10 Remedios para el acné

 

El acné es una enfermedad de la piel que se manifiesta con diferentes tipos de erupciones cutáneas: puntos negros, granos, quistes y nódulos.

Esta enfermedad afecta sobre todo a los adolescentes, pero puede darse también en los niños y en los adultos.
El acné que afecta a la mayoría de las personas se conoce también como acné vulgaris (o vulgar).


Cara bonita, chica
Todas las lesiones cutáneas causadas por el acné empiezan como un micro-comedón.
Generalmente los médicos reconocen cuatro grados diferentes de acné:

  • Acné comedónico, caracterizado por comedones abiertos
  • Acné pápulo pustuloso
  • Acné quístico (grave)
  • Acné nódulo quístico (grave)

Las pústulas y los quistes pertenecen al grupo del acné inflamatorio.

 

¿Qué tipo de acné produce granos y cicatrices?

Acné comedónico o de primer grado
En esta fase la piel empieza a manifestar los primeros signos típicos del acné: piel grasa, comedones abiertos a veces muy numerosos y pocas manchas. No hay inflamación.
El acné de primer grado se manifiesta a menudo en los adolescentes.
Muchos adultos tienen una forma de acné leve que se presenta a través de puntos negros en la frente y en la nariz.

La milia aparece a menudo en la zona de la barbilla y del ojo.
Normalmente este tipo de acné es bastante fácil de mantener bajo control y se pueden evitar las cicatrices.
Si no se trata, el acné leve puede empeorar hasta el segundo o tercer grado.
El acné está considerado “leve” si hay menos de 20 granos o puntos negros, menos de 15 pápulas inflamadas o menos de 30 lesiones cutáneas totales.
Generalmente el acné leve se trata con medicamentos tópicos sin receta médica. Es posible que sean necesarias hasta ocho semanas para que se vea una mejoría significativa.

Acné pápulo pustuloso o de segundo grado
Puede concentrarse en una zona o estar extendido.
Los comedones (puntos negros) y la milia están presentes en mayor cantidad. En este tipo de acné, sin embargo, las manchas pueden ser más grandes.
Generalmente son de color rojo y / o están llenas de pus con signos de comedones abiertos y cerrados.
Ahora hay una leve inflamación de la piel visible.
Las pápulas y pústulas aparecen más a menudo y las erupciones cutáneas son más evidentes.
Las manchas (máculas) pueden aparecer en otras zonas de la cara, por ejemplo en la nariz y en la frente.
Las mujeres adultas a menudo desarrollan manchas y erupciones cutáneas en la barbilla, las mejillas y las mandíbulas, sobre todo en la fase pre-menstrual y durante el ciclo menstrual.
Otro factor que contribuye a distinguir el acné de segundo grado del acné leve serían las manchas típicas de las diferentes etapas de la enfermedad.
El acné medio y grave está caracterizado por máculas nuevas, manchas curadas y / o algunas cicatrices.

El acné de segundo grado todavía se puede tratar con fármacos sin receta médica.
Además del ácido salicílico, es aconsejable aplicar una loción de peróxido de benzoilo una o dos veces al día para eliminar las bacterias Propionibacterium acnes que causan inflamación y provocan pápulas y pústulas rojas.
Si el paciente tiene entre 20 y 100 espinillas o puntos negros, entre 15 y 50 protuberancias inflamadas, o entre 30 y 125 lesiones cutáneas totales, el acné está considerado de segundo grado.

Acné quístico o de tercer grado
El acné de tercer grado está considerado grave. La diferencia principal entre esta fase y el acné de segundo grado es la gravedad de la inflamación.
Ahora la piel está visiblemente inflamada y enrojecida.
Los signos típicos del acné (comedones, espinillas rojas y amarillas) están presentes, pero de manera más difundida y acentuada.
El acné grave afecta normalmente a otras zonas del cuerpo además de la cara, como el cuello, el pecho, los hombros y el área superior de la espalda.

Existe el riesgo de desarrollar cicatrices.
En al caso de acné grave es importante consultar a un dermatólogo para realizar un tratamiento específico adecuado.
Normalmente el acné de tercer grado se cura con medicamentos sistémicos (en forma oral) o tópicos disponibles sólo con receta médica.
Si no se trata, el acné de tercer grado puede empeorar hasta el cuarto grado.

Acné nódulo quístico o de cuarto grado
El cuarto grado es la forma más grave de acné.
También en esta fase las pápulas y pústulas son los signos típicos del acné.
Son mucho más numerosos y están más extendidos e inflamados.
Los pacientes con este tipo de acné a menudo tienen algunos quistes grandes.
Un quiste es una bolita llena de pus de más de 5 mm de diámetro.
Además de los quistes, hay muchos comedones, pápulas, pústulas y nódulos.
Hay un alto grado de inflamación y las erupciones cutáneas son graves.
El acné quístico causa dolor en la piel.

Este tipo de acné grave se extiende mas allá de la cara y puede afectar a toda la espalda, al pecho, a los hombros y a los brazos.
La infección es profunda y está extendida.
Desafortunadamente, entre las complicaciones del acné están las cicatrices.
Es fundamental que el acné de cuarto grado sea curado por un dermatólogo.
Los nódulos son manchas profundamente enraizadas, duras y símiles a grumos.
Estas protuberancias pueden permanecer hasta ocho semanas.

