Esguince de rodilla

El esguince de rodilla ocurre cuando uno de los ligamentos de la rodilla se estira demasiado y algunas fibras se rompen.

 

 

Síntomas: dolor en el ligamento de la rodilla afectada, hinchazón, inestabilidad, limitación del movimiento de flexión y de extensión de la rodilla.

Causas: una fuerza indirecta aplicada sobre la rodilla, como una torsión repentina.

Tratamiento: reposo, elevación, hielo, neurovendaje, ejercicios.

En muy pocas ocasiones es necesaria la cirugía.

esguince de rodilla, ejercicio, equilibrio
esguince de rodilla, ejercicio de equilibrio

¿Qué es el esguince de rodilla?

 

Existen 4 ligamentos en la articulación de la rodilla. En el centro de la articulación se encuentran dos ligamentos cruzados – anterior y posterior (LCA y LCP). A los lados de la articulación se encuentran dos ligamentos colaterales – el medial y el lateral (LCT y LCL). Estos cordones fibrosos trabajan juntos para mantener la estabilidad de la articulación de la rodilla y para protegerla de las lesiones.

 

Un esguince de rodilla se refiere simplemente a la situación en la que uno de los ligamentos se ha estirado más allá del límite fisiológico y algunas fibras, o todas las fibras, de la articulación se encuentran lesionadas. Esto ocurre cuando se aplica una fuerza sobre la articulación, por ejemplo. un placaje con torsión repentina de la rodilla como durante una mala caída o cuando se practica algún deporte.

En los niños raramente ocurre un esquince de rodilla.

 

Existen 3 tipos de esguince de rodilla:

 

  • Grado 1 – pocas fibras (menos del 10 %) están lesionadas y/o desgarradas. Generalmente está lesión desaparece por sí sola.
  • Grado 2 – muchas fibras están desgarradas, pero el ligamento aún está intacto.
  • Grado 3 – el ligamento está roto, completamente desgarrado. En este caso se recomienda una intervención quirúrgica.

 

La articulación de la rodilla se mantiene estable gracias a cuatro ligamentos importantes: el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior, el ligamento colateral medial y el ligamento colateral lateral. Cada uno de estos ligamentos impide que los movimientos de la rodilla sean excesivos. El ligamento Cruzado anterior evita un desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur, el ligamento Cruzado posterior evita el excesivo deslizamiento posterior de la tibia respecto al fémur.

El ligamento Colateral interno impide una abducción excesiva de la tibia, mientras que el ligamento Colateral externo impide una aducción excesiva de la tibia.

 

Cuando la rodilla sufre un esguince se vuelve inestable en la parte del ligamento en el que se ha presentado la lesión. Existen cuatro pruebas específicas para valorar de manera independiente cada uno de los cuatro ligamentos.

 

Causas del esguince de rodilla

 

Los esguinces de rodilla pueden estar causados por:

 

  • Una torsión forzada de la rodilla,
  • Desplazamiento del peso del cuerpo al correr o al esquiar,
  • Un aterrizaje incorrecto tras un salto,
  • Un traumatismo en la parte externa, o interna, de la rodilla,
  • El esguince de rodilla puede producirse en la rodilla derecha o en la izquierda con la misma probabilidad,
  • Un traumatismo en la parte anterior de la rodilla mientras la rodilla se encuentra doblada y el pie apoyado firmemente en el suelo.

 

Factores de riesgo del esguince de rodilla

 

Los factores que se mencionan a continuación aumentan las probabilidades de que se produzca un esguince de rodilla:

 

  • Practicar ciertos deportes, como por ejemplo fútbol, voleibol, esquiar, baloncesto y, en algunos casos, montar en bicicleta,
  • Falta de coordinación,
  • Falta de equilibrio,
  • Falta de flexibilidad o de fuerza en los músculos y en los ligamentos,
  • Laxitud de los ligamentos.

 

Signos y síntomas del esguince de rodilla

 

Los síntomas más comunes del esguince de rodilla son: dolor, hinchazón y hematoma (acumulación de sangre).

Si la lesión es grave, puede producirse inestabilidad en la articulación y, por lo tanto, la persona tiene la sensación de que la rodilla cede.

