Riñón poliquístico

Foto: mujer, vestido, blanco, gris

 

El riñón poliquístico es una enfermedad crónica que generalmente pasa inadvertida debido a que no se conoce demasiado.

El riñón poliquiístico (PKD) es una enfermedad en la que se desarrollan una gran cantidad de quistes benignos dentro de los riñones.

 

Estos quistes son pequeños sacos llenos de líquido.

Se encuentran en ambos riñones, pero pueden aparecer primero en uno de los riñones y después en el otro riñón.

Los quistes son de tamaños diferentes y crecen a medida que se acumula el líquido en su interior.

Cuando los quistes crecen, también aumentan las dimensiones y el peso del riñón.

No debe confundirse esta enfermedad con la formación de un solo quiste en el riñón sano ya que el riñón poliquístico se refiere a que los quistes reemplazan el tejido funcional del riñón.

 

Tipos de enfermedades del riñón poliquístico

 

Existen dos tipos principales del PKD: por transmisión genética y no hereditarios.

El riñón poliquístico por transmisión genética se divide en:

 

  1. PKD autosómica dominante

Es una forma hereditaria de esta enfermedad y representa el 90 % de los casos de PKD.

“Autosómica dominante” se refiere a que si uno de los padres padece esta enfermedad, el bebé tiene una probabilidad del 20 % de nacer con la PKD.

 

  1. PKD autosómica recesiva

Esta enfermedad también es hereditaria, pero no es muy común.

En esta forma de la enfermedad, el niño puede desarrollar la enfermedad incluso si sus padres no la padecen. Esto ocurre cuando ambos padres tienen un alelo recesivo, es decir, que ambos padres son portadores.

En niño se enferma si hereda los alelos recesivos de sus padres.

 

Riñón poliquístico no hereditario también se conoce cono enfermedad renal (ACKD)

Esta enfermedad está asociada con problemas renales a largo plazo que se desarrollan sobre todo en las personas con insuficiencia renal y que han estado en diálisis por mucho tiempo. Por esta razón, la ACKD se desarrolla en las personas ancianas. Esta enfermedad no es hereditaria ya que no está causada por una mutación genética.

 

El riñón poliquístico puede confundirse con el riñón multiquístico, pero en realidad son dos cosas muy diferentes. Las diferencias principales son:

 

El riñón multiquístico (o Riñón Displásico Multiquístico) afecta solo a uno de los riñones (unilateral).

Se desarrollan quistes en el riñón y se presenta una obstrucción en la uretra.

Al comienzo, esta enfermedad es asintomática, además, no se trata de una enfermedad genética, a diferencia del riñón poliquístico.

Puede diagnosticarse a través de la ecografía fetal, pero para confirmar el diagnóstico es necesario un cintigrama renal estático.

Generalmente, con el tiempo esta enfermedad desaparece por sí sola sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en casos raros el riñón crece demasiado o puede provocar hipertensión arterial grave y por lo tanto debe extirparse.

 

Causas del riñón poliquístico

 

La causa del riñón poliquístico es un factor hereditario, de hecho, está causado por un defecto genético.

Existen dos formas diferentes de mutación que pueden causar esta enfermedad. Con base en estas dos formas, la enfermedad renal poliquística se clasifica en dos tipos diferentes:

La enfermedad poliquística renal autosómica dominante (ADPKD), es más común y los quistes se desarrollan entre los 30 y 40 años de edad.

Incluso si solo uno de los padres tiene los genes de la ADPKD, hay una probabilidad muy alta de transmitirle esta enfermedad al bebé.

La enfermedad poliquística renal autosómica recesiva (ARPKD) se desarrolla justo después del nacimiento. Esta enfermedad se transmite de padres a hijos solamente si ambos padres padecen la enfermedad.

Puede realizarse una prueba genética para saber cuáles son las probabilidades de que los padres tengan un hijo con riñón poliquístico.

