Cáncer de vejiga

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga es una masa de células tumorales en la vejiga urinaria.
Los mecanismos naturales del cuerpo no pueden controlar estas células. Un nódulo que aparece dentro de la vejiga puede ser maligno o benigno.
La vejiga es un órgano muscular hueco con forma de globo en el que se acumula la orina (un líquido que contiene agua y productos de desecho innecesarios para el cuerpo).


Los riñones separan los productos de desecho de la sangre, y estos, a través de la vejiga, se expulsan del cuerpo.

Este tipo de cáncer se clasifica en varios tipos, dependiendo de la apariencia de las células bajo el microscopio.

Los tipos son:

  • Carcinoma de células de transición (un tipo frecuente de cáncer que se desarrolla en las células presentes en la pared interna de la vejiga)
  • Carcinoma de células escamosas
  • Carcinoma de células glandulares, también conocido como adenocarcinoma.

cáncer de vejigaLa clasificación también se basa en el tipo de cáncer y propagación.

  • El cáncer de vejiga se define superficial si no ha sobrepasado las paredes internas de la vejiga y no se ha propagado a otras partes.
  • El cáncer se define invasivo si ha afectado a las paredes musculares de la vejiga (este tipo de cáncer tiene una mayor probabilidad de propagarse a otras partes del cuerpo).

 

Causas y factores de riesgo del cáncer de vejiga

Al igual que cualquier otro tipo de cáncer, las personas ancianas (mayores de 60 años) tienen un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de vejiga.
Las estadísticas muestran que se trata de una enfermedad típicamente masculina (entre las personas que sufren este tipo de cáncer, el 70% son hombres).
El cáncer de vejiga es muy poco frecuente entre las personas jóvenes (menores de 35 años).

De acuerdo con un estudio, el riesgo aumenta debido a factores tales como la obesidad, el tabaquismo y la mala alimentación.
Además, las personas que sufren de hematuria también están predispuestas a contraer esta enfermedad, así como las personas que entran en contacto con minerales como el hierro y acero y otras sustancias tóxicas ambientales que provocan cáncer.

 

¿Cómo se manifiesta? Los síntomas del cáncer de vejiga

Por razones desconocidas, los quistes de la vejiga suelen afectar con más frecuencia a los hombres que a las mujeres, aunque los síntomas son casi similares.
Sin embargo, los signos pueden diferir en función del tamaño, tipo y propagación del cáncer. Los signos iniciales suelen ser leves y a menudo no se les da importancia.

Uno de los primeros síntomas visibles es la presencia de sangre en la orina, acompañada de dolor y sensación de ardor durante la micción.
Esta enfermedad se conoce como hematuria y también puede ser uno de los signos del cáncer de vejiga.
Se puede experimentar dolor intenso en la espalda o dolor de estómago, que puede propagarse a otras partes del cuerpo. A veces, el dolor y fastidio son tan intensos que dificultan el movimiento.
Algunos individuos sufren de incontinencia urinaria y necesitan orinar con frecuencia.
Entre los demás síntomas del cáncer de vejiga se encuentran la pérdida de apetito y pérdida de peso inexplicable.

 

Síntomas del cáncer de vejiga en las mujeres

Los síntomas del cáncer de vejiga no son diferentes en hombres y mujeres.
Uno de los primeros síntomas que puede indicar cáncer es la presencia de sangre en la orina.
Esta enfermedad se conoce como hematuria y hace que la orina sea de color rojizo o similar a la Coca-Cola.
Además, se puede experimentar la necesidad frecuente de orinar y dolor durante la micción.
A veces puede aparecer una complicación junto a estos síntomas, tales como una infección de las vías urinarias.
El cáncer también puede provocar dolor de espalda y dolor abdominal.

 

Diagnóstico del cáncer de vejiga

Esta enfermedad se diagnostica mediante la evaluación de:

  1. Historial médico del paciente y síntomas
  2. Examen físico y análisis de orina (en la que se encuentran leucocitos y glóbulos rojos),
  3. Ecografía,
  4. Radiografía,
  5. Resonancia magnética,
  6. Cistoscopia,
  7. Biopsia (si es necesaria).

