Fimosis patológica

La fimosis es una enfermedad caracterizada por la retracción y estrechez del prepucio. Casi todos los bebés sufren fimosis al nacer.
El prepucio es una capa delgada de piel y mucosa que rodea el glande del pene y se puede retraer.
Las adherencias del prepucio se rompen y forman perlas de esmegma (quistes blanquecinos bajo el prepucio) que luego se expulsan.
En los niños, el prepucio no se retrae antes de los 2 años.


El proceso de retracción es espontáneo y no requiere manipulación.
Esta condición se conoce como fimosis fisiológica. La fimosis no es un problema, excepto si provoca dificultades tales como una obstrucción urinaria, hematuria (sangre en la orina) o dolor en el pene.

 

Clasificación de la fimosis

  1. La fimosis patológica es el resultado de infecciones recurrentes del prepucio (balanopostitis).
  2. Se crea un círculo vicioso de infección y fibrosis que provoca nuevas infecciones.
  3. La fimosis patológica se produce cuando la retracción del prepucio no permite descubrir el glande, incluso cuando el pene está en estado de relajación. fimosis-hombre
  4. La fimosis fisiológica es una condición que impide descubrir el glande completa o parcialmente durante la erección. En Estados Unidos, alrededor del 10% de los niños nacen con fimosis. Un porcentaje mayor de niños nacen con una forma leve de fimosis, en la que se puede retraer parcialmente el prepucio. Por lo general, a los 16 años un chico debería poder retraer fácilmente el prepucio. Si todavía no se puede retraer el prepucio, es probable que el adolescente sufra de fimosis. Muchos adolescentes piensan que el problema esté relacionado con su virginidad, pero en realidad la pérdida de la virginidad no soluciona este problema. Además, el dolor podría ser tan intenso como para impedir las relaciones sexuales.

 

Tipo de fimosis

Fimosis congénita (o fisiológica) – este tipo de fimosis está presente desde el nacimiento, y es la consecuencia de adherencias entre las capas epiteliales del prepucio interno y el glande.
La fimosis fisiológica desaparece con la edad. A medida que se crece, estas adherencias desaparecen por sí solas con las erecciones y la retracción intermitente del prepucio.

Fimosis adquirida (o patológica) – este tipo de fimosis se produce debido a otros trastornos tales como la balanitis, un tumor maligno, etc.
La fimosis adquirida puede originarse en la mala higiene personal, retracción forzada del prepucio estrecho sobre el glande o infecciones frecuentes.

 

Epidemiología de la  fimosis patológica

La mayoría de los niños tienen un prepucio retráctil desde los 10 años y el 95% desde los 16-17 años.
La fimosis puede aparecer a cualquier edad, incluso en las personas mayores.

 

Causas de la fimosis

La fimosis congénita está presente desde el nacimiento y tiene su origen en la formación de adherencias entre las capas epiteliales del prepucio interno y el glande.

En el caso de fimosis adquirida, las causas pueden ser:

  1. Falta de higiene.
  2. Balanitis o balanopostitis recurrentes. Estas infecciones provocan cicatrices en el orificio prepucial, responsables de la fimosis patológica.
  3. Retracción forzada del prepucio sobre el glande. Esto puede dar lugar a pequeñas fisuras en el orificio prepucial, fibrosis y fimosis.
  4. Los hombres mayores pueden padecer fimosis debido a que la piel pierde elasticidad y las erecciones son poco frecuentes.
  5. El liquen escleroso es una enfermedad inflamatoria autoinmune que provoca la formación de placas y máculas en el pene. Con el tiempo, esta enfermedad puede provocar fimosis.

 

Síntomas de la fimosis

Los síntomas de la fimosis son:

  1. Incapacidad para retraer el prepucio.
  2. Esfuerzo para orinar.
  3. Flujo de orina débil.
  4. Hinchazón del prepucio. Al orinar, se produce un abultamiento en la punta del pene que se acumula debajo del prepucio.
  5. Infecciones urinarias recurrentes.
  6. Secreción de material purulento por el pene debido a la balanopostitis.
  7. Dolor durante las relaciones sexuales, que disminuye con el uso del condón.

 

¿Qué hacer? Tratamiento y remedios naturales para la fimosis

Existen diferentes teorías sobre el tratamiento para la fimosis.
El enfoque más adecuado es lo que tiene el objetivo de averiguar por qué el paciente sufre de esta enfermedad.
Si el problema es un prepucio no retráctil y/o hinchado durante la micción, la fimosis es fisiológica y desaparece por sí sola con el tiempo.