 

Síntomas del riñón poliquístico

Puede que en algunas personas aparezcan solamente síntomas leves, mientras que en otras la función renal normal de los riñones puede interrumpirse.

Algunos signos y síntomas frecuentes son los siguientes:

 

  • Dolor de espalda que va acompañado de dolor en el costado derecho o izquierdo;
  • Sangre en la orina;
  • Presión sanguínea alta;
  • Infecciones renales reiteradas;
  • Infecciones de las vías urinarias;
  • Hinchazón del abdomen;
  • Cálculos renales;
  • Insuficiencia renal;
  • Hernia de la pared abdominal.

 

Diagnóstico del riñón poliquístico

 

Existen varios métodos diagnósticos para detectar las dimensiones y la cantidad de quistes renales o para valorar la cantidad de tejido renal sano.

 

Ecografía del feto

La ecografía es un examen diagnóstico en el que se coloca sobre el paciente un dispositivo similar a una varilla llamado transductor.

El examen se realiza durante el embarazo.

Se emiten ondas sonoras que no se pueden oír y que llegan al transductor.

El ordenador traduce estas ondas sonoras reflejadas en imágenes de los riñones.

 

TAC. El paciente se recuesta sobre una mesa mobil y se introduce en un aparato con la forma de una rosca grande que proyecta un haz muy delgado de rayos X a través del cuerpo. El médico puede observar las imágenes de los riñones en secciones transversales.

 

Resonancia magnética (RM). Cuando el paciente se encuentra dentro del cilindro grande, los campos magnéticos y las ondas de radio generan una imagen panorámica de los riñones en secciones transversales.

 

Foto: riñones, riñón, anatomía

 

Tratamientos para el riñón poliquístico

Esta enfermedad es asintomática y por lo tanto, muchas veces pasa inadvertida durante muchos años. Las personas en las que aparecen síntomas graves deben acudir al nefrólogo para que realice el diagnóstico.

Además del examen físico, se realizan algunas pruebas de laboratorio como por ejemplo análisis de sangre y de la orina, ecografía y TAC para diagnosticar de manera adecuada la enfermedad.

No existe un tratamiento que cure completamente esta enfermedad renal.

Por esta razón, los médicos intentan aliviar los síntomas que pueden afectar al paciente.

 

Antes que nada, el médico disminuye la hipertensión arterial por medio de algunos medicamentos ya que la disminución de la presión puede reducir los daños renales.

Los pacientes deben respetar una dieta que incluye alimentos con bajo contenido de grasas y de sodio.

Además, deben limitar el consumo de proteínas y de calorías.

 

Uno de los medicamentos recomendados para el riñón poliquistico es un anti-rechazo llamado Sirolimus (rapamune) que bloquea el crecimiento de los quistes.

El Tolvaptán y la Somatostatina son dos medicamentos experimentales que, durante los estudio preliminares, han demostrado ser eficaces para bloquear el crecimiento o para reducir el tamaño de los riñones.

 

El dolor crónico en la parte posterior y lateral puede aliviarse gracias a los medicamentos analgésicos adecuados. Este tipo de dolor no debe tratarse con analgésicos que no requieren prescripción médica.

El paciente puede mantener bajo control la presencia de sangre en la orina bebiendo más líquidos y descansando de manera adecuada.

Las infecciones renales o de la vejiga se tratan con antibióticos en pastillas.

Si los riñones dejan de funcionar normalmente, la persona debe someterse a diálisis para eliminar los desechos del cuerpo acumulados en la sangre.

Ocasionalmente, el médico opta por una intervención quirúrgica que realiza en laparoscopia.

Esta intervención se recomienda solamente en los casos en que las dimensiones de los quistes han aumentado y provocan dolor intenso y otras complicaciones para la salud.

Durante la intervención quirúrgica se drena el líquido que se encuentra dentro de los quistes.

Es una enfermedad genética y por lo tanto, no existe ningún método de prevención.

Las personas que padecen riñón poliquístico deben esforzarse en mantener los riñones sanos en todo momento. Por esta razón, hay que respetar la dieta recomendada por el médico, mantener un peso corporal saludable y realizar ejercicio regularmente.

