Dolor en el hueso sacro

Causas de dolor en el hueso sacro

Recientemente, el número de casos de dolor de hueso sacro ha aumentado.

El sacro es un hueso triangular que se encuentra en la parte inferior de la columna vertebral.

¿Qué puede ser? A menudo, la razón es la mala postura del sujeto sentado en el lugar de trabajo.

Los músculos que se extienden y se acortan durante los movimientos diarios mejoran la flexibilidad.

 

 

Cuando una persona está sentada durante muchas horas, los músculos de la parte inferior de la espalda y los flexores de la cadera se endurecen.

Estos músculos se tensan.

Un problema similar se produce cuando la espalda se dobla de forma incorrecta, se arquea o durante una torsión de la columna vertebral.

El dolor en el sacro es muy raro en los niños.

 

Embarazo

Durante el último trimestre del embarazo los ligamentos se aflojan.

Esto se debe a la presencia de algunas hormonas en la sangre (relaxina).

 

El peso del bebé y el cambio de la forma de caminar fatiguen los músculos de la pelvis y la cadera.

El dolor en el sacro es causado por el feto cuando está de nalgas y la cabeza del niño presiona en el sacro.

Este dolor se puede producir cuando el feto cambia de posición.

El dolor es la naturaleza muscular: los músculos se fatigan mucho al final del embarazo.

Durante el parto, los músculos y los ligamentos se pueden estirar, la consecuencia es el dolor de sacro y coxis que puede durar incluso meses.

 

Enfermedades ginecológicas

El dolor de sacro es común en las enfermedades ginecológicas. En la endometriosis externa el dolor está a nivel de los ligamentos sacro-uterinos o detrás el cuello del útero (en el bajo vientre).

Los dolores causados por endometriosis son cíclicos y aumentan antes del ciclo menstrual (en los días que preceden la llegada de las menstruaciones).

 

El dolor en el sacro por enfermedades urológicas o ginecológicas

En la zona pélvica hay enfermedades que causan dolor en el sacro.

Entre las posibles causas se encuentran:

 

  • Prolapso del útero,
  • Útero torcido,
  • Venas varicosas,
  • Hinchazón de los ovarios.

 

A menudo, el dolor en el sacro en los pacientes con trastornos mentales es difícil de diagnosticar.

 

 

Trastornos músculo esqueléticos

 

El dolor en el sacro puede ser debido a trastornos de la columna vertebral.

El dolor en el sacro es intenso y repentino cuando se levantan pesos de forma incorrecta y se fatigan los músculos de la columna vertebral.

Las malas posturas son las siguientes:

 

  • Inclinación del busto lateralmente,
  • Movimientos de torsión,
  • Tener la espalda doblada hacia delante.
  • El sacro puede dolor incluso cuando se hacen ejercicios para fortalecer los abdominales en el suelo sin una estera.

 

El dolor músculo-esquelético se diferencia de otros tipos porque se siente:

 

  • Cuando el paciente se sienta,
  • Cuando se levanta de la silla.
  • En bicicleta, al pedalear cuesta arriba con la bicicleta de montaña o la bicicleta de carrera.
  • Después de un poco de tiempo que el paciente está sentado.

 

Generalmente los síntomas desaparecen al caminar o en la cama.

 

Entre las causas de dolor del sacro de tipo músculo-esquelético se encuentran:

 

  • Dismetría de las extremidades inferiores (discrepancia en la longitud de la pierna),
  • Abultamiento del disco,
  • Hernia de disco,
  • Ciática,
  • Inflamación,
  • Artritis psoriásica,
  • Espondilitis anquilosante.

 

 

Entre los remedios naturales se encuentran:

 

  • La gimnasia postural,
  • La pomada de árnica,
  • Una compresa fría se puede aplicar en los primeros dos días después del trauma, a continuación es mejor una compresa caliente para favorecer la curación,
  • Los tacones pueden ser útiles si son bajos, las zapatillas de deporte son las más adecuadas,
  • Un masaje lumbar y en los glúteos.

 

Fractura del sacro

¿Cuáles son las causas de una fractura del sacro?

 

La fractura del sacro es causada por:

 

  • Un golpe (trauma) en la espalda,
  • Actividad física intensa como carreras de larga distancia,
  • Accidentes de carretera,
  • Caída desde una gran altura.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de coxis?

 

  • Dolor lumbo-sacral, de glúteo o cadera,
  • Dolor en parte anterior de la pierna,
  • Dolor en la ingle,
  • Moretones o hematomas,
  • El trasero está hinchado en la zona del sacro,
  • Problemas intestinales,
  • Problemas de vejiga,
  • Problemas sexuales,
  • Debilidad muscular en las piernas.

