Contracciones durante el embarazo

foto; Contracciones durante el embarazo, feto, bebé, embarazada

 

En general, las contracciones durante el embarazo indican que el embarazo ha terminado, pero eso no quiere decir que a las primeras contracciones el bebé deba nacer.

Las contracciones musculares del útero pueden ser diurnas o nocturnas, a veces no permiten dormir.

 

 

Primeras contracciones

La mujer puede tener contracciones preparatorias incluso durante los primeros meses (primer trimestre) debido a que el cuerpo tiene que acostumbrarse al embarazo, éstas son causadas por el estiramiento de los ligamentos que rodean el útero, los síntomas son similares a la colitis, estreñimiento y deshidratación.

La madre puede sentir el vientre hinchado y duro, pero estos síntomas no están relacionados con el parto.

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Cuándo son peligrosas?

Si las contracciones van acompañadas también por manchas, pérdidas de sangre y dolor de barriga, se aconseja consultar a un médico para descartar las posibles causas, por ejemplo un embarazo ectópico o un aborto espontáneo.

 

Auto pruebas

Hay muchas cosas por las que se necesita la presencia de un médico para hacer algunos controles, por ejemplo la ecografía, pero también hay auto pruebas para comprobar si son verdaderas o falsas contracciones: poner una mano sobre el útero, si éste es duro durante los calambres, es probable que sean contracciones, pero si es duro en un lado y blando en el otro, es probable que los calambres sean causados por el movimiento del niño.

 

Contracciones prematuras

Muchas veces después de la trigésimo cuarta semana se pueden experimentar contracciones irregulares y aleatorias, estas son conocidas como contracciones de Braxton-Hicks. Si las contracciones se producen regularmente aproximadamente cada 10 minutos (no de forma intermitente), probablemente la mujer está de parto.

Se aconseja informar al médico o a la obstétrica de cualquier tipo de contracción, de esta manera es posible determinar lo que está pasando.

 

Movimientos cómodos

Las contracciones fisiológicas, pero no regulares se pueden calmar con algunos remedios naturales, por ejemplo beber mucha agua, tomar un baño caliente, vaciar la vejiga y respirar rítmicamente.

 

Contracciones sexuales

Durante un embarazo normal (sin complicaciones) los orgasmos no aumentan el riesgo de parto prematuro y las relaciones sexuales no pueden causar el inicio del parto, incluso si la fecha del parto está próxima.

 

Contracciones: cuándo ir al hospital

 

Hay tres tipos de contracciones: fisiológicas, falsas y verdaderas. Las contracciones de Braxton-Hicks (o fisiológicas) pueden ocurrir en cualquier momento durante la segunda mitad del embarazo, o pueden no estar presentes en absoluto.

Las contracciones de parto falso son normalmente irregulares y se detienen cuando se cambia de posición.

Aunque la madre está preocupada, estas contracciones no hacen daño al niño y a menudo no son dolorosas.

Cuando este fenómeno se vuelve molesto, el médico puede prescribir un fármaco antiespasmódico como la Butilescopolamina (Buscapina ®) o un suplemento de magnesio.

Las contracciones de parto son, en cambio, fácilmente identificables.

Después de la semana 38, es posible realizar un examen llamado cardiotocografía que mide la frecuencia cardíaca fetal y las contracciones uterinas, esto sirve para saber el estado de salud del niño.

 

 

 

¿Cómo se manifiestan? Síntomas de las contracciones de parto

 

El parto se puede dividir en tres fases. En la primera fase el cuerpo de la madre se prepara para empujar al bebé fuera del útero; la segunda es el parto real donde la mujer empuja al bebé; en la tercera la placenta sale del cuerpo de la madre.

Durante la primera fase se sienten las contracciones, la intensidad de los dolores en el abdomen inferior puede variar, se puede sentir un dolor leve o insoportable. Las mujeres embarazadas a menudo experimentan un fuerte dolor , para darse cuenta después de que aún no ha llegado la hora efectiva del parto.

Las contracciones pueden empezar al final del segundo trimestre o principios del tercer trimestre. Las mujeres primerizas piensan que estas contracciones son muy dolorosas, pero otras mujeres que ya las han experimentado piensan que este dolor es leve en comparación con el parto real.

Una forma de reconocer las contracciones falsas de las verdaderas es comprobar la duración.

Las falsas contracciones son muy cortas e irregulares, por ejemplo, se puede sentir dolor durante unos pocos segundos o minutos y luego puede volver después de horas o incluso un día más tarde; además la intensidad es muy débil, o son fuertes desde el principio, pero luego se debilitan. Por lo general, el dolor empieza desde el área inferior del abdomen o desde la región pélvica.

Las falsas contracciones pueden detenerse al cambiar de posición, al dar un paseo o al beber agua , y esto no ocurre cuando se producen las verdaderas contracciones.

 

Identificación de las verdaderas contracciones

La intensidad es siempre la misma tanto cuando se permanece inmóviles como cuando se está en movimiento. Por lo general se hacen cada vez más intensas y regulares (hay que prestar atención al aumento de la frecuencia);

Las contracciones pueden ir acompañadas por dolor de estómago, calambres o diarrea. Es posible sentir dolores en el abdomen o de espalda (o ambos) y también dolor en la parte superior de los muslos.

Pueden causar pérdidas de sangre.

