Dolor torácico izquierdo

El dolor en la parte izquierda del pecho puede indicar un problema en el corazón, como por ejemplo un ataque al corazón.

 

Causas relacionadas con el corazón

Ataque al corazón
Un ataque al corazón (o infarto de miocardio) se produce cuando se bloquean las arterias coronarias del corazón.
El corazón funciona 24 horas al día sin parar.
Los músculos cardíacos necesitan un flujo constante de sangre rica en oxígeno desde las arterias coronarias.

Si hay placas en las arterias coronarias, se puede producir un ataque al corazón.
Cuando se forma una placa en la pared interna de las arterias, se desarrolla un coágulo de sangre (o trombo) que bloquea parcial o totalmente la arteria.
La consecuencia es la interrupción del flujo de sangre a los músculos del corazón.
El músculo cardíaco depende de las coronarias para el suministro de sangre rica en oxígeno.
Si el tiempo de bloqueo de la arteria supera los 15 minutos, los tejidos de la zona del corazón que no reciben la sangre empiezan a morirse.
El tipo de dolor es similar al de la isquemia. De hecho, el ataque al corazón es consecuencia de una isquemia prolongada.
El dolor no permanece localizado en la región torácica, sino que se desplaza hacia el hombro izquierdo y el cuello.
En algunos casos, los pacientes padecen dolor de espalda que se expande al corazón.
Los pacientes pueden sentir un dolor sordo en el pecho o urente.
Es importante saber que, en caso de ataque al corazón, puede que la persona no tenga dolor en la parte central del pecho.

Ataque al corazón en mujeres pecho, izquierdo, corazón, pulmón
Los síntomas de un ataque al corazón en las mujeres pueden ser distintos de los que sufren los hombres.
Algunas mujeres no experimentan dolor en el pecho durante un ataque al corazón.
Entre los síntomas se encuentran:

  1. Falta de aliento,
  2. Náuseas,
  3. Dolor en el abdomen superior a nivel del estómago,
  4. Cansancio inusual,
  5. Vómito,
  6. Vértigos,
  7. Dolor de espalda,
  8. Sudores fríos,
  9. Dolor en la zona del brazo, del cuello y de la mandíbula.

Algunos de estos síntomas pueden manifestarse varios días antes del ataque al corazón.

Cómo reconocer el dolor torácico provocado por un ataque al corazón
Por lo general, el dolor en el pecho asociado al corazón se produce gradualmente y dura pocos minutos (al menos cinco), luego se reduce o bien se produce un infarto de miocardio (ataque al corazón).
El dolor en la parte central del pecho que se expande al brazo izquierdo, al hombro, al cuello, a la mandíbula e incluso a las puntas de los dedos puede deberse a un infarto de miocardio.
El dolor torácico recurrente que se presenta después de un esfuerzo y disminuye con reposo puede tener su origen en un ataque al corazón.
Si el dolor torácico es similar a una punzada, empeora al moverse, al toser, al estornudar o al respirar profundamente, no es un síntoma de ataque al corazón.
El dolor en el pecho puede indicar un ataque cardíaco inminente si va acompañado de:

  1. Sudoración,
  2. Vértigos,
  3. Dolor en el brazo, en el hombro, en el cuello y en la mandíbula,
  4. Opresión o presión en el pecho como una piedra en el pecho,
  5. Sensación de muerte.

 

Diagnóstico de infarto

  1. En urgencias, el médico evalúa los síntomas que tiene el paciente y realiza un examen físico.
  2. El paciente con ataque al corazón indica el dolor con la palma de la mano abierta, porque se trata de un dolor generalizado. En cambio, si está localizado y el paciente lo indica solo con un dedo, no suele tratarse de un ataque al corazón.
  3. El momento en el que se manifiesta el dolor es fundamental. Por ejemplo, si se manifiesta al efectuar algunos movimientos del tórax, puede ser de tipo músculo esquelético, mientras que si disminuye al estar sentado puede deberse a la pericarditis.
  4. Las pruebas que realiza el médico son:
    • Electrocardiograma – el trazo de la actividad eléctrica del corazón puede presentar anomalías en la forma de las ondas, pero no es suficiente porque podría ser negativo aunque el paciente sufra un ataque al corazón.
    • Ecocardiografía Doppler – se utiliza para evaluar el posible daño cardíaco provocado por el ataque al corazón.

Cardiopatía isquémica
La cardiopatía isquémica es una enfermedad aguda caracterizada por la reducción del flujo de sangre al corazón.
La falta de sangre arterial durante un tiempo puede provocar daños a los músculos del corazón.
Esto afecta a la capacidad del corazón para bombear la sangre al resto del cuerpo y reduce su rendimiento.
El dolor en el pecho (angina de pecho) se percibe sobre todo en la parte izquierda del pecho.
La cardiopatía isquémica puede ocasionar un ataque al corazón, arritmia (ritmo irregular del corazón) e insuficiencia cardíaca.