 

La terapia para la fractura del sacro incluye el reposo y la magnetoterapia, en ciertos casos el ortopédico puede prescribir una faja (a menudo es difícil de tolerar).

El médico puede aconsejar fármacos para el dolor si el paciente siente mucho dolor, por ejemplo los analgésicos como el paracetamol (Efferalgan) o los antiinflamatorios no esteroideos como el Diclofenaco (Voltaren).

 

Actividades pesadas

El dolor en el sacro puede empeorar durante y después de un esfuerzo, por ejemplo algunos ejercicios en el gimnasio (especialmente sentadillas y la máquina de las piernas).

Esto pasa porque el sobrecargo funcional provoca el estiramiento de los ligamentos útero-retales.

 

Espondilolistesis

El dolor en la parte superior dl sacro es un síntoma de la espondilolistesis de la quinta vértebra lumbar.

Esta patología consiste en el deslizamiento hacia delante de L5 con respecto al sacro.

 

Contusión o trauma

Los pacientes que sufren de dolor al tocar el hueso sacro se ponen en posiciones inusuales para sentir menos dolor.

En estas posturas los músculos se fatigan y se pueden producir contracturas.

El dolor es en la parte inferior de la espalda y desaparece en unos pocos días. Recomendamos al paciente que descanse.

 

 

Problemas de circulación

El dolor puede ser causado por la tromboflebitis de las venas ilíaca y la pelvis.

 

El tumor, enfermedades infecciosas y metabólicas

Las metástasis causadas por un tumor pueden afectar al sacro, por ejemplo las que se originan de un cáncer de:

 

  • Glándula mamaria,
  • Pulmón,
  • Próstata,
  • Tiroides,
  • Riñones,
  • Tracto gastro-intestinal,
  • Mieloma múltiple.
  • Linfoma (no el de Hodgkin).

 

El tumor no es asintomático: los pacientes sienten una molestia en la parte posterior.

El dolor es constante. A menudo, durante el día no se siente nada. Por la noche el dolor puede emporar.

 

Cáncer del sacro

El cáncer en el sacro es raro.

Las metástasis óseas son los tumores malignos más frecuentes del sacro.

Las células cancerosas provienen de tumores primarios.

 

Los órganos de las que más a menudo se originan las metástasis son los siguientes:

 

  • Pulmón,
  • Mama,
  • Riñones,
  • Próstata,
  • Hueso,
  • Colón,
  • Piel.

 

Los tumores del sacro (benignos y malignos) pueden provenir de la médula ósea.

 

Ligamentos y nervios

El dolor puede ser causado por la compresión de los ligamentos en el nervio ciático, en este caso se irradia al muslo, la pierna y el pie.

El ligamento que une el sacro a la espina isquiática (sacroespinoso) y el que lo conecta con la tuberosidad isquiática (sacrotuberoso) son los principales culpables.

La intensidad es similar a la de un cólico.

El ligamento útero-recto-sacral provoca un dolor crónico muy fuerte que parece provenir de los órganos pélvicos.

 

Quiste pilonidal

El quiste pilonidal es una bolsa pequeña que contiene pelo, sebo y otro material líquido o sólido en la parte inferior del coxis. Este quiste puede infectarse y llenarse de pus.

 

Un quiste infectado se convierte un en absceso pilonidal.

Los abscesos al principio son como bultos en la parte inferior del coxis (justo por encima de las nalgas).

Los hombres están más predispuestos que las mujeres y con frecuencia se forman al final de la adolescencia o alrededor de los años 20.

Los quistes pilonidales se pueden producir a causa de un pelo encarnado y la infección del folículo piloso en la zona sacro coccígea.

Inicialmente es indoloro y sale líquido del cuerpo.

La mayoría de los quistes ensucian la ropa y la ropa interior acerca del ano.

La evolución del absceso consiste en la formación de una fístula anal.

 

 

Prostatitis crónica

Esta patología se detecta en el hombre por las disfunciones de la glándula próstatica.

Los síntomas principales son los siguientes:

  • Sensación de ardor tras la micción,
  • Orinar con frecuencia,
  • Disminución de la potencia sexual,
  • Dolor intenso en el coxis.

 

Frecuentemente los pacientes confunden el dolor de coxis con el del hueso sacro.

En realidad el coxis está más abajo, cerca del ano.

 

El cáncer de próstata causado por una metástasis es una de las causas más frecuentes de dolor en el sacro.

En este caso, el paciente no tiene los síntomas de la inflamación en la próstata.

