Síntomas de la psoriasis y tratamiento

 

La psoriasis es una enfermedad frecuente de la piel que provoca enrojecimiento e irritación.

La mayoría de las personas con psoriasis tienen la piel engrosada y enrojecida, con manchas de color blanco plateado, llamadas escamas.

La psoriasis vulgar es la forma más frecuente. Las zonas afectadas son el cuero cabelludo, los codos, las rodillas, la cara y las uñas.

Psoriasis en el cuero cabelludo

La psoriasis aparece en el cuero cabelludo al menos en la mitad de los casos.
La psoriasis en el cuero cabelludo puede ser muy leve, con una ligera descamación, o bastante grave con placas y costras que cubren todo el cuero cabelludo.
La psoriasis puede extenderse más allá de la línea del cabello, en la frente, la parte posterior del cuello y alrededor de las orejas.

Existen otros trastornos de la piel que pueden parecer psoriasis,  como por ejemplo la dermatitis seborreica. Sin embargo, la psoriasis del cuero cabelludo tiene un aspecto harinoso con brillo plateado, mientras que la dermatitis seborreica se presenta de color amarillento y con piel grasa.

Tratamiento de la psoriasis en el cuero cabelludo
Con frecuencia, los tratamientos se combinan y se alternan, ya que una persona puede llegar a tener menos sensibilidad a algunos fármacos tras un consumo prolongado.
Generalmente, los tratamientos sistémicos no se utilizan solo para la psoriasis del cuero cabelludo, sino que también pueden emplearse si la enfermedad se encuentra en otras partes del cuerpo y/o para el tratamiento de la psoriasis moderada o grave.

Psoriasis leve en el cuero cabelludo
Por lo general, los productos a base de alquitrán y ácido salicílico son eficaces para la psoriasis leve del cuero cabelludo.
Existe una gran cantidad de champús medicinales que contienen alquitrán con o sin carbón.
En ocasiones, los médicos inyectan corticoides en las lesiones del cuero cabelludo.

Este tratamiento solo se realiza cuando la psoriasis del cuero cabelludo es leve y afecta a ciertas zonas.
Las inyecciones de cortisona deben realizarse con moderación, ya que este medicamento puede penetrar en el sistema y provocar diferentes efectos secundarios.

Psoriasis, de moderada a grave en el cuero cabelludo
Si la psoriasis del cuero cabelludo es grave, puede que haya que probar diferentes tratamientos antes de encontrar el más eficaz.
Se puede producir una infección por levadura en caso de:

  1. Costras en el cuero cabelludo,
  2. Piel agrietada,
  3. Hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello. En este caso, el médico puede prescribir un tratamiento antimicrobiano.

Los tratamientos tópicos que más se recetan para la psoriasis del cuero cabelludo son:

  1. Ditranol
  2. Daivonex®
  3. Zorac

Entre los tratamientos con fármacos sistémicos para la psoriasis se encuentran:

  1. Metotrexato
  2. Retinoides orales
  3. Ciclosporina
  4. Fármacos biológicos
  5. Luz ultravioleta.

El cabello bloquea los rayos ultravioleta (UV) antes de llegar al cuero cabelludo.
Se pueden obtener mejores resultados con el afeitado.
La luz solar puede ser beneficiosa si el pelo es muy fino y la cabeza está rapada.

Picor en el cuero cabelludo
El picor suele ser un problema para las personas afectadas por psoriasis en el cuero cabelludo.
El champú de alquitrán sin receta y el de mentol pueden reducir el picor.
Los esteroides tópicos y los antihistamínicos orales son eficaces para reducir el picor en el cuero cabelludo.

