Uñas blancas

 

¿Qué significa tener las uñas blancas?

El motivo sea probablemente una infección por hongos o la reducción del suministro de sangre al lecho ungueal, conocido como “uña de Terry”.
Las uñas de Terry son completamente blancas con la punta rojiza u oscura y pueden tener su origen en diferentes enfermedades, entre las que se incluyen:


 chica, lima, uñas
Si la mayor parte de la uña se ha vuelto de color blanco, la causa no es la separación del lecho ungueal.

  • Cirrosis hepática (fibrosis del hígado) – alrededor del 80% de las personas con cirrosis tienen uñas de Terry
  • Insuficiencia hepática, renal o cardíaca
  • Diabetes
  • Anemia ferropénica, que consiste en tener un número reducido de glóbulos rojos debido a la deficiencia de hierro en el organismo
  • Quimioterapia
  • Hipertiroidismo (la glándula tiroides en el cuello produce un exceso de hormonas)
  • Malnutrición

Hongos: los hongos penetran en la uña mediante lesiones. La probabilidad de contraer una infección fúngica en ambientes húmedos es muy alta.
Los síntomas más frecuentes de una infección por hongos en las uñas del pie y de la mano son:

  • El hongo provoca el blanqueamiento de la uña y altera su pigmentación, produciendo un color amarillo que luego se convierte en marrón.
  • Esta infección empieza por una mancha pequeña que aumenta gradualmente de tamaño hasta cubrir toda la uña.
  • El hongo en la uña del pie provoca una alteración en la superficie de la uña, que se vuelve áspera, dañada e incluso puede desmoronarse.
  • Esta enfermedad es muy dolorosa y en los casos más graves puede provocar mal olor.

Prevenir los hongos en las uñas no es difícil. Se deben cambiar los calcetines todos los días, no caminar descalzo en lugares públicos y curar las heridas de los dedos para evitar que se infecten.
Si la infección por hongos no se trata a tiempo, puede aumentar y propagarse a otras uñas.

Trauma: Aunque no se trata de un problema grave, sí requiere tratamiento.
La uña del pie sufre un trauma o una contusión cuando cae sobre ella algo pesado o cuando se ejerce una presión excesiva.
Cuando los capilares del dedo se rompen, aparece un hematoma.
En este caso, la uña se vuelve de color azul o violáceo hasta que se reabsorbe la sangre.
Si la punta de la uña es blanca, el origen podría ser una patada. Estas manchas blancas en los dedos de los pies desaparecen al cabo de unos días con el crecimiento de la uña.

 

Líneas blancas en las uñas

Las manchas blancas o estrías en el centro de la uña son normales y no deben preocuparnos. Sin embargo, las líneas blancas paralelas que se extienden a lo ancho de toda la uña (conocidas como líneas de Muehrcke), indican un bajo nivel de proteínas en la sangre, que puede deberse a una enfermedad hepática o malnutrición.

 

Uñas pálidas y opacas

Si el lecho ungueal es de color claro, esto puede indicar anemia, una enfermedad de la sangre caracterizada por un reducido número de glóbulos rojos.
La anemia que tiene su origen en bajos niveles de hierro provoca una cantidad insuficiente de oxígeno en la sangre, lo que decolora la piel y los tejidos, especialmente debajo de las uñas.
Ésta es una de las causas más comunes de uñas blancas durante el embarazo.
Se deben consumir alimentos ricos en hierro, incluyendo verduras de hoja verde y habichuelas.

 

Líneas verticales en las uñas

Las bandas longitudinales pigmentadas se manifiestan con frecuencia en las uñas de personas con piel oscura. De hecho, al menos el 75% de la población negra mayor de 20 años las sufre.
Estas manchas presentan problemas a la hora de diagnosticarlas, ya que pueden confundirse con el melanoma subungueal.
Aparecen en las personas mayores y representan el 50% de los melanomas en personas de piel oscura.
En pacientes con un riesgo mayor, los síntomas deben considerarse un melanoma hasta que se demuestre lo contrario mediante una biopsia.

Las estrías longitudinales son manchas que se encuentran en la superficie de la uña y pueden considerarse como parte del proceso de envejecimiento natural.
Si las uñas se vuelven finas y ásperas (es decir, como papel de lija), la enfermedad se denomina traquioniquia.
Cuando todas las uñas se ven afectadas, se conoce como distrofia de las 20 uñas.
En este caso se deben considerar las enfermedades concomitantes, entre ellas:

  1. Alopecia areata
  2. Psoriasis
  3. Dermatitis atópica
  4. Liquen plano
  5. Vitíligo

Una deficiencia de hierro puede provocar la formación de estrías verticales en las uñas y una anomalía llamada uñas de cuchara.

 

Uñas blancasLíneas blancas

Las líneas en las uñas son positivas solo cuando están pintadas.
Las líneas blancas horizontales se denominan líneas de Muehrcke si:

  • Se extienden a lo ancho de toda la uña
  • Son dos
  • Aparecen en diferentes dedos

Las causas pueden ser:

  1. Enfermedad renal
  2. Defecto en el hígado
  3. Deficiencia de proteínas, vitaminas del grupo B, hierro y zinc
  4. Se cree que pueden tener su origen en una interrupción en el suministro de sangre al lecho ungueal debido a una enfermedad subyacente.

Generalmente, las manchas o estrías blancas horizontales más cortas son el resultado de un trauma en la base de la uña.
Éstas pueden durar de unas semanas a varios meses y suelen desaparecer por sí solas.

