Manchas rojas en la piel

Las manchas rojas en la piel pueden tener su origen en varias enfermedades.
Suelen ser inofensivas y desaparecen por sí solas en un par de días, aunque a veces pueden prolongarse durante más tiempo.

Enfermedades que pueden provocar manchas rojas en la piel

Rosácea
El acné rosácea es una enfermedad crónica que produce un enrojecimiento de la piel debido a la aparición de manchas rojas y pústulas en la cara, especialmente en las mejillas, la nariz y la frente.


La rosácea puede dar lugar a los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento de la cara;
  • Bultos pequeños en la nariz, las mejillas, la frente y la barbilla;
  • Visibilidad de pequeños vasos sanguíneos en la nariz;
  • Engrosamiento y enrojecimiento de la nariz e hiperqueratosis.

En la actualidad, no existe una cura definitiva para esta enfermedad y los médicos suelen recomendar una combinación de medicamentos tópicos, jabones suaves, cremas hidratantes y antibióticos orales para reducir el enrojecimiento y la inflamación.

Acné
El acné es una de las enfermedades más comunes de la piel que pueden provocar la aparición de manchas rojas.
El acné tiene su origen en la hiperactividad de la glándula sebácea.
El acné puede aparecen en forma de abultamientos no inflamatorios, como los comedones (puntos negros o granos), o bien en forma de protuberancias inflamatorias, por ejemplo pápulas, pústulas, quistes y nódulos.

Tratamiento y remedios naturales: por lo general, el acné se trata con aceites tópicos que contienen ácido salicílico, azufre y resorcinol.
Puede que los antibióticos sean necesarios si el acné no mejora con los productos tópicos.

Alergias
Además del acné, la alergia es otra de las causas comunes de las manchas rojas y erupciones cutáneas que se producen en la cara y en otras partes del cuerpo.
Una reacción alérgica puede tener su origen en alérgenos ambientales, como polvo, polen, ácaros, pelo y picaduras de insectos o por el consumo de ciertos alimentos, como la soja, los productos lácteos, los huevos, los frutos secos, etc.
A veces, los cosméticos pueden contener productos químicos que provocan una reacción alérgica.
Entre los síntomas de la alergia se encuentran:

Tratamiento: los médicos suelen recetar antihistamínicos, medicamentos a base de cortisona y descongestionantes para el tratamiento de la alergia.
Para el tratamiento de una reacción alérgica grave (shock anafiláctico) se realizan inyecciones de epinefrina.
En ocasiones, la alergia puede tratarse mediante inmunoterapia, sobre todo si no responde a otros tratamientos.

Emociones
A veces las manchas rojas aparecen cuando una persona se encuentra nerviosa o emocionada; estas manchas se dan sobre todo en el dorso y el cuello.
Se trata de una reacción vasomotora emocional, por lo que no existen tratamientos farmacológicos recomendados.
El único tratamiento posible es intentar relajarse mediante acupuntura, practicando yoga o ejercicio físico regularmente.

Dermatitis atópica o eczema
El eczema o dermatitis atópica se caracteriza por la inflamación y la irritación de la piel.
Se trata de una enfermedad crónica que afecta principalmente a niños y bebés, aunque a veces puede persistir hasta la edad adulta.
Las erupciones cutáneas o las pústulas en la piel provocadas por el eczema pueden desaparecer en unos días y luego reaparecer.
El eczema puede dar lugar a los siguientes síntomas:

  • Ampollas, costras o pústulas que pueden ser pequeñas, rojas o marrones;
  • Picor y piel seca;
  • Pérdida de líquido claro por la erupción cutánea;
  • Piel gruesa y escamosa.

Tratamiento para el eczema: en general, el tratamiento consiste en la aplicación de aceites a base de cortisona y fármacos antihistamínicos.

Telangiectasia
La telangiectasia es un trastorno que provoca la dilatación de pequeños vasos sanguíneos y capilares superficiales en la piel y las mucosas.
La consecuencia es el enrojecimiento de las mejillas, la nariz y la barbilla.
Sin embargo, la telangiectasia también puede provocar manchas rojas similares a un árbol con muchas ramas en las piernas, especialmente debajo de la rodilla y en la parte superior del muslo.
El tratamiento consiste en la escleroterapia para las piernas y el láser para la cara.

