Rotura del tendón rotuliano

La rotura del tendón rotuliano es extremadamente rara ya que los tendones son muy robustos, especialmente el tendón rotuliano puede soportar un peso 7 u 8 veces mayor respecto al peso corporal.

La lesión o la rotura del tendón de Aquiles es mucho más común. Este tendón une el músculo de la pantorrilla con el talón en la parte posterior, se trata de un cordón fibroso más delgado y más largo respecto tendón rotuliano.

Ejercicio, lesión tendón rotuliano, valoración de la rodilla
ejercicio de refuerzo del cuádriceps para recuperar la fuerza

El tendón rotuliano está predispuesto para romperse en caso de tendinopatía, como por ejemplo una tendinitis crónica o una lesión parcial.

La degeneración lenta del tendón es un factor de riesgo para la lesión, que puede producirse incluso debido a un estirón no violento. Los ancianos están predispuestos a sufrir este tipo de lesión debido a que el tendón envejece y sus fibras cambian a medida que avanza la edad de las personas.

En los jóvenes, las fibras de colágeno son paralelas y están rectas, mientras que en las personas ancianas estas fibras están en zigzag.

Algunas deformaciones o defectos anatómicos, como por ejemplo la rodilla valga o si uno de los miembros inferiores es más largo que el otro, pueden provocar que el tendón tenga que trabajar de manera incorrecta y por lo tanto está predispuesto a inflamarse.

Los atletas pueden desarrollar esta lesión debido a una sobrecarga de peso causada por saltar de manera reiterada, por dar patadas, por los cambios de dirección y las arrancadas, especialmente los futbolistas (como el famoso caso de Ronaldo), los levantadores de pesas, los jugadores de baloncesto, los jugadores de voleibol y otros.

 

¿Qué es el tendón rotuliano?

 

El tendón rotuliano se encuentra en la articulación de la rodilla y une el tendón del cuádriceps y la rótula con la tibia.

Los tendones son los cordones de tejido conectivo fibroso que se originan en el músculo y se introducen en el hueso, es decir, unen estas dos estructuras.

El tendón rotuliano es un tendón anormal ya que se asemeja mucho a un ligamento, es decir, a un cordón fibroso que une dos huesos, en este caso la rótula y la tibia.

En realidad, el tendón rotuliano es la prolongación del tendón del cuádriceps que proporciona fortaleza desde el músculo del cuádriceps hacia la tibia para que la persona puedan extender la rodilla.

Debido al tamaño y a la resistencia del este tendón, durante una intervención de reconstrucción del cruzado anterior es posible remover la parte central del tendón y reemplazarla por el ligamento cruzado.

 

¿Cuáles son los síntomas de la lesión o rotura del tendón rotuliano?

 

Las personas que sufren una lesión perciben un dolor muy fuerte y no logran doblar o extender la rodilla.

En caso de rotura completa del tendón, el cuádriceps jala la rótula hacia arriba, debido que esta ya no está unida a la tibia.

La rodilla se pone hinchada o entumecida, roja y caliente.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la lesión o rotura del tendón rotuliano?

 

El médico revisa la historia clínica del paciente, realiza una valoración de la gravedad y de lugar en que aparecen los síntomas. Además, observa los movimientos que hacen que el dolor empeore y sea más fuerte.

Uno de los signos característicos es la imposibilidad de extender la rodilla, debido a que, como el cuádriceps ya no está unido a la tibia, no logra transmitir toda su fuerza.

Los exámenes instrumentales más adecuados para valorar el alcance de la lesión son la ecografía y la Resonancia magnética, debido a que muestran los tejidos musculotendinosos, mientras que la radiografía solamente permite observar los huesos.

 

 

 

 

¿Cuál es el tratamiento para la lesión o rotura del tendón rotuliano?

 

En caso de una lesión parcial, la mejor opción es la fisioterapia, el reposo y la rehabilitación en agua.

Para el dolor y la hinchazón, las terapias físicas como la Tecarterapia y la Laserterapia son muy beneficiosas.

Las personas pueden convivir con una pequeña lesión del tendón, hay que tener en cuenta que, a menudo, cuando se realiza un trasplante autólogo del ligamento cruzado se utiliza el tercio central del tendón rotuliano que, por lo tanto, se queda solamente con dos bandas externas paralelas.

Las plantillas son ideales para corregir los defectos de apoyo, puede que sean necesarias en caso de que no haya un alineamiento entre el pie y la rodilla.

En caso de una lesión total, el paciente debe someterse a una intervención quirúrgica en la que se coloca un injerto de un tendón nuevo. Este injerto puede provenir de la parte interna de la pierna (tendón de pata de ganso) del paciente mismo o también puede provenir del banco de donantes.

 

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario