Manchas rojas en la cara

 

Las manchas rojas en la piel de la cara no suelen ser un motivo de alarma y por lo general duran poco tiempo, especialmente cuando tienen su origen en trastornos emocionales como la ira.

El enrojecimiento facial también puede afectar al cuello y al pecho.
Sin embargo, el enrojecimiento persistente de la cara puede originarse por un problema de la piel como el acné rosácea.

Causas frecuentes de las manchas rojas en la cara

Existen muchas causas que provocan las manchas rojas en la cara y los sofocos, como por ejemplo un estado emocional alterado o la comida picante.
A continuación, se muestran algunas de las causas comunes del enrojecimiento.

¿Qué provoca manchas rojas en las mejillas y los pómulos?

La cara puede enrojecerse después del ejercicio físico, con el calor, la ira, la vergüenza o por el estrés.
Este tipo de enrojecimiento de la cara proviene de la dilatación de los vasos sanguíneos debido a las hormonas del estrés como la epinefrina y la norepinefrina, que se liberan en caso de estrés, ejercicio físico o calor excesivo.
La fiebre también puede provocar el enrojecimiento facial porque el cuerpo trata de eliminar el calor mediante la apertura de los vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel.
Muchas mujeres sufren sofocos después de la menopausia y cuando experimentan “oleadas de calor” las mejillas se enrojecen durante un breve período de tiempo
Beber alcohol y comer alimentos picantes también puede provocar manchas rojas en la cara.
En todos estos casos, el enrojecimiento facial desaparece en unos minutos u horas.
Algunos medicamentos como la niacina o los que se utilizan para la presión arterial pueden provocar manchas rojas en la cara.

Enfermedades que causan mejillas rojas

Rosácea
La causa más frecuente de las manchas rojas en la cara es la rosácea, una enfermedad de la piel en la que los vasos sanguíneos se dilatan excesivamente en respuesta a ciertos factores, tales como la exposición al sol, el ejercicio físico, o ciertos alimentos.
La cara y las mejillas se enrojecen y presentan pequeños granos similares al acné; también se puede experimentar ardor en la piel.
Con la rosácea el enrojecimiento facial puede durar varios días.
Esta enfermedad de la piel no tiene cura, pero los síntomas se pueden controlar con algunos medicamentos y evitando los factores desencadenantes.

Lupus
Otra causa menos frecuente del enrojecimiento facial es una enfermedad autoinmune llamada lupus eritematoso sistémico, que provoca manchas rojas e hinchadas alrededor de la nariz y en las mejillas.
Por lo general, las personas con lupus también experimentan otros síntomas tales como dolores articulares, cansancio, fiebre o ganglios linfáticos inflamados.
Algunos tipos de análisis de sangre pueden diagnosticar esta enfermedad.
La dermatitis es una reacción cutánea provocada por una alergia.
Existen varios tipos, como por ejemplo:

  1. La dermatitis atópica, provocada por la alergia a ciertas sustancias. Afecta especialmente a los niños;
  2. La dermatitis numular, que puede provocar piel seca y roja. Por lo general, afecta a los brazos y a las piernas;
  3. La dermatitis herpetiforme, que provoca picor y trastornos intestinales y del sistema inmunitario.

La deshidratación puede provocar piel roja y seca y a menudo afecta durante el verano a los ancianos que no sienten la necesidad de beber.

La cirrosis hepática puede provocar varios síntomas, algunos graves, incluyendo manchas rojas en la cara, especialmente alrededor de la nariz.

Otras causas del enrojecimiento facial
Existen otras causas menos frecuentes para las manchas rojas en la cara y las mejillas, entre ellas algunos tipos de cáncer maligno, la diabetes, las enfermedades cardíacas o neurológicas como la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple. La enfermedad de Parkinson y la diabetes pueden provocar sofocos y enrojecimiento facial, además de otros síntomas.
El enrojecimiento de la piel (eritema) puede indicar un trastorno como por ejemplo una inflamación, una infección o una quemadura solar.

Menopausia
La menopausia es el fin de la fertilidad de las mujeres.
Un síntoma importante de esta transición es el sofoco, que puede provocar una sensación de calor en el cuerpo, enrojecimiento y sudor.

