Exantema en niños

 

Exantema es un término médico que alude a una erupción cutánea generalizada que suele ir acompañada de síntomas sistémicos, tales como fiebre, malestar y dolor de cabeza.

Por lo general, aparece a raíz de una enfermedad contagiosa viral.
El exantema también puede tener su origen en un fármaco (especialmente antibióticos y antiinflamatorios), como por ejemplo el exantema liquenoide.

Esta erupción cutánea suele afectar a los niños, pero también puede darse en los adultos.

¿Cuáles son las causas del exantema?

El exantema en la infancia es muy frecuente y generalmente tiene su origen en las siguientes infecciones virales:

  1. Gripe estacional, incluyendo enfermedades respiratorias o gastroenteritis;
  2. Varicela (da lugar a pústulas y ampollas en el tronco, la cara, los brazos y las piernas);
  3. Sarampión;
  4. Rubeola;
  5. Roséola;
  6. Hepatitis viral;
  7. Escarlatina (cuarta enfermedad, se origina en la zona de la ingle y de las axilas y luego se extiende a la cara, al tronco y a las extremidades);
  8. Quinta enfermedad (eritema infeccioso);
  9. Sexta enfermedad (exantema súbito);
  10. Otras infecciones por adenovirus, Coxsackievirus, etc.

El exantema también puede ser provocado por bacterias u otras enfermedades infecciosas, tales como:

  1. Neumonía por micoplasma;
  2. Enfermedad de Kawasaki;
  3. Rickettsia;
  4. Viruela (se cree erradicada gracias a la vacunación);
  5. Mononucleosis infecciosa;
  6. Enfermedad meningocócica;
  7. Enfermedad de Lyme (causada por picadura de garrapata);
  8. Infecciones por estafilococo;
  9. Síndrome del choque tóxico (TSS);
  10. Síndrome de piel escaldada por estafilococo (SSSS);
  11. Síndrome del choque tóxico por estafilococo (STSS);
  12. Los recién nacidos pueden desarrollar el eritema tóxico neonatal, es decir manchas rojas no cancerosas.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas del exantema?

La mayoría de las erupciones cutáneas no específicas aparecen como manchas o parches y pueden provocar picor o no.
Por lo general, la erupción suele esparcirse y puede extenderse más en el tronco y en las extremidades.
En la mayoría de los casos, antes de que aparezca la erupción cutánea, los pacientes suelen experimentar algunos síntomas generales, tales como:

  1. Fiebre
  2. Malestar
  3. Dolor de cabeza
  4. Pérdida de apetito
  5. Dolor de barriga
  6. Irritabilidad
  7. Dolores musculares

Estos signos y síntomas pueden variar dependiendo de la causa de la erupción.
A menudo, los exantemas virales provocan epidemias a pequeña escala y los niños se contagian entre sí.

 

Exantema urticarial

El exantema urticarial es una erupción cutánea que consiste en manchas abultadas que aparecen en cualquier zona debido a una reacción alérgica.
Este tipo de reacción de la piel pruriginosa se llama urticaria.

 

Exantema macular y maculopapuloso

Sarampión
El sarampión lo provoca un virus de ARN que pertenece al género Morbillivirus de la familia de Paramyxoviridae.
Tras un período de incubación de unos 10-12 días, la enfermedad comienza con síntomas de fiebre, conjuntivitis, rinorrea, dolor de garganta y tos seca.
Las manchas de Koplik son pápulas blancas o grises que aparecen en la mucosa oral durante la fase prodrómica (período de incubación).
Aproximadamente 3-4 días después de los síntomas prodrómicos, el eritema típico del exantema se manifiesta con manchas en la cara y pápulas, al principio detrás de las orejas y en la zona de la línea del cabello, y extendiéndose luego al resto de la piel durante varios días.
Por lo general, la erupción se cura sola y la piel tiende a agrietarse.
Actualmente no existe ningún tratamiento antiviral específico para el sarampión, solo un tratamiento de los síntomas.
No obstante, al existir desde hace tiempo una vacuna contra el sarampión, es más fácil predecir la enfermedad.

Rubeola
La rubeola (o sarampión alemán) tiene su origen en un virus de ARN de la familia Togaviridae.
Alrededor del 50% de las personas infectadas se convierten en sintomáticas.
Tras un período de incubación de 2-3 semanas, los pacientes sintomáticos presentan síntomas prodrómicos tales como fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta y dolores musculares.
El exantema aparece después de unos 2-5 días y se extiende desde la cabeza hacia los pies.
El exantema es macular o maculopapuloso con manchas confluentes (superpuestas) en grupos.
La linfadenopatía simétrica se manifiesta con frecuencia y suele aparecer detrás de la orejas o en la zona occipital.
El contagio de la rubeola durante el embarazo puede provocar daños al bebé, por lo que todas las mujeres tienen que vacunarse contra esta enfermedad.

Eritema infeccioso
El eritema infeccioso (o quinta enfermedad) es una enfermedad exantemática infantil frecuente, provocada por el parvovirus B19 que pertenece a la familia Parvoviridae.
El nombre B19 proviene del código de identificación del grupo de donantes donde fue etiquetada la muestra de suero positivo original (es decir, panel B, número 19).
Se trata del único parvovirus directamente relacionado con la enfermedad en seres humanos.
Aunque el parvovirus puede manifestarse de diferentes maneras, el más común es el eritema infeccioso.
La quinta enfermedad se manifiesta en tres fases superpuestas.
Tras un período de incubación de 1-2 semanas, los pacientes presentan un eritema facial de color rojo fuego en forma de mariposa en la cara.
Por esta razón, el eritema infeccioso también se llama enfermedad de las mejillas abofeteadas.
En la segunda fase, 1-4 días después de la erupción en las mejillas, los pacientes desarrollan un exantema macular reticular o urticarial.
En la tercera fase, el exantema aparece de forma intermitente en respuesta a los estímulos, por ejemplo una irritación local, altas temperaturas o estrés emocional.

