Manchas y ampollas en el pene

 

¿Qué provoca ampollas, puntos y manchas en el pene?

Las manchas pequeñas no son siempre signo de una enfermedad de transmisión sexual.
Aunque existen otras causas para las manchas, puntos o ampollas blancas en el glande (punta del pene), una persona sexualmente activa debería realizarse las pruebas para las infecciones, incluso después de una relación oral.
Se puede desarrollar una enfermedad de transmisión sexual aunque no aparezcan marcas en la piel de la pareja y sea asintomático.

 

En algunos casos, las manchas y las ampollas solo son visibles cuando el pene está erecto y el prepucio se retrae.

Manchas y ampollas en el pene

Manchas en el pene sin enfermedad de transmisión sexual

Las siguientes enfermedades no vinculadas a la actividad sexual pueden provocar pequeñas ampollas blancas en el pene:

  • El acné suele afectar a la cara, al pecho y a los hombros, pero a veces también puede producirse en otras zonas del cuerpo, incluso los genitales.
  • El picor en el pene y en el glande tiene su origen en una infección fúngica y puede provocar la formación de ampollas blancas o claras en la piel del pene.
    Se cree que estas manchas las provoca el sudor de la piel del pene, ya que el hongo se desarrolla en las zonas húmedas como la ingle, pero en los casos más graves también puede originarse en los genitales.
    Las personas que sufren de otras infecciones fúngicas (como el pie de atleta) son más propensos a sufrir picor en el pene.
    Aunque no es una enfermedad de transmisión sexual, esta infección puede contagiar a otras personas en caso de contacto con la zona afectada, por lo que es aconsejable abstenerse de toda actividad sexual.
  • Las pápulas perladas del pene son pequeñas ampollas no infecciosas e inofensivas, aunque se parecen a las verrugas genitales.
    Por lo general, se encuentran alrededor de la corona del pene (en la base). No requiere tratamiento, pero algunas personas prefieren llevar a cabo un tratamiento con láser.
  • En caso de traumatismo, pueden producirse hematomas en el pene de color oscuro (negro o azul).
  • En la piel del pene puede desarrollarse una mancha marrón, a menudo se trata de un nevo.

Manchas y ampollas en el pene provocadas por una enfermedad de transmisión sexual

Existen tres enfermedades de transmisión sexual que pueden provocar manchas o ampollas blancas en la piel del pene.

Herpes genital
Para identificar una pápula (ampolla) producida por herpes genital en la piel del pene se deben considerar varios elementos.
La lesión cutánea se parece a una pequeña vesícula que luego se convierte en una costra.
Se necesitan cuatro semanas para que desaparezca por completo.
Por lo general, las ampollas aparecen a las dos semanas de la transmisión y pueden ser dolorosas o indoloras.
Además de estas lesiones cutáneas, también se pueden desarrollar los síntomas de la gripe, tales como fiebre, ganglios linfáticos inflamados en la ingle, dolor de cabeza y dolor durante la micción.

Aunque normalmente las verrugas genitales son del color de la piel, a veces pueden parecer más claras y provocar manchas blancas en el glande y el prepucio.
Tienen su origen en el virus del papiloma humano y se transmiten durante las relaciones sexuales con una pareja infectada.
Por desgracia, el virus puede permanecer en el cuerpo durante más de un año antes de la formación verrugas, por lo que es difícil determinar el momento del contagio.

El molusco contagioso es una infección viral que puede transmitirse durante las relaciones sexuales, pero también es posible contraer la infección por contacto no sexual.
Las ampollas en el pene provocadas por esta infección son redondas y brillantes como la cera. A menudo tienen una leve depresión en el centro.
Las pápulas originadas por el molusco contagioso aparecen a los dos o tres meses y pueden provocar picor en el glande o dolor al tacto.
El molusco contagioso puede transmitirse durante las relaciones sexuales.

 

¿Cuáles son las causas de las manchas blancas o de los puntos en el pene?

Los granos de Fordyce son pequeñas manchas en relieve, de color blanco o amarillo con un diámetro de entre 1 y 3 mm.
Aparecen en el cuerpo del pene.
Las manchas de Fordyce son comunes en los hombres de todas las edades y no son una enfermedad.
Los quistes sebáceos son pequeñas manchas que pueden formarse en el cuerpo del pene.
Tienen su origen en el folículo piloso que se encuentra en la superficie de la piel.
Los quistes sebáceos son normales e inofensivos.

Las pápulas perladas del pene (“Hirsuties papillaris genitalis”) son pequeñas (aproximadamente 1-3 mm) y se forman en la circunferencia de la corona del glande.
Por lo general, aparecen en los hombres de entre 20 y 40 años y aproximadamente el 10% de los hombres se ve afectado.
Pueden confundirse con las verrugas, pero no son infecciosas y no requieren tratamiento.

Psoriasis: suele afectar a otras partes del cuerpo, especialmente las rodillas, los codos y el cuero cabelludo, pero a veces también afecta al pene, por lo general en la superficie del glande o en el interior del prepucio.
Se trata de pápulas gruesas de color rojizo con bordes bien definidos.
La superficie suele ser escamosa o agrietada y solo en raras ocasiones provoca irritación.
Existen varios tratamientos eficaces, como por ejemplo las cremas con cortisona y calcipotriol (Daivonex).

Placas en el pene
Por lo general, el origen de las placas en el pene no es grave, pero algunas son infecciosas.

