Nefritis y glomerulonefritis

Nefritis es un término que se utiliza para referirse a la infamación del riñón, mientras que la glomerulonefritis (GN) es una enfermedad en la que se inflaman los pequeños filtros renales llamados glomérulos.
La consecuencia de la glomerulonefritis es que permite que los glóbulos rojos y las proteínas se filtren en la orina, generalmente estas células solamente circulan en la sangre.

Los glomérulos remueven los líquidos en exceso, los electrolitos y los desechos que se encuentran en el flujo sanguíneo y los transforman en orina.
Si esta enfermedad renal no se somete tratamiento o si la enfermedad no responde al tratamiento, puede causar una destrucción gradual de los glomérulos.

inflamación, riñón, infección, nefritis

Esto puede provocar insuficiencia renal debido a que los riñones ya no logran purificar la sangre.

La GN aguda está caracterizada por una inflamación repentina, mientas que en la GN crónica la inflamación se desarrolla gradualmente.
La glomerulonefritis puede ser una enfermedad primaria o puede formar parte de una enfermedad sistémica, como por ejemplo la diabetes o el lupus.

 

Tipos de nefritis aguda

Nefritis tubulointersticial
En la nefritis tubulointersticial se inflaman los espaciaos que se encuentran entre los túbulos renales que producen la orina.
Los riñones se hinchan por esta inflamación.
Existe un tipo de nefritis llamada nefritis urática en la que la causa del problema es una acumulación del ácido úrico.

Pielonefritis
La pielonefritis es una infección que se origina en la vejiga (cistitis) y pasa a través de los uréteres (provocando ureteritis) y se difunde en los riñones.
Esta infección puede ser bacteriana, viral o fúngica.
Las mujeres embarazadas y los niños tienen un riesgo más alto de desarrollar pielonefritis.
Los uréteres son dos tubos que transportan la orina desde cada uno de los riñones hasta la vejiga, es decir, el órgano muscular que contiene la orina hasta que el cuerpo la expulsa a través de la uretra.

Glomerulonefritis
La glomerulonefritis es una enfermedad que provoca la inflamación de los glomérulos y que puede estar causada por:

  • Genética (hereditaria);
  • Medicamentos
  • Sistema inmunitario

Los glomérulos son capilares minúsculos que transportan la sangre y tienen una funcion de filtro.
Los glomérulos inflamados y lesionados no pueden filtrar la sangre de manera adecuada.

 

Clasificación según la alteración del tejido (histológica)

Generalmente, se utiliza una clasificación de la enfermedad que depende de la microscopía óptica, pero la inmunofluorecencia y la microscopía electrónica pueden proporcionar más información y ayudan a comprender mejor la etiología.

Glomeruloesclerosis focal y segmentaria
Algunos glomérulos tienen fibrosis segmentarias.
En los niños y en los adultos es una causa frecuente del síndrome nefrítico. Puede desarrollarse junto con la hematuria (sangre en la orina), hipertensión y puede comprometer la función renal.
Alrededor del 50 % de los pacientes responde al tratamiento con un ciclo de dosis altas de prednisolona, aunque en los adultos generalmente se necesita un tratamiento que puede durar hasta 4 meses. Si el tratamiento no es eficaz, algunos pacientes responden cuando se añade ciclofosfamida y ciclosporina para reducir las proteínas en la orina.
Alrededor del 50 % de los pacientes, después de varios años, desarrolla insuficiencia renal en la etapa final, pero esta progresión de la enfermedad puede interrumpirse a través del tratamiento con corticoides.

 

Existe una variedad conocida como glomerulopatía colapsante que va acompañada de una infección por VIH.

