Cirugía para la estenosis vertebral

Cirugía para la estenosis del canal lumbar sólo se debe considerar si el ejercicio físico regular y los fármacos no consiguen aliviar los síntomas.

 

¿Cuáles son los tratamientos no quirúrgicos para la estenosis espinal?

En ausencia de grave o progresiva implicación del nervio, un médico puede prescribir uno o más de los siguientes remedios conservadores:

faja lumbar, espalda, estenosis, dolor, pies, caminar
Faja lumbar por la espalda
  • Una órtesis ortopédica para la espalda o un corsé son útiles para sostener y ayudar el paciente a recuperar la movilidad.
    Este planteamiento se utiliza a veces para los pacientes con músculos abdominales débiles o pacientes ancianos con degeneración a diferentes niveles de la columna vertebral.
  • Fármacos antinflamatorios no esteroideos (FANS) tales como aspirina, naproxeno, ibuprofeno o ind ometacina para reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Los analgésicos, tales como el paracetamol son útiles para disminuir el sufrimiento.
  • Las inyecciones de cortisona en la membrana más externa que cubre la medula espinal y las raíces nerviosas sirven para reducir la inflamación y el dolor agudo que se irradia en las caderas o a lo largo de las piernas.
  • Las inyecciones de analgésico, por ejemplo los bloques nerviosos cerca del nervio afectado, alivian temporáneamente el dolor.
  • Limitación de las actividades (varía según el grado de implicación de los nervios).
  • Prescribir ejercicios de gimnasia y/o fisioterapia para mantener la amplitud del movimiento de la columna vertebral, fortalecer los músculos abdominales y lumbares, mejorar la resistencia, son todos remedios que ayudan a estabilizar la columna vertebral.

Algunos pacientes pueden ser animados a probar lentamente y gradualmente la actividad aeróbica como la natación o la bicicleta fija.

 

 

 

Terapias alternativas

 

Terapias alternativas (o complementares) son diferentes métodos de asistencia sanitaria, prácticas y productos que actualmente no están considerados parte de la medicina convencional.

A continuación se presentan algunos ejemplos de estas terapias usadas para tratar la estenosis espinal:

Quiropráctica

Este tratamiento se basa en la teoría de que la limitación de movimiento en la columna vertebral reduce el correcto funcionamiento de la columna y puede causar dolor.

Los quiroprácticos pueden manipular la columna vertebral para restaurar el movimiento normal de la columna.

También pueden utilizar la tracción y la rotación para aumentar el espacio entre las vértebras y reducir la presión sobre los nervios afectados.

Algunos autores creen que la quiropráctica puede dar beneficio.

La investigación hasta ahora ha demostrado que el tratamiento quiropráctico es eficaz casi como los tratamientos no quirúrgicos para el dolor de espalda agudo.

 

Acupuntura.

Este tratamiento se realiza mediante la estimulación de determinados puntos sobre la piel mediante la inserción en la piel de agujas finas y metálicas.

La investigación ha demostrado que la espalda es una zona en la que la acupuntura da beneficios para algunas personas.

Los médicos de cabecera y los especialistas pueden recomendar estas terapias además de los tratamientos convencionales.

 

 

Cirugía

Fusión, vertebral, inestabilidad, intervención, quirúrgico, neuroquirúrgico
Fusión de las vértebras alexmit / bigstockphoto.com

 

 

La operación puede ser indicada para aquellos que no mejoran con los tratamientos mencionados anteriormente, o si hay una debilidad severa y progresiva, una pérdida de funcionalidad intestinal o de la vejiga (como el síndrome de cauda equina).

Dependiendo de los resultados de los exámenes instrumentales, existe una gran variedad de técnicas quirúrgicas que pueden usarse para tratar la estenosis espinal lumbar, que van desde la laminectomía a la fusión de dos o más vértebras.

El objetivo principal de la neurocirugía es eliminar las estructuras que causan la compresión de los nervios en el canal espinal o agujero vertebral.

Esta técnica se refiere a la cirugía lumbar de descompresión lumbar (laminectomía, foraminotomia).

Para algunos pacientes, este procedimiento se puede realizar solo, pero para otros se debe combinar con la fusión de las vértebras lumbares.

Si se eliminan demasiadas estructuras compresivas para liberar el nervio, las vértebras pueden llegar a ser inestables.

Esto causa un movimiento anormal de los huesos.

Para resolver la inestabilidad, el cirujano puede realizar una fusión espinal para unir las vértebras y eliminar el movimiento en ese nivel.

A veces, este procedimiento implica la inserción de una prótesis de metal en las vértebras para sostener y fijar adecuadamente los huesos implicados.

La cirugía para la estenosis espinal lumbar es muy eficaz en la mayoría de los casos para aliviar los síntomas en las piernas: dolor, ciática y entumecimiento.