Roséola (exantema súbito)
La roséola (o sexta enfermedad) tiene su origen en un tipo de herpes virus humano (HHV-6) muy común entre la población sana, que está latente en macrófagos y linfocitos T.
Éstos están presentes en la saliva de las personas sanas y el potencial patógeno del virus reactivado varía desde una infección asintomática hasta graves enfermedades en los receptores de un trasplante.
Antes del final del segundo año de vida, aproximadamente el 75% de los niños son seropositivos al HHV-6 y aproximadamente el 24% de todos los niños con infección por HHV-6 manifiestan los síntomas clínicos de la roséola.
La infección por HHV-7 suele manifestarse más adelante, en el 65% de los niños infectados, a partir de los 3 años.

¿Cuánto dura?
Tras un período de incubación de 5-15 días, los niños infectados con roséola experimentan fiebre alta durante 3-5 días.
Ésta suele ir seguida de una erupción cutánea aguda de color rojo-rosado que no provoca picor, generalmente en el cuello y el tronco.
Debido a la fiebre alta, los pacientes sufren a menudo una infección bacteriana oculta.

Virus de Epstein-Barr y Aminopenicilina
El virus de Epstein-Barr (VEB) es un miembro de la familia de los herpesvirus, culpable también de la mononucleosis.
Únicamente alrededor del 5-10% de los niños infectados con este virus desarrolla un exantema, pero si se suministra amoxicilina o ampicilina, casi siempre se produce la erupción de color rojo brillante típica del sarampión.
Esta erupción comienza 5-9 días después de la exposición al fármaco, se origina en el tronco y luego se generaliza. Se manifiesta a través de pápulas y máculas.
La erupción deriva probablemente de los complejos inmunitarios en que los anticuerpos interaccionan con la ampicilina como consecuencia de la activación policlonal de las células B.

 

Exantema vesicular y con pústulas

Herpes Zóster
El herpes zóster (culebrilla) lo provoca el virus varicela-zóster (VZV).
El VZV es uno de los ocho virus del herpes conocidos por infectar a seres humanos. Provoca lesiones cutáneas vesiculares, la infección del tejido nervioso y una infección latente en los ganglios de la raíz del nervio dorsal.
La infección primaria da lugar a la varicela. Luego el virus se vuelve latente.
El herpes zóster puede afectar a las extremidades, al tronco o a la cabeza del paciente sin causar fiebre.
Por lo general, se encuentra localizado a lo largo de la ruta de un nervio (ciático, intercostal, etc).

Exantema en niños

Eczema herpético
El eczema herpético (también conocido como erupción variceliforme de Kaposi) es una forma grave de infección cutánea causada por el herpesvirus, que se presenta principalmente en las personas con dermatitis atópica y enfermedades de la piel, como el pénfigo, la enfermedad de Darier o las quemaduras traumáticas.
La secreción de citoquinas anómalas y la debilidad del sistema inmunitario no especifico de la piel en las personas con dermatitis atópica parece jugar un papel en la patogénesis del eczema herpético.

Enfermedad de manos, pies y boca
La enfermedad de manos, pies y boca (HFMD) es un exantema causado por el virus de la familia Picornaaviridae del género Enterovirus.
Aunque los enterovirus pueden provocar distintos tipos de exantema, la enfermedad de manos, pies y boca es una manifestación clínica común y reconocible.
El agente patógeno más frecuente es el virus de Coxsackie A16, si bien también pueden estar implicados otros virus Coxsackie y enterovirus.
El período de incubación típico de la infección es de 3-7 días.
Los síntomas principales son fiebre y linfadenopatía, seguida de la aparición de vesículas ovaladas, grises y dolorosas de 2-8 mm.

Éstas se producen tras 1-2 días en la piel de las palmas de las manos, en las plantas de los pies, en la mucosa oral y en la lengua.
A menudo las vesículas están dispuestas de forma paralela a los dermatoglifos y pueden presentar una mancha roja circunstante.
Las lesiones papulares y vesiculares también pueden aparecer en otras partes del cuerpo y en las nalgas.
El exantema oral (también llamado enantema) contribuye a distinguir la enfermedad de manos, pies y boca de otras causas de exantema en la infancia, aunque se han descrito casos sin lesiones orales.
Las zonas más afectadas son el paladar duro, la lengua y la mucosa bucal en la cavidad oral.
El diagnóstico diferencial debe excluir la estomatitis aftosa, la varicela, la infección por HSV y la herpangina.

 

Exantema con pápulas

Acrodermatitis papular infantil
La acrodermatitis papular infantil (PAC) (también conocida como síndrome de Gianotti-Crosti) es un trastorno cutáneo único caracterizado por la aparición repentina de un exantema papular eritematoso en las nalgas y en la cara.

Molusco contagioso
El molusco contagioso es una infección viral altamente contagiosa de las membranas mucosas y de la piel que suele afectar a los niños.

Su origen se encuentra en un poxvirus del género Molluscipoxvirus.
Por lo general, se presenta con pápulas perladas del color de la piel y en forma de cúpula con un tamaño de 2 a 8 milímetros.
Aproximadamente el 30% de los pacientes experimenta una reacción eccematosa que rodea a las lesiones.