Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación de la parte del tejido conectivo que se extiende desde el talón hasta los dedos de los pies, también conocida como fascia plantar.

 

La fascitis plantar suele provocar dolor en la parte inicial de la fascia plantar, bajo el talón o en la cara interna del pie, aunque puede llegar a afectar toda la superficie plantar hasta los dedos del pie.

La fascitis plantar es una condición dolorosa muy frecuente, similar al espolón calcáneo.

Fascitis plantar, dolor, pies, inflamación
Evaluación de la fascitis plantar

La inflamación y degeneración de la fascia plantar provocan dolor en la zona cerca de la espina calcánea.

La fascitis plantar puede presentarse sin espolón calcáneo, aunque una inflamación crónica de la fascia plantar suele originarse de la formación de un espolón óseo.

En muchos casos, la fascia no presenta inflamación, pero está sujeta a fenómenos degenerativos del arco tendinoso.

El dolor suele ser más intenso por la mañana, debito al acortamiento de la bóveda plantar durante la noche.

El desarrollo de la fascitis plantar es muy lento, y la inflamación por trauma es muy rara.

La fascitis plantar suele depender de una sobrecarga crónica.

Por lo general, solo afecta a un pie, aunque puede ser bilateral.

El dolor de talón que afecta a los niños suele tener otro origen.

 

¿A quién afecta la fascitis plantar?

La fascitis plantar suele afectar a hombres y mujeres de mediana edad con sobrepeso, y especialmente a las personas que trabajan de pie durante muchas horas.

Se manifiesta con frecuencia en los atletas, especialmente corredores, saltadores y excursionistas.

A menudo afecta a las personas que trabajan con zapatos de seguridad.

fascitis plantar dolor, inflamación
Fascitis plantar, imagen que muestra la zona dolorida
alila/bigstockphoto.com

Causas de la fascitis plantar

La inflamación suele tener origen en el alargamiento y estrés excesivo en la fascia plantar.

La tendinitis suele afectar a personas cuya actividad profesional y deportiva implica estar de pie, correr y caminar durante muchas horas al día.

La obesidad puede aumentar la probabilidad de padecer fascitis plantar, ya que produce estrés adicional sobre el arco plantar.

 

Entre los factores de riesgo se encuentran:

  • Deformidad del arco plantar, como pie plano o cavo;
  • Músculos de la pantorrilla cortos (puede depender del uso excesivo de zapatos con tacón alto);
  • Un cambio en la superficie de juego puede provocar el alargamiento excesivo de la fascia plantar, especialmente si se corre sobre superficies duras como el asfalto;
  • Calzados con plantillas inadecuadas que no absorben los impactos, especialmente en los corredores y excursionistas;
  • Algunos antibióticos debilitan los tendones.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas de la fascitis plantar?

La fascitis plantar provoca dolor en la planta del pie, especialmente en la parte interna y central.

El dolor no se siente bajo el talón, sino en el centro del pie.

La consecuencia del dolor es la rigidez y las consiguientes alteraciones en la marcha.

Caminar en puntillas, Fascitis Plantar, dolor
Caminar en puntillas

Caminar en puntillas provoca un dolor punzante.

Los síntomas se agravan debido al estiramiento de la fascia plantar, especialmente al subir escalones, dar los primeros pasos por la mañana y levantarse después de estar sentado por mucho tiempo.

No se percibe dolor en reposo. Los síntomas se agravan a final del día, después de permanecer de pie por mucho tiempo.

 

 

 

Diagnóstico de la fascitis plantar

 

El médico debe examinar el historial médico del paciente para evaluar la presencia de factores de riesgo, tales como actividades deportivas y trabajo.

Se debe informar al médico sobre los síntomas y su duración.

Examen físico

En primer lugar, el médico debe observar el pie doloroso y comprimir la zona afectada para determinar la posición exacta de los síntomas.

También se debe evaluar el arco plantar (plano o cavo) y los calzados, para comprobar si el desgaste es más visible en un lado que en otro.

El especialista debe buscar signos de rigidez, ya que los síntomas pueden depender de una limitación articular.

El médico le pedirá al paciente que camine en puntillas y sobre el talón, al fin de evaluar los síntomas y descartar una enfermedad neurológica.

 

Diagnostico diferencial

 

El médico debe descartar:

  • Síndrome del túnel tarsiano (atrapamiento del nervio tibial):
  • Espolón óseo;
  • Fracturas por estrés;
  • Síndrome de Reiter (una enfermedad reumática);
  • Distorsión del tobillo en eversión.

 

 

 

¿Cuáles son las principales pruebas diagnósticas?

 

Para diagnosticar la fascitis plantar puede ser de utilidad el diagnóstico instrumental.

El médico puede recomendar la realización de una ecografía para evaluar el grado de inflamación, además de una radiografía para descartar la presencia de fracturas, espolón óseo o artritis.

Por lo general no se utiliza la resonancia magnética para diagnosticar este tipo de problema.

 

 

 

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.