hemorragia subdural
  • Presión arterial muy alta

Cefalea secundaria
La cefalea secundaria es un dolor de cabeza provocado por un problema estructural de la cabeza o del cuello. Existen numerosas causas para el dolor de cabeza secundario: hemorragia cerebral, tumor, meningitis, encefalitis, etc.

¿Qué provoca las cefaleas secundarias?

El dolor de cabeza secundario se debe a una enfermedad o traumatismo que hay que diagnosticar y tratar.

Traumatismo en la cabeza y en el cuello
Las lesiones en la cabeza pueden provocar una hemorragia entre las capas de tejido que rodean el cerebro, o incluso en el interior del cerebro.
Una conmoción cerebral en las que se produce una lesión en la cabeza sin sangrado puede ser el síntoma de un latigazo cervical.

Problemas en los vasos sanguíneos de la cabeza y cervicales

  • Accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT)
  • Malformaciones arteriovenosas (MAV) (pueden provocar dolor de cabeza)
  • Inflamación de la arteria carótida
  • Arteritis de la temporal (inflamación de la arteria temporal)

Problemas en los vasos sanguíneos del cerebro:

  • Tumor cerebral: primario, originado en el cerebro, o metástasis de un cáncer originado en otro órgano
  • Crisis epilépticas
  • Hipertensión intracraneal idiopática: la presión del líquido cefalorraquídeo dentro del canal espinal es demasiado alta

Medicamentos y drogas (incluida la abstinencia de medicamentos)

Infecciones

Alteraciones en el organismo

¿Cuáles son las pruebas para el diagnóstico de las cefaleas secundarias?

Las siguientes pruebas pueden ser eficaces para diagnosticar la enfermedad que provoca el dolor de cabeza:

Análisis de sangre
Los análisis de sangre son útiles, pues muestran valores alterados para algunas enfermedades.
Por ejemplo, en caso de infección o inflamación se observa un aumento de los glóbulos blancos, de la velocidad de sedimentación globular (VSG) o de la proteína C reactiva (PCR).

Tomografía computarizada de la cabeza
La tomografía computarizada (TAC) es capaz de detectar hemorragias, hinchazón y tumores.

Resonancia magnética (RMN) de la cabeza
La RMN muestra la anatomía del cerebro y de las meninges (capas que cubren el cerebro y la médula espinal).

Punción lumbar
El líquido cefalorraquídeo que rodea el cerebro y la médula espinal se puede extraer mediante una aguja que se introduce en la columna vertebral lumbar.

El análisis del líquido puede revelar una infección (como por ejemplo meningitis por bacterias, virus o tuberculosis) o una hemorragia.

¿Cuándo se debe acudir al médico por el dolor de cabeza?

Un paciente debe acudir al médico si el dolor de cabeza:

  • Es el “dolor de cabeza más fuerte de su vida”. Puede deberse a una hemorragia subaracnoidea provocada por la ruptura de un aneurisma cerebral.
  • Es distinto del dolor de cabeza habitual.
  • Empieza de forma repentina o empeora al desempeñar esfuerzos, toser, inclinarse o realizar actividades sexuales.
  • Es resultado de un traumatismo craneoencefálico o caída.
  • Tiene su origen en cambios en la vista, en los discursos o en el comportamiento.
  • Perturba el trabajo y la calidad de vida.

aneurisma de la arteria cerebral media