Acné rosácea

 

El acné rosácea (o cuperosis) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que provoca el enrojecimiento de la piel en la cara y puede causar lesiones cutáneas e hinchazón.

Afecta a zonas de la cara que normalmente enrojecen, o sea la nariz, las mejillas, la barbilla y la frente.
Una persona con rosácea puede encontrar manchas rojas en la cara y quistes.
El acné rosácea no provoca puntos negros o granos como el acné de los adolescentes.

Las personas más afectadas son los adultos de con piel clara y las mujeres con menopausia.

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

Los síntomas de la rosácea incluyen uno o más de los siguientes:

  1. Enrojecimiento frecuente de la cara. A menudo este es el primer síntoma, y puede ser el único durante meses o años.
  2. Eritema en algunas partes de la cara. Puede parecerse a una quemadura de sol.
  3. Pequeñas manchas rojas abultadas (pápulas) y pequeños quistes (pústulas) en la cara.
    Las manchas y los quistes son similares al acné. En algunos casos estos pueden aparecer y desaparecer, pero también pueden permanecer a largo plazo si la rosácea no es tratada.
  4. Telangiectasia en la cara. Se trata de pequeños vasos sanguíneos visibles bajo la piel y que pueden llegar a ser bastante prominentes en la cara.
  5. Engrosamiento de la piel. Se produce sólo en algunos casos. El ejemplo más conocido se llama rinofima (nariz más grande y esponjosa). Este síntoma es raro.

Los síntomas del ojo (también llamados rosácea ocular) se producen aproximadamente en la mitad de los casos, y a menudo son leves. Entre ellos están:

  1. La sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.
  2. Ardor o picazón en los ojos.
  3. Ojo seco.
  4. Fotofobia o hipersensibilidad a la luz.
  5. Problemas en los párpados como quistes, orzuelos, o blefaritis (inflamación de los párpados)
  6. La inflamación y la infección de la córnea (la parte anterior del ojo) es una complicación rara pero grave, que puede afectar a la vista. Es necesario consultar urgentemente a un médico si se presenta dolor en los ojos o pérdida de la vista.

Normalmente la rosácea no provoca dolor o picor en la piel. Sin embargo, en algunos casos puede producirse una sensación de ardor en la piel. Por lo general, el paciente con rosácea no se siente enfermo y las complicaciones graves son poco frecuentes.
Las personas con rosácea suelen ser acusados de ser alcohólicos debido a la cara roja.

 

Causas del acné rosácea

La causa de la rosácea es desconocida, pero podría tener un origen genético o ambiental.
Algunos factores pueden desencadenar o empeorar la rosácea, aumentando el flujo sanguíneo en la superficie de la piel. Entre estos factores están:

  1. Las comidas o bebidas calientes
  2. Las comidas picantes
  3. El alcohol
  4. Las temperaturas extremas
  5. La luz del sol
  6. El estrés, la rabia o la vergüenza
  7. Una actividad física intensa
  8. Baños calientes o las saunas
  9. El cloro presente en las piscinas
  10. El ácaro Demodex folliculorum, que se encuentra en los folículos pilosos
  11. Los corticoides
  12. Los fármacos que dilatan los vasos sanguíneos, incluidos incluyendo algunos medicamentos para la presión sanguínea.

 

Diagnóstico y exámenes

Normalmente el médico puede diagnosticar la rosácea mediante un examen físico y la evaluación del historial clínico de la historia clínica.

 

Terapia para la rosácea

Aunque no existe una cura definitiva para la rosácea, los tratamientos pueden reducir los signos y síntomas.

