Melanoma de la piel

 

El melanoma es un cáncer que se desarrolla en los melanocitos, las células de pigmento presentes en la piel.

Puede ser más agresivo en relación a otras formas de cáncer de piel, ya que puede extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis), dando lugar a enfermedades graves y muerte.

Tipos de melanoma

El melanoma de extensión superficial, el melanoma nodular y el lentigo maligno constituyen el 90% de los melanomas malignos diagnosticados.
El melanoma lentiginoso acral y algunos tipos muy raros de melanoma representan el 10% restante.

Melanoma de extensión superficial
Es el tipo más frecuente de melanoma. Tiende a crecer hacia afuera y no en profundidad (crecimiento radial).
Generalmente el melanoma no se propaga a otras partes del cuerpo, pero en algunos casos puede empezar a desarrollarse hacia abajo en las capas más profundas de la piel.
Si un nevo se hace cada vez más grande y presenta bordes irregulares, acuda a un médico para que lo controle.

Melanoma nodular
Este tipo de melanoma se desarrolla con bastante rapidez.
Suele localizarse en el pecho o la espalda.
Si no se elimina, empieza a crecer hacia dentro, en las capas más profundas de la piel y muy rápidamente.
Este tipo de melanoma suele presentar una zona elevada en la superficie de la piel.
Los melanomas nodulares suelen ser de color marrón oscuro o negro.

Melanoma lentigo maligno
Se origina a partir de áreas pigmentadas de crecimiento lento de la piel, llamadas lentigo maligno o peca melanótica de Hutchinson.
Es más frecuente en las zonas de la piel más expuestas al sol, como por ejemplo la cara.
El lentigo maligno es plano y se desarrolla hacia fuera en las capas superficiales de la piel.
Si se convierte en un melanoma lentigo maligno, crece hacia dentro en las capas profundas de la piel y puede formar nódulos.

Melanoma lentiginoso acral
El melanoma lentiginoso acral es raro y suele aparecer en las palmas de las manos, la planta de los pies o alrededor de la uña del dedo gordo del pie.
También puede desarrollarse debajo de las uñas. Es más común en los pies que en las manos y afecta especialmente a las personas de piel oscura.

Melanoma amelanótico
Amelanótico significa sin melanina.
Los melanomas son de color oscuro, pero los amelanóticos generalmente tienen poco color o son incoloros.
A veces pueden ser de color rosa o rojo y marrón claro o gris en los bordes.
Se lleva a cabo el mismo tratamiento utilizado para otros tipos de melanoma.

Otros tipos de melanoma
El melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo órganos internos.
El melanoma de la piel se denomina melanoma maligno cutáneo.
En muy pocas ocasiones el melanoma se desarrolla en el interior del ojo. En este caso aparecen melanocitos en el iris (zona coloreada alrededor de la pupila) y en la coroides (membrana vascular del ojo).
Si estos melanocitos (células que producen el pigmento melanina) se convierten en cancerosos, se trata de melanoma.
Si el melanoma se desarrolla en el iris, puede que aparezca una mancha oscura.

Los tipos de cáncer de piel más raros son:

  • Melanoma de vulva,
  • Melanoma vaginal,
  • Melanoma rectal.

Etapas del melanoma

Los médicos utilizan el índice de Breslow o el de Clark para describir el pronóstico. A continuación se muestra cómo interpretarlo:

Espesor de Breslow

El espesor de Breslow se define como el crecimiento vertical total del melanoma, desde la capa granulosa de la piel hasta el punto de máxima penetración.
Se utiliza un instrumento llamado micrómetro ocular para medir el grosor del tumor extirpado.
En general, cuanto mayor es el espesor de Breslow, peor es el pronóstico (las tasas de supervivencia son promedios y no se refieren a un caso específico):

  1. Menor de 1 mm: la tasa de supervivencia a 5 años varía del 95% al 100%.
  2. 1-2 mm: la tasa de supervivencia a 5 años varía del 80% al 96%.
  3. 2,1-4 mm: la tasa de supervivencia a 5 años varía del 60% al 75%.
  4. Mayor de 4 mm: la tasa de supervivencia a 5 años varía del 37% al 50%.

