Lesiones cutáneas

 

Las lesiones cutáneas incluyen cualquier anomalía que se produce en la piel, desde una pequeña excoriación hasta una herida más profunda.

Causas de las lesiones cutáneas

Las lesiones cutáneas resultan de varios trastornos de la piel, entre los que se encuentran:
Lesiones físicas
Alergia a alimentos o sustancias. Los alérgenos más comunes son: leche, huevos, granos de polen, hierba, etc.


Enfermedades de la piel, tales como dermatitis de contacto, eczema, psoriasis, sarampión, rubeola, varicela, queratosis seborreica, forúnculos, tiña, etc.

Clasificación de las lesiones cutáneas

Las lesiones cutáneas elementales se dividen en:

  • Lesiones primarias o primitivas, si son la consecuencia inicial de una enfermedad inflamatoria de la piel;
  • Lesiones secundarias, si se trata de la evolución de las lesiones primarias.

 

Entre las lesiones cutáneas primarias se encuentran:

Las vesículas, que son pequeñas protuberancias llenas de líquido claro.
Las vesículas pueden ser consecuencia de quemaduras, quemaduras solares, picaduras de insectos, roce de zapatos o infecciones virales (herpes zóster).

Las máculas, que son pequeñas manchas de color marrón, rojo o blanco.
Por lo general, presentan un diámetro de aproximadamente un centímetro.

Un nódulo, que es una formación cutánea sólida y con superficie en relieve.
La mayoría de los nódulos presentan un diámetro superior a dos centímetros.

Una pápula, que es una formación de superficie áspera.
La mayoría de las pápulas se desarrollan en grupo formando una placa.
Las placas son frecuentes en las personas con psoriasis.

Las pústulas, que son pequeñas lesiones llenas de pus.
Por lo general, son consecuencia del acné, de los forúnculos o del impétigo.

Las erupciones cutáneas son lesiones que cubren zonas de la piel pequeñas o grandes.
Pueden originarse por una reacción alérgica.
La urticaria es una reacción alérgica que se produce al tocar la hiedra venenosa.
Los habones son lesiones cutáneas provocadas por una reacción alérgica. La urticaria es un ejemplo de habón.
El eritema es una zona de la piel enrojecida e irritada. Las lesiones eritematosas pueden presentar bordes irregulares y tamaño variable.
La excoriación es una lesión cutánea provocada por el rascado, debido a la fricción contra una superficie áspera o a una enfermedad pruriginosa, como la sarna.

 

Lesiones secundarias

  1. La costra es la evolución de una dermatitis atópica o de una lesión cutánea.
  2. La erosión se origina por la pérdida de células epidérmicas y puede ser la evolución de una vesícula, una ampolla o un nódulo al romperse.
  3. La grieta es una herida lineal que puede penetrar en profundidad hasta la dermis.
    Si sangra deja cicatrices, como por ejemplo las grietas anales.
  4. La ulceración es una lesión del tejido que puede extenderse en profundidad y suele volverse crónica.
    Por ejemplo, se pueden ver las úlceras varicosas provocadas por la trombosis venosa profunda o las úlceras por diabetes mellitus.
  5. La cicatriz está formada por tejido conectivo fibroso y es la consecuencia del proceso de reparación de una herida aguda o una úlcera.

Signos de una erupción cutánea por VIH
Las lesiones cutáneas pueden tener su origen en enfermedades como el SIDA.
El síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA lo provoca el virus VIH que debilita el sistema inmunitario del cuerpo.
Los pacientes con SIDA a menudo desarrollan lesiones, ya que su cuerpo no es capaz de resistir o luchar contra el virus.
Las erupciones cutáneas suelen originarse por la alergia a ciertas sustancias, productos químicos, cosméticos, etc.
A veces, también tienen su origen en una sobredosis de fármacos o por tomar medicamentos equivocados, por ejemplo la hidroxiurea (Hydrea), que puede causar enrojecimiento y atrofia de la piel.

 

Leishmaniasis cutánea
La forma más frecuente de leishmaniasis provoca una o varias llagas en la piel.
Al principio, la lesión es una pequeña pápula roja que alcanza 2 cm de diámetro.
Tras varias semanas, las pápulas se oscurecen y forman úlceras con bordes levantados y una depresión en el centro.
Las úlceras pueden ser húmedas y trasudar pus, o bien secas y con costra.
Las llagas suelen aparecer en las zonas expuestas de la piel, especialmente la cara y las extremidades.
Las lesiones pueden producirse justo después de la picadura de un flebótomo infectado o pueden incubarse durante semanas o meses antes de provocar las llagas.

