Lesión del menisco de la rodilla

La lesión de menisco (o rotura) es una lesión de la rodilla bastante común que provoca dolor en la articulación de la rodilla.

En la rodilla existen dos meniscos que se encuentran entre el fémur y la tibia.

Los meniscos están formados por fibrocartílago, son de forma semicircular y se adaptan a la superficie interna de la tibia.

Un menisco se encuentra en la parte interna de la rodilla, mientras que el otro se encuentra en la parte externa.

Menisco, lesión, rotura, rodilla, dolor, inflamación, fisioterapia, rehabilitación
Articulación de la rodilla
© axel kock – Fotolia.com

El menisco que se rompe con mayor facilidad es el menisco medial debido a que tiene una movilidad limitada. De hecho, si la rodilla se mueve demasiado rápido puede suceder que el menisco interno se estire excesivamente provocando una lesión.

La incidencia y la frecuencia de la lesión de menisco están aumentando. Esta lesión puede afectar a todas las personas, pero los atletas que practican deportes de contacto tienen una mayor probabilidad de padecer esta lesión, especialmente los futbolistas.

La prevención de la fisura del menisco es difícil, por lo tanto, reforzar los músculos de la rodilla es la única posibilidad de reducir el riesgo.

 

Los pacientes que padecen una lesión de menisco pueden caminar, generalmente no sienten dolor al caminar sobre un terreno plano, pero caminar durante mucho tiempo puede empeorar la inflamación.

 

 

 

¿Qué es la meniscosis?

 

El menisco también puede lesionarse debido al desgaste, puede degenerarse, así como ocurre con la artrosis en las articulaciones, en ese caso se conoce como meniscosis.

Esta enfermedad es típica en las personas ancianas y de los adultos y está caracterizada por una erosión lenta del fibrocartílago, incluso si no ha habido traumatismos directos o indirectos.

Los síntomas de la degeneración del menisco son el dolor en los últimos movimientos durante la flexión, al caminar y al correr.

 

 

 

¿Qué parte del menisco se rompe?

 

Existen varios tipos de lesión de menisco, el diagnóstico del tipo de rotura de menisco es muy importante ya que solamente ciertas lesiones son susceptibles a operación.

Generalmente, la rotura se produce en el cuerno posterior del menisco medial, mientras que la rotura del cuerno anterior del menisco lateral es más rara.

 

Lesión del borde desflecado

 

La daño en el menisco puede tratarse simplemente de un borde desflecado.

El cirujano puede quitar el borde dañado con la esperanza de que la parte lesionada del menisco sea pequeña.

En caso de que la degeneración del menisco sea total, esto pone en grave riesgo su función de amortiguador y, por lo tanto, se ejerce un exceso de presión sobre el cartílago en la punta del fémur y de la tibia. En este caso el paciente puede desarrollar una artrosis precoz de rodilla.

 

Lesión radial

 

menisco, lesión, rotura, radial, interna
Lesión del menisco radial
alexonline/ bigstockphoto.com

La lesión radial inicia en el borde interno del menisco y lo atraviesa completa o parcialmente. A menudo, este tipo de rotura ocurre en el menisco lateral.

Una rotura oblicua es el tipo más común de rotura de menisco.

Cuando una lesión radial de menisco es pequeña es difícil de detectar, pero cuando es grande se convierte en una rotura completa y se conoce como lesión a pico de loro, puede tratarse de la pérdida de un pedazo de menisco.

 

Lesiones de tipo Flap o a pico de loro

 

En caso de que la rotura radial no haya sido operada, generalmente la rotura oblicua, el cuerpo humano puede intentar auto repararse formando un pico redondo similar al de un loro.

Esta parte del menisco puede afectar a la articulación.

 

menisco, lesión, circunferencial, interno,
Lesión de menisco circunferencial
alexonline/ bigstockphoto.com

Con el tiempo, la lesión flap crece y puede causar un bloqueo articular durante el movimiento.

La lesión a pico de loro está causada por traumatismos, esfuerzos reiterados o por trabajos duros y, a menudo, va a acompañada de otras lesiones.

Este daño no puede repararse a través de una sutura (costura). La parte interna no puede recuperarse debido a la falta de afluencia de sangre en esta zona, por lo tanto, el cirujano elimina una parte del menisco.

Lo más importante es permitir la recuperación de la parte externa ya que es la más importante para la rodilla.