La retracción forzada de una fimosis congénita puede provocar la formación de fibrosis y fimosis adquirida.
Existen algunos ejercicios útiles para resolver este problema, especialmente si no es grave.
Se puede tratar de retraer el prepucio lentamente bajo una ducha caliente (el calor reduce la tensión).
Dejar el prepucio en esta posición durante algunos minutos.
También se puede realizar fuera de la ducha con un poco de lubricante.

La higiene personal es muy importante. Se recomienda lavar la zona bajo el prepucio retráctil y cubrir el glande después de lavarlo.
La aplicación tópica de corticoides en el anillo prepucial como tratamiento para la fimosis tiene un porcentaje de éxito de entre el 35 y 95%.
La fimosis persistente en niños mayores de dos años requiere otro tratamiento, especialmente en caso de infecciones recurrentes del prepucio (balanopostitis) o infecciones del tracto urinario.
Las opciones son la cirugía plástica o circuncisión.

Circuncisión
La circuncisión de los hombres consiste en la eliminación de la piel que cubre el glande.
Se realiza bajo anestesia local o regional o mediante el uso de una crema anestésica.
También se puede realizar bajo anestesia general, especialmente en los adultos.
El médico puede recetar medicamentos analgésicos o antiinflamatorios para después de la operación, como por ejemplo el paracetamol o ibuprofeno.
Los tiempos de recuperación son de 4-6 semanas, en las que se recomienda la abstinencia sexual completa, el uso de ropa interior no adherente y una higiene cuidadosa de la zona alrededor de la incisión.


Cirugía plástica
Se pueden requerir diferentes soluciones quirúrgicas, incluyendo:

  1. Incisión dorsal del prepucio;
  2. Circuncisión parcial;
  3. Ruptura de las adherencias;
  4. Corrección del frenillo corto;
  5. Hipospadia

La ventaja de estos enfoques es que la parte importante del prepucio se puede preservar. La desventaja es que la fimosis puede reaparecer.

Otras opciones
Los tratamientos recomendados por los médicos son:

  1. Inyección de cortisona,
  2. Antibióticos a largo plazo,
  3. Terapia con láser de CO2 para la circuncisión,
  4. Prepucioplastia, realizada sola o junto con la inyección intralesional de cortisona.

No obstante, no existe suficiente evidencia científica de la efectividad y resultados a largo plazo de estos tratamientos.

 

fimosis-patológica Preguntas frecuentes acerca de la  fimosis patológica

¿A qué médico se debe acudir en caso de fimosis patológica?
El paciente debe acudir a un médico general o un urólogo.

¿Es verdad que la circuncisión puede provocar infertilidad en los hombres adultos?
No, no es verdad. Tras la circuncisión hasta los próximos tres meses el glande es muy sensible a la atmósfera y durante este período el paciente no puede tener erecciones.

¿La circuncisión puede prevenir el cáncer de pene?
Es cierto que si la circuncisión se realiza al nacer (como en el caso de los judíos), puede prevenir el cáncer de pene en los adultos.
Sin embargo, si se realiza en una fase posterior, no tiene ninguna repercusión sobre el cáncer de pene.

 

¿Cuáles son las complicaciones de la fimosis cerrada?

Si la fimosis se deja sin tratamiento, se pueden producir las siguientes complicaciones.

  1. Un prepucio infectado puede provocar la infección del glande. En este caso se puede aplicar Celestoderm Gentamicina y acudir inmediatamente al médico.
  2. La punta del prepucio puede actuar como un anillo, retrayéndose sobre el eje del pene y provocando dolor y molestia (esta enfermedad se denomina parafimosis).
  3. La contrapresión se puede producir debido a la obstrucción del flujo de orina.
  4. Se puede producir la estenosis o el estrechamiento de la abertura del pene.
  5. Pueden aparecer adherencias del prepucio y glande.

 

Parafimosis

La incapacidad para retraer el prepucio sobre el glande del pene puede provocar dolor, hinchazón del glande y del prepucio.
También puede provocar la restricción del flujo sanguíneo, alterando el glande, que se vuelve de color púrpura oscuro.
Este fenómeno requiere un tratamiento de emergencia.

¿Cómo se manifiesta? Los síntomas
Se presenta un edema (hinchazón) alrededor del prepucio, acompañado de dolor durante la erección.
Los bebés solo experimentan irritabilidad.
Un enfermero puede diagnosticar la enfermedad en un paciente debilitado.
En las etapas sucesivas, el glande puede volverse de color azul o negro debido a la necrosis.

Tratamiento para la parafimosis
Si el flujo de sangre al pene no es suficiente, se requiere un tratamiento de emergencia.
Si no se puede retraer el prepucio, el cirujano debe efectuar una incisión en el pene para liberar el prepucio atrapado.
La imposibilidad de acudir al médico puede provocar daños permanentes en el pene.