Psoriasis en la cara

La psoriasis facial afecta con frecuencia a las cejas, la piel entre la nariz y los labios, la frente y la línea del cabello.
Puede que se necesite una biopsia para confirmar esta enfermedad.
La psoriasis en, y alrededor de, la cara debe tratarse con cuidado porque la piel de esta zona es muy sensible.
El uso ocasional de esteroides tópicos puede ser eficaz.
Entre otros tratamientos se incluyen: Calcipotriol (Daivonex), Tazaroteno (Zorac), medicamentos queratolíticos y rayos ultravioleta.
La FDA, el organismo para el Control de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., ha aprobado dos medicamentos para el tratamiento del eczema: Protopic y Elidel. Muchos dermatólogos también han observado buenos resultados en el tratamiento de la psoriasis de la cara y otras zonas sensibles.
Los fármacos utilizados para el tratamiento de la psoriasis facial deben aplicarse con cuidado y moderación; de hecho, las cremas y ungüentos pueden irritar los ojos.
El uso prolongado de esteroides puede adelgazar la piel (ya delicada) y dilatar los capilares.
El tratamiento con esteroides solo es seguro si se lleva a cabo con cuidado.

Psoriasis alrededor de los ojos
Cuando la psoriasis afecta a los párpados, las escamas pueden recubrir las pestañas.
Los bordes de los párpados pueden enrojecerse y presentar costras.
Si se inflaman durante largos períodos de tiempo, los bordes de los párpados pueden doblarse hacia arriba o hacia abajo.
Si el párpado se dobla hacia abajo, las pestañas pueden rozar contra el globo ocular y provocar irritación.
La psoriasis ocular es extremadamente rara.
Cuando aparece puede provocar inflamación, molestia y sequedad ocular.
También puede provocar la pérdida de la visión.
Se pueden emplear antibióticos tópicos para tratar la infección.
En algunos casos, los corticoides se pueden utilizar para tratar la piel escamosa.
El médico debe comprobar los efectos del tratamiento, ya que la piel de los párpados puede dañarse con facilidad provocando cataratas o glaucoma (presión alta en los ojos).
Protopic pomada y Elidel crema no provocan glaucoma y son útiles para el tratamiento de la psoriasis en los párpados. Durante las primeras aplicaciones pueden provocar picazón.

Psoriasis en las orejas
La psoriasis en las orejas puede provocar la acumulación de escamas que obstruyen el conducto auditivo.
Esta acumulación puede provocar la pérdida temporal de la audición.
Generalmente, la enfermedad afecta al conducto auditivo externo, y no al interior del oído o la zona detrás del tímpano.
Existen gotas de cortisona con receta médica que se pueden verter en el canal auditivo o en el exterior del conducto auditivo.
Daivonex o Zorac pueden provocar irritación si se utilizan solos, por lo que se recomienda combinarlos con un corticoide tópico.

Psoriasis alrededor de la boca y de la nariz
En muy pocas ocasiones, las lesiones cutáneas de la psoriasis aparecen en las encías, la lengua, el interior de las mejillas y de la nariz y en los labios.
Las lesiones suelen ser de color blanco o gris.
En estas zonas, la psoriasis puede ser especialmente molesta, pues provoca dificultad para masticar y tragar los alimentos.
En la mayoría de los casos, los tratamientos para la psoriasis de nariz y boca implican el uso de corticosteroides tópicos, específicos para el tratamiento de las zonas húmedas.
Mejorar la higiene y enjuagar con frecuencia con una solución salina puede ayudar a aliviar el malestar.
Los corticoides de baja potencia (por ejemplo la pomada de hidrocortisona al 1%) pueden ser eficaces para el tratamiento de la psoriasis en los labios.
Los fármacos Protopic y Elidel pueden tratar eficazmente la psoriasis dentro y fuera de la boca.

Psoriasis en las manos, pies y uñas

La psoriasis en manos y pies puede provocar grietas, ampollas e hinchazón (de manos y pies).
Algunos cambios en el estilo de vida pueden aliviar las molestias de la psoriasis en manos, pies y uñas.