 

El síndrome de la uña amarilla

Un estudio de 1964 describió el síndrome de la uña amarilla como una condición en la que la uña crece más lentamente y se vuelve más gruesa.
Los lados de la uña muestran un convexidad excesiva. La lúnula (es decir, la media luna blanca en la base de la uña) desaparece y la uña adquiere un tono amarillento.
Este síndrome afecta a los pacientes con bronquiectasia crónica o sinusitis, derrame pleural, tumores malignos, síndrome de inmunodeficiencia (SIDA) y artritis reumatoide.
Cuando se manifiesta en pacientes con artritis reumatoide, el síndrome de la uña amarilla es especialmente visible en pacientes tratados con medicamentos que contienen tiol (por ejemplo bucilamina y auriomalato sódico); se cree que estos fármacos influyen sobre las enfermedades de las uñas.
Con frecuencia, el síndrome de la uña amarilla afecta a los pacientes con un trastorno de la circulación linfática en la cara y las extremidades.
Sin embargo, esta teoría todavía no se ha demostrado.
Otros investigadores sospechan que la causa del síndrome de la uña amarilla está vinculada a la pérdida de proteínas, producida por un aumento en la permeabilidad de la microcirculación; de hecho, esta enfermedad se manifiesta a menudo en pacientes con hipoalbuminemia, derrame pleurar y linfedema.

 

Uñas despegadas

Después de una lesión en el dedo, es normal que la uña se despegue y se caiga. Sin embargo, si no ha sufrido ningún golpe, en la mayoría de los casos la uña se desprende de su base debido a un tratamiento excesivo y al uso de objetos cortantes.
En muy raras ocasiones, la uña despegada es signo de una de las siguientes enfermedades:

  1. Infección fúngica en la uña;
  2. Psoriasis ungueal – la psoriasis es una enfermedad crónica que puede provocar la formación de manchas rojas y escamas en la piel;
  3. Verrugas que se agrupan alrededor de la uña;
  4. Tiroides hiperactiva (hipertiroidismo);
  5. Sarcoidosis, una enfermedad en la que se forman pequeños grupos de células en órganos y tejidos del cuerpo;
  6. Amiloidosis, una enfermedad caracterizada por la acumulación de proteínas anómalas en los órganos;
  7. Problema con las fibras de tejido conectivo del cuerpo que sustentan a órganos y tejidos;
  8. Mala circulación, producida por ejemplo por el tabaquismo o la enfermedad de Raynaud (por la que la piel de los dedos se vuelve blanca como respuesta al frío);
  9. Reacción alérgica a un fármaco (generalmente a un tipo de antibiótico) o a cosméticos para uñas.

Una uña desprendida debería cortarse en el punto en que se encuentra la ruptura para que, al crecer, vuelva a adherirse a la piel. Las uñas se deben limpiar utilizando exclusivamente un cepillo suave.

 

Tratamiento para las uñas blancasuña negra, trauma, hematoma

Si las uñas del pie se muestran blancas debido a un trauma, no se requiere tratamiento, ya que la mancha desaparece a medida que la uña crece.
Sin embargo, el tratamiento sí es necesario en caso de infección fúngica.
El médico puede recetar medicamentos orales y tópicos.
El tratamiento para la infección fúngica dura aproximadamente 10-12 semanas.
Otro elemento esencial consiste en cortar las uñas correctamente.
Si no lo logramos, debemos acudir al podólogo.
Los dedos de los pies se deben mantener secos y se recomienda el uso de un spray bactericida para limpiar el interior del zapato.
Es importante cambiar los calcetines todos los días y secar bien las piernas después de lavarse.
Se aconseja evitar el uso de zapatos en casa, mejor estar descalzos o llevar zapatillas para que los dedos de los pies se mantengan secos.
En caso de sudoración excesiva se aconseja utilizar productos en polvo para el pie.
Los productos en polvo mantienen secas las uñas y el espacio entre los dedos.
En algunos casos, el hongo de la uña se puede tratar mediante terapia con láser.
Si las precauciones y los medicamentos no son suficientes, la única solución es la eliminación quirúrgica de la uña.

 

Remedios naturales para las uñas blancas

Existen varios remedios naturales para el tratamiento de los hongos que pueden realizarse en casa para eliminar la infección antes de que se entienda.
Para suavizar la uña y permitir una mejor absorción, se puede emplear aceite del árbol de té después de cortar las uñas del pie.
De esta manera, la infección se cura con mayor rapidez. El alcohol isopropílico es también un remedio casero eficaz para el hongo.
La pedicura con peróxido de hidrógeno es otro remedio casero excelente.
Las personas con diabetes deberían tratar de inmediato las uñas infectadas, ya que tienen un mayor riesgo de propagación de la infección a causa del alto nivel de glucemia. Las personas que toman muchos medicamentos también tienen un alto riesgo de propagación de la infección en los pies, porque su sistema inmunógico está debilitado.
Si no se trata, puede convertirse en una infección bacteriana crónica o una enfermedad de la piel. Un cuidado regular de las uñas reduce las posibilidades de padecer hongos y otras enfermedades.

Si las uñas están amarillentas y debilitadas debido al esmalte, se pueden blanquear remojando la mano en un recipiente con agua y bicarbonato.
Un remedio casero muy eficaz para blanquear las uñas es frotar una rodaja de limón sobre la uña.
El aceite de oliva también sirve para fortalecer las uñas, simplemente remojando las uñas en aceite durante unos minutos.