Los factores de riesgo son:

 

Causas no cardíacas del dolor torácico izquierdo

Reflujo gastroesofágico y ardor de estómago
Los síntomas son:

  • Sensación de ardor en la boca del estómago, que sube hacia arriba en la zona retroesternal,
  • Tos,
  • Boca amarga,
  • Dificultad para tragar (problemas al deglutir los alimentos),
  • Ronquera (disminución de la voz),
  • Garganta seca,
  • Faringitis,
  • Náuseas,
  • Irritación de la laringe (órgano de la fonación o emisión de la voz),
  • Erosión dental,
  • Mal aliento.

Si no se manifiestan los síntomas de ataque al corazón (palpitaciones, taquicardia, sudoración, palidez) junto al dolor torácico, a menudo significa que la persona padece acidez o ardor de estómago.

Ansiedad y ataque de pánico
La ansiedad puede ocasionar dolor de pecho y dificultades para respirar. Además, es un factor que obstaculiza seriamente el funcionamiento del miocardio.
El estrés por sí solo no provoca un ataque al corazón. Sin embargo, un ataque de pánico provoca síntomas parecidos al infarto, excepto el dolor que se expande al brazo izquierdo y el agotamiento.

Dolor o neuralgia intercostal
Entre las costillas pasan los nervios intercostales que pueden provocar dolor torácico al lesionarse o dañarse por un traumatismo o infección.
El síntoma es un dolor similar al de una cuchillada, que empeora al toser, estornudar, o reír.
El dolor puede expandirse también desde el pecho hasta el hombro y, en los casos más graves, llega incluso a la espalda.
Un trastorno similar a la neuralgia intercostal es la cervicobraquialgia.
Este trastorno tiene su origen en la inflamación de los nervios del cuello y de la parte superior de la espalda.
La consecuencia es un dolor en el cuello o en la parte alta de la espalda que se expande al brazo derecho o izquierdo e incluso a la mano.
También puede provocar hormigueo en los dedos de la mano.

Costocondritis
Las costillas superiores están conectadas al esternón a través del cartílago.
Esta coyuntura se denomina articulación costoesternal.
La inflamación de esta articulación se conoce como costocondritis. Por lo general, se manifiesta en adolescentes y jóvenes.
Esta enfermedad provoca un dolor torácico localizado, agudo y punzante.

Diagnóstico – el dolor empeora al efectuar algunos movimientos del tórax (rotación y flexión) y al inspirar.
El dolor aumenta con la presión localizada (con un dedo) sobre la zona, lo que no ocurre en caso de problemas cardíacos o pulmonares.

 

hematoma, desgarro, pectoralDolor de pecho en la parte superior izquierda

Desgarro del músculo pectoral izquierdo

El dolor sordo en la parte izquierda del pecho puede deberse al desgarro de un músculo pectoral.
Los músculos pectorales se encuentran en el lado izquierdo y derecho del pecho. La lesión del músculo pectoral puede producirse en deportes de contacto o en el gimnasio.
Los ejercicios con pesas como el press de banca pueden producir dolor en el centro del pecho a unos centímetros del esternón, tanto en el lado izquierdo como en el derecho.
Si un músculo pectoral sufre un tirón o un desgarro en el lado izquierdo del tórax puede provocar un fuerte dolor, que puede expandirse al hombro izquierdo y a la axila.
Los síntomas empeoran al realizar una actividad física y al mover todo el brazo detrás del tórax.

Angina de pecho
La angina de pecho tiene su origen en las placas de colesterol duro que se acumulan gradualmente en las paredes internas de las arterias que conducen la sangre al corazón.
El resultado es el estrechamiento de las arterias y la reducción del suministro de sangre oxigenada al corazón.
Cuando se reduce el suministro de sangre pueden producirse episodios recurrentes de dolor torácico.
El dolor aumenta al realizar una actividad física intensa, porque el ritmo cardíaco se acelera y se requiere una mayor cantidad de oxígeno.

Espasmo de arterias coronarias
Esta enfermedad también se conoce como angina de Prinzmetal. Cuando hay un espasmo en las arterias que llevan la sangre al corazón, se produce un paro temporal del flujo sanguíneo que provoca dolor en el pecho.
Este trastorno se puede padecer incluso en reposo.

Espasmo esofágico
El dolor en el cuadrante superior izquierdo del pecho que se produce al respirar puede deberse a un espasmo esofágico.
Los nervios que inervan el corazón y el esófago son los mismos.
Un trastorno del esófago provoca dificultad en la deglución, dolor al respirar y al comer.
El reflujo gastroesofágico puede provocar dolor en la zona central.