Tratamiento de manos y pies
Es importante tratar los episodios agudos de psoriasis en manos y pies de forma inmediata y con cuidado.
El tratamiento tópico tradicional para la psoriasis en la palma de la mano y la planta del pie incluye alquitrán, ácido salicílico y corticosteroides.
La combinación de estos tres agentes puede ser más eficaz que su uso individual.
Una combinación especialmente eficaz es la formada por Decloban pomada y Triderm Alfa base grasa de Bionike.
Las cremas hidratantes, los jabones delicados y los sustitutos del jabón son también productos útiles y eficaces.
El calcipotriol es otra sustancia eficaz para el tratamiento de la psoriasis de manos y pies.
Al aplicar este medicamento, se deben utilizar guantes de algodón para que no llegue a las zonas sensibles de la piel, tales como la cara y los pliegues cutáneos.
Algunos médicos recomiendan alternar calcipotriol y corticoides.
En algunos casos, los episodios agudos se caracterizan por lesiones cutáneas, formación de ampollas e hinchazón.

Si los medicamentos tópicos no funcionan, el médico puede recomendar otros fármacos, tales como metotrexato, ciclosporina o acitetrina (Neotigason).
El metotrexato puede curar muchos casos de psoriasis en las palmas de las manos y las plantas de los pies en cuatro – seis semanas.
Los riesgos de efectos secundarios producidos por la fototerapia se reducen gracias a la combinación de bajas dosis de retinoides orales con UVB o UVA. La combinación de bajas dosis de retinoides orales con la fototerapia PUVA o UVB es uno de los tratamientos disponibles más eficaces para la psoriasis en la palma de la mano y la planta del pie.

 

Síntomas de la psoriasis y tratamiento
Psoriasis pustulosa en las palmas de las manos y las plantas de los pies
Los tratamientos tópicos para la psoriasis pustulosa, como la cortisona y los productos de alquitrán y carbón, suelen prescribirse lo antes posible.
El médico también suele recomendar fototerapia, retinoides orales y/o metotrexato.
El fármaco Neotigason puede ser una solución útil a largo plazo para la psoriasis pustulosa.
Para los casos difíciles de psoriasis palmoplantar, los médicos pueden recetar un fármaco ecológico.

 

Psoriasis en las uñas

Las alteraciones ungueales afectan hasta un 50% de las personas que padecen psoriasis y al menos un 80% de las personas que padecen artritis psoriásica.
Los problemas más frecuentes de las uñas son:

  • Agujeros superficiales o profundos en las uñas
  • Deformación – alteraciones en la forma normal de la uña
  • Engrosamiento de la uña
  • Onicólisis – separación de la uña del lecho ungueal
  • Decoloración – coloración inusual de la uña, por ejemplo amarillo-marrón.

Tratamiento para la psoriasis en las uñas
Dado que la psoriasis afecta a las uñas cuando éstas crecen, se trata de un problema difícil de tratar.
Es difícil penetrar el lecho ungueal con medicamentos tópicos.
Las infiltraciones de cortisona en el lecho ungueal se han aplicado con resultados variables.
Además de los tratamientos tópicos y de la fototerapia, otros tratamientos para la psoriasis en las uñas son:

  1. Inyección de corticoides en la uña afectada;
  2. Reparación estética, incluyendo el raspado de las uñas, esmalte, uñas artificiales o extirpación quirúrgica.

La onicomicosis es una infección por hongos que provoca el engrosamiento de la uña. Esta infección puede aparecer junto con la psoriasis en las uñas.
Puede tratarse con medicamentos antifúngicos sistémicos.
Alrededor de un tercio de las personas que padecen psoriasis ungueal también sufren infección por hongos.

Psoriasis genital

El tipo más frecuente de psoriasis en la zona genital es la psoriasis inversa.
Este tipo de psoriasis se manifiesta a través de lesiones rojas, secas y lisas.
Hay varias regiones de la zona genital que pueden verse afectadas por la psoriasis.

