Trasplante renal

Rate this post
El trasplante renal es una intervención quirúrgica en la que se extirpa el riñón afectado por la enfermedad y se remplaza con un nuevo órgano sano.

Los riñones son los órganos encargados de varias funciones corporales, como por ejemplo:

  • Regular los electrolitos y mantener el equilibrio entre sustancias ácidas y básicas en el cuerpo.
  • Regula la presión sanguínea.
  • Excretan los desechos tóxicos como por ejemplo el amonio y la urea.
  • Reabsorben los aminoácidos, la glucosa y producen hormonas.
  • Producen la cantidad necesaria de eritropoyetina y vitamina D.

Los riñones se encuentran en la cavidad abdominal.

 

trasplante renal, derecho, izquierdo

Clasificación de trasplante renal

 El trasplante renal se divide en 2 tipos principales:

  1. El riñón que debe trasplantarse proviene de una persona que ha fallecido, se define como un trasplante de donante cadavérico.
  2. Si el riñón proviene de una persona viva, se conoce como trasplante de donante vivo.

Los donantes cadavéricos pueden clasificase en dos tipos: donantes por muerte cerebral (pérdida irreversible de las funciones del cerebro) y los donantes por muerte cardíaca.
El trasplante de donante vivo puede clasificarse en dos tipos: trasplantes genéticamente relacionados (si el donante es un familiar) y trasplantes no emparentado (cuando el donante no está relacionado biológicamente con el receptor).

Hoy en día existen varias investigaciones avanzadas sobre los riñones artificiales que se obtienen de un conejillo de indias a través de los siguientes procedimientos:

  1. se extrae el riñón del conejillo de indias y se extraen las células dejando simplemente una estructura formada sobre todo por fibras colágenas;
  2. estas células se implantan en el paciente;
  3. se realiza un trasplante que no provoca rechazo debido a que no contienen células extrañas.

 

Motivos por los que se realiza e indicaciones del trasplante renal

El trasplante renal puede recomendarse para las personas que padecen una enfermedad renal en la etapa final (ESRD), una condición permanente de insuficiencia renal que generalmente implica la diálisis (un procedimiento que se utiliza para remover los desechos y otras sustancias de la sangre).
Entre las enfermedades renales que pueden causar ESRD se encuentran:

  • Infecciones urinarias reiteradas,
  • Insuficiencia renal causada por diabetes o por hipertensión arterial, las personas que padecen diabetes pueden necesitar un trasplante de riñón y de páncreas;
  • Riñon poliquístico u otras enfermedades hereditarias;
  • Glomerulonefritis, es decir, una inflamación de las unidades de filtraje de los riñones;
  • Síndrome urémico hemolítico, es una enfermedad rara que causa insuficiencia renal;
  • Lupus y otras enfermedades del sistema inmunitario;
  • Obstrucciones;
  • Otras enfermedades como los defectos congénitos de los riñones, pueden llevar a la necesidad de un trasplante renal.

 

Riesgos del trasplante de riñón

Después del tratamiento puede haber complicaciones como:

  • Hemorragia;
  • Infecciones;
  • Obstrucción de los vasos sanguíneos del nuevo riñón;
  • Pérdidas o bloqueo de la orina en el uréter;
  • Disminución de las funciones del nuevo riñón.

Aunque el nuevo riñón es necesario para el organismo, el cuerpo puede rechazarlo. El rechazo es una reacción normal del cuerpo hacia un objeto extraño.
Cuando se realiza un trasplante de riñón en el cuerpo del receptor, el sistema inmunitario reacciona a lo que percibe como una amenaza y por lo tanto ataca al nuevo órgano.
Para permitir que el nuevo órgano que se ha trasplantado pueda vivir en el receptor, hay que tomar ciertos medicamentos para engañar al sistema inmunitario.
Los medicamentos para prevenir o para el tratamiento del rechazo de riñón tienen efectos secundarios específicos según el tipo de medicamento que se utiliza.

 

Algunas de las contraindicaciones de los tratamientos renales son las siguientes:

  • Una infección activa o reiterada que no se ha desparecido con el tratamiento;
  • Metástasis tumoral, es decir, la difusión del cáncer primario en una o más de una zona del cuerpo;
  • Enfermedades cardíacas graves y otras enfermedades que impiden la capacidad del cuerpo de tolerar las intervenciones quirúrgicas;
  • Enfermedades graves diferentes a las enfermedades renales que no se resuelven con el trasplante;
  • Incumplimiento del tratamiento.

Puede haber otros riesgos dependiendo de la enfermedad específica.
Hay que consultar con el médico acerca de cualquier preocupación que el paciente tenga antes de iniciar el prcedimiento.

En los niños que se someten a un trasplante de riñón se puede presentar un bloqueo o una interrupción del crecimiento.
Hoy en día, las mujeres que se someten a un trasplante de riñón pueden llevar a cabo un embarazo sin ningún problema.

