Dolor de glúteos

Rate this post
El dolor de glúteos es un problema molesto que dificulta actividades diarias como permanecer sentados leyendo el periódico, andar, practicar deportes, montar una bicicleta, etc.

El dolor puede ser sordo y continuo o bien inesperado y agudo.
El dolor de glúteos complica algunas actividades sencillas como ponerse los calcetines, atarse los zapatos, recoger objetos, etc.

Algunas personas experimentan más dolor por la noche y no logran dormir. Otras perciben la molestia por la mañana.

Los síntomas principales son el dolor y la rigidez de los músculos que hacen que la zona afectada sea muy sensible al tacto.
Un tirón muscular puede presentarse debajo del glúteo, pero resulta casi imposible que se produzca en los músculos internos de la nalga.

 

Causas del dolor de glúteos

El dolor de glúteos es un síntoma de varias enfermedades: desde un estiramiento muscular exagerado hasta la compresión de un nervio. También puede experimentarse dolor en la región lumbosacra de la columna vertebral.

Ciática lumbar
El nervio ciático es el más largo del cuerpo humano: empieza en la columna vertebral, pasa por las nalgas y llega a las extremidades inferiores. Ciática es el término empleado para describir el dolor producido por la compresión o la irritación de esta estructura nerviosa.
El dolor producido por la ciática lumbar es continuo, se experimenta una fuerte sensación de picor que se puede extender a las nalgas y a la parte externa de la pierna.
También se puede percibir hormigueo o aturdimiento de la pierna y del pie.
Al estar sentado, el dolor ciático se vuelve más fuerte.

Hernia de disco
La hernia de disco es la protrusión de un fragmento de disco intervertebral.
Los discos son “juntas” de cartílago que sostienen y protegen las vértebras.
La capa interna de estos discos se llama nucleus (núcleo pulposo), mientras que la capa externa se denomina annulus fibroso (anillo fibroso).
Cuando se produce una lesión del annulus, un fragmento de núcleo pulposa sobresale, comprime e irrita los nervios adyacentes produciendo dolor.
La hernia de disco provoca una ciática lumbar, es decir un dolor lumbar que llega hasta el pie.
Los síntomas son:

  1. Dolor en la espalda y en las piernas hasta el pie,
  2. Pérdida de fuerza,
  3. Pérdida de sensibilidad,
  4. Hormigueo,
  5. Pérdida de los reflejos tendinosos,
  6. Incontinencia (rara).

Este trastorno afecta solo a un lado y casi nunca es bilateral.
El dolor es continuo, si bien es más fuerte por la mañana ya que, por la noche, el disco intervertebral absorbe el líquido (igual que una esponja) aumentando su volumen.
Por consiguiente, la presión sobre el nervio es mayor.
El dolor es más agudo al correr y se reduce al sentarse.

Síndrome del piriforme
El músculo piriforme se sitúa en los glúteos.
Empieza en el hueso sacro y su inserción se encuentra en el trocánter del fémur.
El síndrome del piriforme es una enfermedad por la cual el músculo comprime e irrita el nervio ciático. El dolor se percibe:

  • En la parte baja o detrás de la espalda,
  • En la región lumbar,
  • En la cadera,
  • En la nalga.

El síndrome del piriforme se produce por una postura corporal incorrecta o por un traumatismo.
El dolor se percibe sobre todo cuando el paciente está sentado y por la noche al darse la vuelta en la cama.
El piriforme puede producir dolor de dos maneras:

  1. En caso de contractura en un punto específico del músculo (puntos desencadenantes), el dolor se percibe en los glúteos y en la parte trasera del muslo hasta la rodilla (detrás).
  2. Si el piriforme comprime y provoca inflamación en el nervio ciático, puede dar lugar a una ciática con dolor, hormigueo y aturdimiento que se extienden hasta el pie.

glúteo-músculo-piriforme-dolor
Este síndrome suele afectar al glúteo izquierdo porque nuestro cuerpo no es simétrico. Por consiguiente, al moverse, el hueso sacro y las caderas ejercen presión sobre el piriforme izquierdo.
Los pacientes con síndrome del piriforme también suelen experimentar dolor en la ingle.

