Lipoma subcutáneo

 

El lipoma es un tumor benigno compuesto de células grasas que se acumulan dentro de una cápsula fina y fibrosa, que se encuentra generalmente justo debajo de la piel.

Los lipomas a menudo aparecen en el cuello, la nuca, la parte superior del muslo, el brazo (bíceps o codo), el tórax (por ejemplo, entre las costillas) y las axilas, aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en la cara.

Cuando aparece en el párpado se denomina xanthelasma.
Uno o varios lipomas pueden aparecer de forma simultánea.
Los lipomas representan el tumor benigno más común de los tejidos blandos.
No existen evidencias científicas que demuestren que un lipoma aumenta el riesgo de desarrollar un melanoma en el futuro.
Sin embargo, a veces los lipomas pueden confundirse con un tumor maligno denominado liposarcoma.
Por lo general, son grandes (5 cm o más de diámetro) y crecen rápidamente.
Si le preocupa el aumento de tamaño del lipoma, consulte con un médico.

Tipos de lipoma

Los científicos suelen otorgar nombres diferentes a los lipomas dependiendo de la zona en la que se desarrollan.
Los tumores benignos contienen tejido graso, colágeno, otros tejidos fibrosos o estructuras vasculares.
Por lo general son hereditarios, pero pueden producirse después de una lesión en los tejidos o un trauma.
En general, las personas con este tipo de tumor de los tejidos blandos no necesitan tratamiento, a menos que la masa provoque malestar al comprimir los nervios.
En raras ocasiones pueden provocar hemorragias.

Los angiolipomas suelen producirse como protuberancias en los brazos o en el pecho de los jóvenes.
Este tipo de tumor se llama así porque, además de la grasa o tejido adiposo, la masa suele contener estructuras vasculares complejas. Las personas con este tipo de tumor se quejan generalmente de la molestia ocasionada por la masa.

Lipoma subcutáneo

Por lo general, la masa es indolora y móvil bajo la superficie de la piel. Este tipo de lipoma es el más frecuente y contiene tejido adiposo rodeado de un revestimiento externo fibroso.
Estas masas pueden tener un tamaño de un par de centímetros de diámetro.

Lipoma pleomórfico
El lipoma pleomórfico suele aparecer en la parte posterior del cuello, la parte superior de la espalda (zona dorsal o lumbar) y en el hombro. A diferencia de las protuberancias típicas, estas masas varían en el contenido de grasa, que puede ir del 10% al 90%.
En el tejido graso también se encuentran haces de fibras de colágeno y vasos sanguíneos.

Lipoma de células fusiformes
El lipoma de células fusiformes es una variante rara de un tumor lipomatoso atípico (es decir, el liposarcoma bien diferenciado) y debe distinguirse del liposarcoma desdiferenciado con potencial metastásico y del lipoma benigno de células fusiformes.
El lipoma de células fusiformes a menudo se confunde con un liposarcoma.
Estos crecimientos generalmente son más duros al tacto que un lipoma típico.
El lipoma de células fusiformes se presenta en varios colores: gris, blanco y amarillo. Además del tejido adiposo, el tumor presenta haces de células fusiformes fibrosas y moco.
Por lo general, estas masas se producen en los hombres de entre 45 y 70 años.

El fibrolipoma es una combinación de tejido adiposo y fibroso.
Puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero es más frecuente alrededor de la boca o de los labios y en cualquier parte del tracto gastrointestinal.
Con frecuencia, estas masas provocan la compresión de un nervio, un linfedema o una hemorragia.

La forma más rara es el mielolipoma. Estos tumores contienen tejido adiposo, glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas y son similares a la médula ósea.
Generalmente se desarrollan de forma separada dentro o fuera de una glándula suprarrenal.
El mielolipoma suele afectar a los hombres de entre 40-60 años.
Las personas pueden tener síntomas tales como sangre en la orina, hipertensión y dolor por la compresión del órgano.

El lipoma racimoso es una masa que no está rodeada por una cápsula, por lo que al retirarla, el cirujano debe asegurarse de que haya eliminado todo el tejido graso.

Liposarcoma

El cáncer del tejido adiposo se denomina liposarcoma. Es raro y no suele desarrollarse en la piel.
El liposarcoma es un tumor profundo y grueso que suele presentarse en las piernas (en la parte exterior de los cuádriceps), la ingle o en la parte posterior del abdomen.
Si el lipoma crece demasiado o se vuelve muy doloroso se debe consultar a un médico.
Puede ser necesaria una biopsia de la piel para descartar el liposarcoma.