La enfermedad de Lyme
La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana provocada por una espiroqueta: Borrelia burgdorferi.
Esta enfermedad se transmite por la picadura de una garrapata.
La enfermedad de Lyme provoca una mácula que puede extenderse hasta medio metro.
Por esta razón, también se denomina eritema migratorio.
La lesión cutánea es plana y más oscura en el borde.

La enfermedad de Behçet
Los problemas en la piel son un síntoma común de la enfermedad de Behçet.
Las llagas de la piel se tornan a menudo rojas y pueden ser similares a las protuberancias llenas de pus o a un moratón.
Las llagas son rojas y en relieve.
Suelen aparecer en las piernas y en la parte superior del tronco. En algunas personas, las heridas o lesiones aparecen cuando la piel está rayada o picada.
Las pústulas tienen un aspecto similar al acné y pueden aparecer casi en cualquier parte del cuerpo.
Esta erupción también se conoce como “foliculitis”.

Eritema nudoso: se trata de nódulos rojos y dolorosos que se producen generalmente en las piernas y los tobillos, y a veces en la cara, el cuello y las extremidades.
A diferencia del eritema nudoso provocado por otras enfermedades (que no dejan cicatrices), la lesión producida por la enfermedad de Behçet a menudo se ulcera.

Sífilis
La sífilis primaria es una enfermedad de transmisión sexual que causa la formación de una pápula blanquecina en el glande y el prepucio que se convierte en una úlcera cutánea.

Dermatitis herpetiforme
Esta enfermedad pertenece a las lesiones cutáneas ampollosas (como el pénfigo vulgar).
La dermatitis herpetiforme es una erupción cutánea pruriginosa que provoca ampollas y se produce cuando la piel reacciona a los anticuerpos del gluten que circulan en la sangre.

Algunas personas la llaman celiaquía de la piel porque se produce junto con la celiaquía.
Aunque la dermatitis herpetiforme puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, las zonas más frecuentes son los codos, las rodillas, los glúteos, la espalda y la parte posterior del cuello.
En la mayoría de los casos (no todos) es una de las enfermedades que provoca más picor.

Síntomas de la dermatitis herpetiforme

Los síntomas de la dermatitis herpetiforme aparecen y desaparecen, por ejemplo:

  1. Ampollas que provocan mucho picor, especialmente en los codos, las rodillas, la espalda y los glúteos;
  2. La erupción tiene la misma forma y tamaño en ambos lados;
  3. En la piel, puede aparecer como un ezcema;
  4. Algunos pacientes pueden experimentar cortes en lugar de ampollas.

Varicela
La erupción cutánea producida por la varicela comienza en el tronco y se extiende a la cara y a las extremidades.
La varicela provoca la formación de pápulas rojas de 2-4 mm con bordes irregulares (pétalos de rosa).
Una vesícula con paredes finas y claras se extiende sobre la zona enrojecida.
Esta lesión cutánea es típica de la varicela.
Al transcurrir aproximadamente 8-12 horas el fluido en la vesícula se vuelve turbio y la vesícula se rompe dando lugar a la formación de una costra.
El líquido es altamente contagioso, las costras no.
Por lo general, la costra se cae al cabo de 7 días, y a veces deja una cicatriz similar a un agujero.
Aunque la lesión desaparece al cabo de unos 7 días, la varicela presenta otra característica distintiva: la aparición de nuevas pápulas cada día durante una semana.
Los niños no pueden ir a la escuela hasta que todas las lesiones tengan costra.

 

Lesiones cutáneasEnfermedades de la piel en los niños

Los niños pueden sufrir los mismos trastornos de la piel que los adultos. Los bebés y los niños corren el riesgo de desarrollar trastornos relacionados con el uso del pañal.
Debido al contacto con otros niños y con los gérmenes, los niños también pueden experimentar problemas de la piel que los adultos no suelen tener.
Aunque muchos de los problemas de la piel en la infancia desaparecen con el tiempo, los niños pueden heredar trastornos genéticos y permanentes de la piel.
Los niños son más propensos que lo adultos a desarrollar erupciones cutáneas o urticaria en respuesta a los alérgenos ambientales o alimentarios.
También tienen más probabilidades que los adultos de padecer las enfermedades de la infancia (varicela o sarampión).
En la mayoría de los casos, los trastornos de la piel son temporales y se curan con cremas, baños calientes o medicamentos específicos.
Entre estas enfermedades se encuentran:

  1. El eczema (dermatitis atópica)
  2. La dermatitis del pañal
  3. La dermatitis seborreica (costra láctea)
  4. La varicela y el sarampión
  5. Las verrugas
  6. El acné
  7. La roséola
  8. La quinta enfermedad
  9. La urticaria
  10. La tiña
  11. Erupciones cutáneas por infecciones bacterianas o fúngicas
  12. Erupciones cutáneas por reacciones alérgicas.