El paciente tiene un aumento de la frecuencia de la micción o la sensación de ardor mientras orina.

Si el tamaño de la masa es excesivo, se puede observar una hinchazón entre la espalda y los glúteos.

Las células tumorales se infiltran en los nervios espinales y provocan la compresión de la médula espinal.

El diagnóstico se basa en la radiografía y la gammagrafía de la columna vertebral con la determinación de la actividad de la fosfatasa ácida.

 

Creencias erróneas

Mucha gente piensa que el dolor de coxis y sacro es causado por hemorroides o fisuras anales, ya que a menudo se produce durante o después de la defección, pero no hay ninguna conexión entre ellos.

 

 

Presentación clínica del dolor en el sacro

Las manifestaciones clínicas del cáncer de sacro dependen de la ubicación, extensión y se comprime o invade los tejidos cercanos.

El examen clínico no siempre es eficaz: los canceres de sacro son asintomáticos durante mucho tiempo. El síntoma inicial más común es el dolor local.

 

Las infecciones del sacro son causadas por estafilococos, bacterias coliformes o el mismo patógeno que causa la tuberculosis.

Los pacientes sienten dolor (agudo o crónico) en el sacro.

El dolor aumenta durante los movimientos y nunca desaparece, tampoco en reposo.

 

Las enfermedades metabólicas de los huesos (osteoporosis u osteomalacia) se pueden producir por una pérdida de mineralización ósea sin síntomas.

Contrariamente a lo que muchos piensan, el hueso osteoporótico no causa dolor de espalda, si no se produce una fractura.

 

Dolores articulares de la sacroilíaca

 

¿Cuáles son las articulaciones sacroilíacas (SI)?

El sacro es el hueso triangular en la parte inferior de la columna, debajo de la columna lumbar.

La mayoría de las vértebras de la columna vertebral son móviles, pero el sacro está formado por cinco vértebras fusionadas que no se mueven.

Los huesos ilíacos son dos grandes huesos que forman la pelvis.

Las articulaciones SI unen la columna vertebral a la pelvis.

El sacro y el hueso ilíaco están unidos por unos ligamentos fuertes.

 

¿Cuáles son las causas de la disfunción de la articulación sacroilíaca?

Como la mayoría de las otras articulaciones del cuerpo, las SI tienen una capa de cartílago que cubre el hueso.

Cuando el cartílago se desgasta, los huesos empiezan a frotar entre ellas.

Esto provoca una artritis degenerativa (artrosis).

 

La artritis degenerativa es frecuente en las SI, como en las otras articulaciones del cuerpo.

 

Otra causa frecuente de disfunción de la SI es el embarazo.

Durante el período de gestación, el cuerpo de la mujer libera hormonas que relajan los ligamentos.

Esto prepara el cuerpo de la mujer al embarazo.

La relajación de los ligamentos permite un mayor movimiento de las articulaciones y puede causar desgaste anormal.

El aumento de peso y el cambio en la manera de caminar causan un estrés adicional en estas estructuras.

Cada enfermedad que cambia la manera normal de caminar provoca un aumento del estrés de las articulaciones.

Esto incluye dismetría de las extremidades (una pierna más larga que la otra), dolor de cadera, rodilla, tobillo o pie. Frecuentemente los pacientes con fuerte dolor de las extremidades inferiores tienen problemas con la espalda (columna lumbar) o las SI.

 

Hay muchas enfermedades que causan la inflamación de las articulaciones SI.

A continuación se exponen las principales:

 

  • Artritis reumatoide,
  • Artritis psoriásica,
  • Espondilitis anquilosante.

 

Estas enfermedades son artritis que pueden afectar a todas las articulaciones del cuerpo.

 

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción de la sacroilíaca?

El síntoma más común es el dolor. Los pacientes sienten dolor en la espalda baja o la parte posterior de las caderas.

El dolor también se puede sentir en la ingle y los muslos.

El dolor se va agravando al permanecer de pie y caminar y mejora al estar acostado.

 

¿Cómo se diagnostica la disfunción de la articulación sacroilíaca?

El diagnóstico empieza con el historial médico y un examen físico.

Posteriormente se recomienda hacer una radiografía.

El paciente debe realizar la radiografía de la pelvis, las caderas, la columna vertebral por indicación del médico.

Una TAC proporciona información detallada sobre las articulaciones y los huesos.

Tanto la radiografía como la TAC detectan una sacroileítis.

Esto aparece como una esclerosis de las articulaciones: el médico observa el desgaste del hueso alrededor de las articulaciones.

 

 

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.