 

Insuficiencia renal. Si los riñones pierden la capacidad de eliminar los desechos y los líquidos de la sangre, puede ser necesario que el paciente se someta a diálisis o a un trasplante de riñón.

Quistes hepáticos. El tratamiento no quirúrgico de los quistes hepáticos consiste en evitar el tratamiento hormonal sustitutivo. En pocos casos las otras opciones incluyen el drenaje de los quistes sintomáticos, si estos no son demasiado numerosos, la extirpación parcial o el trasplante del hígado.

Aneurismas. Para las personas que padecen riñón poliquístico y tienen familiaridad con aneurismas, el médico puede recomendar exámenes de detección de aneurismas intracraneales con regularidad.

Si se detecta un aneurisma, se puede realizar una incisión quirúrgica en el aneurisma, dependiendo del tamaño, para reducir el riesgo de hemorragia.

El tratamiento no quirúrgico de los aneurismas pequeños implica mantener bajo control la presión alta y el colesterol alto y dejar de fumar.

 

¿Cuál es la esperanza de vida? Pronóstico

La expectativa de vida depende de varios factores como por ejemplo la edad de la persona y las complicaciones de la enfermedad.

El riñón poliquístico es una enfermedad que causa insuficiencia renal y uremia en la etapa final.

En la última etapa de la enfermedad es necesario realizar el tratamiento de diálisis o un trasplante de riñón para que el paciente puede seguir viviendo por mucho tiempo.

 

Dieta y alimentación para el riñón poliquístico

 

El objetivo de seguir una dieta especial es hacer que la función correcta del riñón sea más fácil. La dieta para PKD que se recomienda a continuación es muy eficaz precisamente para facilitar las funciones del riñón:

 

Reducir el contenido proteico

El riñón elabora las proteínas más lentamente.

Los desechos proteicos se conocen como urea.

La función principal del riñón consisten en remover la urea del cuerpo.

Por lo tanto, si la cantidad total de proteínas producidas por el hígado es alta, esto causa una mayor producción de urea.

 

Existe solamente una excepción por lo que se refiere a las proteínas

La soya es una proteína excelente para mantener esta enfermedad bajo control.

Debe consumirse solamente la soya fermentada, de lo contrario puede haber efectos secundarios.

Los alimentos a base de soya fermentada como por ejemplo el miso, el tofu y el tempeh deben volverse una parte fundamental de la dieta renal.

 

Aumentar el consumo de Omega 3

Los ácidos grasos Omega 3 ayudan a reducir la formación de quistes renales debido a sus propiedades antiinflamatorias, antihipertensivas e hipolipemiantes.

El pescado es una fuente con alto contenido de ácidos grasos esenciales Omega 3.

El aceite de semillas de lino y las nueces tienen un alto contenido de este ácido y por lo tanto, deben incluirse en la dieta para los riñones.

 

Limitar el consumo de sal

El exceso de sal afecta el equilibrio de los minerales en los riñones y aumenta la presión sanguínea en las personas que padecen PKD.

Consumir azúcar en exceso puede provocar que los pacientes que padecen PKD tengan una resistencia más rápida a la insulina.

Las personas con riñón poliquístico deben evitar por completo el azúcar artificial y deben optar consumir mucha fruta y jugos de frutas.

 

Limitar el consumo de potasio

El potasio forma parte de la dieta para PKD pero en cantidades muy limitadas.

La investigación médica demuestra que el potasio aumenta la resistencia del organismo a esta enfermedad.

El aporte total del potasio debe ser limitado debido a que el aumento de los niveles de potasio en la sangre puede favorecer el desarrollo de enfermedades cardíacas.

Por esta razón, es necesario comer alimentos con alto contenido de potasio como las patatas dulces, la papaya, las ciruelas, la uva pasa, el melón bordado, las naranjas, el mango, las peras y el aceitón.

    Artículos Relacionados Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.