Características clínicas

  1. La mayoría de los liposarcomas de la piel (tejido subcutáneo) son tumores lipomatosos atípicos (bien diferenciados) que afectan a los ancianos, especialmente a los hombres.
  2. El liposarcoma mixoide es muy raro en la dermis y en el tejido subcutáneo (se produce en los tejidos blandos profundos).
  3. El liposarcoma pleomórfico se presenta excepcionalmente como un tumor primario de la piel.

Clasificación del lipoma según su localización

Los tipos de lipomas según la parte del cuerpo en la que se forman son:

  • Lipoma intramural (afecta al colon)
  • Lipoma intestinal
  • Lipoma cardíaco (se forma en la zona del corazón, puede ser peligroso si interfiere con las válvulas del corazón)
  • Lipoma visceral (puede desarrollarse a nivel de los órganos o vísceras del cuerpo, por ejemplo en los riñones)
  • Lipoma meníngeo
  • Lipoma gástrico (en la membrana submucosa del estómago)
  • Lipoma palmar (en la mano)
  • Lipoma del filum terminal (se forma dentro de un ligamento que se extiende desde el extremo de la médula espinal hasta el cóccix)
  • Lipoma sacro (en la espalda baja)
  • Lipoma superficial subcutáneo.

Un lipoma intramuscular es un tumor benigno formado por tejido adiposo que se desarrolla en el tejido muscular.
Generalmente se encuentra en la cabeza, el cuello, la espalda y las piernas.
Consiste en un tumor de grasa que se desarrolla dentro de las fibras musculares. Al contrario, un lipoma intermuscular se forma entre los grupos musculares. Sin embargo, el tipo de cáncer es idéntico en ambos casos.
El tumor se presenta como una protuberancia que puede provocar una hernia de la piel.
La mayoría de estas masas de grasa intramuscular son muy pequeñas, menores de 1 o 2 centímetros de diámetro.
Debido a su posición, es probable que el lipoma intramuscular sea más molesto que otros tipos de lipoma.

¿Cómo distinguir un lipoma de otros tumores de la piel?

Existen muchos tipos de tumores de la piel, pero el lipoma suele tener características distintas.
Si cree que tiene un lipoma, probablemente tenga estas características:

  1. Blando al tacto; se mueve con facilidad si se presiona con el dedo,
  2. Pequeño,
  3. Justo debajo de la piel,
  4. Pálido o incoloro.

El lipoma solo es doloroso si crece en el nervio debajo de la piel.
Por lo general, los lipomas son blandos y al presionar sobre ellos se puede sentir su movimiento bajo la piel.

Lipomas subcutáneos

Los lipomas suelen desarrollarse en el tejido graso debajo de la piel.
Estos son también los más evidentes, son suaves y tienen forma de cúpula.
Los lipomas subcutáneos pueden tener diferentes tamaños, desde un guisante hasta varios centímetros de diámetro (lipoma gigante).
Las zonas más frecuentes donde se desarrollan estos lipomas son los hombros, el pecho y la espalda, pero otras zonas de la piel también pueden verse afectadas por un lipoma.

 

 lipoma, muslo, piernaOtras partes del cuerpo
En muy pocas ocasiones, un lipoma se desarrolla en el interior del cuerpo.
Sin embargo, en la mayoría de estos casos la persona afectada no es consciente de que tiene este tipo de tumor, ya que no es visible y no suele provocar problemas.

¿Quién sufre de lipoma y con qué frecuencia?

Cualquier persona puede desarrollar un lipoma en cualquier edad.
Los lipomas son frecuentes; aproximadamente 1 de cada 1000 personas desarrollan uno o varios lipomas en su vida.
Algunas personas heredan una tendencia a desarrollar lipomas y pueden tener varias masas de grasa en el cuerpo.

A veces hay personas que tienen al menos 20 lipomas.
Sin embargo, es más frecuente tener una o dos masas.
Los lipomas pueden producirse en las personas con peso normal y también en las personas con sobrepeso, por lo que la alimentación no influye en esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de un lipoma?

Los lipomas no son graves en sí mismos y la mayoría no provoca ningún síntoma o problema.
Tienen un crecimiento muy lento.
A veces un lipoma subcutáneo puede ser desagradable si crece mucho.
En raras ocasiones un lipoma puede ejercer presión sobre otra estructura y provocar trastornos de la salud.
Por ejemplo, si ejerce presión sobre un nervio puede causar dolor.
Por otra parte, de forma esporádica se puede formar un lipoma en la pared intestinal y causar síntomas tales como dolor de barriga o una obstrucción intestinal.
A veces, una resonancia magnética u otras pruebas realizadas por otros motivos pueden detectar un lipoma en el interior del cuerpo.
Existe una enfermedad hereditaria denominada enfermedad de Krabbe en la que se forman grupos de células de grasa debajo de la piel que originan protuberancias de grasa. Esta enfermedad es rara y hereditaria.

