Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (o enfermedades venéreas) son enfermedades que se contagian al mantener relaciones sexuales con una persona infectada.

Se puede contraer una enfermedad de transmisión sexual en la boca, el ano, la vagina y el pene.
Todas las personas son vulnerables a las enfermedades de transmisión sexual, ya sean heterosexuales u homosexuales.

Las enfermedades de transmisión sexual pueden afectar a hombres y mujeres de todas las edades y de cualquier origen, incluidos los niños.

Las enfermedades de transmisión sexual se han vuelto más comunes en los últimos años debido a que las personas se vuelven sexualmente activas cada vez más jóvenes. Además, hoy en día existe cierta tendencia a tener más de una pareja sexual y no se emplea ningún método de prevención para reducir la posibilidad de contagio.
Las personas que padecen una enfermedad de transmisión sexual pueden contagiar a su pareja aunque no presenten ningún síntoma.

pareja, abrazo, jóvenes, enfermedades, venéreas
imagerymajestic-freedigitalphotos.net

Con frecuencia, las enfermedades de transmisión sexual pueden estar presentes sin manifestar ningún síntoma, especialmente en las mujeres (por ejemplo la clamidia, el herpes genital o la gonorrea), pero también en los hombres.
Los problemas de salud y las consecuencias a largo plazo de las enfermedades de transmisión sexual son más graves para las mujeres.
Algunas enfermedades de transmisión sexual pueden provocar infecciones pélvicas como la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), que puede provocar un absceso tubo-ovárico. El absceso, a su vez, puede producir cicatrices en los órganos reproductores y provocar un embarazo extrauterino (fuera del útero), infertilidad o incluso la muerte.

El virus del papiloma humano (infección por VPH) es una de las causas más conocidas del cáncer de cuello de útero.
Muchas enfermedades de transmisón sexual se pueden transmitir de madre a hijo antes, durante o justo después del parto.
Dado que la forma de contagio es muy parecida en todas las enfermedades de transmisión sexual, una persona puede contraer más de una enfermedad durante una relación sexual.
Por ejemplo, muchas personas (aproximadamente el 50 %) contraen clamidia y gonorrea a la vez.

Por lo general, las enfermedades de transmisión sexual tienen su origen en virus y bacterias.

A continuación, puedes leer más acerca de las enfermedades de transmisión sexual

Clamidia

Candidiasis

Vaginosis bacteriana

Escabiosis

Herpes genital

Virus del papiloma humano

Condiloma

Gonorrea

Tricomoniasis

Cistitis

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual

En ocasiones, las enfermedades de transmisión sexual no presentan síntomas.

Si hay síntomas, puede tratarse de los siguientes:

Signos y síntomas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual más comunes presentan varios síntomas y diversas complicaciones, incluida la muerte.

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual de origen bacteriano

Síntomas de úlceras genitales de transmisión sexual
Bastante frecuentes en los países en vía de desarrollo, los síntomas incluyen úlceras dolorosas en los genitales.
Puede confundirse con la sífilis o el herpes y se cura con antibióticos.

Síntomas de la clamidia
Es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente y es de origen bacteriano.
No provoca síntomas en el 80 % de las mujeres y en el 50 % de los hombres.

Si aparecen síntomas, generalmente se trata de pérdidas vaginales o del pene y ardor o dolor al orinar.
Se transmite por contacto sexual vaginal, oral y anal.
Algunas de las posibles complicaciones graves para las mujeres son el embarazo extrauterino y la infertilidad.
Se cura con antibióticos.

Síntomas de la gonorrea
Más del 50% de las mujeres contagiadas no presenta síntomas, pero pueden transmitir la enfermedad a otras personas. Entre los síntomas se encuentran:

  • Pérdidas vaginales y pérdidas del pene
  • Micción dolorosa

Entre las complicaciones graves de esta enfermedad se encuentran:

  • Embarazo ectópico
  • Enfermedad pélvica inflamatoria (EPI)
  • Infertilidad femenina
  • Síndrome de Fitz-Hugh-Curtis (perihepatitis)
  • Muerte

Se puede curar con antibióticos, aunque varias cepas se están volviendo resistentes a la mayoría de medicamentos.

Síntomas del granuloma inguinal (donovanosis)
No es frecuente en los países desarrollados.
Los síntomas son úlceras genitales no dolorosas en la zona de la ingle.
Se cura tomando antibióticos durante aproximadamente tres semanas.

Linfogranuloma venéreo
No es frecuente en los países desarrollados.
Los síntomas son abscesos en la ingle, el recto y otras zonas. Pueden aparecer fístulas que drenan el pus. Se cura con antibióticos.