Trastornos de la articulación sacroilíaca
El dolor producido por los trastornos de la articulación sacroilíaca es una enfermedad grave que produce dolor en los glúteos y en la región lumbar.
Las articulaciones sacroilíacas se encuentran en la parte inferior de la espalda, a ambos lados de la columna vertebral.
La inflamación de la articulación sacroilíaca y de los ligamentos adyacentes producen dolor de glúteos. Las personas con esta enfermedad experimentan un dolor agudo al caminar.
Tras el quinto mes de embarazo, las mujeres puede sufrir dolor en la parte lumbar y en las caderas por el peso del bebé y la mayor flexibilidad de los ligamentos.

Puntos desencadenantes
Los puntos desencadenantes son zonas en las que se percibe un nódulo que duele mucho al tocarlo.
Al ejercer presión sobre el nódulo, se percibe dolor en otra región. Por ejemplo, cuando se ejerce presión sobre el sóleo (músculo de la pantorrilla) se puede percibir dolor en el glúteo.

Músculos de los glúteos
Los tres músculos principales de la nalga son el glúteo mayor, el mediano y el menor. El glúteo es el músculo más grande del cuerpo y algunos autores también estiman que es el que más fuerza tiene. Todos los músculos pueden producir dolor y problemas en los tendones de la nalga.
Existen muchos puntos desencadenantes en estos tejidos musculares que producen dolor en el interior de la nalga o en los glúteos en general.
Hay 3 puntos desencadenantes en el glúteo mayor, 3 en el mediano y 7 en el menor.

Tendinitis del bíceps femoral
Este trastorno produce un dolor agudo en la parte inferior del glúteo, sobre todo al permanecer sentados. La enfermedad también se conoce como tendinitis proximal o alta del bíceps femoral.
El dolor procede de la inflamación del origen del músculo del bíceps femoral (tuberosidad isquiática). El dolor afecta a la nalga inferior y a las zonas alrededor de la pelvis. Se trata de un dolor agudo que puede compararse al dolor de muelas.

Bursitis
Una bolsa es una estructura compuesta por líquido sinovial que sirve para proteger a los músculos que pasan a través de otros músculos, huesos, articulaciones o ligamentos.
Las estructuras que “rozan” entre sí se pueden inflamar y producir dolor. Las dos bolsas principales en el área de los glúteos son la bolsa trocantérea (en la parte lateral) y la isquiática (en la parte baja).
La bursitis puede afectar al glúteo derecho, al izquierdo o a ambos.

Dolor en el coxis
Las personas con este trastorno padecen dolor en las últimas vértebras de la columna vertebral, justo antes del ano. El dolor se percibe en los ligamentos que soportan el coxis. El dolor puede ser leve o agudo.
Puede suponer un problema para la realización de algunas actividades diarias, como montar en bici.

Ligamento iliolumbar
Este ligamento se encuentra en la parte superior del glúteo y es poco resistente.
Éste une el raquis lumbar al ilión y se percibe al tocar la parte baja de la espalda.
Una técnica para estirar este ligamento consiste en sentar al paciente en el suelo con las piernas abiertas, una tendida y la otra doblada.
A continuación, se dobla el tronco hacia una extremidad inferior tratando de acercar la nariz a la rodilla.
Según algunos expertos, este dolor también puede confundirse con la ciática.

Fractura de la pelvis y del labio acetabular
Por lo general, la fractura de la pelvis se produce en la parte anterior y provoca dolor en la ingle, pero si se produce en la parte posterior el dolor se experimenta en el glúteo.

El paciente sufrirá mucho dolor, especialmente:

  • De pie,
  • Sentado,
  • Al moverse.

Para el diagnóstico se requiere una radiografía de la pelvis.

En caso de fractura abierta, se necesita reposo en cama hasta que se forme el callo óseo.
El paciente se podrá levantar cuando el ortopedista permita poner peso sobre las piernas.

