Pequeños puntos rojos en la piel

 

La aparición de pequeños puntos rojos en la piel de la cara (o petequias) puede provocar vergüenza.

Los pequeños puntos rojos en la piel pueden dar lugar a una irritación leve, pero no son molestos.

Las petequias en la cara indican que se ha producido un sangrado debajo de la piel.
En el cuerpo existen tres tipos de vasos sanguíneos y este trastorno afecta a los capilares.

Cuando los capilares se rompen en la cara se produce una hemorragia.

La hemorragia intradérmica menor es la causa de los minúsculos puntos rojos en la piel.
En las personas de piel clara los puntos rojos son más visibles.

Aunque suelen aparecer por enfermedades cutáneas, estos pequeños puntos rojos son casi siempre inofensivos.
Existe una baja posibilidad de que la causa sea una enfermedad grave como un tumor o leucemia.

 

Las causas de los pequeños puntos rojos en la piel son:

Angioma senil o punto rubí. Se trata de una lesión benigna y no cancerosa de la piel que se manifiesta como una masa de vasos sanguíneos.
Son muy frecuentes y no suelen causar daños.
El tamaño de los angiomas puede variar desde una cabeza de alfiler hasta aproximadamente medio centímetro de diámetro.
Estas lesiones cutáneas son de color rojo vivo y pueden ser lisas o elevadas en la piel. Por lo general, no necesitan tratamiento.

Sobrecarga. Si se practica un ejercicio físico intenso, pueden aparecer pequeños puntos rojos en la piel.
Esto se produce porque los vasos sanguíneos superficiales en caso de actividades intensas se deterioran y se hinchan bajo la piel.

Dermatitis atópica
La dermatitis atópica es un trastorno de la piel que provoca reacciones similares a una alergia sin fiebre.
La causa de este trastorno varía de una persona a otra.
La dermatitis atópica puede provocar la aparición de manchas rojas en la piel o hinchazón.
Por lo general, la erupción cutánea provoca piel seca y picor y afecta a las articulaciones, como por ejemplo rodillas y codos.

Lesión de los vasos sanguíneos
La capa interna de la piel consta de numerosos y pequeños vasos sanguíneos que llevan la sangre a los órganos.
Los vasos sanguíneos se encuentran muy cerca de la capa externa de la piel (epidermis).
Cualquier acción o actividad que ejerce demasiada tensión en los vasos sanguíneos faciales puede dañarlos.
Este daño interno de los vasos sanguíneos se manifiesta en la capa externa de la piel a través de pequeños puntos rojos.
Muchas personas consideran estos pequeños puntos rojos en la piel como una erupción cutánea originada por el calor, pero en realidad son dos trastornos distintos.
Estas manchas, que también pueden aparecer en la espalda y el pecho, no son similares a ampollas y granos.

Vómitos y tos
Cuando una persona vomita, los vasos sanguíneos de la cara son los más afectados.
Con frecuencia, vómitos y tos provocan la ruptura de los vasos sanguíneos y la acumulación de sangre en la piel de la cara o del cuello.
La consecuencia es la aparición de pequeños puntos rojos en la cara y el cuello.
Además del vómito y de la tos, la lesión de los capilares de la cara puede producirse por el llanto excesivo.

Reacción alérgica
La ingesta de medicamentos mal tolerados por el cuerpo puede provocar una reacción alérgica que muchas veces afecta a la piel.
Los síntomas de las alergias alimentarias también pueden afectar a la piel y provocar la aparición de puntos rojos en la cara.
La identificación de alimentos, medicamentos y productos de limpieza que desencadenan estas reacciones alérgicas leves, mediante las pruebas de alergia, contribuye a evitar estos problemas de la piel.

