Quiste sebáceo

¿Qué es un quiste sebáceo?

Un quiste sebáceo es una protuberancia que se desarrolla debajo de la piel, llena de material similar al aceite.
Se trata de una pequeña protuberancia que se desarrolla debajo de la piel en:

  • La cara (las mejillas, la frente, la barbilla, la nariz, el pómulo, la zona debajo de los párpados y detrás del lóbulo de la oreja),
  • El cuello y la zona occipital (se pueden confundir con un ganglio linfático inflamado),
  • El dorso,
  • El tórax,
  • El brazo,
  • La zona anal y las nalgas,
  • La zona inguinal o genital (escroto y vulva).


Los dos tipos más frecuentes de quistes que aparecen bajo la superficie de la piel son los quistes epidermoides y pilares (o triquilemales).
Estos quistes se denominaban sebáceos, pero este término es incorrecto porque no tienen su origen en las glándulas sebáceas de la piel (como se pensaba anteriormente).

  1. El quiste epidermoide se forma en la capa superior de la piel (epidermis).
  2. El quiste pilar se origina a partir de células similares a las que se encuentran en la parte inferior de los folículos pilosos.
    En ambos casos, el fluido contenido en el quiste es similar a la pasta de dientes.
    Esta sustancia se compone principalmente de queratina.
  3. El quiste dorsal de la muñeca está lleno de líquido sinovial y se forma en la articulación o en la vaina de un tendón, por lo que no debe confundirse con el quiste sebáceo que se encuentra en la piel.
  4. El quiste inflamado aparece cuando se produce una inflamación y se caracteriza por dolor, hinchazón y enrojecimiento.
  5. El quiste supurado deriva de una infección bacteriana (por ejemplo, estreptococo o estafilococo) y provoca la acumulación de pus en su interior.

Causas de los quistes sebáceos

Varios factores pueden causar la proliferación incontrolada de la células, entre los que se encuentran:

  1. Daños en un folículo piloso. Cada pelo se origina de un folículo, que es una pequeña bolsa de piel en la dermis (la capa de piel que se encuentra bajo la epidermis).
    Los folículos dañados por lesiones, abrasiones o heridas quirúrgicas pueden resultar bloqueados por las células superficiales.
  2. La ruptura de una glándula sebácea. Las glándulas sebáceas se encuentran justo por encima de los folículos pilosos.
    Estas glándulas producen sebo, es decir el aceite que lubrica la piel y recubre cada pelo.
    Las glándulas se rompen fácilmente en caso de enfermedades inflamatorias de la piel. En concreto, el acné favorece la formación de los quistes epidermoides.
  3. Defectos del desarrollo. Los quistes sebáceos pueden producirse en un feto en desarrollo, por lo que también pueden afectar a los niños.
  4. Herencia. Los quistes epidermoides pueden afectar a las personas con síndrome de Gardner, una rara enfermedad genética que provoca crecimientos en el colon.
    Los quistes sebáceos no dependen de la mala alimentación.

La hidradenitis supurativa es una enfermedad cutánea inflamatoria crónica.
Esta enfermedad provoca puntos negros, quistes y abscesos en ciertas zonas del cuerpo como las axilas y la ingle, donde se encuentran los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas apocrinas.
A causa del dolor crónico y de la salida de pus por las ampollas, la hidradenitis supurativa es una enfermedad incapacitante desde el punto de vista físico, social y psicológico.
El tratamiento para la hidradenitis incluye cambios en la dieta y estilo de vida, tratamientos médicos y quirúrgicos.

Factores de riesgo
Prácticamente todo el mundo puede desarrollar uno o más quistes epidermoides, pero algunos factores aumentan las probabilidades:

  • La edad. Los quistes pueden aparecer a cualquier edad, pero los quistes epidermoides raramente aparecen antes de la pubertad.
  • Sexo masculino. Los hombres son más propensos a padecer quistes epidermoides.
  • Antecedentes de acné. Los quistes epidermoides son particularmente frecuentes en personas que han tenido acné.
  • Excesiva exposición al sol. Los quistes afectan principalmente a la cabeza y suelen aparecer en las personas que han sufrido ustiones o quemaduras solares.
  • Lesiones cutáneas. Cualquier lesión traumática o provocada por aplastamiento aumenta el riesgo. Por ejemplo, pillarse la mano con la puerta del coche aumenta el riesgo de desarrollar quistes epidermoides.

¿El quiste sebáceo es peligroso?
No. Los quistes epidermoides son inofensivos y no suelen estar vinculados al cáncer de piel (melanoma).

Síntomas del quiste sebáceo

Los quistes sebáceos suelen aparecer en las zonas de piel visible, como la cara, el cuello o el tronco, lo que puede causar cierta incomodidad psicológica, ya que el quiste se considera poco atractivo.
Por lo general, este tipo de quiste está lleno de queratina, la sustancia que se encuentra en la piel y las uñas.
La mayoría de los quistes son suaves al tacto.
Los quistes pequeños no suelen ser dolorosos y no provocan picor.
Los quistes grandes pueden causar molestia o mucho dolor.
Los quistes grandes en la cara y el cuello pueden causar presión y dolor.

Las zonas del cuerpo donde suelen aparecer los quistes son:

  1. El cuero cabelludo,
  2. La cara (la zona de la que se eliminan los quistes con más frecuencia),
  3. El cuello,
  4. La espalda.