El espesor de Breslow es uno de los tres factores pronósticos más importantes en el melanoma, junto con el estadio del tumor y la presencia de ulceración (lesiones cutáneas, sangrado, hinchazón).

Clasificación de Clark

El nivel de Clark indica la profundidad del tumor en las capas de la piel.
Este sistema fue desarrollado originalmente por W. H. Clark en 1966.
Oficialmente se reconocen los siguientes niveles de Clark:

  1. Nivel I: el tumor está confinado en la epidermis (capa superficial de la piel). Se llama melanoma in situ y en esta etapa la tasa de curación es del 100%;
  2. Nivel II: invasión de la dermis papilar (superior);
  3. Nivel III: el tumor llena la dermis papilar, pero no penetra la dermis reticular (inferior);
  4. Nivel IV: invasión de la dermis reticular;
  5. Nivel V: invasión del tejido subcutáneo profundo.

Causas del melanoma

No está claro qué es lo que daña el ADN en los melanocitos y cómo se desarrolla el melanoma.
Es probable que la causa del melanoma sea una combinación de factores genéticos y ambientales.
Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de melanoma se incluyen:

  • Piel clara. Una menor pigmentación (melanina) en la piel significa menor protección contra los rayos UV nocivos.
  • Quemaduras anteriores. Una vesícula originada por una quemadura solar puede aumentar el riesgo de melanoma en niños y adultos.
  • Exposición prolongada a los rayos ultravioleta (UV). La exposición a los rayos UV procedentes del sol o de las lámparas bronceadoras puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, incluyendo el melanoma.
  • Vivir cerca del ecuador o en montaña.
  • Tener muchos lunares o lunares inusuales. Tener más de 50 lunares en el cuerpo indica un mayor riesgo de desarrollar melanoma.
  • Tener antecedentes familiares con melanoma. Si uno de los padres, el hijo o el hermano ha tenido un melanoma, existe una mayor probabilidad de desarrollar el cáncer.
  • Un sistema inmunitario debilitado. Las personas con un sistema inmunitario debilitado tienen un mayor riesgo de desarrollar un melanoma. Por ejemplo, las personas con VIH/SIDA y los que han sido sometidos a un trasplante de órganos.

¿Qué aspecto tiene el melanoma?

Un cambio en el aspecto de un lunar puede ser un problema, pero no todas las alteraciones son un problema. Un nevo puede aparecer, crecer o engrosarse y seguir siendo simplemente un lunar.
Las autoridades sanitarias recuerdan el denominado ABCD del melanoma:

  • Asimetría: una mitad del lunar es diferente de la otra.
  • Bordes irregulares: la mancha presenta bordes irregulares o borrosos.
  • Color: el lunar tiene colores diferentes distribuidos de forma irregular o tiene un color totalmente diferente con respecto al resto de la mancha.
  • Diámetro: el lunar es mayor que el tamaño de un borrador de lápiz.

 

 

Melanoma de la pielSíntomas del melanoma

Generalmente, el melanoma se origina en la capa superior de la piel, pero puede infiltrarse rápidamente en las capas más profundas de la piel.
Luego, se propaga a través de la circulación sanguínea o del sistema linfático.
Las metástasis se forman con más frecuencia en la piel, los pulmones, el cerebro, el hígado y los huesos.

Síntomas del melanoma con metástasis

  • El primer y el más importante signo de melanoma metastásico es un cambio en el tamaño, la forma y el color de un lunar o de otras alteraciones de la piel, por ejemplo una marca de nacimiento.
  • Estas alteraciones deben mantenerse bajo control constante durante un período de tiempo.
  • Al principio, el melanoma se presenta como un crecimiento plano o ligeramente elevado. Puede ser de varios colores: negro, marrón, gris, rosa, blanco o azul.
  • A menudo, los bordes del melanoma no están bien definidos y pueden unirse a la piel sana circundante. Generalmente son asimétricos.
  • En algunos casos el melanoma puede sangrar.
  • Puede provocar picor en la piel, supurar o ser doloroso, pero también puede ser asintomático.

Tratamiento y fármacos para el melanoma

El mejor tratamiento depende del estadio del tumor, de la edad del paciente, de su estado de salud general y de las preferencias personales.