Después de la ducha, muchas personas experimentan reacciones alérgicas al gel de baño o simplemente al contacto con el agua.
Afortunadamente, los pequeños puntos rojos que aparecen en la piel son temporales y desaparecen al cabo de 30 minutos.
Algunos productos naturales también pueden provocar la aparición de pequeños puntos rojos.
Por ejemplo, algunas mujeres embarazadas que utilizan aceite de almendras en el vientre pueden verse afectadas.
El sol también puede ser causa de una alergia.
En la playa, la exposición al sol provoca la aparición de manchas y pequeños puntos rojos en las personas alérgicas.
Los síntomas también incluyen picor.
La alergia o dermatitis por sudor es una reacción que se produce cuando hace mucho calor y el cuerpo suda.
Los síntomas son manchas y pequeños puntos rojos que desaparecen en poco tiempo.

Edad: Los adultos mayores de 30 años pueden experimentar pequeños puntos rojos en la piel.
Algunos científicos creen que la causa es el estrés, mientras que otros piensan que se trata de un fenómeno natural del envejecimiento.
En cualquier caso, todos coinciden en que las personas mayores presentan más manchas rojas que los jóvenes.

 

Remedios naturales para los pequeños puntos rojos en la piel

En caso de pequeños puntos rojos en la piel, la aplicación de una crema de hidrocortisona es un tratamiento sencillo.
Se trata de una crema anti-picor que también es útil para tratar otros problemas de la piel.
Los pequeños puntos rojos hinchados son muy frecuentes y generalmente son inofensivos, aunque a veces pueden ser síntoma de una enfermedad grave.
Sin embargo, para aliviar la irritación se pueden emplear cremas hidratantes para la piel, lo que contribuye enormemente a calmar la irritación de la piel.
En la mayoría de los casos, los pequeños puntos rojos son temporales y no requieren una visita al dermatólogo.

 

Pequeños puntos rojos debajo de la piel

Los diminutos puntos rojos que aparecen por la ruptura de los vasos sanguíneos pueden manifestarse por el sangrado en el interior de la piel.
La sangre puede acumularse bajo el tejido en grandes zonas planas (llamadas púrpura) o en un área muy amplia (llamada equimosis).
Además de la contusión, el sangrado en el interior de la piel o en las mucosas es un signo de alarma, por lo que es necesario consultar a un médico.
El enrojecimiento de la piel (eritema) no se debe confundir con una hemorragia.
Las zonas donde se produce el sangrado bajo la piel no se palidecen al ejercer presión sobre ellas.
El enrojecimiento del eritema disminuye al ejercer presión sobre él y reaparece al quitar la presión.

 

Causas de los pequeños puntos rojos

  • Lesiones o traumas
  • Reacción alérgica
  • Enfermedades autoinmunes
  • Infecciones virales, como el VIH
  • Mononucleosis
  • Enfermedad que afecta a la coagulación de la sangre
  • Trombocitopenia
  • Ciertos tratamientos, como la radioterapia y la quimioterapia
  • Medicamentos antiplaquetarios, como por ejemplo clopidogrel (Plavix)
  • Hematomas (equimosis)
  • Parto (petequias en el recién nacido)
  • Envejecimiento de la piel
  • Púrpura trombocitopénica idiopática (petequias y púrpura)
  • Púrpura de Henoch-Schönlein (púrpura)
  • Leucemia (púrpura y equimosis)
  • Cirrosis hepática (del hígado), que puede provocar petequias debido a la disminución de las plaquetas
  • Septicemia (petequias, púrpura, equimosis)
  • Medicamentos anticoagulantes, tales como Fraxiparina y Aldocumar (equimosis)
  • Aspirina (equimosis)
  • Esteroides (equimosis)

 

Tratamientos para el sangrado en el interior de la piel

En caso de infección o enfermedades, el médico puede recetar algunos fármacos para tratar estos trastornos.
Esto puede ser suficiente para detener el sangrado.
Sin embargo, si los fármacos son la causa del sangrado, el médico puede recomendar otros medicamentos similares o dejar de tomar el fármaco.

Remedios caseros
Es necesario proteger la piel contra el envejecimiento y evitar los traumas.
En caso de cortes o lesiones cutáneas, se debe ejercer presión directamente sobre el área afectada para detener el sangrado.
En caso de reacción a un medicamento, es necesario preguntar al médico si se puede interrumpir el tratamiento.
De lo contrario, se debe continuar el tratamiento recomendado para tratar la causa del problema.

