Capsulitis adhesiva o hombro congelado

La capsulitis adhesiva u hombro congelado es una enfermedad que afecta a la cápsula de la articulación del hombro.
La cápsula articular es un manguito fibroso que rodea y contiene la articulación del hombro.
Es una estructura muy importante, ya que mantiene unido el húmero a la escápula.

La característica principal de la capsulitis adhesiva es la pérdida de la movilidad articular y de la amplitud de movimiento en todos los planos.

La capsulitis o hombro congelado causa mucho dolor cuando el paciente intenta levantar el brazo, aunque el movimiento es pasivo.

La cápsula de la articulación no está inflamada, pero se forman adherencias y aumenta la producción de colágeno.
Esto implica la formación de nuevo tejido fibroso.

bola, capsulitis, adhesiva, dolor, adherencias, tendones, músculos

Anatomía del hombro alila / bigstockphoto.com

La cápsula se hace más gruesa y voluminosa, pierde elasticidad y se retrae, de este modo impide los movimientos.
El contenido de líquido sinovial se reduce progresivamente.
Esta enfermedad es más común en las mujeres que en los hombres.
Si el paciente es diestro, el hombro afectado será el izquierdo.

En general, la edad media de aparición de esta enfermedad se sitúa entre los 45 y los 65 años.
Es raro que se produzca una capsulitis adhesiva bilateral.
La duración de la enfermedad es de muchos meses, generalmente se sana en 1,5 o 2 años.

 

¿Cuáles son las causas de la capsulitis adhesiva?

No hay ninguna causa exacta, pero hay unos factores predisponentes.
Las personas que tienen más probabilidades de tener la capsulitis en comparación con los otros son:

Hay muchas teorías diferentes, algunos autores creen que la capsulitis tiene origen en enfermedades metabólicas, neurológicas, endocrinas; otros piensan que la etiopatogenia es un efecto secundario de algunos medicamentos.

 

¿Cuáles son los síntomas del hombro congelado?

La capsulitis adhesiva se desarrolla en tres fases.

La primera fase (etapa dolorosa o de congelamiento) es la inflamación de la cápsula articular, y se produce una contractura de los músculos rotadores del hombro.
El dolor es muy fuerte y puede ser constante y también se puede sentir por la noche.
Esta fase puede durar de 6 semanas a 3 meses.

dolor, capsulitis, adhesiva, hombro congelado, bloqueo adherencias

hombro congelado, dolor en el hombro

La segunda fase, la fase adhesiva, en la que el hombro está congelado.
El empeoramiento es progresivo y alcanza su punto máximo después de aproximadamente dos meses.
La movilidad se reduce al realizar los movimientos de flexión, abducción, rotación interna y externa, rara vez la extensión es limitada.
La principal diferencia entre la capsulitis adhesiva y los demás trastornos que afectan al hombro es que el bloqueo es rígido cuando se alcanza el límite de movimiento.
No se puede obtener el rango de movimiento articular, incluso si se fuerza el movimiento del brazo.
El rango de movimiento pasivo y activo es el mismo.
La limitación funcional puede ser muy grave, el paciente no puede realizar el trabajo manual, también se pueden tener dificultades en las actividades normales de la vida diaria.
Puede llegar a ser imposible realizar los movimientos que requieren la rotación interna del hombro: abrochar el sujetador, lavarse la espalda, peinarse, sacar la cartera del bolsillo o agarrar el cinturón de seguridad.
Hay factores climáticos que empeoran los síntomas: el clima frío y los cambios en las condiciones climáticas.
Las actividades repetitivas pueden causar un aumento temporal del dolor.
Algunos pacientes no pueden llevar a cabo una adecuada rehabilitación en el gimnasio a causa del dolor.
La segunda etapa tiene una duración de aproximadamente un año.

La tercera y última fase (descongelación) consiste en aumentar la elasticidad de la cápsula.
El rango de movimiento de la articulación aumenta y, en el 90% de los casos, el paciente recupera toda la amplitud de movimiento de la articulación.

 

¿Cuáles son los exámenes instrumentales más útiles?

Las pruebas más útiles son la resonancia magnética y tomografía computarizada (TC).
Estas herramientas de diagnóstico muestran las condiciones de los tejidos blandos, es decir, la cápsula articular, los ligamentos y los tendones.
Si el sujeto sufre de hombro congelado, los exámenes muestran un engrosamiento de la cápsula articular y recesos capsulares que contienen líquido sinovial.

Es posible que el médico recomiende realizar análisis de sangre para controlar los niveles de azúcar en la sangre y de colesterol.

capsulitis-adhesiva-hombro

¿Cómo se realiza el diagnóstico de hombro congelado?

El diagnóstico es clínico, el fisiatra o el ortopédico analizan el historial médico y realizan un examen físico.
La característica más importante es la reducción en la amplitud de movimiento pasivo del hombro.
El médico debe hacer pruebas de movimiento activo y pasivo, si no hay diferencias tiene que sospechar que el paciente tenga capsulitis.
Todos los movimientos deben ser dolorosos, sobre todo la flexión y la rotación.

El diagnóstico diferencial se realiza teniendo en cuenta la lesión del manguito rotador, las calcificaciones, la periartritis, la bursitis y el síndrome de pinzamiento del hombro.