Glomerulonefritis mesangiocapilar (MPGN)
También es conocida como glomerulonefritis membranoproliferativa.
En esta enfermedad hay una proliferación de las células mesangiales, un aumento de la matriz mesangial y un engrosamiento de la membrana basal glomerular.
Puede clasificarse según el aspecto en el microscopio electrónico.
Las formas secundarias de esta enfermedad se desarrollan junto con la hepatitis C con o sin crioglobulina, y con otras infecciones crónicas y con el lupus.
Generalmente, el tratamiento consiste en suministrarle al paciente corticoesteroides.
Alrededor del 50 % de los pacientes desarrolla insuficiencia renal terminal a más tardar diez años después.

Nefritis proliferativa mesangial
Esta enfermedad se caracteriza por una proliferación de las células mesangiales (que se encuentran alrededor de los capilares de los glomérulos) y por la expansión de la matriz.
Generalmente, se observa en la nefropatía por IgA (depósito del anticuerpo IgA) y en la nefritis lúpica (causada por lupus que es una enfermedad autoinmune).
También pueden estar presentes otros componentes de las inmunoglobulinas (anticuerpos).
A menudo, la nefropatía por IgA (nefritis de Berger) va acompañada de hematuria macroscópica que se deriva en pocos días de una infección del tracto respiratorio superior.
Además, presenta una hematuria asintomática y/o proteinuria y puede ir acompañada de nefrosis o del síndrome nefrósico,
Es más común en los hombres.
Está asociada con el antígeno HLA B35 y el D4, con la celiaquía, con la hepatopatía alcohólica y con el VIH.
Algunos estudios demuestran que un ciclo de dosis altas de prednisolona puede reducir la proteinuria y demorar la insuficiencia renal.
Generalmente, en los pacientes que padecen el deterioro de las funciones renales se utilizan medicamentos inmunosupresores.
La progresión de la enfermedad es lenta, sin embargo, el 20 % – 30 % de los pacientes puede desarrollar insuficiencia renal terminal. Esto es poco común en los niños, pero es bastante frecuente en los adultos.

Las lesiones renales de la púrpura Schönlein-Henoch es similar a la nefropatía por IgA y puede considerarse una variación de esta enfermedad. El 20 % de los pacientes desarrolla insuficiencia renal y el 5 % desarrolla insuficiencia renal en la etapa final.

Capsula glomerular de Bowman

Glomerulonefritis proliferativa focal segmentaria
Generalmente, es secundaria respecto a las enfermedades sistémicas como el lupus y el síndrome de Alport.
A menudo, aparece junto con la necrosis segmentaria de las asas capilares (arteriolas que forman una especie de ovillo) y sucesivamente aparece la formación de semilunas.
El término glomerulonefritis semilunar se refiere a una acumulación de células dentro de la cápsula de Bowman.

Glomerulonefritis proliferativa difusa
Se desarrolla una hipercelularidad difusa, causada por la infiltración del las células inflamatorias y por la proliferación de las células endoteliales o mesangiales.
Generalmente hay un depósito de inmunoglobulina y del complemento alrededor de las asas capilares.
Puede desarrollarse el síndrome nefrótico agudo dos semanas después de la infección.
Generalmente, está causada por una infección por estreptococo.
Casi todos los niños se recuperan sin necesidad de tratamiento (excepto por los antibióticos para la infección), pero en un pequeño porcentaje de personas adultas puede desarrollarse insuficiencia renal.

Nefropatía membranosa
Esta enfermedad está caracterizada por un engrosamiento difuso de la membrana basal glomerular.
La inmunofluorescencia muestra los depósitos granulares de la inmunoglobulina y del complemento.
La nefropatía membranosa puede ser idiopática y en algunas ocasiones puede ser secundaria al LES, a la hepatitis B, a los tumores, al uso de sales de oro o a la penicilamina.
Es más común en los hombres.
En los adultos es la causa principal del síndrome nefrítico. Puede manifestarse a través de valores altos de proteínas en a orina o con el síndrome nefrítico o hipertensión. La hematuria no es muy común.
La forma idiopática responde al tratamiento que implica la suministración mensual, dejando un mes descanso, de corticoesteroides con clorambucilo, ciclofosfamida o ciclosporina.
El 30 % – 50 % de los pacientes desarrolla insuficiencia renal en la etapa final.
En las demás personas que padecen nefropatía membranosa idiopática ocurre una remisión espontánea completa o parcial del síndrome de nefrítico con una función renal estable.