Fármacos
Entre los fármacos para la rosácea se incluyen:

Terapia con antibióticos. Los antibióticos utilizados para la rosácea también tienen efectos anti-inflamatorios. Se encuentran en forma de crema, gel o pomada para aplicar sobre la piel afectada o en píldoras para tragar.
En general, las píldoras de antibióticos son más eficaces a corto plazo, pero pueden causar otros efectos secundarios.
Entre los antibióticos más recetados para el acné se encuentran:

  1. Metronizadol (Rozex Gel tópico 0,75%)
  2. Minociclina hidrocloruro (Minocin Cáps. 100 mg)
  3. Azitromicina (Zitromax 500 mg comprimidos)

Fármacos para el acné
Si los antibióticos no funcionan, el médico puede recetar isotretinoína tópica (Isotrex Gel 0,05%).
Este fármaco es muy fuerte y se utiliza para el acné quístico grave, pero también puede ayudar a eliminar las lesiones cutáneas de la rosácea.
No se debe utilizar durante el embarazo porque puede provocar daños muy severos al bebé.
La duración del tratamiento depende del tipo y de la gravedad de los síntomas, pero en general las mejoras serán visibles dentro de uno o dos meses.
Debido a que los síntomas pueden reaparecer a la hora de suspender el uso de los fármacos, normalmente se requiere un tratamiento a largo plazo.

 

Tratamiento con luz pulsada intensa (IPL) y láser

Los síntomas de enrojecimiento y los vasos sanguíneos visibles (telangiectasia) se pueden mejorar con éxito mediante el tratamiento con láser vascular o con luz pulsada (IPL).
El especialista que se ocupa de esta enfermedad es el dermatólogo.
Pueden ser necesarios de dos a seis tratamientos.
La máquina para el tratamiento con láser y luz pulsada envía un estrecho rayo de luz hacia los vasos sanguíneos visibles en la piel.
El calor del láser reduce las venas rojas y dilatadas, de manera que no sean visibles.
Entre los efectos secundarios está la formación de pequeñas cicatrices en el tejido circundante.
Varias pruebas demuestran que la luz ayuda a dar una nueva forma a la matriz de la piel, por lo que hay un mejor soporte para los vasos sanguíneos.
El tratamiento con láser puede causar dolor, pero sin embargo la mayoría de las personas no necesita anestesia.
Los efectos secundarios del tratamiento con láser generalmente son leves. Entre ellos se encuentran están:

  1. Hematomas
  2. Costras en la piel
  3. Hinchazón y enrojecimiento de la piel
  4. Ampollas (en casos raros)
  5. Infección (en casos muy raros)

Estos efectos secundarios generalmente duran pocos días y raramente son permanentes. La infección requiere tratamiento con antibióticos.

 

Maquillaje

Es posible ocultar las manchas rojas persistentes en la piel mediante productos específicamente diseñados para su camuflaje.

 

Cremas, geles y otros tratamientos tópicos

Las cremas que contienen el 1% de extractos de crisantelo Indicum pueden ayudar a combatir el acné rosácea, reforzando los capilares.
Aplicando esta crema dos veces al día la situación irá mejorando.
Se necesitan aproximadamente 12 semanas de aplicación exhaustiva para que se vean los efectos.
Tienen efectos secundarios leves, pero los beneficios superan ampliamente los riesgos.
Si se evitan los factores de riesgo y se aplica esta crema, las diferencias entre el antes y el después del tratamiento serán visibles.

Acné rosácea

La crema de té verde también es útil para el tratamiento.
Esta crema contiene un 2% de Polyphenon E y tiene un efecto mejor si se aplica de manera regular dos veces al día.
La crema de niacinamida es un tipo de vitamina del complejo B.
Este tratamiento tópico para el acné rosácea mejora la hidratación de la piel y reduce la inflamación.
Si se aplica dos veces al día, esta crema puede mejorar la barrera cutánea.
También está disponible en forma de gel.
La crema con ácido azelaico (Finacea Gel 15%) contiene trigo, cebada y centeno. Este producto tiene una acción antimicrobiana en la piel y reduce la rosácea bloqueando el crecimiento de las bacterias de la piel.
Un notable efecto secundario de esta crema es la sensación de escozor durante su aplicación.
El regaliz es una planta que se utiliza para el tratamiento tópico del acné rosácea. El extracto de raíz de regaliz puede mejorar mucho la rosácea leve si se aplica regularmente durante 4-8 semanas.
El regaliz tiene muchos efectos secundarios, pero se comporta como un emoliente (hidratante) en el acné rosácea y otras enfermedades de la piel.