 

Acné, espinillas, caraVariantes del acné

Algunos tipos de acné no encajan en las categorías clásicas.
La mayoría de estos tipos son raros. Aquí se muestran algunos ejemplos:

Acné conglobata
Este tipo de acné afecta a los hombres más que a las mujeres y es más probable que aperezca entre los 18 y los 30 años.
Puede producirse en el área ocupada por una pápula, pústula o comedón o en una zona cutánea afectada previamente por el acné.
Es necesario un tratamiento agresivo para curar este raro y grave tipo de acné inflamatorio. Aún con el tratamiento, las consecuencias del acné conglobata son cicatrices permanentes.

 

Acné fulminante
Este raro tipo de acné es agresivo, doloroso y provoca una inflamación similar a la del acné conglobata.
Puede empezar de manera muy rápida y en algunos casos se vuelve grave en pocas semanas.
La característica que diferencia el acné fulminante de otros tipos de acné es la posibilidad de causar dolor en las articulaciones similar al de la artritis.

Hidradenitis supurativa
Este trastorno está vinculado al acné, pero sólo afecta a ciertas glándulas que producen el sudor (glándulas apocrinas).
Las glándulas sudoríparas normales se activan con el calor, mientras que los elementos que activan las glándulas apocrinas son el estrés o las alteraciones hormonales como la menstruación o la estimulación sexual.
La hidradenitis supurativa se manifiesta en las axilas, los pezones, el área anal o genital (nalgas y órganos genitales).

Acné rosácea
El acné rosácea es una dermatosis similar al acné juvenil caracterizada por los siguientes síntomas:

  1. Cara roja,
  2. Capilares visibles en la cara,
  3. Ojos rojos,
  4. Lagrimeo,
  5. A veces se siente picor en la piel

Acné escoriado
El acné escoriado se produce cuando las espinillas han sido arañadas o apretadas hasta lesionar la piel.

Acné en niños y bebés
El acné neonatal (o eritema tóxico) puede aparecer poco después del nacimiento y dura aproximadamente un mes o algo más.
Está caracterizado por manchas rojas o granos rojos con un punto blanco en el centro.
No es grave y no necesita tratamiento.

Acné infantil
Es un trastorno raro, pero puede producir cicatrices si no se trata.
Los niños desarrollan lesiones cutáneas inflamatorias, sobre todo en las mejillas.
Normalmente aparecen en los bebés después de tres meses de edad.
El tratamiento de los niños es similar a lo de los adultos; sin embargo, es aconsejable evitar las tetraciclinas, ya que pueden causar decoloración en los dientes.

Acné tardío
El acné también puede afectar a los hombres adultos, y especialmente a las mujeres de entre 30 y 45 años aproximadamente.
Las causas de las espinillas inflamadas en las personas de cuarenta años son los fármacos (cortisona o terapia hormonal) y el estrés.

 

Causas del acnéAcné, espinillas, granos, quistes, nódulos, pecho

Entre las posibles causas del acné están:

  1. Exceso de sebo producido por el folículo,
  2. Acumulación de células muertas en el poro que causan la obstrucción
  3. Penetración de bacterias en el poro,
  4. Hormonas. Durante la pubertad, chicos y chicas tienen un aumento del nivel de hormonas andrógenas, entre ellas la testosterona. Estas hormonas aumentan la producción de sebo en las glándulas sebáceas de la piel.
  5. Leche y azúcar. Algunos expertos creen que las proteínas de la leche y los dulces facilitan la aparición del acné.

El acné no es contagioso.

 

¿Cuáles son las causas del acné durante la lactancia?

La causa podría ser hormonal, en concreto está relacionada con las hormonas que están volviendo a la normalidad después del nacimiento.
La mayoría de las madres presentan acné después del embarazo, aunque no estén amamantando.
Otras causas son el estrés y la deshidratación.

 