Un quiste sebáceo se considera inusual y maligno si tiene:

  1. Un diámetro mayor de cinco centímetros,
  2. Una recidiva rápida después su extirpación,
  3. Signos de infección: dolor, enrojecimiento y acumulación de pus (quiste supurado)

ecografía, quiste, sebáceo,Diagnóstico de un quiste sebáceo

Los médicos suelen diagnosticar un quiste sebáceo mediante un simple test físico.
Si el quiste parece inusual, el médico puede recomendar la realización de pruebas adicionales para descartar un posible cáncer.
Si se va s extirpar quirúrgicamente el quiste, puede que sea necesario realizar las siguientes pruebas:

  • Tomografía axial computarizada (TAC), que ayuda al médico a identificar el mejor método para detectar las anomalías y la cirugía.
  • Ecografía para identificar el contenido del quiste.
  • Biopsia, que consiste en extraer una pequeña cantidad de tejido del quiste para su examen histológico, con el fin de descartar el cáncer.

Tratamiento para el quiste sebáceo

Por lo general, los quistes que no suponen problemas estéticos o funcionales no se tratan.
Al contrario, un quiste inflamado, abierto o con infección, se puede tratar con:

  1. El médico puede realizar una infiltración en un quiste epidermoide inflamado (pero no infectado) con cortisona o triamcinolona acetónido (Triesence) para reducir la inflamación.
  2. Se puede aplicar Celestoderm Gentamicina (Gentamicina + Betametasona) en quistes infectados con pus, pero es importante que el médico vea esta lesión.
  3. Láser. Para reducir las cicatrices, el médico puede utilizar un láser de CO2 para vaporizar un quiste epidermoide en la cara u otras zonas sensibles.
  4. Como remedio natural, algunos médicos también recomiendan la aplicación de compresas de algodón empapado en alcohol.

¿Cuándo es necesario operar?

Quiste sebáceoEl médico puede recomendar la eliminación del quiste si éste se infecta o se inflama; el paciente también puede decidir extirparlo si le molesta estéticamente.

  1. Incisión y drenaje. Para este procedimiento, el médico realiza una pequeña incisión en el quiste y extrae el contenido.
    Aunque la incisión y el drenaje son procedimientos bastante simples y rápidos, los quistes a menudo reaparecen después de este tratamiento.
  2. Eliminación total. Esta técnica quirúrgica extrae todo el quiste y evita las recidivas. La remoción es más eficaz cuando el quiste no está inflamado. Antes de la cirugía, el médico puede recomendar un tratamiento con antibióticos, cortisona o incisión y drenaje para tratar la inflamación.
    Cuando la inflamación desaparece, se puede realizar la extirpación quirúrgica al cabo de 4-6 semanas. 
    La cirugía se realiza en el día.
    Después de la extirpación completa se aplican puntos de sutura.
    El médico retira los puntos alrededor de una semana después de la eliminación de los quistes.
  3. Existe un aparato electromédico llamado plexr que permite disolver los quistes sin incidir la piel.
  4. Eliminación mínima. Algunos médicos prefieren esta técnica, ya que elimina la pared del quiste y deja una cicatriz muy pequeña.
    Durante el procedimiento, el médico realiza una pequeña incisión en el quiste, extrae el contenido y luego quita la pared del quiste mediante una incisión.
    Normalmente, deja un pequeño corte que desaparece de forma natural.

Remedios naturales para los quistes sebáceos

Los remedios naturales para los quistes sebáceos son una opción poco invasiva y a precio reducido, que ayudan a evitar un tratamiento médico doloroso.
Aunque estos remedios se consideran tratamientos alternativos inofensivos, pueden originar algunos efectos secundarios, por lo que es necesario consultar a un médico o a un naturópata antes de llevarlos a cabo.

Calor húmedo. El calor húmedo en forma de almohadilla caliente o compresa caliente se puede aplicar a un quiste sebáceo para facilitar el drenaje y la curación.
Se debe evitar el uso de un aparato eléctrico demasiado caliente, ya que puede favorecer la multiplicación de las bacterias dentro de los quistes y por lo tanto causar una infección.
Lo más conveniente es aplicar un poco de calor durante períodos breves.
Si el quiste no mejora con el calor, se recomienda consultar al médico.

quiste, capsula, pielAceite de árbol de té. El aceite de árbol de té (tea tree oil) tiene fuertes propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.
Dado que muchos quistes sebáceos se infectan con las bacterias, aplicar el aceite de árbol de té sobre el quiste puede ayudar a prevenir la infección y favorecer la curación.

Áloe vera. Algunos naturópatas recomiendan el gel de esta planta como un tratamiento para los quistes sebáceos, ya que puede combatir las bacterias y aliviar el dolor.
Algunos estudios demuestran que el gel de áloe vera mata las bacterias y favorece la curación de las heridas.

Nutrientes que fortalecen el sistema inmunitario. Un sistema inmunitario fuerte ayuda al cuerpo a curarse por sí solo. Es importante comer fruta rica en antioxidantes, cereales integrales, verduras, frutos rojos, cítricos y verduras de hoja verde.
Entre los suplementos, se pueden tomar las hierbas a base de trébol rojo y la raíz de bardana; de esta manera se fortalece el sistema inmunitario y se eliminan las toxinas del cuerpo.

Higiene. Para evitar una infección, es importante lavar el área afectada todos los días con un jabón antibacteriano.
Entre los remedios naturales también se encuentra la pomada de ictiol, que es un producto antibacteriano.

¿Se pueden aplastar los quistes epidermoides?

Puede que tenga la tentación de aplastar los quistes epidermoides por su cuenta, pero no es una buena idea.
Si el quiste está infectado y se rompe sin tomar precauciones, la infección podría extenderse.
Si el quiste no provoca molestias, lo mejor es no hacer nada.

Por el contrario, si parece infectado, causa molestias o tiene un aspecto desagradable, acuda a un dermatólogo para que lo controle.

¿Cuanto dura un quiste? Pronóstico

El pronóstico es excelente. Generalmente los quistes no causan síntomas y pueden desaparecer sin tratamiento. A veces reaparecen.