Golpe en los dedos

Los Traumatismos en los dedos pueden causar contusiones, fracturas, luxaciones o lesiones de tendones y nervios.

Fractura del dedo

La articulación del dedo que se rompe más a menudo es el nudillo, es decir la articulación entre el hueso del palmo y los dedos.
Esta articulación a menudo se accidenta en las actividades con el puño cerrado, una fractura de esta parte es conocida como la fractura del boxeador porque ocurre con los golpes de puño.

Este tipo de rotura se llama fractura de calzoncillos.

Señales y síntomas
Los dedos rotos causan dolor inmediato, hinchazón, hematomas y a veces una deformación de los huesos del dedo.

Durante el traumatismo puede ocurrir también la luxación de una articulación, es decir los huesos no son más a contacto como deberían.
Si no hay una deformidad evidente, se percibe un fuerte dolor solo en el área perjudicada.
Después de un trauma es posible tener un hueso roto aunque se logra mover el dedo, el movimiento depende de la gravedad de la lesión.
A segunda de la estabilidad, algunas fracturas pueden molestar.

Generalmente, dentro de 5-10 minutos del accidente se forman hinchazón y cardenales, además el dedo se pone rígido y será difícil doblarlo.
La hinchazón no es tan específica como el dolor, además también puede interesar los dedos adyacentes.
Si la fractura es grave, el hematoma es subito visible.
Por fin, si la hinchazón es excesiva, el dedo se puede dormir porque el líquido en exceso comprime los nervios.

Terapia
El trato inmediato de una fractura del dedo es la inmovilización en una varilla rígida y el descanso.

Se puede aplicar el hielo y elevar la mano sobre el corazón para reducir la hemorragia y la hinchazón.
Sucesivamente hace falta ir en urgencias.
Se tiene que efectuar una radiografía para confirmar la fractura o para determinar si los fragmentos se han desplazado y la rotura es descompuesta.
Si el hueso roto se ha desplazado o se ha roto en al menos dos trozos, puede ser necesario la intervención quirúrgica.
La operación quirúrgica consiste en la inserción de una vid para tener los fragmentos a contacto y permitir la curación.

 

Luxación del dedo

Luxacion del dedo
Alila, bigstockphoto.com

La luxación del dedo o dislocación de un dedo es un accidente deportivo relativamente frecuente, traumático y caracterizado por la laceración del tejido conectivo que circunda y estabiliza una articulación del dedo.
La consecuencia es el desplazamiento de los huesos que forman la articulación, por lo tanto se ve una deformidad y el dedo no se logra mover.

Causas
La luxación del dedo es relativamente frecuente en los deportes con la pelota en que se tiene que golpear o parar la pelota en movimiento: basket, voleibol.

Ocurre generalmente a causa de un accidente específico que flexiona el dedo de manera violenta en la dirección equivocada, por ejemplo una fuerza en hiperextension o una fuerza lateral.
Es difícil que un golpe directo contra el dedo puede causar una luxación.
Un dedo desencajado se puede averiguar también en los deportes de contacto a causa de una colisión con otro jugador o en las artes marciales.

Señales y síntomas de un dedo dislocado
Los pacientes con un dedo desencajado perciben un dolor repentino e intenso al dedo.

Generalmente, hay un peldaño evidente o una deformidad a causa del desplazamiento de un hueso del dedo.
Se siente un sonido parecido a un tirón al momento del accidente.
El dolor puede ser anterior, detrás o a los lados de la articulación del dedo interesado.
En raros casos se siente dolor y hormigueo a lo largo de todo el dedo o la mano del lado golpeado.
La hinchazón se puede formar subito o bien gradualmente se acumula después de un cierto número de horas.

Trato por un dedo dislocado
Antes de iniciar el trato por un dedo dislocado, los pacientes deberían efectuar una radiografía para determinar si también hay fracturas además de la luxación.
La presencia de una lesión del hueso es particularmente importante si la luxación del dedo es un traumatismo violento.
Antes de reducir la luxación del dedo el cirujano tiene que saber si hay un hueso roto para evitar de causar otros daños.
Antes tiene que efectuar una radiografía, sucesivamente el hueso tiene que ser reposicionado primero posible pero esta maniobra tiene que ser ejecutada por un médico ortopédico o deportivo muy experto.
El paciente tiene que evitar reponer los huesos porque hay nervios y vasos sanguíneos que él puede lesionar durante la maniobra.
Si la radiografía enseña una fractura, la intervención quirúrgica puede ser indicada.
Después de la reducción de la luxación del dedo, la mayor parte de los pacientes se sana bien con un trato de fisioterapia adaptado.

