Síntomas del hipertiroidismo

 

El hipertiroidismo (o tiroides hiperactiva) es una enfermedad por la que la glándula tiroides produce demasiadas hormonas tiroideas: tiroxina (T4) y triyodotironina (T3).

Los valores hormonales de T3 y T4 en la sangre se ven afectados por el de TSH, que es una hormona producida por la hipófisis (o glándula pituitaria).

Los valores de referencia para estas hormonas son:

  • TSH: entre 0,3 y 5,5 mUI/L
  • Triyodotironina total (T3): 80-220 ng/dL
  • Triyodotironina libre (FT3): 260-480 pg/dL
  • Tiroxina libre (FT4): 0,7-1,8 ng/dL
  • Tiroxina total (T4): 4-12,3 μg/dL

El hipertiroidismo puede acelerar notablemente el metabolismo del cuerpo y provocar síntomas tales como pérdida repentina de peso, ritmo cardíaco acelerado o irregular, sudoración, nerviosismo o irritabilidad.

¿Qué es la tiroides?

La tiroides es una glándula con forma de mariposa, que mide 5 cm de largo y pesa menos de 30 gramos.
Se localiza en la parte anterior del cuello, debajo de la laringe y tiene dos lóbulos, uno a cada lado de la tráquea.
La tiroides es una de las glándulas que componen el sistema endocrino, que producen, almacenan y liberan hormonas en el flujo sanguíneo.
Las hormonas se desplazan a lo largo de todo el cuerpo y dirigen la actividad de las células del cuerpo.
La glándula tiroidea produce dos hormonas tiroideas, triyodotironina (T3) y tiroxina (T4).
La T3 deriva de la T4 y es la hormona más activa, ya que afecta a los tejidos directamente.
Las hormonas tiroideas influyen en el metabolismo, el desarrollo del cerebro, la respiración, el corazón, el sistema nervioso, la temperatura corporal, la fuerza muscular, la sequedad de la piel, los ciclos menstruales, el peso y los niveles de colesterol.

La producción de hormonas tiroideas T3 y T4 está regulada por la hormona TSH. Cuando los niveles de hormona tiroidea en la sangre son bajos, la hipófisis libera más TSH. En cambio, cuando los niveles de hormona tiroidea son altos, la pituitaria responde reduciendo la producción de TSH.

Clasificación de hipertiroidismo

  1. El hipertiroidismo primario es el término empleado cuando la enfermedad se origina en la glándula tiroides.
  2. El hipertiroidismo secundario se produce cuando la glándula tiroides se ve estimulada por un exceso de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) en el flujo sanguíneo.

El hipertiroidismo puede ser:

  1. Evidente, si está completamente desarrollado y los síntomas son los típicos de la enfermedad.
  2. Subclínico, si los síntomas son leves o inespecíficos y no pueden atribuirse a una disfunción de la tiroides.

Factores de riesgo

El hipertiroidismo, especialmente la enfermedad de Graves-Basedow, es hereditario y es más común en mujeres que en hombres.
Si otro miembro de la familia tiene una enfermedad de la tiroides, se debe hablar con el médico para conocer las posibles implicaciones para la salud y su recomendación para controlar la función tiroidea.

¿Cuáles son las causas del hipertiroidismo?

El hipertiroidismo puede tener varias causas, incluyendo:

  • Enfermedad de Graves-Basedow
  • Nódulos tiroideos
  • Tiroiditis o inflamación de la tiroides
  • Consumo excesivo de yodo
  • Consumo excesivo de hormonas tiroideas sintéticas, en general para tratar el hipotiroidismo, por ejemplo medicamentos como Eutirox.

En raras ocasiones, el hipertiroidismo tiene su origen en un adenoma pituitario, un tumor no cancerígeno de la glándula pituitaria. En este caso, el hipertiroidismo se debe a un exceso de TSH.

Enfermedad de Graves-Basedeow

La enfermedad de Graves-Basedow, también conocida como bocio difuso tóxico, es la causa más común de hipertiroidismo en adultos, jóvenes y niños.
La enfermedad de Graves es una enfermedad autoinmune.
Normalmente, el sistema inmunitario protege al cuerpo de la infección mediante la identificación y la destrucción de bacterias, virus y otras sustancias extrañas potencialmente dañinas.
Pero en el caso de enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario ataca a las células y órganos del cuerpo.
Con la enfermedad de Graves, el sistema inmunitario produce anticuerpos denominados inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides (TSI) que se adhieren a la membrana externa de las células de la tiroides. La TSI actúa como la TSH estimulando la glándula tiroides para producir hormonas tiroideas.