Petequias
Las petequias son pequeñas manchas rojas o violáceas que aparecen en la cara debido a la ruptura de los capilares bajo la piel.
Pueden aparecer después de vomitar, toser con intensidad o llorar.
Normalmente desaparecen por sí solas en un par de días.
El tratamiento para las petequias depende de la causa.
Algunos remedios caseros sencillos, tales como la aplicación de compresas frías, pueden ayudar a reducir la aparición de las petequias ligadas a los traumas.

Sarampión
El sarampión es una enfermedad viral contagiosa que provoca casi siempre la aparición de pequeñas manchas rojas o una erupción cutánea.
Entre los síntomas se encuentran:

El tratamiento para el sarampión sirve para aliviar síntomas como la fiebre.

Lupus
La aparición de un eritema facial en forma de mariposa alrededor de la nariz o en las mejillas puede ser un signo del lupus.
Los síntomas del lupus pueden variar de una persona a otra e incluyen entre otros:

El tratamiento para el lupus incluye medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, fármacos antipalúdicos (hidroxicloroquina) y medicamentos que suprimen el sistema inmunitario.

Alergia al sol
La alergia al sol puede provocar manchas rojas y una erupción cutánea pruriginosa en la cara y otras partes del cuerpo.
Los síntomas más frecuentes de las alergias solares son:

  • Enrojecimiento, ampollas o urticaria en las zonas de la piel expuestas al sol,
  • Picor o dolor,
  • Piel agrietada, sangrado y costras en la zona afectada.

Tratamiento: un episodio leve de alergia al sol desaparece por sí solo en unos días.
Si los síntomas son más graves, se requiere el uso de pastillas y aceites a base de cortisona.

Sudamina
La sudamina es una erupción cutánea caracterizada por vesículas o ampollas rojas en la piel.
Cuando el bebé o el niño suda, aparecen estas manchas en los pliegues de la piel al obstruirse los poros.
El tratamiento consiste en un baño no muy caliente con bicarbonato.
Este trastorno también puede afectar a los adultos, especialmente a los que tienen sobrepeso y sudan mucho.

 

Manchas rojas en la pielAngioma senil o punto rubí

El angioma senil puede provocar la formación de pequeñas manchas brillantes y rojas o de pápulas en el escote, el abdomen y la cara.
Estas pápulas pueden engrosarse con el tiempo y volverse violáceas.
La mancha provocada por el angioma senil puede ser lisa o redonda y con relieve.
Tratamiento: el angioma senil es inofensivo y no necesita tratamiento, pero por razones estéticas se puede eliminar mediante láser o crioterapia.

Manchas rojas en el bebé
Angioma en el bebé
A veces, los bebés presentan manchas rojas alrededor de los ojos y detrás de la cabeza.
No es motivo de preocupación, se trata simplemente de un angioma que desaparece a los 2-3 meses de vida del bebé.
Las manchas rojas en el bebé también pueden deberse a:

  1. La compresión de la piel durante el parto
  2. Los poros obstruidos
  3. Ciertos alimentos como la fruta, la leche y los huevos.

Otras causas

Alergia a medicamentos
Las alergias farmacológicas se producen cuando el sistema inmunitario confunde un fármaco por una sustancia nociva, causando una respuesta inflamatoria, erupciones cutáneas, urticaria o fiebre.

Tiña
La tinea corporis (o tiña) es una enfermedad de la piel que afecta principalmente a la cara, al cuello, los brazos y las manos.
Entre los síntomas de la tiña se encuentran unas manchas rojas y circulares con bordes irregulares.
La erupción cutánea se caracteriza por la descamación de la piel y la formación de ampollas pruriginosas.

Celulitis
La celulitis es una infección de la piel muy frecuente.
Esta enfermedad se manifiesta como una zona de piel roja, caliente, hinchada y dolorosa al tacto.
Si no se trata puede llegar a ser peligrosa.

Quiste sebáceo
Los quistes sebáceos son quistes benignos que se producen en la cara, el cuello o el torso.
No son peligrosos pero pueden ser molestos.

Úlceras y dermatitis por estasis
La dermatitis por estasis es la inflamación de la piel provocada por la insuficiencia venosa en las extremidades inferiores. Provoca malestar, piel oscura y escamosa, picor y úlceras.