 

Remedios naturales y alimentación

El vinagre de manzana es un remedio casero oral para el acné rosácea. Actúa sobre una de las causas del acné rosácea, es decir los problemas digestivos.
Este vinagre libera enzimas digestivas en el cuerpo y ayuda a restaurar el equilibrio bacteriano intestinal
El vinagre de sidra de manzana está disponible en forma líquida, e incluso se puede tomar en forma de pastilla.
El lavado de la cara con harina de avena alivia el picor, que es el síntoma más molesto del acné rosácea.
Este remedio de la abuela actúa como un limpiador, y además tiene un efecto nutritivo y exfoliante en la piel.
Aplicándose regularmente puede reducir los síntomas.
La ventaja de los lavados con harina de avena es la posibilidad de seguir esta terapia en casa mezclando un poco de harina de avena, limón y miel.
Lavarse la cara con jabón de azufre también puede tener beneficios para la piel.

Alimentación y dieta. Algunos pacientes resuelven el problema eliminando algunos alimentos de la dieta, por ejemplo el gluten, los productos lácteos (leche, queso, etc.) y los cacahuetes.

 

Curas naturales

El áloe vera, la bardana, la manzanilla, la betaína, el trébol rojo, la rosa mosqueta, el selenio y el zinc son todos remedios tópicos útiles para curar el acné rosácea.
Una máscara con la tintura de la raíz de bardana ayuda al proceso de limpieza de la sangre, lo que reduce el acné rosácea.
La matricaria, el aceite de árbol de té, el aceite esencial de lavanda y el jengibre son productos que ayudan a curar el acné leve, y además provocan menos efectos secundarios.
Entre las hierbas que pueden ayudar, el té verde, la avena y la manzanilla tienen propiedades anti-inflamatorias y ayudan a reducir el rinofima.
Según la revista “Living Nature” los pacientes con acné rosácea tendrían que tomar una o dos cucharillas de aceite de onagra al día. Este remedio es bueno para el tratamiento del acné rosácea leve.
La inclusión de alimentos ricos en vitamina B en la dieta es un simple remedio casero para combatir el acné rosácea.
Los pacientes con rosácea a menudo sufren de indigestión, sobre todo después de comidas pesadas con alimentos grasos.
Esto es debido a la deficiencia de lipasa pancreática.
La indigestión y el acné pueden sanar con algunos suplementos de enzimas pancreáticas.
La cáscara de naranja, el jugo de limón fresco, el jugo de áloe, los tomates, el ajo, las claras de huevo y el aceite de neem son buenos remedios para aliviar el acné rosácea.
La pasta de miel y canela, los bloques de hielo o el jugo de papaya ayudan a reducir la inflamación y a tratar las espinillas.
Aunque el aceite de alcanfor está considerado un irritante cutáneo, algunos estudios muestran que es un remedio natural simple y eficaz contra el acné.

La aplicación de aceite de alcanfor diluido en la piel durante algunos días podría ayudar.
Todos los tratamientos caseros funcionan si se siguen las indicaciones con en detalle.
Es necesario continuar el cuidado de la piel para prevenir la reaparición del acné rosácea.
Aun cuando no se consiguen resultados de inmediato, es importante cuidar la piel regularmente durante algunas semanas, a veces meses.

 

Pronóstico

A pesar de que no se haya eliminado el acné de manera definitiva, si se sigue una dieta adecuada, se hacen las terapias y se evitan los factores de riesgo, la rosácea puede ser reducida a lo mínimo.