Uña encarnada – tratamiento y remedios naturales

La uña encarnada (onicocriptosis) se produce cuando una uña de los dedos del pie o de la mano empieza a crecer dentro de la piel del dedo.

La lámina ungueal se deforma y en lugar de crecer según su posición anatómica natural, se encarna lesionando los tejidos blandos a los lados de los dedos.

En la fase inicial, el cuerpo forma un callo para proteger a la piel, pero si la uña encarnada no es tratada puede empeorar, causando una lesión cutánea.
Por consiguiente, se produce una inflamación e infección de la piel en los bordes de la uña.

La uña encargada ocurre principalmente en los jóvenes, pero también puede producirse en:

  • Niños pequeños y lactantes
  • Recién nacidos
  • Ancianos

 

Signos y síntomas de la uña encarnada

En caso de uña encarnada, la piel alrededor de la uña puede estar:

  1. Enrojecida
  2. Hinchada
  3. Inflamada
  4. Dolorosa

 

Complicaciones de la uña encarnada

Si no es tratada, la uña encarnada puede causar infecciones y otras complicaciones que pueden llegar a ser graves.

En caso de infección, pueden producirse los siguientes síntomas:

  • Sangrado
  • Acumulación de material purulento
  • Mal olor

También puede formarse un granuloma, es decir una masa de tejido cutáneo que suele contener material purulento.

Uña encarnada y diabetes

Las complicaciones de la uña encarnada pueden ser más graves en las personas que padecen diabetes debido a que esta enfermedad puede causar:

  • Reducción del flujo sanguíneo
  • Daños en los nervios de los pies

Por lo tanto, una lesión en el pie, por pequeña que sea, puede no curarse, por ejemplo:

  • Herida
  • Callo
  • Uña encarnada

En caso de úlceras en los pies (lesión que no ha sanado) puede ser necesario someterse a una intervención quirúrgica para prevenir que empeore, debido a que puede causar:

  • Osteomielitis, es decir una infección en el hueso
  • Deterioro del tejido (gangrena)
  • Septicemia

La gangrena se caracteriza por la falta de flujo sanguíneo en una parte del cuerpo.

 

Causas de la uña encarnada

Entre las causas de la uña encarnada se encuentran:

  • Uñas curvas
  • Contusión o golpe en los dedos
  • Cortarse las uñas de los pies de manera incorrecta, al dejar una parte de la uña en forma puntiaguda, cuando crece puede encarnarse en el dedo
  • Empleo de zapatos que no se adaptan bien al pie, si los zapatos son demasiado apretados, pueden presionar las uñas contra la piel
  • Enfermedades como la micosis de las uñas pueden hacer que la uña se vuelva más gruesa y más ancha
  • Fármacos retinoides, suelen emplearse en caso de enfermedades cutáneas como el acné. Estos fármacos debilitan las uñas por lo que estas pueden romperse con facilidad
  • Deformaciones de los dedos de los pies, según un estudio científico realizado por Córdoba-Fernández, Montaño-Jiménes y Coheña-Jiménez del Departamento de Podología de la Universidad de Sevilla, el juanete es uno de los factores de riesgo de la uña encarnada
  • Otro factor de riesgo es la sudoración excesiva junto con la falta de higiene

 

¿Qué hacer en caso de uña encarnada?

¿Cómo curar una uña encarnada? Tratamiento
Aunque todos los dedos pueden padecer esta enfermedad dolorosa, el dedo gordo del pie es el más afectado.
Una uña encarnada es una afección leve, pero un tratamiento adecuado ayuda a prevenir:

  • Empeoramiento
  • Complicaciones

Los tratamientos naturales para las uñas encarnadas en los lados son eficaces, pero deben realizarse antes de que se produzca una infección.

En caso de uña encarnada no hay que cortarse la uña por sí solos, debido a que si se corta de manera incorrecta puede empeorar la infección.

Fármacos
Antibióticos
: si el médico sospecha que haya una infección, puede recetar antibióticos que ayudan a prevenir la propagación de la infección.
Es importante terminar el ciclo de los antibióticos orales. De lo contrario, la infección puede reaparecer (recurrencia).
En la primera fase de la uña encarnada, los médicos suelen recetar la pomada Celestoderm Gentamicina, que contiene Gentamicina y betametasona.