Balanitis y balanopostitis: la balanitis es una enfermedad inflamatoria del glande. La postitis es una enfermedad inflamatoria del prepucio.
Entre los síntomas se encuentran irritación local, ardor y una erupción cutánea roja.
Entre las causas se encuentran las bacterias y las levaduras como la cándida.
Es más frecuente en hombres mayores, diabéticos o después de un tratamiento con antibióticos, lo que altera la flora intestinal.
Puede tratarse con cremas antibióticas, pero si la causa es un hongo, el médico puede recetar una pomada a base de diflucortolona e isoconazol (Clotrasone).
En caso de balanitis, el pene produce secreciones blanquecinas malolientes.

Eritroplasia de Queyrat: esta rara enfermedad provoca la formación de una placa roja brillante bien delimitada con una superficie aterciopelada.
Normalmente es indolora y no produce picor.
Se trata de una manifestación inicial del cáncer de pene.
Es fundamental realizar un diagnóstico y un tratamiento rápidos.
No es contagiosa.

Balanitis de Zoon: la balanitis de Zoon provoca una mancha roja brillante en la superficie del prepucio interno.
Por lo general es indolora, pero puede causar picor.
La causa es desconocida.
El médico puede recetar una pomada que contiene cortisona.
Muchos pacientes sufren recaídas.
La circuncisión puede ayudar, pero no es esencial.
Es una enfermedad inofensiva y no contagiosa.

Liquen escleroso y balanitis xerótica obliterante: el liquen escleroso se caracteriza por placas blancas en el glande, el prepucio o el cuerpo del pene.
Por lo general, no aparecen síntomas, pero en algunos casos provoca ardor e irritación.
La balanitis xerótica obliterante es una forma grave de liquen escleroso que afecta al prepucio de los hombres no circuncidados.
La apertura o el borde del prepucio está inmóvil y presenta una cicatriz de color blanco, lo que puede afectar al flujo de la orina o a las relaciones sexuales.
Ambas enfermedades pueden provocar cáncer de pene y requerir la circuncisión.
No son contagiosas.

En muy pocas ocasiones la eritroplasia de Queyrat, el liquen escleroso y la balanitis xerótica obliterante (BXO) provocan el desarrollo del cáncer de pene.
Los síntomas del liquen escleroso son:

  • Dolor en el pene,
  • Ampollas hemorrágicas,
  • Picor (anormal en los hombres),
  • Dispareunia y erecciones dolorosas a causa de la fimosis.
  • Si hay una fibrosis en el meato uretral, el flujo de orina se reduce.

Signos:

  • Manchas blancas en el glande o el prepucio.
  • Ampollas hemorrágicas o púrpura.
  • Una cicatriz puede provocar fimosis, degeneración del prepucio, estrechamiento o engrosamiento del meato urinario.

Puede ser asintomático.

Tratamiento
El liquen escleroso puede tratarlo un médico de familia, un dermatólogo o un ginecólogo, según las habilidades y los protocolos.
Se puede requerir la opinión de un especialista para confirmar el diagnóstico.

Pronóstico y tratamiento del liquen escleroso
Un ciclo de esteroides puede evitar la circuncisión.
La mayoría de los hombres sana con un tratamiento tópico mediante pomadas de cortisona (el 50-60%) o con la circuncisión (el 80%).
Sin embargo, en algunos casos se produce una recaída.

Eczema: por lo general, afecta a otras partes del cuerpo, pero también puede aparecer en el pene.
En estos casos, puede deberse a una reacción de la piel a un irritante, similar a una dermatitis.
El eczema se caracteriza por manchas rojas generalizadas con un borde mal definido y una superficie agrietada.
No es contagioso.

 

ampolla en el pene, úlcera, herpesDiagnóstico de las manchas y ampollas en el pene

El médico observa la mancha (o ampolla) y controla el historial clínico; a menudo es suficiente para el diagnóstico.
Para confirmar el diagnóstico de ampollas de herpes en el pene, es necesario tomar una muestra de la ampolla para analizar microbios y virus.
En caso de recaídas, también sirven los análisis de sangre.
Para otras lesiones cutáneas (molusco contagioso o verrugas) también hay que analizar una muestra de células en el laboratorio.

Tratamiento para las manchas blancas en el pene
Las ampollas pequeñas en el pene que no están provocadas por el herpes o por otra enfermedad de transmisión sexual puede que no necesiten tratamiento.
Sin embargo, para aliviar el picor se recomienda aplicar una crema antimicótica disponible en farmacias, ya que la infección fúngica suele desaparecer por sí sola.
Para las enfermedades venéreas, la prueba permite establecer el diagnóstico, luego es posible controlar los síntomas y proteger a la pareja de una infección.
No existe un tratamiento para el virus del herpes, pero los medicamentos antivirales reducen los síntomas y el tratamiento antiviral a largo plazo puede reducir el riesgo de recaídas y la transmisión del virus a la pareja.

 

Remedios naturales para las ampollas en el pene

Los baños con sal de Epsom son eficaces para secar las llagas en el exterior.
Hay que mantener la zona seca.
Es importante utilizar ropa interior de algodón.
Para reforzar el sistema inmunitario se recomienda una dieta saludable con muchos líquidos y el equilibrio adecuado entre descanso y ejercicio físico.
Aunque las verrugas a veces desaparecen sin tratamiento, en caso de molestia es posible eliminarlas.
Entre las opciones se encuentra el enfriamiento con nitrógeno líquido u otros tratamientos.
Para evitar el contagio, se requiere el uso de preservativo durante las relaciones sexuales hasta que las verrugas desaparezcan.
El molusco contagioso desaparece solo en unos 7/8 meses.
Como alternativa, el médico puede recetar una crema antiviral o la extirpación de las ampollas.