 

Pequeños puntos rojos en la pielPequeños puntos rojos en niños y bebés

En caso de fiebre y erupción cutánea en los niños, existen varias causas posibles.

Urticaria
La urticaria es un tipo de reacción alérgica que puede ir acompañada de fiebre.
La urticaria típica se presenta como un hematoma de color rojo que puede tener diferentes formas.
Esta erupción puede ser redonda, irregular, aislada o en grupo.
La urticaria puede aparecer y desaparecer en 10-15 minutos o unas pocas horas.
Dado que esta enfermedad es una señal de reacción del cuerpo a un alérgeno, es importante controlar cuáles son los demás síntomas de alergia en el niño.
Un tratamiento temprano puede evitar que la erupción se convierta en peligrosa.
Una respiración jadeante o dificultad para respirar son dos síntomas peligrosos, por lo que se debe acudir a urgencias de inmediato.
Sin embargo, es usual que la urticaria se presente acompañada de resfriado o fiebre.

Varicela
La varicela es una enfermedad viral caracterizada por puntos rojos por todo el cuerpo y fiebre.
Unas protuberancias rojas similares a las picaduras de insectos aparecen en la piel.
Luego, éstas se convierten en vesículas y aparecen nuevos puntos rojos.
Con el tiempo, las vesículas se rompen y forman costras.
Una vez que la fiebre desaparece, no existe riesgo de contagio.
La varicela es más frecuente en niños menores de 12 años.
Por lo general, el tratamiento de la varicela consiste en reposo hasta que desaparezcan los síntomas (a los pocos días).

Quinta enfermedad
La quinta enfermedad (también conocida como enfermedad de la mejilla abofeteada) empieza con el enrojecimiento de las mejillas.
Luego aparecen pequeños puntos rojos que parecen granos en el tronco, los brazos, las manos y las piernas y fiebre.
El único tratamiento es el reposo, que permite la recuperación de los niños afectados por la quinta enfermedad.
Al tratarse de una enfermedad leve, a los pocos días el niño se siente mejor.

Rubeola
La rubeola es una enfermedad muy distinta.
Comienza con una fiebre que dura tres días, sin otros síntomas. Cuando la fiebre desaparece, el niño desarrolla una erupción cutánea.
Esta erupción se manifiesta mediante pequeños puntos rojos en relieve que van desde el cuello y la parte superior del cuello hasta el tórax, los brazos y las piernas.
Esta erupción cutánea dura tres días.
No existe un protocolo de tratamiento para esta enfermedad, porque desaparece por sí sola. Sin embargo, el pediatra puede recetar antipiréticos para reducir la fiebre.

Púrpura
La púrpura provoca una erupción cutánea y fiebre grave que requiere una intervención médica inmediata.
En este caso, la erupción cutánea tiene su origen en la ruptura de los vasos sanguíneos debajo de la piel.
Estos puntitos son similares a las pequeñas manchas rojas y planas que aparecen en la piel y desaparecen al presionar sobre ellas.
Esta erupción cutánea puede indicar una enfermedad grave, por lo que es importante llevar al niño al médico inmediatamente.

Micosis o infección por hongos.
Se trata de infecciones cutáneas que aparecen principalmente en las zonas húmedas del cuerpo (zona púbica e ingles) y que luego se pueden propagar hacia la zona del pañal.
La micosis se caracteriza por erupciones cutáneas y llagas rodeadas por pequeños puntos rojos.
El tratamiento consiste en medicamentos antimicóticos y una higiene adecuada del bebé.

 

Tiempo de curación

Aunque no haya un sangrado excesivo, es poco probable que los pequeños puntos rojos desaparezcan en uno o dos días.
Por lo general, los pequeños puntos rojos desaparecen en un período de 7 a 10 días.
En caso de que no desaparezcan al cabo de dos semanas, se debe realizar un análisis de sangre para diagnosticar la causa subyacente.