Colchon recomendado para dolor de espalda

La importancia del colchón para el dolor de espalda.

Pasamos alrededor de un tercio del día en la cama. Si ese tiempo se pasa felizmente relajado o dando vueltas en la cama depende en gran medida del colchón.

Un buen colchón y la postura correcta para dormir pueden mejorar la calidad del sueño, hay que saber cuáles son las características que debe buscar a la hora de amueblar la casa.

dormir, Colchón, dolor, espalda, dolor, postura, comodidad, firmeza, blando, insomnio, sueños
Colchón cómodo para dormir bien sin dolor
Anmfoto / bigstock.com

Un colchón nuevo puede ser una inversión.

Sin embargo, si tenemos que comprar una cama (o simplemente sustituir un colchón viejo y desgastado) merece la pena tomarse algún tiempo para elegir el más adecuado.

Hay un montón de colchones disponibles para elegir, entonces se recomienda hacer una investigación antes de tomar una decisión. www.mattress-wiz.com es una fuente útil de opiniones y comentarios en línea.

Una vez que se hace una idea sobre el colchón que le interesa, se comparan los precios en línea y los descuentos porque los vendedores son notoriamente invasivos. Luego se va a uno showroom para hacer algunas pruebas para que sepa exactamente lo que va a comprar.

¿Por qué es importante la postura cuando se duerme?

“Un colchón puede afectar al sueño de una persona”, dice Michael Decker, profesor asociado de la Georgia State Univerity y portavoz de la American Academy of Sleep Medicine.

Una forma en la que su colchón afecta al sueño tiene a que ver con la red de vasos sanguíneos llamados capilares, que se encuentran debajo de la piel.

Decker dice, “Cuando usted se acuesta en cualquier parte del cuerpo durante un período prolongado, el peso reduce el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos lo que priva a la piel de oxígeno y nutrientes”. Esto hace que las células nerviosas y los sensores del dolor en la piel envían un mensaje al cerebro para cambiar de posición. El rodamiento restaura el flujo sanguíneo en la zona, pero también interrumpe brevemente el sueño.

Idealmente, un colchón que reduce la presión en ciertos puntos del cuerpo debería permitir un sueño mejor durante la noche, dice Decker. Sin embargo, el colchón ideal es diferente para cada persona.

Se cree que el colchón debe dar un apoyo adecuado a la columna vertebral en todos sus puntos y mantener la misma postura que se tiene de pie.

Un colchón demasiado rígido puede causar dolores en los puntos en los que se apoya mayor peso, como las caderas. Los pacientes que tienen una bursitis trocantérea (inflamación de la bolsa serosa del fémur) puede ser especialmente propensos al dolor cuando usan un colchón que es demasiado duro. Los que duermen el lado aplican más presión sobre las caderas y los hombros, en las zonas en las que están en contacto con el colchón.

 

¿Cuál es el colchón adecuado para ti?

Encontrar el colchón adecuado no quiere decir buscar una marca de alto nivel o gastar más dinero.

Decker dice “un colchón más caro no es necesariamente mejor”. Una etiqueta con precio elevado tiene en cuenta todos los materiales que componen el colchón y el marketing que ayuda a vender.

En lugar de centrarse en el precio y la marca, hay que pensar en lo que quiere en un colchón. Decker dice: “Seleccionar un colchón es una elección personal”. Muchas personas prefieren un colchón más duro, mientras que otros prefieren uno más blando.

Aunque no hay evidencia científica para demostrar que un colchón ayuda a dormir mejor que otro, muchas personas con dolor de espalda descansan más fácilmente sólo en un determinado tipo de colchón.

Cualquier persona que tiene dolor lumbar, dorsal o cervical debería prestar especial atención cuando se compra un colchón: ni demasiado duro, ni demasiado blando.

 

 

 

 

 

 

“Un colchón demasiado blando se deforma en la parte inferior. Pero uno demasiado duro ejerce demasiada presión sobre el hueso sacro, los hombros y la nuca” dice Howard Levy, asistente profesor di Emory University de ortopedia, medicina física y rehabilitación.

Un colchón de dureza media con un acolchado más blando anterior asegura el equilibrio adecuado entre el apoyo y la comodidad.

Un colchón de dureza media con un acolchado más suave encima asegura el equilibrio adecuado entre soporte y comodidad.

Si necesita dormir con la cabeza levantada, una cama ajustable puede ser una buena compra. Los médicos aconsejan levantar la cabeza para ayudar las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a respirar con más facilidad o evitar el ardor y el reflujo gástrico durante la noche.

Estas camas también permiten ajustar el ángulo entre las rodillas y las caderas hasta 90 grados, lo que alivia la presión en las articulaciones doloridas, dice Levy.

¿Necesito un colchón nuevo?

 

Si tiene problemas para dormir, o si por la mañana se despierta más cansado que cuando se ha ido a la cama, podría ser necesario comprobar dónde y cómo se duerme. Un buen colchón y una base con listones de madera permite descansar cómodamente y proteger la columna vertebral.

Los colchones no duran para siempre. La mayoría de nosotros espera demasiado tiempo para remplazarlo. Si se utiliza el mismo colchón durante más de 10 años, es muy probable que sea necesario cambiarlo.

El colchón más apreciado en general es el de espuma viscoelástica (memory foam) porque se adapta a la forma del cuerpo y evita apoyar el peso especialmente en ciertas zonas.

 

 

 

 

 

 

Hay algunos otros signos a tener en cuenta, entre ellos:

·       Se despierta cansado y dolorido. Esto puede ser una señal de que el colchón no da el apoyo suficiente para descansar durante la noche. Si por la mañana cuando se levanta no tiene una sensación de frescor, ha llegado la hora de cambiar el colchón.

·       El tejido parece viejo, desgastado o deshilachado. La base cruja o chirria. Estos son signos que el colchón y la base podrían ser desgastados.

·       La cama no es más confortable. ¿El colchón se hunda o tiene desniveles donde duerme? Si rueda hacia el centro o no se puede encontrar una posición cómoda para dormir, ha llegado la hora de comprar un colchón nuevo.

¿La posición en la que duermo hace diferencia?

¡Por supuesto! Dormir en el lado, con las rodillas dobladas y con una almohada entre las piernas es la manera mejor para mantener la postura correcta del cuerpo. Si quiere dormir boca arriba, coloque una almohada debajo de las rodillas para sostener la normal curva de la parte baja de la espalda.

Dormir sobre el estómago o con la cabeza levantada sobre una almohada muy alta puede revertir las curvas naturales de la columna vertebral, además aumenta la presión sobre el diafragma y los pulmones. Fácilmente estas posturas conducen a darse vueltas en la cama durante toda la noche, por lo tanto el sueño es menos reparador.

Es importante girar el colchón con mucha frecuencia para que dure más tiempo y obtenga el soporte mejor.

 

También lees: Dolor de espalda o dolor lumbarElección del colchón

 

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.