 

La técnica del trasplante de riñón

Generalmente, la intervención del trasplante implica la extirpación y el remplazo de un solo riñón.
A veces, los riñones afectados no se remueven del cuerpo y se trasplanta un nuevo riñón que se coloca en la parte baja del abdomen. En esta situación la arteria del riñón trasplantado se une con la arteria ilíaca externa, mientras que generalmente la vena del nuevo riñón se une con la vena ilíaca externa del receptor.

La complicación principal de esta intervención es el rechazo del nuevo órgano, sobre todo cuando el riñón que ha sido trasplantado proviene de una persona que no es genéticamente idéntica al receptor.
El sistema inmunológico considera el riñón trasplantado como un elemento extraño y por esta razón lo rechaza. Por esta razón, es necesaria la supresión del sistema inmunológico a través de ciertos medicamentos inmunosupresores.
Sin embargo, la supresión del sistema inmunológico puede hacer que el receptor tenga una mayor predisposición para desarrollar infecciones.

Por lo tanto, es fundamental mantener un equilibrio para evitar el rechazo del riñón que ha sido trasplantado y al mismo tiempo poder garantizar que el paciente se encuentre protegido de las enfermedades infecciosas que pueden ser peligrosas.
Un requisito muy importante para que el trasplante de riñón sea exitoso es la compatibilidad del grupo sanguíneo entre el donante y el receptor.
También es importante que haya una compatibilidad de los HLA (antígenos leucocitarios humanos) y de los antígenos menores.
Las enfermedades cardíacas, los tumores y las infecciones pueden aumentar las complicaciones relacionadas con el trasplante.

 

Nueva técnica quirúrgica

Antes, el riñón se extirpaba del cuerpo del donante a través de una cirugía a cielo abierto.
Hoy en día se realiza en laparoscopia tanto la extirpación del riñón del donante como el trasplante en el receptor.
Para realizar esta intervención es suficiente realizar una incisión de 5 cm arriba del hueso púbico y otras 3 pequeñas incisiones en el abdomen para implantar el riñón.
Antes, la incisión era muy larga, de hecho, iba desde el abdomen hasta la espalda.
La nueva técnica disminuye el tiempo de recuperación, el sangrado, las posibles complicaciones y el dolor posoperatorio.
En algunos lugares del mundo, el trasplante se realiza por medio del Robot Da Vinci que permite que el médico realice una intervención mucho más precisa.

 

¿Cuánto tiempo dura la intervención?

La intervención del trasplante de riñón dura aproximadamente de 2 a 4 horas.

 

¿Cuándo es necesario someterse a un trasplante de riñón?

Generalmente, un trasplante de riñón se le recomienda a los pacientes que padecen una enfermedad renal en la etapa final.
El trasplante de riñón se realiza con un órgano que proviene de un donante fallecido o vivo.
La mayoría de donantes vivos deben estar relacionados genéticamente con el paciente. Sin embargo, el desarrollo de la tecnología y una mayor compresión de la compatibilidad del órgano, permite que los médicos puedan tener en consideración los trasplantes de donadores no emparentados (que no son familiares del receptor).

 

Requisitos para el donante del riñón

El donante del riñón tiene que ser necesariamente una persona sana, con una función cardíaca y pulmonar adecuada.
El donante debe ser negativo para cualquier tipo de enfermedad hepática.
Las personas que padecen VIH, enfermedades cardiovasculares, enfermedades infecciosas o tumores en la fase terminal no pueden donar sus riñones.

El donante se somete a un monitoreo que incluye la compatibilidad del tipo de tejido y de sangre de donante y del receptor.
También se realizan exámenes de sangre y de la orina para detectar los niveles de creatinina y de los electrolitos.
El donante debe ser mayor de edad y no debe abusar de bebidas alcohólicas ni hacer uso de drogas.
El donante debe tener un aparato urinario, los vasos sanguíneos y los mismos riñones sanos para poder realizar el trasplante.
El candidato para donar el riñón debe estar dispuesto a donar el riñón y no debe estar obligado a hacerlo, además no debe padecer ninguna enfermedad que pueda poner en riego la intervención del trasplante.

 

Riesgos del trasplante de riñón

El trasplante de riñón conlleva riesgos durante la intervención quirúrgica y riesgos o efectos secundarios debido a los medicamentos anti-rechazo.
El cuerpo del receptor puede rechazar completamente el órgano que le ha sido trasplantado incluso antes de que comiencen a suministrarle los medicamentos posoperatorios.
Las posibles complicaciones durante o después de la intervención quirúrgica son la presencia de coágulos de sangre, pérdidas o sangrado por el tubo que une el riñón al uréter.
Los medicamentos que el receptor debe utilizar después del trasplante pueden provocar algunos efectos secundarios como por ejemplo acné, diabetes, presión alta, colesterol alto, hinchazón y aumento de peso.
Las obligaciones principales del donante consisten en respetar las normas de seguridad sanitaria para el trasplante, es decir, tener los requistos de compatibilidad de la sangre, los tejidos y además, su intención de donar el órgano debe ser verdadera.