 

Remedios naturales para la uña encarnada

Los remedios naturales están indicados para la uña encarnada de primer grado, es decir, con inflamación pero sin infección.
Algunos de los remedios naturales pueden ser beneficiosos para:

  1. Reducir los síntomas
  2. Prevenir las infecciones

Corte de uñas. Si las uñas de los pies o de las manos están muy encorvadas a los lados, no se debe ahondar mucho. Se recomienda acudir a un profesional (podólogo) para cortar las uñas en estos casos.

Calzado. Muchos de los problemas en las uñas del pie se deben al uso de zapatos no adecuados.
Por ello, se debe emplear un calzado que se ajuste bien y no sea demasiado estrecho. Asimismo, es aconsejable que los calcetines no aprieten, debido a que esto ayuda a desarrollar una uña encarnada.

Inmersión en agua tibia. Un remedio casero eficaz consiste en ablandar las uñas afectadas poniéndolas en agua tibia o caliente (no hirviendo) durante unos minutos.

En caso de infección puede añadirse clorina en el recipiente, pues tiene un efecto desinfectante.
Después, con un par de tijeras, se separa con cuidado la piel de la uña para restaurar la forma original de la esquina de la uña.

Remojar las uñas en agua y sal: entre los remedios naturales que también se pueden realizar durante el embarazo, se encuentra la inmersión del pie afectado en agua tibia salada.
Para reducir el dolor hay que:

  • Añadir una cucharada de sal de Epsom o bicarbonato de sodio en agua tibia
  • Esperar a que se disuelva por completo
  • Sumergir el pie afectado en agua y sal durante unos 10-15 minutos

Mantener la zona seca. Para minimizar el riesgo de infección, es importante mantener la zona seca.
Por lo tanto, después de remojar los pies en agua tibia con sal, se debe secar el área afectada con una toalla.
Se recomienda el uso de sandalias cómodas y abiertas para reducir la sudoración.

Masajear la zona afectada. Los consejos para el tratamiento casero de las uñas encarnadas incluyen masajear la zona afectada, alrededor de la uña encarnada, todos los días durante unos minutos.
El masaje estimula la circulación sanguínea, lo que favorece el tratamiento de la afección.
Para el masaje, se puede utilizar un aceite esencial con propiedades antisépticas para curar las uñas encarnadas, como el aceite del árbol de té.

La tintura de yodo es una sustancia que ayuda a reducir la inflamación y desinfectar la piel.

Copo de algodón. Si la uña encarnada se encuentra en una etapa temprana, se puede colocar un pequeño trozo de algodón entre la piel y la uña para tratar de levantar el borde de la uña y favorecer el crecimiento normal.

En caso de uña encarnada crónica con signos de infección, se debe consultar a un podólogo profesional.
Las personas diabéticas, si suelen tener infecciones, deberían consultar a un podólogo y no tratar las uñas con remedios caseros.

 

El tratamiento podológico para la uña encarnada

La uña encarnada no se cura por sí sola y si no es tratada puede infectarse.
El paciente debe acudir al podólogo, que no es un médico sino un profesional autónomo especializado en los problemas del pie.

El tratamiento para la uña encarnada de primer grado consiste en eliminar la parte encarnada: el podólogo corta un pequeño pedazo de forma triangular en el borde lateral del dedo, en donde la piel se encuentra inflamada.

Generalmente este corte no causa mucho dolor, el podólogo puede anestesiar un poco la zona con:

  • Espray
  • Crema con lidocaína

Es preferible el tratamiento esté realizado por un profesional sanitario en lugar de una esteticista.
Sin embargo, si la uña infectada duele demasiado, el paciente debe acudir al hospital en donde los médicos pueden proceder con la eliminación de la uña quirúrgicamente aplicando anestesia local.

Después de la cirugía, el podólogo o el médico aplica un vendaje antiséptico sobre la zona afectada, que debe mantenerse durante varios días, hasta que se cure la zona afectada.
Pueden ser necesarias varias sesiones para recuperase completamente.
Los controles médicos suelen realizarse 2, 7 y 14 días después de la intervención.
Por lo general, el dedo tarda 2 semanas en curarse.

Las personas diabéticas tardan más tiempo en curarse, por lo que:

  • El médico tiene que recetar antibióticos
  • El vendaje debe mantenerse durante más tiempo

Una uña encarnada infectada puede reaparecer debido a la forma curvada de las uñas de los pies.
En este caso, se deben cortar las uñas de manera correcta y también pueden requerirse otras operaciones.