Dolor de talón

La talalgia o dolor en el talón es un síntoma que provoca fastidio en el talón o calcáneo. Talalgia es un término genérico que abarca varios trastornos.
Este hueso se encuentra en la parte más posterior del pie y es el primero que se apoya en el suelo al caminar, por lo que está sometido a microtraumatismos continuos.

Al caminar o correr, el calcáneo se encuentra entre el tobillo y el suelo, por lo que tiene un papel fundamental.

técnica para el dolor de talón, pie, prueba, evaluación, diagnóstico, inflamación

El dolor de talón afecta tanto al pie derecho como al izquierdo.
Se utiliza el término genérico talalgia para indicar el dolor generalizado bajo el talón o alrededor de todo el perímetro exterior e interior, para distinguirlo de otros trastornos del talón como el espolón calcáneo.

Esta condición afecta principalmente a los deportistas que practican:

  • Fútbol,
  • Atlética ligera.

Los niños pueden sufrir este trastorno si:

  • Practican actividad deportiva,
  • Están en sobrepeso.

 

¿Cuáles son las causas del dolor de talón?

El dolor en el talón puede deberse a alteraciones anatómicas y fisiológicas del pie, tales como:

Es decir, un arco plantar demasiado aplanado o elevado.
Tener el pie valgo o varo puede dificultar el correcto apoyo del pie, aumentando la tensión sobre las estructuras posteriores o laterales:

  • Del talón,
  • Del tobillo,
  • De la rodilla,
  • De la cadera.

El embarazo es un factor de riesgo, ya que causa:

  • El aumento de peso,
  • Una postura diferente.

El tipo de calzado también puede provocar dolor en el talón, especialmente entre los deportistas.
Si una mujer que suele llevar zapatos de tacón alto empieza a usar zapatillas de deporte, puede sobrecargar el tendón de Aquiles ya que los zapatos sin tacón provocan el alargamiento del tendón, lo que puede resultar en una contractura de los músculos de la pantorrilla.

Las personas que son más propensas a sufrir dolor de talón son las que practican:

  • Fútbol,
  • Senderismo,
  • Baloncesto,
  • Voleibol,
  • Atletismo,
  • Otros deportes en los que se sobrecarga el pie, .

El terreno en el que los atletas corren o juegan puede ser un factor de riesgo para el dolor de talón. De hecho, correr en el asfalto o en superficies duras provoca microtraumatismos continuos en las articulaciones durante el apoyo.

Una preparación atlética inadecuada o una reanudación del entrenamiento muy intensa después de un largo descanso puede provocar:

  • La inflamación del talón,
  • Dolor.

Los ancianos suelen desarrollar una inflamación del talón debido a la degeneración y adelgazamiento de la capa de grasa debajo del talón debido a la edad.

En raras ocasiones, el origen es un golpe o un trauma repentino, excepto en el caso de un esguince de tobillo, que provoca dolor alrededor del:

  • Maléolo externo,
  • Talón,
  • Astrágalo.

La bursitis calcánea provoca dolor detrás del talón (por debajo del tendón de Aquiles). Este trastorno puede tener origen en:

  • Un trauma,
  • El roce continuo contra el zapato.

 

Dolor nocturno en el talón

Algunas patologías reumáticas suelen provocar dolor en el pie y el talón, tanto de día como de noche, como:

Entre las demás causas de dolor intenso en el talón por la noche, se encuentran:

  • Tumor óseo,
  • Artrosis (en raras ocasiones)
  • Fractura del calcáneo (por ejemplo, debido a una caída desde cierta altura)

 

¿Cuáles son los síntomas del dolor en el talón?

anatomía, pie, metatarso, quinto, V, pierna, miembro inferior, peroné, tibia, calcáneo, talón, astrágalo, cuboides, escafoides, cuneiforme
Los huesos del pie © Sebastián Kaulitzki – Fotolia.com

El síntoma principal es el dolor, especialmente por la mañana cuando el paciente se levanta de la cama.
Durante el día el dolor se reduce hasta desaparecer, pero, al levantarse después de estar mucho tiempo sentado, el dolor reaparece.
El dolor de talón puede ir acompañado de ardor y hormigueo en caso de trastornos nerviosos, por ejemplo, el síndrome del túnel tarsiano o la lumbociatalgia (inflamación del nervio ciático que empieza desde la espalda y llega a los dedos del pie).

 

Diagnóstico del dolor de talón

Es importante localizar con precisión la zona dolorosa, ya que si el fastidio se concentra bajo la planta del pie (cerca del talón en la parte interna) puede estar originado en:

Si el dolor se ubica en la parte posterior y superior del calcáneo, la causa será:

Al fin de diagnosticar correctamente el dolor de talón, el dolor debe localizarse en una zona extendida del talón, es decir, toda la parte inferior o todo el perímetro del talón.

Los exámenes instrumentales más útiles son:

  • Radiografía: muestra:
    • un posible osteofito,
    • espolón calcáneo;
  • Ecografía: evidencia una inflamación:
    • de la fascia plantar,
    • del tendón de Aquiles,
    • de otras estructuras tendinosas y ligamentosas;
  • Análisis de sangre: para comprobar el nivel de ácido úrico y anticuerpos ANA que sirve para diagnosticar una patología reumática como:
    • la gota,
    • artritis reumatoide.
  • Resonancia magnética: se realiza raramente y muestra todas las estructuras:
    • óseas,
    • músculo-tendinosas,
    • ligamentosas,
    • capsulares.

 

¿Qué hacer? ¿Cuál es el tratamiento más adecuado para la talalgia?

Los medicamentos antiinflamatorios en tabletas o sobres pueden proporcionar un alivio temporal, pero no actúan sobre la causa del trastorno.
Las infiltraciones de cortisona reducen la inflamación, pero pueden debilitar los tendones y las bandas plantares.
En el caso de una enfermedad reumática tal como la gota, es el médico reumatólogo quien recomienda la terapia farmacológica.

 

Remedios naturales y fisioterapia

La mejor manera para tratar el dolor de talón es:

  • Individuar la causa,
  • Eliminarla,
  • Combatir la inflamación,
  • Prevenir las recaídas.

Un deportista que ha exagerado con los entrenamientos debe estar en reposo para no agravar la inflamación y evitar que se vuelva crónica.

Para combatir la inflamación y corregir los defectos posturales tales como el valgo o varo del pie, el tratamiento más eficaz es:

También es de utilidad realizar ejercicios de estiramiento de la fascia plantar y del tendón de Aquiles para mejorar la elasticidad del tejido conectivo.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.

Deja un comentario