Manchas en las uñas

 

Las manchas blancas en las uñas (leuconiquia) de los pies o de las manos son muy frecuentes.

Leuconiquia es el término médico utilizado para indicar las manchas blancas.
La leuconiquia se caracteriza por manchas más rosadas que blancas.
El tratamiento no es necesario si las manchas no dan lugar a otros síntomas.
Las manchas se pueden controlar cuidando las uñas a través de medidas preventivas tales como evitar los traumas menores.


También es importante evitar el uso de productos que puedan provocar una infección o irritar las uñas.

En función de la gravedad de la decoloración, la leuconiquia se puede clasificar en:

  • Leuconiquia punteada: es el tipo más frecuente y da lugar a pequeñas manchas blancas en las uñas. Morderse o rascarse las uñas son las causas principales para niños y personas acostumbradas a morderse las uñas.
  • Leuconiquia estriada: se trata de un blanqueamiento o decoloración en forma de bandas o estrías paralelas a la base de la uña.
  • Leuconiquia parcial: la uña tiende al blanqueamiento o a perder parcialmente el color.
  • Leuconiquia total: toda la uña adquiere un aspecto blanquecino.

¿Qué indican las manchas en las uñas?

Causas de las manchas claras en las uñas

Carencia de vitaminas
La carencia de vitaminas y minerales puede dar lugar a manchas blancas en las uñas de los pies y de las manos.
Una dieta pobre en zinc puede originar un aumento de las manchas.
Entre otros síntomas de la deficiencia de vitaminas se encuentran la caída de cabello y un sistema inmunitario débil.

Infección
Una infección que se desarrolla en la uña suele provocar manchas blancas. La mayoría de la gente suele mantener los pies en los zapatos, a veces sin saber que existe una infección que afecta a las uñas.
Cuando el hongo penetra en el interior y empieza a crecer puede aparecer una mancha blanquecina.
Hay tres tipos de infecciones por hongos que pueden afectar a las uñas: la cándida, los mohos y los dermatofitos.
Por lo general, la infección se nota más en la base de la uña y menos en la punta.
Las personas que tienen una sudoración excesiva en los pies son más propensas a padecer esta enfermedad.
Si la decoloración aumenta, la uña puede deformarse o romperse e incluso caerse.

Lesiones
En algunos casos, una lesión puede tener su origen en el corte de las uñas. Sin embargo, si aparecen manchas blancas en las uñas, se recomienda comprobar si se deben a una lesión. Las manchas blancas no aparecen inmediatamente después de la lesión y pueden pasar varios días o semanas antes de que sean visibles.

Alergia
La alergia a ciertos productos puede provocar manchas blancas. La reacción alérgica puede tener su origen en productos como el esmalte de uñas, el endurecedor o el quitaesmalte.

Manchas oscuras que se extienden a lo largo de la uña

Las personas de piel oscura pueden presentar estrías negras en las uñas.
Esto ocurre en al menos 3/4 de la población negra mayor de 20 años y en la mayoría de los casos es perfectamente normal.
Sin embargo, las estrías negras pueden originarse por un cáncer de piel que afecta al lecho ungueal, llamado melanoma subungueal.
Es importante que el médico verifique el estado de la uña para descartar el melanoma.
Por lo general, el melanoma subungueal solo afecta a una uña. Con el tiempo, el aspecto de la estría puede cambiar (por ejemplo, puede volverse más oscura o más grande) y la pigmentación también puede afectar a la piel circundante (el pliegue ungueal).

Pequeñas estrías rojas o marrones bajo las uñas

Si se presentan pequeñas estrías rojas o marrones bajo las uñas probablemente se trate de hemorragias originadas por la lesión de vasos sanguíneos muy pequeños.
Unas pocas manchas debajo de las uñas no tienen porqué preocupar, ya que probablemente se deban a lesiones de las uñas.
Si estas manchas se producen en varias uñas puede ser un signo de lupus eritematoso, psoriasis, una infección de las válvulas cardíacas (endocarditis) u otras enfermedades debajo de las uñas.

Manchas amarillas en las uñas

Las causas más frecuentes de las uñas amarillas son las infecciones por hongos o la psoriasis.
El dedo gordo es el dedo más afectado por una infección fúngica.
Las uñas amarillas pueden tener su origen en uno de los siguientes factores:

  1. La aplicación frecuente del esmalte de uñas,
  2. El linfedema, una enfermedad a largo plazo que provoca inflamación de la piel,
  3. Ciertos trastornos permanentes de las vías respiratorias provocados por la bronquiectasias (una enfermedad pulmonar a largo plazo),
  4. La sinusitis (la inflamación de la pared interna de los senos paranasales),
  5. La inflamación del tiroides,
  6. La tuberculosis (una infección bacteriana que afecta a los pulmones),
  7. La ictericia (coloración amarillenta de la piel), provocada por una enfermedad del hígado,
  8. Ciertos medicamentos, como por ejemplo el caroteno,
  9. La paroniquia crónica (una infección de la piel alrededor de la uña).