Generalmente, la lesión radial de menisco está asociada a la lesión del ligamento cruzado anterior (LCA).

 

Lesión longitudinal o circunferencial

menisco,lesione,manico,secchio,interno,intervento,chirurgico,male,blocco,dolore
Lesión del menisco circurferencial
alexonline/ bigstockphoto.com

Una lesión longitudinal se extiende de manera longitudinal, siguiendo la dirección de las fibras de colágeno que van paralelas al borde del menisco. Este tipo de rotura divide el menisco en dos secciones, una interna y una externa.

Sin embargo, generalmente la rotura no toca el borde del menisco. Normalmente se produce más hacia el medial que hacia el lateral y está causada por algunos movimientos reiterados.

Generalmente inicia como una laceración parcial en el cuerno posterior y puede desaparecer por sí sola.

 

mango de balde, lesión, menisco, rotura, dolor, e, inflamación,
Lesión de menisco interno a mango de balde
alexonline/ bigstockphoto.com

Lesión a mango de balde

 

Si la rotura longitudinal no es tratada de manera adecuada puede provocar una lesión con desprendimiento, conocida como lesión a mango de balde.

Se trata de una rotura completa que va desde la superficie superior hasta la superficie inferior, pero no toca el borde interno del menisco.

Existe el riesgo de que el mango pueda invertirse bloqueando la rodilla, debido a que impide su extensión.

 

Este tipo de lesión representa el 10 % de todas las roturas de menisco y bloquea el movimiento de flexión de la rodilla. Afecta sobre todo a los atletas jóvenes y en el 50 % de los casos se trata de una lesión del cruzado anterior.

 

Lesión horizontal

Una fractura horizontal inicia como una rotura en la parte más profunda del menisco.

Esta lesión divide el menisco en una sección superior y una sección inferior (como si fuera un emparedado en rodajas).

Generalmente, no es visible y se desplaza desde el cuerno posterior, o desde la mitad de la sección, hacia la parte interna del menisco.

lesión, horizontal, menisco, dolor, inflamación, profunda, interno
Lesión de menisco horizontal
alexonline/ bigstockphoto.com

Las roturas horizontales no son comunes y generalmente se derivan de un traumatismo leve durante la rotación o pueden estar causadas por degeneración.

A menudo, ocurre en el menisco lateral pero también puede ocurrir en ambos meniscos.

Una fractura con desprendimiento horizontal (también conocida como segmentación) puede estar causada por una laceración que no ha sido tratada.

Este tipo de rotura es horizontal sobre la superficie del menisco y crea un trozo que salta cuando se mueve la rodilla. Por esta razón, el paciente percibe un “click” cuando intenta doblar la pierna.

 

Para comprender mejor este tipo de lesión, hay que pensar al menisco como si estuviera dividido en dos rodajas. Una parte de la rodaja superior se desprende y se invierte, la forma del resultado final se asemeja a un libro abierto.

Esto ocurre debido a una grande fuerza que rompe el menisco desde su interior; si no es tratada, es probable que se transforme en una lesión compleja

 

¿Qué hay que hacer? ¿Cómo se cura la lesión de menisco horizontal?

 

El cirujano remueve el trozo durante una intervención quirúrgica para evitar otros desprendimientos.

La parte periférica del menisco no está lesionada y aún conserva bastante fibrocartílago, por lo tanto, la función de amortiguador del menisco permanece intacta incluso después de la intervención.

Si este desgarro se extiende desde el ápice del menisco hasta el borde externo, puede desarrollarse un quiste de menisco (una masa que se forma debido a una acumulación de líquido sinovial a lo largo del borde externo del menisco).

 

 

 

 

¿Cuáles son las causas de la lesión de menisco?

menisco, normal, causas, lesión, rotura, cuerno, anterior, posterior, ligamentos
menisco normal
alila/ bigstockphoto.com

La rotura del menisco puede estar causada por:

 

  • Una presión elevada o aplastamiento que pueden ocurrir cuando la persona aterriza después de haber saltado, especialmente si aterriza con las piernas estiradas.
  • Si el menisco se comprime con fuerza, en las actividades deportivas o durante otras actividades que requieren esfuerzo, existe el riesgo de una rotura, una micro fractura o una rotura completa.
  • Si la persona permanece durante mucho tiempo en posición agachada, cuando se vuelve a poner de pie puede sentir un pinchazo debido a la lesión.
  • Si ocurre una rotación repentina de la rodilla al caminar o al correr, por ejemplo, cuando la persona cambia repentinamente de dirección.
  • Una hiperextensión brusca de la rodilla, por ejemplo, si se da una patada al aire durante un partido de fútbol, puede lesionar el menisco interno, además de los músculos isquiocrurales.