Hipertiroidismo
El hipertiroidismo ocurre cuando la tiroides produce demasiadas hormonas T4 y T3.
Entre los síntomas de esta enfermedad se encuentran: debilidad, picor en la piel, nerviosismo y, en ocasiones, enrojecimiento de la piel.

Ataques de pánico
Este trastorno se caracteriza por ataques de pánico recurrentes y ansiedad persistente.
Entre los síntomas se encuentran aumento del ritmo cardíaco, falta de aliento, sudoración y enrojecimiento de la piel.

Embarazo
Las mujeres embarazadas pueden experimentar la aparición de pequeños puntos rojos en la cara hasta el momento del parto.
La causa es el desequilibrio hormonal, por lo que hay que ser paciente y tratar de evitar la exposición al sol, que puede agravar el enrojecimiento.

Manchas rojas en la cara producidas por el alcohol
Uno de los primeros signos del abuso de alcohol es el enrojecimiento constante de la cara, debido a los vasos sanguíneos hinchados (telangiectasia).
Cuando bebemos alcohol, la cara enrojece porque el cerebro no es capaz de regular la circulación sanguínea a causa del exceso de alcohol.
Algunas personas pueden ser intolerantes a los sulfitos, que se manifiesta por un enrojecimiento de la cara después de beber unas gotas de vino, cerveza y otras bebidas que contienen esta sustancia.

Manchas rojas en la cara después de ducharse
Existen varias razones que provocan el enrojecimiento de la cara al ducharse, como por ejemplo:

  1. El agua demasiado caliente,
  2. Las sustancias contenidas en el gel de baño o en el champú,
  3. Una reacción al chorro de agua en la piel.

Manchas rojas en la cara

Manchas rojas en la cara en los bebés

Las causas de las manchas rojas en la cara de los niños pequeños son las siguientes:

Quinta enfermedad
La quinta enfermedad tiene su origen en un virus y afecta principalmente a los niños. La enfermedad se caracteriza por una sensación de malestar, que suele ir acompañada por una erupción cutánea roja en las mejillas.
Entre las enfermedades infecciosas que afectan a los niños y a los lactantes se encuentran la rubeola, el sarampión y la varicela.

Las manchas rojas en la cara de los bebés a menudo tienen su origen en la dermatitis debida a una alergia alimentaria.
El eritema tóxico es un trastorno que provoca el enrojecimiento en el cuerpo del bebé durante la primera semana de vida.
Se trata de un trastorno normal que desaparece por sí solo.
Después de llorar, el bebé puede desarrollar manchas rojas con un pequeño punto amarillo en el centro.
Es una reacción a las lágrimas y por lo general es un trastorno benigno que desaparece al cabo de una media hora.
Sin embargo, se puede lavar la cara del bebé para obtener una mejoría más rápida.

Escarlatina
La escarlatina es una infección que se produce cuando un paciente ha tenido dolor de garganta.
Los síntomas son una erupción cutánea similar a una quemadura solar, enrojecimiento de la cara y lengua de fresa.

Septicemia
La septicemia es una infección de la sangre provocada por una bacteria.
Si no se trata puede provocar una inflamación peligrosa en todo el organismo.
El síntoma principal es una erupción cutánea que se presenta como moratones generalizados.

Cefalea en racimos
La cefalea en racimos es un dolor de cabeza muy fuerte que se produce en ciclos.
Comienza repentinamente y solo afecta a un lado de la cabeza.
Otros síntomas son náuseas, manchas rojas y repentinas en la cara y los ojos.

Agorafobia
La agorafobia es un trastorno de ansiedad provocado por situaciones que hacen que una persona se sienta atrapada, indefensa, asustada o avergonzada,
Los síntomas son: temblores, sudoración, falta de aliento y sofocos.

Epilepsia acné, cara
La epilepsia es una enfermedad que provoca convulsiones crónicas.
Algunos signos de un ataque epiléptico son: espasmos musculares, ritmo cardíaco elevado, confusión y sofocos.

Pielonefritis
La pielonefritis es una inflamación del riñón y del tracto urinario superior. Los síntomas son: enrojecimiento de la piel, dolor de espalda, fiebre y náuseas.