Las verdaderas contracciones pueden ir acompañadas por la ruptura de la membrana (conocida como ruptura de la fuente), esto podría ocurrir también antes del inicio del parto, o no se rompe hasta la intervención del médico.

Las verdaderas contracciones pueden ser fácilmente identificadas. Al principio sólo duran unos pocos segundos y tienen una frecuencia de 10 minutos.

Cuando empieza el parto, el intervalo entre una contracción y la otra se acorta cada vez más y aumenta también la intensidad.

Cuando se producen 3-4 contracciones cada hora se aconseja llamar a la obstétrica o al médico, especialmente si la fecha del parto está próxima.

 

 

Algunos consejos útiles

Una de las preguntas más frecuentes que todas las mujeres embarazadas se hacen es “¿Cuándo llamar al médico?, ¿Cuándo ir al hospital?”

No hay que correr al hospital tan pronto como empiecen las contracciones, en cambio al principio hay que relajarse y descansar.

Se aconseja evaluar la frecuencia de las contracciones. Determinar la duración de cada contracción y la frecuencia. Esto ayuda a entender el momento adecuado para ir al hospital.

Es aconsejable esperar el momento adecuado en casa, tomando un baño caliente, comiendo, leyendo, viendo la televisión o haciendo algo para relajarse.

Cuando las contracciones empiezan a durar 30-60 segundos con una distancia de 5 minutos entre ellas, hay que llamar al médico, que les dirá que ha llegado el momento de ir al hospital.

Se dice que si una mujer está en su segundo o tercer embarazo, las contracciones tienen intervalos mucho más cortos.

 

 

 

¿Qué se siente? ¿Cómo entender que el momento del parto se aproxima?

Disentería: normalmente una mujer tiene disentería uno o dos días antes del parto. Antes del parto se puede sufrir de indigestión y vómito. Cuando la cabeza del bebé desciende a la región pélvica, para prepararse para el parto, el peso del bebé ya no recae todo sobre el diafragma y la mujer puede respirar mejor. La madre siente una energía increíble, pero es también exhausta y quiere hacer muchas cosas, como si no quisiera dejar nada en casa sin terminar.

 

 

Nacimiento prematuro

La duración de un embarazo normal es de 37-42 semanas desde el último ciclo menstrual.

El parto normal se produce en el noveno mes (u octavo).

Cuando el embarazo termina antes de la trigésimo séptima semana, el nacimiento es prematuro, pero si el embarazo termina antes de la vigésima semana es un aborto espontáneo.

En el caso de embarazo múltiple, el nacimiento prematuro es más probable.

Un nacimiento prematuro se diagnostica en las mujeres que entre el 5º / 6º o 7º mes tienen las contracciones uterinas regulares.

 

Inicio del parto

A menudo, la fase inicial del parto es la más larga, a veces dura 2-3 días.

Contracciones uterinas:

  • La intensidad puede variar de leve a moderada, y la duración es de entre 30 y 45 segundos, la mujer es todavía capaz de hablar cuando tiene las contracciones.
  • Pueden ser irregulares, a intervalos de aproximadamente 5 -20 minutos y también se pueden interrumpir durante algunos períodos.

 

Al principio el cuello del útero se dilata unos 3 cm, en las mujeres primerizas la dilatación del cuello del útero puede tardar muchas horas. Cuando una mujer va al hospital demasiado pronto los médicos podrían enviarla a casa, recomendando una vuelta al hospital en el momento en que se rompa la fuente.

 

 

 

 

Fase activa del parto

La primera fase activa del parto comienza cuando el cuello del útero se dilata 3-4 cm. Esta fase termina cuando el cuello del útero está completamente dilatado y el bebé está listo para nacer.

La última fase es muy intensa, en comparación con la fase inicial las contracciones son:

  • Más intensas
  • Más frecuentes, ocurren cada 2-3 minutos
  • Duran más tiempo (50-70 segundos)

 

Cuando la mujer se pone inquieta o excitada es el momento de ir al hospital, incluso si la fuente aún no se ha roto podría ocurrir pronto.

Cuando comienza esta fase, se recomienda empezar con la respiración especial aprendida durante el curso de preparto.

 

 

Descripción de las sensaciones de algunas madres primerizas

“Las contracciones se han presentado como dolores menstruales, los dolores menstruales más fuertes que he tenido. El dolor se propagaba por todo mi vientre, llegaba a su culminación y luego disminuía. A veces, se añaden también dolores de espalda y dolores en la región pélvica. ”

“Podría describir las contracciones como un cruce entre un pinchazo y el peor dolor que se siente cuando se tiene la gastritis, el dolor se siente en la región púbica y en la nalga. Cuando las contracciones empezaban, el corazón empezaba a acelerarse y sentía todo mi cuerpo que se contraía. Los dolores no permiten hablar y pensar en otra cosa, luego comienzan a disminuir gradualmente, hasta desaparecer. Entre una contracción y la otra no hay que pensar en el dolor, más que nada hay que relajarse hasta que el corazón empiece a acelerarse porque las contracciones están volviendo.

¿Cómo inducir las contracciones?

Si una madre quiere inducir las contracciones, puede probar los métodos naturales (algunas veces eficaces) que estimulan la producción de oxitocina o la dilatación del cuello del útero:

  • Estimulación del pezón
  • Acupuntura
  • Relaciones sexuales
  • Comer alimentos picantes.
    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.