nefrona, nefritis y glomerulonefritis

Glomerulonefritis semilunar
Puede tratarse de una evolución de algunas formas de glomerulonefritis primaria (por ejemplo la nefropatía por IgA o la glomerulonefritis mesangiocapilar), pero a menudo, ocurre en las enfermedades como el síndrome de Goodpasture, la vesiculitis sistémica y la nefritis lúpica.
La glomerulonefritis idiopática semilunar se considera una forma de vasculitis renal asociada a ANCA (anticuerpos contra el citoplasma del neutrófilo).
Se presenta junto con el síndrome clínico de glomerulonefritis rápidamente progresiva.
Si la persona no se somete al tratamiento, la enfermedad evoluciona en pocos meses hasta convertirse en insuficiencia renal en la etapa final.
Generalmente la prednisolona y la ciclofosfamida son eficaces antes de que ocurra una falla renal irreversible.

Síndrome de Good pasture
Está causado por autoanticuerpos que atacan la cadena alfa 3 del colágeno tipo IV, que es un componente estructural de la membrana basal glomerular.
El 50 % de los pacientes también desarrolla una hemorragia pulmonar.
El síndrome se presenta junto con la glomerulonefritis rápidamente progresiva y si no se somete a tratamiento, generalmente provoca insuficiencia renal después de seis meses.
Generalmente, el tratamiento a base de prednisolona, ciclofosfamida y plasmaferesis, es decir, la separación de la parte líquida de la sangre respecto a la parte corpuscular (glóbulos blancos, rojos y de las plaquetas) es eficaz en las primeras etapas de la enfermedad renal.
Las recidivas no son muy comunes y el pronóstico a largo plazo es bastante bueno, después de que la persona se somete exitosamente al tratamiento.

 

Posibles causas de la nefritis

Existen varias enfermedades que pueden causar la glomerulonefritis.
Sin embargo, a veces la causa es desconocida.
Algunas de las enfermedades que pueden provocar la inflamación de los glomérulos renales son:

Infecciones bacterianas
Glomerulonefritis postestreptocócica. La glomerulonefritis puede desarrollarse después de:

  • La recuperación por una infección por estreptococo en la garganta,
  • Una  infección en la piel como, por ejemplo, el impétigo (raramente).
  • Endocarditis bacteriana

Infecciones virales. Las infecciones virales como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la hepatitis B y C pueden causar glomerulonefritis.

Enfermedades inmunitarias 

  • Lupus,
  • Síndrome de Goodpasture,
  • Nefropatía por IgA,
  • Vasculitis,
  • Poliarteritis,
  • Granulomatosis de Wegener (es una enfermedad progresiva caracterizada por semilunas que se necrotizan rápidamente).

Enfermedades que pueden causar lesiones glomerulares 

 

virus, nefritis

Síntomas de la nefritis y de la glomerulonefritis 

Generalmente, los síntomas dependen del tipo de GN, aguda o crónica.
El primer signo de la enfermedad se observa en los resultados de los exámenes de orina de rutina.
Algunos de los primeros indicadores son los siguientes:

  1. Orina espumosa causada por la presencia de proteínas (esta enfermedad se conoce como proteinuria);
  2. Orina de color marrón, color rojizo, orina oscura. Esto indica la presencia de glóbulos rojos;
  3. Disminución de la frecuencia de micción.

