Tiña inguinal, versicolor, del cuero cabelludo, pedis

Entre las enfermedades de la familia de la tinea se incluyen:

  • Tiña capitis o de la cabeza (tiña del cuero cabelludo)
  • Tiña fávica (el favus es una infección producida por el hongo Trichophyton schoenleinii)
  • Tiña del cuerpo (tiña de la piel glabra)
  • Tiña imbricada (producida por un hongo de la piel llamado Trichophyton concentricum)
  • Tinea cruris (tiña de la zona inguinal)
  • Tinea unguium u onicomicosis (tiña ungueal)
  • Tinea pedis (tiña de los pies o pie de atleta)
  • Tinea barbae (tiña de la barba)
  • Tinea manuum – manus (tiña de las manos)

Existen diferentes especies de dermatofitos en el mundo que pueden provocar el herpes circinado.
La infección suele originarse en los pies (tinea pedis) o en las uñas (tinea unguium).
El hongo Microsporum canis tiene su origen en gatos y perros.

 

Otros tipos de tiña

Tiña versicolor

Tinea corporis o herpes circinado

El hongo Malassezia (también conocido como Pityrosporum ovale) es un tipo de levadura que se encuentra en la superficie de la piel.
No suele provocar problemas de salud.
Sin embargo, a veces esta levadura:

  • Comienza a crecer de manera incontrolada
  • Afecta a la pigmentación (es decir, el color natural) de la piel

Cuando esto sucede, es posible que aparezcan manchas de piel más clara o más oscuras.
Esta enfermedad se conoce como tiña versicolor o pitiriasis versicolor.

Signos y síntomas de la tiña versicolor
El efecto blanqueador de la levadura provoca la formación de zonas de piel de color diferente (despigmentación).
Estas zonas pueden presentarse en forma de manchas o puntos aislados.
Las manchas pueden ser de color:

Pueden ser más claras o más oscuras con respecto a la piel circundante.
Las manchas no se broncean como el resto de la piel y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes en:

  • Cuello
  • Pecho
  • Espalda
  • Brazo


Tinea unguium y onicomicosis
La tinea unguium suele tener su origen en el hongo Trichophyton rubrum.
No debe confundirse con otras causas de onicomicosis, como por ejemplo:

  1. Un tipo de cándida albicans que provoca a menudo paroniquia (inflamación de la parte proximal de la uña).
  2. Hongos, entre los que se encuentran:
    • Scopulariopsis brevicaulis
    • Fusarium spp
    • Aspergillus spp
    • Alternaria

Puede manifestarse de diferentes formas:

  1. Onicomicosis lateral. Una línea opaca de color blanco o amarillo aparece a un lado de la uña.
  2. Hiperqueratosis subungueal. El crecimiento excesivo de las células ocurre debajo de la uña. Esto provoca el levantamiento de la uña.
  3. Onicolisis distal. El extremo de la uña se levanta. El borde libre a menudo se desmorona.
  4. Onicomicosis superficial blanca. En la parte superior de la uña aparecen manchas blancas hundidas.
  5. Onicomicosis proximal. Aparecen manchas de color amarillo en la lúnula (base de la uña).
  6. Destrucción completa de la uña.
dermatofitosis

Dermatofitosis

Tiña de la cabeza

La tinea capitis tiene su origen en hongos de la especie Trichophyton (tinea tricofítica) y Microsporum (tinea microspórica). La tinea capitis es la infección pediátrica por dermatofitos más frecuente en todo el mundo.
La tinea capitis es una enfermedad provocada por una infección fúngica superficial de la piel en:

  • Cuero cabelludo
  • Cejas
  • Pestañas

Las zonas más afectadas son los folículos pilosos.

La tiña capitis causa:

  • Manchas circulares sin cabellos en la cabeza
  • Descamación seca
  • Cabellos que se quiebran cuando están cortos
  • Alopecia

La enfermedad se considera una forma de micosis superficial o dermatofitosis. Se utilizan varios sinónimos, entre ellos tiña del cuero cabelludo.

La tinea capitis no suele afectar a los adultos.

La tinea capitis por M. Canis se origina por el contacto con perros o gatos infectados.
Existen otros hongos zoofílicos que pueden ser responsables de la tiña, como por ejemplo:

  1. Trichophyton tonsurans
  2. Microsporum andouinii
  3. M. distortum (una variante de M. canis que se encuentra en gatos)

Esta infección se transmite de una persona a otra.
No suele provocar síntomas y afecta a los adultos.

¿Qué es la tinea inguinal?

La tinea cruris es una infección micótica de la ingle.
En la piel se alojan numerosos tipos de hongos denominados dermatofitos.
Por lo general, las personas no saben que tienen una infección por hongos.
Si las condiciones son adecuadas (calor y humedad), los hongos se multiplican rápidamente.
Es en esas condiciones, se manifiesta la tinea cruris.
Esta infección causa:

  • Picor intenso
  • Ardor en la ingle

Esta enfermedad es más frecuente en hombres adultos y adolescentes.
La tinea cruris también se conoce como tiña inguinal, pero no afecta al escroto.
En general, la tinea cruris no se considera una enfermedad grave.
Un tratamiento temprano reduce los síntomas y evita la propagación de la infección.

 

Alimentación y dieta para combatir la tiña

Una alimentación saludable es un método eficaz para combatir los hongos ya que evita la acumulación de toxinas, que alimentan a estos microorganismos.
Las personas que padecen esta enfermedad, saben que a menudo los medicamentos no son eficaces y que la infección puede durar años.

Esto se debe a que el cuerpo puede constituir un entorno rico de sustancias de las que se nutren los hongos.
Existen 3 tipos de hongos:

  • Parásitos
  • Saprófitos
  • Simbiontes

Los primeros dos tipos de hongos se nutren de organismos muertos o enfermos, mientras que los hongos simbiontes viven, como su nombre lo indica, en simbiosis con el organismo huésped y se ayudan mutuamente.
El hongo puede depositarse en las personas que comen:

  • Alimentos procesado y con conservantes (dulces, productos de charcutería, etc.)
  • Alimentos fritos
  • Comidas rápidas
  • Alimentos y bebidas fermentadas (por ejemplo la cerveza)
  • Leche y productos lácteos
  • Bebidas alcohólicas, café y otras bebidas estimulantes

Es fundamental combinar correctamente los alimentos. A menudo, las personas ingieren alimentos de varios tipos en una misma comida, sobre todo carbohidratos y proteínas (arroz con alubias, pan con carne, etc.).
Esto hace que la digestión se vuelva más lenta y, por lo tanto provoca:

  • Putrefacción intestinal
  • Fermentación de los alimentos en el aparato digestivo

Como consecuencia, se acumulan las toxinas que entran en el flujo sanguíneo y nutren a los hongos.