 

Rotura de los tendones flexores de los dedos

Un corte puede causar una lesión de los tendones flexores y de los nervios.
Los traumatismos deportivos son las causas más frecuentes de rotura del tendón de los flexores de la mano, generalmente en el futbal, wrestling o rugby.
Las personas con artritis reumatoide pueden tener una rotura espontánea de los tendones de la mano.

Síntomas
se oye dolor sobre los flessori del dedo.

El paciente no está capaz de doblar a uno o más articulaciones del dedo y si intenta hacerlo percibe dolor.

Trato
Las lesiones de los tendones flexores necesitan una reparación quirúrgica y éste debería ser hecha en cuanto posible después del accidente, dentro de 2/3 semanas.

Si se espera más que un mes antes de obrar, se arriesga la retracción y la pérdida de elasticidad del músculo y del tendón, en tal caso para el cirujano se vuelve más difícil soldar las extremidades y podrían ser necesarias de los procedimientos adicionales como una transposición o un injerto tendineo.
El tiempo de recuperación para volver a las actividades cotidianas es de casi dos meses.

 

Rotura del tendón extensor de los dedos

Los tendones extensor se lesionan fácilmente, también con un corte menor. Un fuerte trauma al dedo puede causar el desgarro del tendón en la inserción sobre el hueso, avulsión.

Señales y síntomas

dedo,lesion,tendon,extensor,induce
Alila-bigstockphoto.com

La rotura del tendón extensor de la mano puede causar un dedo a martillo que es la flexión permanente de la articulación interfalángica distal (aquel con la uña) o la deformidad a boutonnière que es la flexión permanente de la articulación interfalángica.
Los cortes sobre el dorso de la mano que cercenan los tendones extensor pueden causar la incapacidad de extender el dedo sobre el metacarpo (hueso de la mano).

Trato
Las lesiones parciales de los tendones extensor son tratadas con una varilla.

En caso de rotura completa se interviene por cirugía suturando las extremidades.
Si hay una pérdida notable del movimiento del dedo, puede servir la liberación quirúrgica del tejido cicatriziale.

 

Contusión o abrasión

Una contusión es un trauma con un objeto no afilado que no causa lesiones de la piel, pero se forma un hematoma en los tejidos blandos de la mano.
Durante el accidente se rompen los vasos sanguíneos de la mano y de los dedos, la sangre que se acumula provoca la formación de equimosis, aunque no hay lesiones de tendones, músculos y huesos.
Una contusión puede ser provocada por un estallido, un esguince o una fractura.

El entero miembro superior debería ser examinado.

Para efectuar el diagnóstico hace falta considerar los siguientes aspectos:

  • Debilidad muscular,
  • Cambio de color,
  • Cicatrices quirúrgicas o no quirúrgica,
  • Asimetría entre las manos,
  • Deformidad que hacen sospechar una luxación,
  • Diferencias en el movimiento de flexion/extension de la mano relajada: la mano relajada está en moderada flexión,
  • Los dedos de ambas las manos tienen que haber acerca el mismo grado de flexión.

Generalmente, el meñique es el dedo más agachado con respecto de los otros dedos. Si se nota una marcada diferencia de flexión, el examinador tiene que sospechar una lesión de un tendón.
La falta de sensibilidad de la piel puede indicar la pérdida de inervación (lesión de un nervio).
Una depresión sobre la eminencia tenar hace sospechar la luxación de la articulación metacarpofalangea del pulgar.
Controlar la amplitud de movimiento por cada articulación de la mano, hombro y codo. Hace falta también probar activamente la capacidad de pronar y supinar el antebrazo pasivamente.
Se tiene que controlar la fuerza a apretar la mano y la “pinza” pulgar-índice.

Trato

  • Descanso,
  • Aplicar el hielo (en un paño) para reducir el sangramiento y la hinchazón, sería mejor poner la mano en un barreño de agua fresca a acerca de 15°.
  • Si no está disponible un contenedor de agua se pueden tener los dedos debajo de un grifo mientras baja el agua.

Para reducir la hemorragia y para evitar los dedos hinchados se puede:

  • Aplicar un vendaje de compresión,
  • Elevar la mano sobre al nivel del corazón.

Generalmente, la mejoría de los síntomas ocurre dentro de 2-3 días.
Si los síntomas persisten, consultar al médico.
El ortopédico puede prescribir una radiografía para controlar si hay fracturas.