 

Diabetes
Alrededor de un tercio de las personas con diabetes desarrollan un problema de la piel durante su vida.
Algunos de estos problemas solo afectan a las personas con diabetes, mientras que otros se producen porque los diabéticos son más propensos a los problemas de circulación y a las infecciones.
Entre las enfermedades de la piel originadas por la diabetes se encuentran:

  • Infecciones bacterianas (forúnculos, chalazión, foliculitis e infecciones de las uñas)
  • Micosis (pie de atleta y tiña, que suelen afectar a la zona interdigital)
  • Necrobiosis lipoidea
  • Ateroesclerosis
  • Xantomatosis eruptiva
  • Granuloma anular diseminado
  • Lesiones vasculares en las extremidades inferiores (por ejemplo el pie diabético)
  • Acantosis nigricans.

Lupus eritematoso cutáneo
El lupus es una enfermedad de la piel que puede ser crónica (discoide), subaguda o aguda.
El sol agrava los problemas cutáneos del lupus.
Cada tipo de lupus da lugar a diferentes problemas en la piel, tales como:

  1. Lesiones anulares (manchas circulares con piel sana en el centro) en la cara y la cabeza;
  2. Piel escamosa en zonas con forma de disco;
  3. Lesiones rojas en forma de anillo en zonas del cuerpo expuestas al sol;
  4. Pérdida de cabello;
  5. Erupción cutánea plana en la cara y el cuerpo parecida a una quemadura;
  6. Calcinosis cutánea;
  7. Pequeñas manchas de color negro o rojo-púrpura en las manos y los pies;
  8. Llagas en la boca y la nariz;
  9. Pequeñas manchas rojas en las piernas;
  10. Fenómeno de Raynaud;
  11. Eritema palmar.

 

Mordeduras y picaduras de insectos

Las pulgas y los ácaros a menudo muerden a los seres humanos, pero no son venenosos.
En ocasiones, es difícil evaluar el tipo de insecto que provoca la picadura o si la erupción tiene su origen en la hiedra venenosa u otras enfermedades de la piel.
A continuación se muestran los síntomas más frecuentes:

  1. Pequeñas lesiones cutáneas en relieve
  2. Dolor o picor
  3. Dermatitis (inflamación de la piel)
  4. Reacciones alérgicas en personas hipersensibles, con hinchazón o ampollas.

Impétigo
El impétigo es una infección de las capas superiores de la piel, frecuente en los niños de 2 a 6 años.
Suele producirse cuando las bacterias entran en el cuerpo a través de un corte, un arañazo o una picadura de insecto.
El impétigo lo provoca la bacteria estafilococo, pero también puede causarla el estreptococo (grupo A).
Los síntomas iniciales son lesiones rojas similares a granos rodeadas de piel enrojecida.
Estas llagas pueden darse en cualquier parte del cuerpo, pero generalmente aparecen en la cara, los brazos y las piernas.
Las llagas se llenan de pus, se rompen al cabo de unos días y forman una costra gruesa. El picor es frecuente.
Si el impétigo lo provoca el estreptococo, el médico receta antibióticos orales y una pomada antibiótica para aplicarla sobre la piel.

 

Lesiones cutáneas precancerosas

Las lesiones malignas son la consecuencia de la invasión de la piel por las células cancerosas.
La masa tumoral provoca la reducción de la vascularización, causando así la muerte del tejido epitelial.
La lesión puede ser consecuencia de un cáncer primario o de una metástasis en la piel.
Ésta puede tener el aspecto de una cavidad, una zona abierta en la superficie de la piel, un nódulo o una mancha cutánea en forma de mapa.
Una lesión maligna puede presentarse con olor, exudado, sangrado, picor y dolor que interfiere con la calidad de la vida del paciente.
En caso de cáncer de mama (carcinoma de mama) se pueden desarrollar lesiones cutáneas: pápulas, nódulos subcutáneos, ampollas o eritemas.