Nódulos tiroideos

Los nódulos tiroideos, también llamados adenomas, son las masas que se forman en la glándula tiroides.
Los nódulos tiroides son frecuentes y generalmente no son cancerígenos. Alrededor del 5% de la población de Estados Unidos los padece.
Sin embargo, los nódulos pueden llegar a ser hiperactivos y producir demasiadas hormonas tiroideas.
Un solo nódulo hiperactivo se denomina adenoma tóxico. Los nódulos múltiples hiperactivos se conocen como bocio multinodular tóxico y afectan normalmente a los ancianos.
Los nódulos tiroideos malignos pueden provocar cambios de voz, ganglios linfáticos hinchados y, en casos graves, dificultad al tragar.

Tiroiditis

La tiroiditis es una inflamación de la tiroides que provoca la pérdida de las hormonas tiroideas contenidas en la glándula tiroides. En un primer momento, la pérdida genera altos niveles de hormonas en la sangre que llevan al hipertiroidismo durante 1 ó 2 meses.
La mayoría de las personas desarrollan después hipotiroidismo y los niveles de hormona tiroidea se reducen antes de que la tiroides se cure completamente.

Existen varios tipos de tiroiditis que pueden provocar hipertiroidismo seguido de hipotiroidismo:

  1. Tiroiditis subaguda. Esta enfermedad provoca una inflamación dolorosa e hinchazón de la tiroides.
    Los expertos no están seguros de la causa de la tiroiditis subaguda, aunque se cree que puede estar relacionada con una infección viral o bacteriana. Por lo general, la enfermedad desaparece por sí sola en unos pocos meses.
  1. Tiroiditis postparto. Este tipo de tiroiditis se desarrolla después de dar a luz.
  1. Tiroiditis silente. Este tipo de tiroiditis se denomina “silenciosa” porque es indolora, como la tiroiditis postparto, si bien la tiroides puede agrandarse. Al igual que la tiroiditis postparto, la tiroiditis silente es probablemente una enfermedad autoinmune y a veces evoluciona a una condición de hipotiroidismo permanente.

Síntomas del hipertiroidismoExceso de yodo en la dieta

La tiroides utiliza yodo para producir hormonas, por lo que la cantidad de yodo ingerida influye en la cantidad de hormonas tiroideas.
Las personas que consumen grandes cantidades de yodo pueden tener un exceso de secreción de hormonas tiroideas.
Algunos medicamentos contienen cantidades significativas de yodo, como por ejemplo la amiodarona, que se emplea para tratar problemas del corazón, o los suplementos que contienen algas.
Algunos jarabes para la tos contienen grandes cantidades de yodo.
¿Qué tipo de sal se debe comer? Se recomienda consumir sal con bajo contenido en yodo y, en todo caso, se recomienda reducir lo máximo posible este alimento en la dieta.

Aunque algunas personas piensan que no se puede ir a la playa si padecen hipertiroidismo, ya que se corre el riesgo de respirar el yodo, en realidad lo que importa es incluir poco yodo en la alimentación.

Exceso de medicamentos con hormonas tiroideas sintéticas

Las personas que toman hormonas tiroideas sintéticas pueden excederse en su consumo si siguen un tratamiento para el hipertiroidismo. Estas personas deben consultar al médico al menos una vez al año para controlar los niveles de hormonas tiroideas y seguir sus instrucciones en cuanto a la dosis.
Algunos medicamentos pueden interactuar con las hormonas tiroideas sintéticas para aumentar los niveles hormonales en la sangre.
Las personas que toman hormonas tiroideas sintéticas deben consultar al médico las posibles interacciones y compatibilidad si comienzan a tomar un nuevo medicamento.

¿Cuáles son los síntomas del hipertiroidismo?