Herpes zóster
El herpes zóster tiene su origen en el virus del herpes y provoca una erupción cutánea roja, dolor y ardor en la piel en una zona limitada del cuerpo.

Absceso perianal
Un absceso perianal se produce al formarse una cavidad llena de pus alrededor del ano.
Los síntomas son: hinchazón, pérdidas, fiebre y en algunos casos una ampolla dolorosa en el ano.

Uñas encarnadas en los pies
Las uñas encarnadas se producen cuando las esquinas de las uñas crecen en la piel de los dedos, provocando dolor, enrojecimiento y lesiones.

Escarlatina
La escarlatina es una infección que se produce a veces tras un dolor de garganta, provocando una erupción roja, brillante, dolor de garganta y fiebre.
Afecta sobre todo a los niños de entre 5 y 15 años.

Tromboflebitis o trombosis venosa profunda
La trombosis venosa profunda es la inflamación de una vena que suele aparecer en las piernas.
Los síntomas pueden ser hinchazón y enrojecimiento.
Si no se trata puede provocar una embolia pulmonar.

Inflamación de los ganglios linfáticos (linfadenitis)
Los ganglios linfáticos pueden engrosarse e inflamarse por varias razones, como una infección viral (por ejemplo un resfriado) o un cáncer.

Psoriasis
La psoriasis es una enfermedad crónica y no contagiosa de la piel, que se caracteriza por manchas rojas, piel gruesa, enrojecida e inflamada de color blanco-plateado.
La psoriasis se produce principalmente en las rodillas, los codos, las plantas de los pies, la ingle y la zona pélvica.

Quemaduras químicas
Las quemaduras químicas se producen cuando la piel o los ojos entran en contacto con sustancias irritantes, por ejemplo ácidos. Los síntomas varían, pero las reacciones cutáneas y el dolor son frecuentes.

Fertilizantes e intoxicaciones alimentarias por vegetales
Los alimentos vegetales pueden ser peligrosos para las personas y los animales a través del contacto físico, la inhalación o la ingestión accidental. El contacto puede provocar ardor, picor y enrojecimiento de la piel.

Infección ósea (osteomielitis)
La osteomielitis se produce cuando las bacterias o los hongos invaden el hueso, provocando muchos síntomas, incluyendo fiebre, enrojecimiento, rigidez e hinchazón.

Infección aguda por VIH
La infección aguda por VIH es la etapa inicial del SIDA.
Entre los numerosos síntomas de esta enfermedad se encuentra la erupción cutánea.

Enfermedad de Still
La enfermedad de Still en una enfermedad rara que empieza con fiebre y que puede provocar artritis.
Junto con la fiebre, también puede aparecer una erupción cutánea con urticaria.

Artritis reumatoide juvenil
La artritis reumatoide juvenil es una forma de artritis crónica que afecta a los niños.
La erupción cutánea puede ser un síntoma de esta enfermedad autoinmune.

Sífilis
La sífilis es una infección de transmisión sexual.
Durante la sífilis secundaria, puede producirse una erupción cutánea no pruriginosa en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Tifus
La fiebre tifoidea tiene su origen en una bacteria transmitida por picaduras de pulgas, garrapatas, ácaros y otros astrópodos.
La erupción cutánea es un síntoma frecuente de la fiebre tifoidea.

Dermatomiositis
La dermatomiositis es una enfermedad inflamatoria rara que puede producirse al inflamarse los músculos. El síntoma más evidente es una erupción cutánea roja o violácea en la cara, las uñas, los codos o el pecho.

Penfigoide
El penfigoide es una enfermedad autoinmune poco común que suele afectar a las personas mayores.
Esta enfermedad provoca la formación de ampollas y a menudo va precedida de una erupción roja.

Sarcoidosis
La sarcoidosis es una enfermedad inflamatoria que provoca la formación de granulomas, es decir grupos de células inmunitarias en diferentes órganos.
La erupción cutánea es un síntoma de la sarcoidosis de la piel.

Fiebre del dengue
El dengue es una enfermedad frecuente en las regiones tropicales y tiene su origen en uno de los cuatro virus del dengue. Uno de los síntomas frecuentes de esta enfermedad es una reacción cutánea producida entre dos y cinco días después de la picadura del mosquito Aedes aegypti.