Los tratamientos más adecuados para las fracturas son:

  • Terapia magnética para fomentar la formación del callo óseo
  • Kinesioterapia (ejercicios de rehabilitación) para recuperar la fuerza, el equilibrio y el rango de movimiento

 

Enfermedades que producen dolor de glúteos

El dolor de glúteos se debe a las siguientes enfermedades:

  1. Absceso anal: cavidad infecciosa y llena de material purulento cerca del ano.
  2. Fisuras anales: pequeñas úlceras en la mucosa anal.
  3. Artritis en la cadera.
  4. Cáncer de huesos en la pelvis (produce dolor de día y de noche).
  5. Síndrome compartimental: enfermedad en la que la presión interna sobre los músculos reduce el flujo de sangre hacia nervios, tendones y músculos.
  6. Fibromialgia: enfermedad crónica que produce dolor, rigidez y debilidad en músculos, tendones y articulaciones.
  7. Hemorroides: venas hinchadas e inflamadas en el ano o en el recto.
  8. Quiste pilonidal: tumor benigno que se desarrolla en el coxis. Puede volverse infeccioso y llenarse de material purulento.
  9. Herpes zóster: enfermedad dolorosa del nervio provocada por el virus de la varicela.

Dolor en los glúteos

  1. Estenosis espinal: estrechamiento del conducto espinal que ejerce una presión sobre la médula o los nervios.
  2. Neuralgia del nervio pudendo: produce dolor urente en el nervio, por lo que puede afectar al testículo, la vagina y los glúteos en la zona cerca del ano.

 

¿Qué otros síntomas acompañan al dolor de glúteos?

El dolor de glúteos presenta muchos síntomas, tales como:

  • Moratones,
  • Movimiento limitado de la espalda (en caso de hernia de disco),
  • Movimiento limitado de las caderas (en caso de artritis),
  • Dificultad al caminar (cojear),
  • Dolor lumbar,
  • Debilidad muscular (en caso de inflamación en el nervio ciático),
  • Aturdimiento muscular,
  • Dolor en el lado derecho o izquierdo, en las piernas o en la ingle,
  • Hinchazón (edema) en las nalgas (debido a un traumatismo o fractura),
  • Fiebre,
  • Sensación de picor (si el paciente padece herpes zóster o ciática).

 

Tratamiento para el dolor de glúteos

El tratamiento se basa en curar la enfermedad que produce el dolor.
En caso de lesión reciente en la zona del glúteo, si se descansa y se aplica hielo, el dolor tardará dos días en reducirse.
Si esto no ocurre, se debe consultar al médico.
El médico analiza el factor desencadenante empezando por la historia clínica del paciente, realizando pruebas físicas y algunas pruebas de laboratorio tales como radiografía, TAC y resonancia magnética.

Si el músculo piriforme está contraído, se puede aplicar calor a las nalgas para relajar los músculos. Si esto no fuera suficiente, un fisioterapeuta o un osteópata puede relajar las contracturas y desactivar los puntos desencadenantes con una manipulación o mediante Rolfing (un masaje al músculo bastante doloroso).

La postura incorrecta es una de las causas del dolor de espalda.
Se debe corregir la postura del cuerpo para reducir el dolor de glúteos.

Cuando el cuerpo no está en una postura corecta, la fisioterapia ayuda a corregir la articulación sacroilíaca.
Cuando el dolor en la cadera se reduce, se recomienda no hacer ejercicios de estiramiento muscular.
El piriforme no se estira y no adquiere elasticidad, aunque puede volver a producir dolor. Esto hace que la recuperación sea más larga.

En caso de hernia de disco o ciática lumbar hay que evitar correr y no realizar algunos ejercicios en el gimnasio, tales como sentadillas y leg press.
Además, es mejor no practicar deportes como tenis, voleibol, baloncesto, etc.
La natación se recomienda solo si no produce dolor, mejor como prevención.

 

Remedios naturales para el dolor de glúteos

Muchos médicos aconsejan realizar estiramientos con flexión de la columna vertebral o bien estiramientos del piriforme. En realidad, este ejercicio no mejora la situación y puede empeorar el dolor a corto plazo.
El estiramiento puede aliviar el dolor que procede del ligamento iliolumbar.

El automasaje del glúteo se realiza sentándose sobre una pelota de tenis y moviendo las caderas hacia delante y hacia atrás.
Este masaje puede aliviar el dolor del síndrome del piriforme.

En caso de hernia de disco, el tratamiento que más recomendado es el método McKenzie.

Dolor de glúteos ultima modifica: 2016-09-16T21:49:28+00:00 da Fisioterapia Rubiera