Al igual que otros tipos de cáncer, el de vejiga se trata con la quimioterapia, radioterapia, intervención quirúrgica y terapia biológica.
En la tercera y cuarta etapa, el cáncer invade a los ganglios linfáticos, especialmente los ilíacos y peritoneales.
El cáncer puede propagarse a los órganos cercanos, tales como la uretra, los riñones (a través de los uréteres), la próstata, el útero y el peritoneo.
En la fase terminal de la enfermedad, se forman metástasis, especialmente en los huesos, hígado, pulmones e intestino.


Clasificación por etapas
Etapa I: el cáncer de vejiga se desarrolla en el tejido conectivo bajo el urotelio.
Etapa II: el cáncer se propaga al músculo de la vejiga.
Etapa III: el cáncer se mueve del músculo de la vejiga hacia fuera y en la grasa alrededor de la vejiga.
Etapa IV: el cáncer de vejiga se propaga fuera de la vejiga y afecta a los tejidos circundantes: peritoneal, próstata, útero o vagina.

Grado del cáncer
Grado 1 (bajo): es el menos agresivo y tiene menos probabilidades de que se propague.
Grado 2: es moderadamente agresivo
Grado 3 (alto): es el más agresivo y tiene más probabilidades de crecer y formar metástasis.

 

Tratamiento para el cáncer de vejiga

Existen principalmente tres tipos de intervenciones quirúrgicas para la extirpación del cáncer de vejiga:

  • Cistectomía,
  • Resección transuretral,
  • Derivación urinaria.

Entre los efectos secundarios de la extirpación de la vejiga, se encuentran la incontinencia urinaria y la impotencia (en los hombres).
Tras la extirpación de la vejiga, el cirujano realiza la reconstrucción (neovejiga ortotópica) utilizando una parte del intestino delgado o del colon sigmoide.

Los casos inoperables pueden tratarse con otros tipos de tratamiento.

vejiga-tumor

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos para matar las células cancerosas, mientras que la radioterapia utiliza rayos de alta energía para conseguir el mismo objetivo.
La terapia biológica (también denominada inmunoterapia) funciona estimulando el sistema inmunológico para combatir las células cancerosas y controlar su crecimiento.

 

Líneas guía para el tratamiento

Algunos de los signos más graves de cáncer de vejiga son la presencia de sangre en la orina y dolor durante la micción. Tras observar estos signos, se recomienda consultar a un médico de inmediato.
Algunos de los síntomas más comunes del cáncer son la necesidad frecuente de orinar y el dolor en la zona lumbar.
Tras confirmar el diagnóstico de cáncer mediante una TAC, biopsia o cistoscopia, el médico informa al paciente sobre las opciones de tratamiento.
La planificación del cáncer de vejiga ayuda a determinar el tratamiento adecuado. Dependiendo del tamaño y propagación del tumor, el cáncer se clasifica en diferentes etapas: 0,1,2,3,4.
Las principales opciones de tratamiento son la intervención quirúrgica, la quimioterapia, radioterapia y terapia biológica.
La inmunoterapia aumenta las defensas naturales del cuerpo (sistema inmunológico) para combatir el cáncer.
Las posibilidades de recuperación son buenas en las primeras etapas, mientras que, si el cáncer alcanza la cuarta etapa, es muy difícil conseguir una recuperación completa.

 

tumor de vejiga, cáncer¿Qué es el bacilo de Calmette-Guérin (BCG) como tratamiento para el cáncer de vejiga?

Conocido con el nombre comercial de TICE BCG, el bacilo de Calmette-Guérin es la intervención terapéutica preferida para el tratamiento de los síntomas del cáncer de vejiga.
La vacuna BCG es eficaz para el tratamiento de los pacientes con cáncer de vejiga en etapa 0 y 1.
Además, es eficaz para prevenir el crecimiento recurrente de células cancerosas en la vejiga.
Algunos médicos recomiendan la BCG como tratamiento postoperatorio después de la extirpación del cáncer mediante resección transuretral.