Sin embargo, dependiendo de la gravedad y la duración de la compresión, puede producirse algún daño permanente que no se puede resolver con la cirugía.

Los resultados de la intervención son buenos para las piernas, pero generalmente para el dolor de espalda tiene menos beneficios.

 

 

Nuevas opciones quirúrgicas

 

El procedimiento con dispositivos interspinosos se ha desarrollado como una opción quirúrgica mínimamente invasiva para la estenosis espinal lumbar.

Se inserta un espaciador entre los procesos espinosos en la parte posterior de la columna vertebral.

Su función es mantener abierto el espacio para los nervios que separan las vértebras.

Los espaciadores interspinosos fueron aprobados en 2005.

Muchas cirugías se han realizado desde entonces.

En algunos estudios, la tasas de éxito son mayores del 80%.

Estos dispositivos pueden ser una alternativa segura a la laminectomía para algunos pacientes. Con esta técnica quirúrgica se elimina una pequeña parte de hueso y se puede realizar bajo anestesia local.

La clave del éxito de esta técnica es la adecuada selección de los pacientes.

El candidato ideal debe tener el alivio del dolor en la nalga y la pierna al sentarse o inclinarse hacia delante, el dolor se siente al estar de pie.

Estenosis vertebral,radiografia,cirugia

 

 

Descompresión mínimamente invasiva

La descompresión se puede realizar mediante pequeñas incisiones. La recuperación es más rápida con técnicas mínimamente invasivas, porque hay menos lesiones en los tejidos blandos circundantes.

Con estas técnicas poco invasivas, los cirujanos se basan en microscopios para observar el área en el que se ha de intervenir.

Se pueden realizar las radiografías durante la operación.

Una cirugía abierta tradicional requiere una visualización directa de la anatomía del paciente y por lo tanto necesita una incisión más grande.

Esto es más doloroso para el paciente e implica un tiempo de recuperación más largo.

La limitación de la cirugía mínimamente invasiva es el grado de visualización disponible.

Si la estenosis espinal se extiende sobre una amplia zona de la columna vertebral, una operación a cielo abierto es el único método que puede resolver el problema.

Las ventajas de los procedimientos mínimamente invasivos son: corta estancia hospitalaria y el tiempo de recuperación. Sin embargo, tanto las técnicas mínimamente invasivas como las tradicionales alivian los síntomas de la estenosis.

El médico es capaz de explicar las opciones que mejor se adapten a las necesidades del paciente.

 

 

 

 

Recuperación postoperatoria

 

La recuperación postoperatoria es rápida para las intervenciones mínimamente invasivas, de hecho, dentro de tres días de la cirugía ya se puede caminar.

El alta hospitalaria depende de la condición del paciente y la decisión del cirujano, puede tener lugar del día siguiente a cinco días después de la operación.

 

Ejercicios, rehabilitación, fisioterapia, dolor, espalda, estenosis, intervención
Ejercicios de rehabilitación después de la cirugía de estenosis lumbar BSD / Bigstockphoto.com

Para recuperar el movimiento, el equilibrio y para aliviar el dolor se recomienda un programa adecuado de rehabilitación postoperatoria.

 

 

 

Riesgos

 

Todos tipos de cirugías conllevan riesgos, en particular los relacionados con la anestesia general y se realizan en pacientes de mayor edad.

Las complicaciones más frecuentes de la cirugía para la estenosis espinal son la lesión de la membrana que cubre la médula espinal (la duramadre) en el punto de la intervención, una infección o un coágulo de sangre que se forma en las venas. Estas enfermedades se pueden curar, pero prolongan el tiempo de recuperación. La presencia de otros trastornos y la condición física del paciente son factores importantes a considerar cuando se decide realizar la cirugía.

 

¿Cuáles son los resultados a largo plazo del tratamiento quirúrgico para la estenosis espinal?

La eliminación de la obstrucción que causaba síntomas por lo general da alivio a los pacientes; la mayoría de los pacientes tiene menos dolor en las piernas y pueden caminar mejor después de la operación.

Sin embargo, si los nervios fueron gravemente dañados antes de la intervención quirúrgica, puede haber un poco de dolor residual o entumecimiento.

Además, el proceso degenerativo es probable que continúe y el dolor o la limitación de las actividades pueden regresar después de la cirugía.

Los resultados publicados por la Spine Patient Outcomes Research Trial (SPORT) muestran que para los pacientes con estenosis espinal la terapia quirúrgica es más efectiva que la terapia conservadora para aliviar los síntomas y mejorar la funcionalidad.

Sin embargo, las condiciones de los pacientes que recibieron terapias o quirúrgicas han mejorado un poco en el mismo período.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.