 

trasplantes de riñón, renal

Después de la intervención de trasplante renal

En el hospital
Después de la intervención quirúrgica, el paciente es llevado a una habitación para su recuperación y observación. Cuando la presión sanguínea, el pulso y la respiración del paciente son estables, el paciente se trasfiere a la sección de cuidados intensivos (UCI) del hospital.
Generalmente, el trasplante renal requiere una hospitalización de 2 o 3 semanas.
El riñón del donante vivo puede comenzar a producir la orina de inmediato, mientras que si se trata de un riñón de un donante cadavérico puede ser necesario más tiempo.
El paciente debe someterse a diálisis hasta que la cantidad de orina que sale del cuerpo sea suficiente.
Se coloca un catéter en la vejiga para drenar la orina. La cantidad de orina se mide con mucha atención para valorar la funcionalidad del nuevo riñón.
Al paciente se le suministran líquidos por vía intravenosa antes de que pueda volver a comer y a beber normalmente.
Se monitorean atentamente los medicamentos inmunosupresores (anti-rechazo) para cerciorarse de que la dosis y la combinación de los medicamentos sean las más adecuadas.
Se toman muestras de sangre con regularidad para monitorear el estado del nuevo riñón y otras funciones de algunos órganos como por ejemplo del hígado, los pulmones y el sistema sanguíneo.
La dieta del paciente cambia gradualmente y pasa de ser una dieta de solo líquidos a incluir alimentos sólidos, cuando el cuerpo del paciente los tolera.
La suministración de líquidos debe limitarse hasta cuando el nuevo riñón del paciente se encuentre completamente funcional.

El paciente puede retomar las actividades físicas desde el día después de la intervención.
El paciente debe parase de la camilla y moverse varias veces al día.
El paciente debe tomar medicamentos analgésicos para aliviar el dolor, respetando la prescripción del médico.
La aspirina y otros medicamentos analgésicos pueden aumentar la probabilidad de sangrado.
El paciente debe tomar exclusivamente los medicamentos prescritos por el médico.
El médico, el dietólogo y el fisioterapeuta le enseñan al paciente a cuidarse después de la remisión del hospital.

 

Evolución del posoperatorio en casa

Cuando el paciente regresa a casa, es importante mantener limpia y seca la zona de la intervención.
El médico le proporciona instrucciones específicas al paciente para mantener limpia dicha zona.
Los puntos de sutura o las grapas quirúrgicas se remueven durante la consulta ambulatoria de control.

El paciente no debe conducir el coche durante el periodo de tiempo indicado por el médico.
Hay que evitar todas las actividades o las posiciones que puedan ejercer presión sobre el nuevo riñón.
Puede haber otras limitaciones de las actividades físicas.
El paciente debe acudir al médico en caso de:

  • Fiebre, debido a que puede ser un signo de rechazo del órgano o de infecciones de las vías urinarias;
  • Enrojecimiento, hinchazón, sangrado o si se presentan otros drenajes por el lugar de la incisión;
  • Aumento del dolor alrededor de la zona de la incisión, debido a que esto puede ser un signo de rechazo o de infección.

La fiebre y el dolor en los riñones son algunos de los síntomas más comunes del rechazo del órgano.

Si aumentan los niveles de creatinina en la sangre (se toma una muestra de sangre para medir la funcionalidad renal) y/o de la presión sanguínea (monitreada por el médico) esto puede indicar un rechazo.
Los síntomas de rechazo del órgano pueden ser similares a otras enfermedades y a otros problemas. En caso de duda, hay que consultar con el médico: las consultas frecuentes y mantener el contacto con el médico son recomendaciones muy importantes.
La convalecencia dura aproximadamente 2 o 3 meses antes de que el paciente pueda regresar a la vida que tenía antes de la intervención.

 

¿Cuánto tiempo dura un riñón trasplantado?

Algunas personas pueden sobrevivir toda la vida con el mismo riñón trasplantado, pero el promedio de la duración del riñón se describe en la siguiente tabla:

Duraciónporcentaje de los pacientes
1 año90%
5 años80%
10 años70%

 

¿Cuál es la expectativa de vida? El pronóstico

La expectativa de vida de los pacientes que se someten a un trasplante de riñón ha mejorado en los últimos años debido a que existen algunos medicamentos anti-rechazo que han reducido el problema del rechazo del órgano.
Hoy en día, la expectativa de vida de los pacientes que tienen un solo riñón es la misma de las personas que tienen dos riñones.

Trasplante renal ultima modifica: 2017-01-04T00:02:33+00:00 da Fisioterapia Rubiera