¿Porqué se forma un lipoma? Las causasLipoma subcutáneo

La causa concreta del lipoma se desconoce.
Los lipomas suelen ser hereditarios, por lo que los factores genéticos juegan un papel en su desarrollo.

Factores de riesgo
Varios factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar un lipoma, entre ellos:

  1. Tener una edad entre 40 y 60 años, aunque los lipomas pueden aparecer a cualquier edad. Los lipomas son raros en los niños.
  2. Ciertas enfermedades. Las personas que padecen algunos trastornos, como la adiposis dolorosa, la deformidad de Madelung, el síndrome de Cowden y el de Gardner tienen un mayor riesgo de desarrollar lipomas múltiples.
  3. Algunos científicos creen que el origen puede ser post-traumático.

Tratamiento para el lipoma

Si percibe que un tumor crece lentamente bajo la piel, antes de consultar al médico identifique los demás síntomas.
Se debe realizar una lista de todos los fármacos que se toman para identificar y descartar otras causas de la formación de la masa.

Observación
Dado que los lipomas son tumores benignos, dependiendo de los síntomas puede que no se requiera tratamiento.
Si no se lleva a cabo un tratamiento es muy importante que el médico controle regularmente el tumor para detectar cualquier cambio.
El lipoma puede confundirse con un quiste.
El tratamiento principal para el lipoma consiste en inyecciones de cortisona o fosfatidilcolina.
Este remedio provoca un estrechamiento del lipoma, pero puede que no reduzca la masa por completo.
Las inyecciones desencadenan la lipólisis (descomposición de los lípidos).

La liposucción es otro método de tratamiento eficaz.
Este procedimiento sirve para eliminar la masa mediante una aguja y una jeringa grande.
Esta es una opción si el lipoma es blando y tiene un pequeño componente de tejido conectivo.
La recidiva no se puede evitar, especialmente si se trata de un lipoma grande.

La eliminación (extirpación)
El tratamiento para eliminar por completo un lipoma es una simple operación quirúrgica.
Procedimiento: en este tipo de intervención se inyecta un anestésico local alrededor del tumor para adormecer la zona.
Los lipomas grandes o profundos pueden requerir anestesia local o general.
Después de la anestesia, el médico realiza una incisión en la piel y extirpa el tumor.

La recuperación. El paciente debería ser capaz de volver a casa inmediatamente después de la cirugía. Se le aplican varios puntos de sutura a la herida, que el médico retira al cabo de un par de semanas.
El tiempo que se requiere para volver a desempeñar la mayoría de las actividades diarias depende del tamaño y de la ubicación del lipoma.
En caso de dolor o molestia, se aconseja limitar ciertas actividades.

Las recidivas. Los lipomas casi siempre se tratan mediante la extirpación. Es raro que un lipoma reaparezca, pero si esto ocurre la eliminación representa la mejor opción de tratamiento, incluso en este caso.

¿Cuándo extirpar un lipoma?

Por lo general, el médico recomienda la eliminación cuando:

  • El paciente experimenta un dolor constante o un entumecimiento en la zona del lipoma;
  • Cuando se desarrolla una infección o inflamación en la zona afectada;
  • El lipoma o los lipomas se convierten en un obstáculo para la vida cotidiana, son molestos y siguen aumentando de tamaño.

Este procedimiento suele realizarse de forma ambulatoria;
No se necesita anestesia general, excepto si se ven afectados los órganos internos.
La anestesia local es suficiente para la eliminación de un lipoma superficial.

 

Ideas falsas sobre los lipomas

El American Cancer Society clasifica los lipomas como tumores benignos.
Los tumores pueden ser cancerosos, pero los lipomas no son malignos.
Esto significa que un lipoma no se puede propagar.

La enfermedad no puede propagarse a los músculos u otros tejidos circundantes.
El lipoma no es mortal.
Un lipoma no se puede reducir con remedios naturales.
Los bloques de hielo y el calor pueden funcionar para otros tipos de protuberancias en la piel, pero son inútiles para los lipomas, ya que contienen grasa.
Los ultrasonidos no son eficaces para eliminar el lipoma.