La lesión puede provocar un ruido similar a un “crac”, este sonido puede indicar que se producen lesiones en el ligamento o en el menisco.

Los síntomas pueden aparecer apenas ha ocurrido la lesión, pero algunas veces, los síntomas aparecen incluso hasta dos días después de la lesión.

 

Los síntomas son los siguientes:

 

  • Dolor de rodilla,
  • Hinchazón, enrojecimiento, puede haber calor o moretones cerca de la rodilla,
  • Reducción de la amplitud del movimiento de la rodilla, el paciente también puede percibir dolor durante los movimientos de hiperflexión e hipertensión pasiva,
  • La persona no logra apoyarse sobre la pierna afectada, además, no logra estirar o doblar la rodilla,
  • Se percibe rigidez de la articulación.
  • Hinchazón dentro de la rodilla,
  • Generalmente, el paciente no presenta fiebre.

 

Diagnóstico del esguince de rodilla

 

El médico le pregunta al paciente cuáles son los síntomas que presenta y la manera en la que se ha producido la lesión. El médico debe examinar la rodilla durante la consulta y realizar una valoración de la estabilidad de la articulación y de la gravedad del dolor.

El lugar en el que se produce el dolor ayuda a detectar cuál de los ligamentos de la rodilla se ha estirado demasiado.

Si el dolor de rodilla es tibial (lado interno de la rodilla) esto indica que el ligamento afectado es el ligamento colateral medial (LCM), esta es la situación más común, también se conoce como estiramiento del LCM.

El dolor en el lado externo de la rodilla indica un esguince del ligamento colateral lateral.

 

Las pruebas que se realizan:

Cajón anterior, lachman, cruzado, anterior, lesión, rotura, dolor, inflamación, traumatismo, esguince
prueba del cajón anterior para la lesión del cruzado anterior

La prueba del cajón anterior se realiza para valorar la condición del ligamento cruzado anterior. Para la realización de esta prueba, el paciente debe acostarse boca arriba y doblar la rodilla a noventa grados manteniendo el pie estable sobre la camilla. El examinador debe agarrar la parte posterior de la tibia sobre el músculo de la pantorrilla y después debe llevarla hacia adelante aplicando una fuerza constante. Si la tibia se desplaza hacia adelante más allá de lo normal, esto quiere decir que el resultado de la prueba es positivo. Hay que realizar una comparación con la rodilla sana debido a que algunas personas presentan laxitud de ligamentos. Si la prueba es positiva significa que hay una rotura del ligamento cruzado anterior.

Cajón posterior, cruzado, lesión, rotura, dolor, inflamación, contusión, esguince
prueba del cajón posterior para la lesión del cruzado posterior

La prueba del cajón posterior se realiza para valorar el estado del ligamento cruzado posterior. Para la realización de esta prueba, el paciente debe acostasre boca arriba sobre la camilla con la rodilla flexionada a noventa grados y el pie debe mantenerse firme y apoyado. Hay que apoyarse sobre el área anterior de la tibia, sobre la tuberosidad tibial y empujar hacia adelante (desplazando posteriormente la tibia) aplicando una fuerza constante. Si el desplazamiento de la tibia posteriormente va más allá de lo normal, la prueba es positiva. Esto indica que hay una rotura del ligamento cruzado posterior.

 

La prueba de estrés en valgo o aducción de la tibia se realiza para valorar el estado del ligamento colateral medial. Para realizar esta prueba, el paciente debe flexionar la rodilla a treinta grados, aproximadamente. El examinador debe, estabilizar la rodilla, agarrar el tobillo y empujar la rodilla hacia adentro. Si la aducción de la rodilla es más amplia de lo normal (respecto a la otra pierna), la prueba es positiva. Esto indica que hay una laceración del ligamento colateral medial.

 

La prueba de estrés en varo o abducción se realiza para cerciorarse de que el ligamento colateral lateral se encuentre en buen estado. Esta prueba se realiza flexionando la rodilla a treinta grados. El examinador debe estabilizar el tobillo y abduce la rodilla (empujar hacia afuera). Si la articulación tiene una abducción más amplia de lo normal la prueba se considera positiva. Esto indica que hay una laceración del ligamento colateral lateral.

 

Si el ligamento cruzado se lesiona debido a un esguince esto también perjudica al menisco.