Neuroblastoma
El neuroblastoma es un cáncer que se desarrolla en los tejidos del sistema nervioso simpático. Esta neoplasia puede liberar hormonas que aumentan la presión sanguínea, provocando sofocos y sudoración.

Fiebre amarilla
La fiebre amarilla es una enfermedad grave y potencialmente mortal que se propaga a través de los mosquitos.
Se encuentra principalmente en África y América del Sur.
Los síntomas de la fiebre amarilla en etapas avanzadas son dolor de barriga, vómitos e ictericia.

Diagnóstico diferencial
El médico debe descartar:

¿Las manchas rojas en la cara son síntoma de hipertensión?
El enrojecimiento lo provoca el aumento del flujo sanguíneo en las venas.
De hecho, hipertensión significa presión arterial elevada en las arterias.
Por lo tanto, no es posible relacionar el enrojecimiento facial con la presión sanguínea.
Además, la presión arterial alta es una enfermedad que no suele mostrar síntomas.

 

piel, interior, dermis¿Qué hacer en caso de enrojecimiento facial? Tratamiento

La aplicación de cremas hidratantes no comedogénicas es útil para tratar las manchas rojas que se producen durante el invierno.
Los productos no comedogénicos no contienen aceite, no obstruyen los poros y no provocan irritación.
Para tratar el eczema, los productos más utilizados son el aceite de coco y el aceite de oliva diluido.

Tratamiento para la rosácea
El primer paso para el tratamiento de la rosácea es evitar los factores desencadenantes.
En concreto, hay que evitar los siguientes factores:

 

  • La exposición al sol. Se debe aplicar una crema protectora en la cara si estamos al aire libre.
    Emplear una protección solar de alta calidad que no irrite la piel.
  • El estrés. El enrojecimiento aumenta al estar bajo estrés. Es importante aprender técnicas de relajación como la respiración profunda o practicar deporte con regularidad.
  • El alcohol. El alcohol no provoca la rosácea, pero dilata los vasos sanguíneos de la cara, empeorando así los síntomas de la rosácea.
  • Los alimentos picantes y los embutidos. Los alimentos picantes provocan sofocos y empeoran la rosácea.
  • El enrojecimiento puede empeorar tras comer embutidos y carne de cerdo.
  • Los cosméticos. El maquillaje, los detergentes, las lociones y las cremas hidratantes pueden irritar la piel.
  • Utilizar solo productos no irritantes, hipoalergénicos y no comedogénicos.
  • El cloro de la piscina. El cloro que se añade a las piscinas por medidas de higiene empeora las manchas rojas en la cara.

Medicamentos para tratar la rosácea
Por lo general, las personas con rosácea utilizan aceites y cremas que contienen antibióticos tales como la clindamicina y el metronidazol.
Rozex y Clindamicina son los medicamentos más recetados para tratar la rosácea.
En caso de una forma grave de rosácea, es posible tomar antibióticos en pastilla como la eritromicina y la minociclina.
Otros tratamientos tópicos incluyen los suplementos de vitamina C, el ácido retinoico y el ácido azelaico.
Entre los productos a base de hierbas, la raíz de regaliz y la bardana son muy beneficiosos para reducir los síntomas de la rosácea.
En los casos más avanzados, si los antibióticos no son suficientes, los médicos suelen recetar los tratamientos anti-acné con Dercutane o Isoacne.
Otros tratamientos inlcuyen el láser con luz pulsada y otros dispositivos quirúrgicos para eliminar los vasos sanguíneos visibles y reducir el enrojecimiento.

Remedios naturales

Manzanilla
La manzanilla es una hierba calmante que puede ayudar a tratar el enrojecimiento de la cara provocado por la rosácea.

Colocar tres bolsitas de manzanilla en una taza de agua hirviendo y dejarlas en remojo durante 10 minutos.
Introducir la manzanilla en el refrigerador.
Cuando esté fría, mojar un paño en la taza y aplicarlo sobre las zonas enrojecidas de la piel.

Áloe vera
El áloe vera tiene un efecto refrescante en la piel, lo que puede ayudar a reducir el enrojecimiento de la cara.
Para extraer el jugo de una planta de áloe, hay que cortar una hoja de la planta.
Extraer el gel amarillo a través de un corte en la hoja y aplicarlo directamente sobre las zonas enrojecidas.