Pubis
El pubis es la zona que se encuentra por encima de los genitales de hombres y mujeres.
Esta zona se puede tratar de la misma manera que se trata la psoriasis del cuero cabelludo.
La piel en la región púbica es más sensible que la piel del cuero cabelludo.

Parte superior de los muslos
La psoriasis en la parte superior de los muslos y la ingle se caracteriza por la formación de una gran cantidad de pequeñas manchas redondas, rojas y escamosas.
La psoriasis entre los muslos se irrita con facilidad, especialmente si los muslos se rozan entre sí al caminar o correr.

Pliegues entre muslos y zona inguinal
En los pliegues entre el muslo y la ingle, la psoriasis suele manifestarse a través de una erupción cutánea no escamosa de color blanco-rojizo.
La piel puede presentar grietas.
Las personas con sobrepeso o atléticas pueden padecer una infección denominada intertrigo, que tiene un aspecto similar a la infección por levaduras en los pliegues cutáneos.

Zona vulvar
La psoriasis de la vulva se presenta generalmente como una mancha roja y lisa sin escamas.
Rascar esta zona puede provocar una infección, sequedad, engrosamiento de la piel y empeorar el picor en la zona íntima.
La psoriasis genital suele afectar a la piel exterior de la vagina, pero no a las mucosas.
Por lo general, la psoriasis genital no afecta a la uretra.
La psoriasis del pene puede manifestarse a través de una gran cantidad de pequeñas manchas rojas en el glande o escroto.
La piel puede presentarse escamosa o bien lisa y brillante.
La psoriasis genital afecta tanto a hombres circuncidados como no circuncidados.

La zona anal y la piel circundante
La psoriasis sobre o cerca del ano se manifiesta mediante manchas rojas y no escamosas y provoca picor anal.
La psoriasis en esta zona se puede confundir con una infección por hongos, bacterias, picor producido por hemorroides, parásitos intestinales u oxiuros.
La presencia de estas enfermedades puede complicar el tratamiento de la psoriasis.
Los exámenes rectales y las muestras de piel pueden confirmar estas enfermedades.
Los síntomas de la psoriasis anal son sangrado, dolor al defecar, sequedad excesiva y picor.

Pliegues de los glúteos
La psoriasis en los pliegues de las nalgas puede ser de color rojo y no escamosa, o bien roja con escamas muy evidentes.
La piel en esta zona no es tan frágil como la de la ingle.

Tratamiento para la psoriasis genital
La psoriasis genital suele responder bien al tratamiento.
Dado que la piel de la zona genital es muy sensible, el tratamiento debe llevarse a cabo con cuidado.
A menudo, se utilizan productos tópicos y luz ultravioleta (UV) y generalmente los médicos no recetan medicamentos sistémicos para la psoriasis genital.
Sin embargo, se pueden recetar en casos de psoriasis grave o resistente al tratamiento tópico, o si la psoriasis aparece en otras partes del cuerpo.

Psoriasis en los pliegues de la piel

La psoriasis inversa puede aparecer en los pliegues de la piel, tales como las axilas y debajo de los senos.
El roce y el sudor pueden irritar esta forma de psoriasis.
Los corticoides débiles suelen utilizarse para tratar la psoriasis inversa en los pliegues cutáneos.
Estas zonas pueden ser más propensas a infecciones por levaduras o fúngicas, por lo que a veces los corticoides se utilizan en combinación con otros fármacos.
Otros tratamientos como el calcipotriol (Daivonex), los productos que contienen alquitrán y carbón o Ditranol pueden ser eficaces para el tratamiento de la psoriasis en los pliegues de la piel.
Sin embargo, también pueden provocar irritación. Se deben utilizar con precaución y bajo la supervisión de un médico.
Las personas que padecen psoriasis inversa grave a veces pueden requerir medicamentos sistémicos para controlar la enfermedad.