Prueba de McMurray, prueba, rodilla, esguince, menisco, dolor, rotura, lesiones
Prueba de McMurray, posición inicial

Una de las pruebas principales para la rotura del menisco es la prueba de Mc Murray. El paciente se acuesta boca arriba manteniendo el miembro inferior en posición elevada. El médico le flexiona la rodilla y después extiende el miembro inferior mientras rota la rodilla. Esta prueba provoca una elongación del menisco. En caso de una laceración del menisco, este movimiento causa un ruido similar a un tic tac. La rodilla debe producir un ruido como un “clic” cada vez que el médico realiza la prueba.

 

Exámenes instrumentales

 

La radiografía es un examen en el que se utilizan las radiaciones para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo, especialmente de los huesos (para valorar posibles fracturas).

 

La ecografía no es un examen muy útil debido a que permite realizar una valoración únicamente de los ligamentos colaterales.

 

La resonancia magnética es un examen en el que se utiliza un campo magnético para observar las imágenes del interior del cuerpo y permite saber si algún ligamento se encuentra completamente desgarrado o deshilachado.

 

La Artroscopia es una intervención quirúrgica en la que se emplea un pequeño endoscopio para observar dentro de la rodilla. Se trata del procedimiento más confiable, pero es un examen invasivo.

 

¿Qué hay que hacer? La terapia para el esguince de rodilla

 

  • Protocolo RICE

Generalmente, la mejor terapia durante los primeros dos días consiste en respetar los principios del tratamiento para las inflamaciones agudas: proteger, descanso, hielo, compresión (vendaje), elevación.

Este tratamiento ayuda a reducir el dolor, la hinchazón y para acelerar la recuperación.

Para aliviar el dolor el paciente puede tomar antinflamatorios en pastilla (por ejemplo, Nurofen, Voltaren, Adolquir) o puede aplicarse una pomada con arcilla o con árnica montana.

 

  • Fisioterapia y rehabilitación:

hay que realizar algunos ejercicios lo antes posible para recuperar la fuerza, la movilidad y la funcionalidad de la rodilla.

Hay que seguir las recomendaciones del fisioterapeuta experto por lo que se refiere a las instrucciones de los ejercicios y a la manera más adecuada para recuperar la funcionalidad completa.

Se recomienda la rehabilitación en piscina si el paciente presenta dificultad al estar de pie.

 

Existen algunos métodos para ayudar a una recuperación más rápida, como por ejemplo, la magnetoterapia, los ultrasonidos, la tecarterapia y la laserterapia son muy útiles para reducir el dolor en caso de que la rodilla esté hinchada.

 

  • El médico puede recomendar el uso de un aparato de sostén para reducir el dolor y para proporcionar más estabilidad tras un esguince de rodilla. Generalmente, una rodillera es simple, suficiente y no es costosa. En caso de que sea necesario proporcionar aún más soporte, pueden utilizarse rodilleras más avanzadas.

 

Generalmente, el médico asegura que el problema es simplemente un esguince de rodilla y por lo tanto no ordena los exámenes necesarios para valorar mejor el caso. Es muy probable que el traumatismo no sea grave y que se trate de un esguince leve de grado 1 o 2.

 

Generalmente, el tratamiento para un desgarro de tercer grado (es decir una rotura completa) es el mismo que para un esguince de primer y de segundo grado, aunque requiere un tiempo de recuperación mayor. Sin embargo, una intervención quirúrgica se recomienda si la rodilla continúa cediendo tras haber completado un programa de ejercicios de rehabilitación.

 

¿Cuánto tarda la recuperación? El pronóstico

 

En caso de lesiones de los ligamentos o del menisco hay que tener en cuenta tiempos de recuperación específicos, especialmente si el paciente se ha sometido a una intervención quirúrgica.

Generalmente, en caso de esguince de primer grado, el dolor desaparece a más tardar después de 7 o 10 días, mientras que el tiempo en que tarda en desaparecer la hinchazón puede ser variable. En algunos casos, la rodilla no se hincha, mientras que en otros puede haber una acumulación (líquido) que puede durar semanas.

Los pacientes tienen permitido caminar, pero sin exagerar para evitar que la recuperación tarde aún más tiempo.

 

 

Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.