Tratamiento para melanomas en fase temprana

Generalmente, el tratamiento para los melanomas en fase temprana consiste en una cirugía para eliminar el melanoma. Es posible eliminar por completo un melanoma de poco espesor durante una biopsia, en cuyo caso no se requiere otro tratamiento.

En caso contrario, el cirujano extirpará:

  1. El tumor;
  2. Un pequeño trozo de piel normal;
  3. Una capa de tejido debajo de la piel.

Éste puede ser el único tratamiento necesario para personas con un melanoma en fase temprana.

melanoma, metástasis, piel

Tratamiento para melanomas metastásicos

Si el melanoma se extiende más allá de la piel, el tratamiento puede requerir:

Una intervención quirúrgica para extirpar los ganglios linfáticos centinela si el melanoma se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos.
Es posible que se necesiten tratamientos adicionales antes o después de la cirugía.

Quimioterapia. La quimioterapia utiliza fármacos para destruir las células cancerosas. Se administra por vía intravenosa, en forma de comprimidos o de ambas formas y se extiende por todo el cuerpo.

La quimioterapia se administra en una vena del brazo o de la pierna mediante un procedimiento denominado perfusión aislada de extremidad.
Esta técnica impide la circulación de la sangre del brazo o la pierna hacia las otras áreas del cuerpo durante un breve periodo de tiempo. De esta manera, los medicamentos de quimioterapia van directamente al melanoma y no afectan a otros órganos.

Radioterapia. Se emplean los rayos X para eliminar las células cancerosas. A veces este tratamiento alivia los síntomas del melanoma que se ha extendido a otros órganos.

Terapia biológica. La terapia biológica estimula el sistema inmunitario para ayudar al organismo a eliminar las células cancerosas.
Este tratamiento se basa en algunas sustancias producidas por el organismo o en compuestos similares producidos en laboratorio. La terapia biológica utilizada para tratar el melanoma incluye el interferón y la interleucina-2.

Terapia dirigida. La terapia dirigida utiliza fármacos que afectan a signos específicos presentes en las células cancerosas.
El Vemurafenib (Zelboraf) es un ejemplo de terapia dirigida y ha sido aprobado para el tratamiento del melanoma avanzado inoperable o melanoma matastásico.
El Vemurafenib solo funciona en melanomas provocados por una mutación genética.

Tratamientos experimentales contra el melanoma

Las investigaciones sobre algunos tratamientos para el melanoma incluyen:

  • Nuevas combinaciones de tratamientos. Por ejemplo, se han propuesto diferentes combinaciones de quimioterapia, terapia biológica, terapia dirigida y radiaciones. Sin embargo, la combinación de varios tratamientos puede provocar efectos secundarios graves.
  • Nuevas terapias dirigidas. Por ejemplo, han tenido éxito los fármacos dirigidos que bloquean el crecimiento del melanoma mediante la destrucción de los vasos sanguíneos.
    Estos vasos transportan las sustancias nutritivas al melanoma y ayudan a las células cancerosas a extenderse por todo el cuerpo.
    Un medicamento capaz de bloquear este proceso evita el crecimiento y la propagación del melanoma.
  • Vacuna. El tratamiento basado en la vacuna contra el melanoma puede implicar la inyección de células cancerosas alteradas en el cuerpo para estimular la activación del sistema inmunitario.

Esperanza de vida

El melanoma es la forma más rara de cáncer de piel.
Representa el 75% de las muertes por cáncer de piel. La tasa de supervivencia es alta si el cáncer se diagnostica en una fase temprana.
Sin embargo, esta tasa se reduce en las fases posteriores de la enfermedad, reduciendo también las opciones de tratamiento.
El pronóstico para la etapa final es el peor, con una tasa de supervivencia a 5 años de un 15-20%.

La cuarta etapa de este cáncer se caracteriza por la propagación del cáncer a los ganglios linfáticos distales.
Al tratarse de la etapa final del cáncer, el tratamiento es limitado y la esperanza de vida es baja.
La tasa de supervivencia se reduce aún más si la enfermedad persiste.
Sin embargo, no se debe perder la esperanza.
La esperanza de vida mejora si el tratamiento contribuye a limitar la propagación de la enfermedad y si la cirugía es eficaz.