La vacuna BCG para el tratamiento del cáncer de vejiga deriva de una forma debilitada de la bacteria de la tuberculosis bovina (cuyo nombre científico es Mycobacterium tuberculosis), cultivada en situaciones controladas durante muchos años. Tras el cultivo en laboratorio durante un período determinado, los organismos se debilitan hasta cierto punto. Cuando se introducen en el cuerpo, no provocan la tuberculosis; al contrario, la BCG ayuda al sistema inmunológico para restablecer el mecanismo de defensa natural del cuerpo.


Antes de realizar este tratamiento, el médico prescribe algunos pasos preparatorios a los pacientes. Para lograr la máxima eficacia, se debe administrar la BCG en la vejiga vacía. Por lo tanto, el paciente no debe beber líquidos durante las 4 horas anteriores al tratamiento.
Durante el tratamiento, se utiliza un catéter urinario para administrar la BCG directamente en la vejiga.
Otra consideración importante es la de mantener el fármaco en contacto directo con las paredes de la vejiga durante al menos 2 horas.
Por lo tanto, al fin de maximizar su eficacia, no se debe orinar durante las dos horas siguientes al inicio del tratamiento.

Tras la administración de la vacuna BCG para el tratamiento del cáncer de vejiga, el paciente debe reducir la ingesta de líquidos durante las horas siguientes. El paciente debe permanecer acostado y cambiar de posición cada 15-20 minutos. Esto permite a la vacuna de llegar a todas las paredes de la vejiga.
Durante las primeras 6 semanas, la BCG se administra una vez a la semana.
Luego, se continúa el tratamiento a intervalos de 3-6 meses durante 2 años.

 

Efectos secundarios BCG como tratamiento para el cáncer de vejiga

Este tratamiento funciona de forma completamente diferente a la quimioterapia.
Dado que este método utiliza las bacterias para reforzar la respuesta inmune del cuerpo, los efectos secundarios del tratamiento con BCG son mínimos, tolerables y a menudo temporales.
De hecho, algunos pacientes no tienen efectos negativos.
Entre los efectos secundarios leves, se encuentran erupciones cutáneas, tos, fiebre, irritación de la vejiga y cansancio intenso.
Estos síntomas pueden prolongarse durante unos 3 días.

 

Dieta y alimentación para el cáncer de vejiga

Seguir una nutrición adecuada es uno de los mejores remedios naturales para combatir el cáncer de vejiga. De hecho, algunos alimentos favorecen el crecimiento de la enfermedad, mientras que otros crean un ambiente hostil para las células cancerosas.

La dieta para el cáncer incluye:

  1. Fruta,
  2. Verdura,
  3. Legumbres,
  4. Alimentos de origen vegetal,

Alimentos que deben evitarse:

  1. Proteínas animales,
  2. Fritos,
  3. Productos lácteos.
  4. Alimentos procesados.
  5. Dulces

 

Tasa de supervivencia para las personas con cáncer de vejiga

En los años ‘80, la mortalidad era muy elevada, mientras que en los años 2000 se redujo significativamente.

Tasa de supervivencia para las diferentes etapas del cáncer de vejiga:

  • Etapa 0 -98%
  • Etapa 1 – 88%
  • Etapa 2 – 63%
  • Etapa 3 – 46%
  • Etapa 4 – 15%

Los datos provienen de la base de datos del Instituto Nacional del Cáncer SEER.

 

Expectativas de vida para pacientes con cáncer de vejiga en la etapa 4

Es muy difícil predecir una tasa de supervivencia exacta, ya que la tasa de recurrencia es alta.

La tasa de supervivencia suele expresarse como la esperanza de vida de pacientes con cáncer durante los cinco años sucesivos.
Cada individuo es diferente y su situación es única.
El cáncer afecta a las personas de manera diferente, por lo que el pronóstico no se puede generalizar.

En España, el 70% de las personas sobreviven 5 años después del diagnóstico de cáncer de vejiga.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.