 

Por ejemplo, si un futbolista imprime toda su fuerza contra el balón pero no lo golpea. Este movimiento realizado en cadena cinética abierta no es adecuado desde el punto de vista fisiológico y, por lo tanto, crea un desequilibrio entre la actividad de los músculos flexores, los extensores y los rotadores de la rodilla.

 

Causas secundarias, se trata de los micro traumas reiterados como, por ejemplo, una contusión o el ejercicio físico realizado por personas que no entrenan lo suficiente o que no está acostumbradas a realizar ejercicio.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas?

 

En la fase aguda, los síntomas son dolor, limitación de los movimientos activos y pasivos y la cojera.

En caso de lesión del menisco medial, el dolor se percibe en la parte interna de la rodilla, mientras que si la lesión afecta al menisco lateral los síntomas se manifiestan en la parte externa.

Los síntomas empeoran cuando se ejerce presión en la zona afectada, también empeoran en caso de hipertensión y cuando la persona dobla la rodilla más allá de los 90 ° (sentadilla).

Los primeros días después de la lesión, puede haber dolor al caminar y por lo tanto la persona cojea.

Los síntomas tienden a disminuir a medida que pasa el tiempo y, en los casos menos graves, pueden desaparecer por sí solos.

 

Los signos son: entumecimiento (hinchazón) con hemartro (derrame de sangre) y calor alrededor de la articulación, signos típicos de la rodilla inflamada.

 

El peloteo rotuliano es una maniobra que realiza el médico ortopédico para valorar la gravedad de la inflamación. Consiste en desplazar la rótula hacia uno de los extremos y, si la prueba es positiva, la rótula rebota debido a la presión del líquido inflamatorio.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la lesión de menisco? ¿Cuáles son los exámenes que se deben realizar?

RMN rodilla, cruzados, laterales, meniscos, huesos y tendones, rotuliano, cóndilos, cuádriceps, grasa de hoffa, fémur, tibia, platillo tibial, cartílago,
Resonancia magnética del interior de la rodilla, vista lateral, se observa que el menisco está lesionado

Antes de nada el paciente debe someterse a un examen clínico realizado por un especialista (ortopédico o fisiatra). El especialista analiza la anamnesis, efectúa una palpación de los bordes de los meniscos, realiza una valoración de los signos y síntomas y después efectúa las siguientes pruebas: de Bohler, de Mac Murray, la prueba de Apley, y otras.

Es necesario que el diagnóstico sea correcto para poder optar por la terapia más adecuada. El médico, si lo considera necesario, puede ordenar una Resonancia Magnética (RMN rodilla) para confirmar el diagnóstico. En este caso, la resonancia magnética es el examen más adecuado debido a que también permite observar los tejidos blandos.

La radiografía solamente muestra los huesos y la ecografía muestra solo los tejidos externos, por lo tanto, no son exámenes adecuados en caso de sospecha de una lesión de meniscos o en los ligamentos.

El resultado de la anamnesis muestra que ha habido un traumatismo indirecto durante la torsión, o debido a que la persona se levanta repentinamente después de haber permanecido durante mucho tiempo en posición agachada.

 

 

 

pruebas, menisco interno, mc Murray compresión, meniscos , rotación externa, rodilla
Prueba para el menisco interno o medial

Los síntomas pueden variar dependiendo del tipo de lesión. En los pacientes con una lesión causada por un traumatismo los síntomas son dolor fuerte, pérdida funcional y limitación de los movimientos que puede ser grave durante los movimientos de extensión y flexión. Por otro lado, en los pacientes que padecen meniscosis, el síntoma más importante es el dolor regional.

El dolor se percibe al subir las escaleras, pero se percibe aún más al bajarlas.

Para realizar el diagnóstico diferencial también se tienen en cuenta las fracturas de la rodilla, las enfermedades del cartílago articular, las calcificaciones, los quistes del menisco y los tumores.

Hay que tener en cuenta en todo momento que el menisco puede sufrir una lesión debido a un traumatismo o a la presencia de meniscopatía degenerativa, que es similar a la artrosis.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.