  • Inquietud, nerviosismo, emotividad, irritabilidad, mal humor.
  • Estrés.
  • Necesidad de estar siempre en movimiento.
  • Insomnio.
  • Temblor en las manos.
  • Pérdida de peso a pesar de un aumento del apetito.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Sudoración, aversión al calor y aumento de la sed. Algunos pacientes no sienten frío en invierno y pueden estar en camisa de manga corta, incluso a una temperatura exterior de 10°C.
  • Diarrea o necesidad de ir al baño a evacuar con más frecuencia de lo normal.
  • Problemas como la pérdida del cabello y prurito.
  • Uñas quebradizas.
  • Alteraciones del ciclo menstrual – la menstruación puede llegar a ser muy leve o poco frecuente, e incluso pueden desaparecer completamente en algunos casos (amenorrea), aunque la mujer no tenga la menopausia.
  • Fatiga y debilidad muscular a menudo.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Disminución de la memoria.
  • Posible inflamación de la glándula tiroides (bocio) en el cuello.
  • Problemas de la vista si se padece la enfermedad de Graves-Basedow.
  • Ojos saltones.
  • Reducción de la fertilidad femenina y masculina, además de la pérdida de la libido (deseo sexual).
  • El hipertiroidismo puede conducir a la pérdida de peso debido a que el metabolismo del cuerpo se produce de forma más rápida.
  • Las hormonas tiroideas pueden provocar un aumento de azúcar en la sangre al estimular la glucólisis. Asimismo, aumenta el riesgo de padecer diabetes.
  • Hipercalcemia (Aumento de los valores de calcio en la sangre).

La mayoría de las personas con hipertiroidismo no presenta todos los síntomas, pero es frecuente una combinación de al menos dos de éstos.
Los síntomas se desarrollan lentamente, generalmente en varias semanas.
Todos los síntomas pueden deberse a otras condiciones, por lo que el diagnóstico puede no ser evidente al principio.
Los síntomas pueden ser leves en la primera etapa, pero empeoran cuando el nivel de tiroxina en la sangre aumenta gradualmente.

Posibles complicaciones o consecuencias del hipertiroidismoBocio, hipertiroidismo, tiroides agrandada

El hipertiroidismo no tratado puede dar lugar a las siguientes consecuencias:

Con el tratamiento, el pronóstico es bueno. Si el tratamiento es exitoso, la mayoría de los síntomas y el riesgo de complicaciones desaparecen.

¿Qué ocurre con las enfermedades de la tiroides durante el embarazo?

Hipertiroidismo
Durante el embarazo, el hipertiroidismo suele tener su origen en la enfermedad de Graves y se produce en uno de cada 500 embarazos.
El hipertiroidismo no controlado aumenta el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y preeclampsia, que supone un aumento peligroso de la presión arterial al final del embarazo.
El hipertiroidismo en un recién nacido puede provocar:

  • Aceleración de la frecuencia cardíaca (taquicardia), que puede conducir a una insuficiencia cardíaca.
  • Cierre prematuro de las suturas craneales (articulaciones entre los huesos del cráneo).
  • Poco aumento de peso.
  • Irritabilidad.
  • En ocasiones, hinchazón de la tiroides que puede presionar contra la tráquea e interferir en la respiración.

Las mujeres con enfermedad de Graves y sus recién nacidos deben llevar un control sistemático por parte del médico.
Las mujeres con hipertiroidismo deben hablar de la enfermedad con el médico antes de quedarse embarazadas.
Normalmente, la glándula tiroides se hace más grande en las mujeres sanas cuando están embarazadas.
Algunos de los signos de hipertiroidismo son:

Tiroiditis postparto

Esta inflamación de la tiroides afecta aproximadamente al 5-10% de las mujeres durante el primer año tras el parto.
Con frecuencia, la tiroiditis postparto provoca hipertiroidismo, que dura generalmente entre 1 y 2 meses y se cree que es una enfermedad autoinmune.
Con toda probabilidad, esta enfermedad se repetirá en los embarazos futuros.
En ocasiones, la tiroiditis postparto no se diagnostica, pues los síntomas se confunden con la depresión postparto, es decir la fatiga y el mal humor que a veces aparecen tras el nacimiento del niño.
Si los síntomas de fatiga no desaparecen al cabo de unos meses o si la mujer desarrolla depresión postparto, debe acudir al médico.
Puede que La mujer puede haya desarrollado una enfermedad crónica de la tiroides y que sea necesario tomar medicamentos.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.