Diez consejos para el acné

  1. Aplicar una mascarilla de miel en la cara una o dos veces a la semana. La miel tiene propiedades antibacterianas, lo que es ideal para desinfectar y curar las pequeñas imperfecciones. También es suave para las pieles sensibles.
    Algunas personas prefieren la mascarilla de bicarbonato de sodio que se prepara con la misma cantidad de agua que de bicarbonato.
  1. Lavado de la cara – Hay que lavarse la cara dos veces al día con un jabón de azufre específico para el acné.
    Es importante hacer un lavado extremadamente suave de la piel.
    No se debe frotar la piel ni utilizar un paño áspero.
    Lavar excesivamente la piel puede estimular las glándulas sebáceas y producir más sebo, empeorando así el acné.
  1. Mantener el cabello lejos de la cara.
    Si el paciente tiene el pelo largo, tendría que mantenerlo lejos de su cara.
    El pelo contiene aceite y contribuyen a empeorar las erupciones cutáneas.
    Es recomendable lavarse el pelo todos los días y después del entrenamiento.
    También se recomienda afeitarse la barba, ya que puede favorecer la acumulación de sebo en las mejillas y la barbilla.
  1. Comer zanahorias, ya que contienen betacaroteno (vitamina A).
    La vitamina A fortalece el tejido protector de la piel y de hecho previene el acné.
    Ayuda a reducir la producción de sebo.
    Esta vitamina es esencial para el mantenimiento y la reparación del tejido del que están hechas la piel y las membranas mucosas.
    La vitamina A también es un poderoso antioxidante, necesario para liberar el cuerpo de toxinas.
  1. Incluir el cromo en la dieta.
    El cromo es un elemento excelente en la cura de infecciones en la piel.
    Tomar un suplemento de cromo una vez al día acelera la cura de las espinillas e impide erupciones cutáneas futuras.
  1. Jugo de limón
    Muchos adolescentes han tenido una mejora significativa aplicando el jugo de limón directamente en la cara.
    El jugo debe ser aplicado por la noche. Es necesario aclarar con agua después de 2/3 horas.
    Al principio se siente ardor en la piel. Además, no hay que exponerse al sol después de la aplicación.
    Beber un vaso de agua y limonada puede mejorar el resultado final.
  1. Quitar el maquillaje
    Dejar el maquillaje demasiado tiempo en la piel favorece la obstrucción de los poros, causa más granos y puntos negros.
    A la hora de maquillarse, es necesario utilizar productos a base de agua.
  1. No apretar los puntos negros y espinillas.
    Aunque es tentador, es importante no apretar, pellizcar o tocar los granos o comedones. Estas acciones aumentan la producción de sebo. Además, al apretar, las membranas subcutáneas se rompen, causando la difusión de la infección y del sebo bajo la piel.
    El resultado es el aumento de granos.10 remedios para el acne
  1. Lavar las fundas de almohada y la ropa cada día
    La cara permanece a contacto con la funda de almohada muchas horas al día.
    La funda absorbe los aceites de la piel.
    Cada noche la suciedad y el aceite se difunden otra vez en la cara, provocando una erupción cutánea.
  1. Comer alimentos ricos en zinc.
    El zinc es una sustancia antibacteriana y un elemento necesario para las glándulas sebáceas.
    Una dieta baja en zinc puede causar las erupciones cutáneas típicas del acné.

 

Cura para el acné

Los medicamentos orales para el acné no deben utilizarse durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre.
Entre los tratamientos para el acné existen:

Cremas y pomadas. Las lociones para el acné pueden secar el aceite, eliminar las bacterias y favorecer la caída de las células muertas.
Las pomadas que no necesitan receta médica contienen peróxido de benzoilo, azufre, o ácido salicílico como ingrediente activo.
Los tratamientos tópicos están disponibles bajo prescripción médica. Si el acné no responde a los tratamientos sin receta médica, el dermatólogo puede recomendar fármacos derivados de la vitamina A:

  • Tretinoína tópica (Neocare Crema 0,4%, Retirides Crema 0,025%)
  • Adapaleno (Differine Crema 1 mg/g)

Existen varios antibióticos tópicos, entre ellos el ácido azelaico (Finacea Gel 15%, Zeliderm Crema 20%) y la Clindamicina tópica (Zindaclin Gel 1%) que destruyen las bacterias de la piel.

Los antibióticos. Para el acné de segundo, tercer y cuarto grado podría ser necesario un breve tratamiento antibiótico por vía oral.
Los antibióticos pueden provocar efectos secundarios, como dolor de estómago, mareos o despigmentación de la piel.

Isotretinoína tópica. Los antibióticos pueden no ser suficientes para tratar los quistes profundos. Isotretinoína tópica (Isotrex Gel 0,05%) es un fármaco muy fuerte disponible para las cicatrices del acné quístico o para el acné que no responde a otros tratamientos.
Las mujeres embarazadas no pueden tomar este fármaco.

Píldora anticonceptiva
Los anticonceptivos orales pueden mejorar el acné en las mujeres.
Por ejemplo, Zoely contiene una hormona estrógena (estradiol) y un progestágeno (acetato de nomegestrol).
Sin embargo, los anticonceptivos orales pueden causar otros efectos secundarios, como dolor de cabeza, dolor de mamas, náusea y depresión. Entre las posibles complicaciones, la más grave es un ligero aumento del riesgo de enfermedades cardíacas, hipertensión y coágulos de sangre.

laser, acne, pielLáser y fototerapia
El tratamiento con láser y la fototerapia alcanzan las capas más profundas de la piel sin dañar la superficie.
El tratamiento láser tiene el objetivo de dañar las glándulas sebáceas reduciendo la producción de sebo.

La fototerapia utiliza los rayos ultravioleta para destruir las bacterias Propionibacterium acnes.
Estas terapias también pueden mejorar la estructura de la piel y reducir la gravedad de las cicatrices.

¿Cuánto dura el acné? ¿Cuando termina?

Si se efectúa la mayoría de las terapias para el acné bajo prescripción médica, es posible que no se logren resultados hasta cuatro – ocho semanas. Además, la piel puede empeorar antes de mejorar.
El acné juvenil normalmente termina alrededor de los 18 años.