Trastornos de la vesícula biliar, del páncreas o de los pulmones
El dolor torácico izquierdo no siempre tiene su origen en un problema cardíaco.
La inflamación del páncreas (pancreatitis) o de la vesícula biliar pueden provocar dolor agudo.

vesícula biliar, ruptura

El dolor puede comenzar en el pecho, especialmente si se debe a trastornos como las úlceras, el síndrome del intestino irritable, etc.
Entre las enfermedades pulmonares que pueden provocar dolor torácico se encuentran:

  1. Embolia pulmonar,
  2. Hipertensión pulmonar, etc.

embolia-pulmonar

Fibromialgia
La fibromialgia produce dolor muscular crónico en el cuerpo, incluyendo el pecho.

 

Dolor torácico después de comer

Reflujo gastroesofágico
Una de las principales causas de la opresión en el pecho después de comer es el reflujo gastroesofágico, que también provoca ardor de estómago y aire en el estómago.

Existen varias razones que pueden provocar reflujo gastroesofágico, como por ejemplo:

  1. Saltarse las comidas, especialmente el desayuno,
  2. Comer alimentos grasos y fritos,
  3. Cenar muy tarde, antes de acostarse,
  4. Tabaquismo,
  5. Alcohol,
  6. Obesidad,
  7. Trastornos del sistema digestivo,
  8. Estrés, ansiedad y otras emociones negativas,
  9. Embarazo,
  10. Dispepsia (indigestión).

Los trastornos digestivos que pueden provocar opresión en el pecho después de comer son:

  1. Úlcera gástrica o duodenal,
  2. Ardor de estómago,
  3. Cáncer de estómago.

Indigestión
La sensación de opresión en el pecho después de comer puede deberse al hecho de haber comido demasiado.
Comer excesivamente provoca una fuerte presión sobre el estómago y el intestino.
El resultado es una sensación de dolor en el pecho y dolor de estómago.

Enfermedad de la vesícula biliar
La vesícula biliar es un órgano que contiene la bilis, es decir un líquido que sirve para la absorción de lípidos.
Si en la vesícula biliar hay un exceso de colesterol, se pueden formar pequeñas piedras denominadas cálculos biliares.
Los cálculos biliares provocan un fuerte dolor en la región superior e inferior del abdomen, que se puede expandir al hombro y al omóplato.
El dolor empeora sobre todo tras una comida abundante.
Entre otros síntomas de este trastorno se encuentran el vómito y las náuseas.

Los trastornos de la vesícula biliar pueden deberse a:

  1. Altos niveles de colesterol,
  2. Obesidad,
  3. Enfermedad de Crohn,
  4. Píldora anticonceptiva, que incrementa el nivel de estrógenos.

Arritmiaradiografía, tórax, pecho
La arritmia es un trastorno que produce un ritmo cardíaco irregular.
Esto no es algo normal y puede manifestarse después de comer.
Entre las consecuencias se encuentra la sensación de opresión en el pecho.

 

Dolor en el pecho al correr

El dolor en el pecho al correr puede deberse a la respiración irregular o al esfuerzo de los músculos pectorales.

Opresión precordial
El precordio es la parte de la pared del tórax situada delante del corazón.
Este trastorno puede provocar dolor torácico en niños y en jóvenes. Produce un fuerte dolor en el pecho al inspirar y espirar (sobre todo, al respirar hondo).
Este dolor solo dura 2-3 segundos. Sin embargo, en algunos casos raros, puede prolongarse hasta media hora.
No existe un tratamiento porque se desconocen las causas.

Angina de pecho
La angina de pecho se produce cuando no llega suficiente sangre oxigenada al corazón.
Al correr, las extremidades inferiores consumen una gran cantidad de oxígeno y la reducción del flujo de sangre al corazón provoca un fuerte dolor en el pecho.

Ataque al corazón
Algunos estudios demuestran que los maratonistas corren un riesgo mayor de padecer enfermedades del corazón, puesto que los deportes de larga distancia pueden provocar cambios estructurales en el corazón y las grandes arterias.
Un fuerte dolor en el pecho al correr puede ser el síntoma de un ataque al corazón.

El signo característico de un infarto es el dolor en el lado izquierdo del pecho que se expande al brazo, al hombro, al cuello y hasta los dientes.
Otros síntomas son sudoración excesiva y mareos.

Clima frío
El dolor en el pecho durante el invierno puede deberse a un aumento de la frecuencia respiratoria al correr, lo que provoca la inhalación de una gran cantidad de aire frío en los pulmones.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.