 

Manchas en las uñasUna mancha roja o amarilla bajo la uña

Si la pérdida de color aparece como una mancha de color salmón (anaranjado) bajo el lecho de la uña, puede que sufra de una enfermedad de la piel llamada psoriasis.

Uñas mitad blancas, mitad marrones

Si las uñas se muestran mitad blancas y mitad marrones (marrón cerca de la punta) puede ser un signo de insuficiencia renal, un trastorno por el que los riñones dejan de funcionar.
Aunque la relación no es del todo evidente, la teoría dice que la insuficiencia renal puede provocar alteraciones químicas en la sangre que estimulan la liberación de melanina (un pigmento de la piel) en el lecho de la uña.
Es posible que la insuficiencia renal provoque un aumento en el número de pequeños vasos sanguíneos en el lecho ungueal.
Se estima que hasta un 40% de las personas con insuficiencia renal presentan uñas “mitad y mitad”, así como algunas personas con SIDA y pacientes que han recibido quimioterapia.

Manchas de otros colores

Las uñas de color verde-negro pueden tener su origen en un crecimiento excesivo de las bacterias denominadas pseudomonas, sobre todo bajo las uñas que se caen.
Éstas se pueden tratar mediante la aplicación de un antibiótico en forma de gotas bajo de las uñas o mediante la inmersión de las uñas afectadas en una solución antiséptica o en vinagre.
Las uñas de color gris pueden tener su origen en medicamentos tales como los antipalúdicos o la minociclina.
Las manchas transparentes pueden deberse al exceso de esmalte.
Las uñas marrones pueden originarse por algunas enfermedades de la tiroides, embarazo, malnutrición y un uso frecuente del esmalte de uñas.

Enfermedades que provocan problemas en las uñas

– Las estrías blancas horizontales en las uñas (líneas de Beau) se deben a la anemia, la malnutrición, las enfermedades renales, la enfermedad de Hodgkin o las enfermedades cardíacas.
– Las uñas de color azul o violáceo indican problemas circulatorios y pulmonares tales como asma o enfisema.
– Los defectos anatómicos del corazón y enfermedades pulmonares como el cáncer de pulmón o las infecciones que afectan a los niveles de oxígeno en la sangre pueden provocar el engrosamiento y endurecimiento de las uñas.

– La onicolisis (la separación de la lámina del lecho ungueal) y la distrofia ungueal (la destrucción crónica del lecho ungueal) pueden tener su origen en la psoriasis.
– Las enfermedades de la tiroides como el hipotiroidismo o el hipertiroidismo pueden provocar onicolisis o uñas débiles.
La deficiencia de hierro o de vitamina A puede provocar fragilidad de las uñas.
– La ruptura vertical de las uñas indica falta de calcio.
– Las líneas verticales de color rojo en las uñas se deben a la artritis reumatoide o a una presión arterial alta.
– Las uñas amarillas indican problemas en el hígado, trastornos del sistema linfático o diabetes, mientras que las manchas blancas en las uñas se deben a una carencia de zinc.

¿Cómo tratar la leuconoquia?manos, uñas, esmalte, crema.

Existen varios tratamientos disponibles sin receta médica y remedios naturales o caseros para tratar este trastorno.
A menudo se emplean algunos fármacos tópicos u orales para las manchas en las uñas.
En caso de infección, el médico receta antibióticos o antimicóticos (medicamentos contra los hongos).
Aunque la mayoría de las manchas blancas desaparecen por sí solas, es necesario realizar un chequeo.
Es importante tratar las uñas para evitar la reaparición de las manchas.
Si las uñas solo tienen unas pocas manchas blancas y no son muy grandes, se aconseja esperar a que crezcan un poco más.
Cuando crecen más allá de la punta de los dedos se pueden cortar.
Mientras tanto, se deben hidratar regularmente los dedos de las manos y de los pies además de las uñas.
Se puede utilizar aceite con vitamina E para nutrir e hidratar las uñas y la piel circundante.
Se recomienda evitar una manicura demasiado fuerte.

La aparición de algunas manchas en las uñas no es un problema de salud serio.
Sin embargo, si la uña se vuelve parcial o totalmente blanca, es necesario acudir a un dermatólogo.
También se puede consultar a un dermatólogo si las manchas blancas en las uñas de las manos o de los pies permanecen durante un período de tiempo considerable, lo que puede ayudar a aclarar si las manchas tienen su origen en infecciones, deficiencias nutricionales o heridas leves.
Para evitar estos problemas, se recomienda una dieta rica en calcio, hierro, fibras, vitaminas y minerales.
Además, se debe evitar la exposición de las uñas a los productos químicos.
Por último, se recomienda beber mucha agua.