Los indicadores de la insuficiencia renal crónica que puede desarrollarse de manera gradual, incluyen:

  • Pérdida de peso involuntaria;
  • Náuseas y vómito;
  • Sensación de malestar;
  • Dolor de cabeza;
  • Cansancio;
  • Sensación de prurito general;
  • Ataques frecuentes de hipo;
  • Estimulación de la micción durante la noche;
  • Sangrado o formación fácil de lívidos;
  • Disminución de la atención;
  • Letargo y somnolencia;
  • Confusión y delirio;
  • Coma;
  • Contracciones musculares;
  • Síndrome urémico (acumulación en la sangre de algunas sustancias nitrogenadas, en especial la urea);
  • Hiperpigmentación (la piel se vuelve de color amarillo o marrón);
  • Disminución de la sensibilidad en los pies, en las manos o en otras partes del cuerpo.

Algunos de los síntomas asociados con esta enfermedad son:

La nefritis intersticial por medicamentos puede causar fiebre, dolores articulares, erupciones cutáneas y dolor de espalda.

 

Diagnóstico de la nefritis

Los exámenes para diagnosticar el síndrome nefrítico, incluyen:

Exámenes de orina
Los resultados de los exámenes de orina pueden detectar la presencia de glóbulos rojos en la orina y esto indica un posible daño glomerular.
Los resultados también pueden detectar la presencia de leucocitos que indican una infección o una inflamación y si hay un daño en los nefrones puede desarrollarse proteinuria.

Análisis de sangre
Los exámenes de sangre proporcionan información acerca de los daños renales ya que miden los niveles de los desechos del cuerpo, como por ejemplo la creatinina y el nitrógeno uréico en la sangre (azotemia).

Exámenes instrumentales
El médico puede ordenar exámenes instrumentales como por ejemplo la radiografía, la ecografía o la TAC debido a que gracias a estos exámenes se pueden observar mejor los riñones.

Biopsia del riñón
En este procedimiento se utiliza una aguja especial para extraer pequeños pedazos del tejido renal que luego serán analizado en el microscopio.
Gracias a la biopsia puede determinarse la causa de la inflamación. Generalmente, la biopsia es necesaria para confirmar el diagnóstico de nefritis.

 

Tratamientos y medicamentos para la nefritis y para la glomerulonefritis

Algunos casos de glomerulonefritis (especialmente los que se derivan de una infección por estreptococo) desaparecen por sí solos y generalmente no se requiere ningún tratamiento.

Tratamiento para la hipertensión arterial
Para proteger los riñones es importante monitorear la presión sanguínea.
Si la presión sanguínea es alta, para mantenerla bajo control y para interrumpir la pérdida de las funciones renales, el médico puede prescribir:

  • Medicamentos diuréticos;
  • Medicamentos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE);
  • Bloqueadores de los receptores de angiotensina II.

Algunos de los remedios naturales para la hipertensión son mantener una alimentación adecuada y realizar ejercicio físico regularmente.

Tratamientos para la insuficiencia renal asociada
La diálisis es beneficiosa para la glomerulonefritis aguda y para la insuficiencia renal aguda ya que remueve el líquido en exceso y mantiene bajo control la presión sanguínea alta.
Para las enfermedades renales en la etapa final, los únicos tratamientos a largo plazo son la diálisis y el trasplante de riñón.
La diálisis es la única opción de tratamiento cuando el trasplante de riñón no es una opción viable, a menudo debido a que las condiciones de salud del paciente no son satisfactorias.

Dieta y alimentación
Una alimentación saludable es fundamental para no sobrecargar el riñón, por lo tanto, se recomienda comer muchas frutas y verduras y evitar el consumo de carne, lácteos, huevos y alimentos fritos.

 

¿Cuál es el tiempo de recuperación? El pronóstico

El pronóstico puede variar dependiendo de si la nefritis se encuentra en la fase aguda o crónica.
Si la enfermedad está causada por una infección, la nefritis desaparece cuando se eliminan las bacterias.
Los pacientes no se pueden curar completamente si la nefritis es crónica y ha habido daños en los glomérulos y en los túbulos y si el paciente padece insuficiencia renal. Por esta razón, en este caso, el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.