Pareja, sífilis, sexo,relaciones, sexuales
Mikhail:bigstockphoto.com

Sífilis
Los síntomas son leves y suelen pasar desapercibidos al principio.
El primer signo es la aparición de una úlcera genital no dolorosa que desaparece por sí sola.
Los síntomas son:

Se cura con antibióticos.
Las complicaciones más graves se asocian a las fases sucesivas, si no se trata la enfermedad.

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual de origen vírico

Herpes genital
Aparición de formaciones recurrentes de burbujas, similares a las llagas genitales.
Esta enfermedad se puede transmitir de madre a hijo durante el parto.
El tratamiento puede disminuir la frecuencia y la gravedad de los focos de verrugas, pero no elimina la infección por completo.
Se puede contraer a través del contacto sexual con una pareja que tiene herpes, aunque no presente síntomas como las burbujas.

Verrugas genitales
Tienen su origen en el virus del papiloma humano (VPH).
Formación de pequeñas protuberancias no dolorosas en la zona genital y en el ano (en ocasiones, pueden ser masas bastante grandes similares a una coliflor).
Hay varios tratamientos disponibles, como por ejemplo la congelación o la aplicación de un medicamento sobre las verrugas.
Asimismo, existen vacunas contra los tipos más comunes del VPH.

Hepatitis
Generalmente, la hepatitis B y D se asocian al contacto sexual, mientras que la hepatitis A, C y E no se suelen transmitir por vía sexual.
Todos estos tipos de hepatitis pueden transmitirse a través del contacto con la sangre. Para la hepatitis B, se estima que el 30 % de los casos en todo el mundo se transmite por contacto sexual.
El virus de la hepatitis B puede provocar una inflamación aguda del hígado y convertirse en una enfermedad crónica.
Solamente el 50 % de las infecciones agudas por el virus de la hepatitis B produce síntomas.
La primera fase de la infección dura un par de semanas y en la mayoría de las personas (90-95 %) la infección desaparece por completo.
En la fase aguda, la infección puede provocar color amarillento en piel y ojos, fiebre, dolor y cansancio (síntomas similares a los de la gripe).

Un pequeño porcentaje de las personas que han contraído el VPH puede tener complicaciones graves como la cirrosis hepática o el cáncer de hígado.
Hay varios tratamientos disponibles y se puede lograr una remisión de la enfermedad empleando algunos medicamentos muy agresivos.
Asimismo, existen vacunas para prevenir la hepatitis B.

VIH/SIDA
Se transmite principalmente por contacto sexual y por el uso de agujas empleadas por otras personas.
El SIDA se puede transmitir cuando una persona contrae otras enfermedades de transmisión sexual.
No existen síntomas o signos específicos que confirmen el contagio de VIH.
El tiempo medio necesario para el desarrollo de los síntomas relacionados con la inmunosupresión (disminución del funcionamiento del sistema autoinmune) es de 10 años.
El cansancio, la sudoración nocturna, los escalofríos y la fiebre pueden durar varias semanas, la tos y el dolor de cabeza se manifiestan dos semanas después de haber contraído el virus.
Entre las complicaciones graves del SIDA se incluyen infecciones inusuales o tumores, pérdida de peso, deterioro mental (demencia) y muerte.
Aunque no existe una cura para el SIDA, sí existen medicamentos que retrasan el desarrollo de la enfermedad.

Molusco contagioso
Se trata de una enfermedad que provoca la formación de pápulas pequeñas (2-5 mm) en la piel.
Es muy contagiosa y generalmente se transmite por contacto directo con la piel.
Puede durar varios meses o incluso años y se cura con algunas cremas.
Con frecuencia, se opta por la crioterapia (congelación) o la extirpación quirúrgica.

Tricomoniasis
Síntomas: secreción vaginal espumosa con un fuerte olor.
El tratamiento utiliza medicamentos antibacterianos y antiprotozoarios.

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual de origen fúngico

La candidiasis es una infección por levadura, aunque no siempre se trata de una enfermedad de transmisión sexual.
Entre los síntomas se encuentran las pérdidas vaginales similares al queso o exudados blanquecinos, que a veces se asocian a una mancha rojiza en la piel. Esta mancha puede aparecer alrededor del prepucio en los hombres afectados por esta enfermedad.
El síntoma más común es una sensación de picor y de ardor en la vagina o en el pene.
En la mayoría de los casos, el tratamiento se lleva a cabo con medicamentos antimicóticos por vía tópica.

Síntomas de las enfermedades de transmisión sexual de origen parasitario

Pediculosis púbica
Los piojos son insectos pequeños que se encuentran en el vello púbico, también conocidos como “cangrejos”.
La pediculosis se puede transmitir a través del contacto con la ropa o las sábanas.
El primer síntoma es el picor en la zona púbica.
Se puede curar con cremas, productos antipiojos o simplemente arrancándose.

Escabiosis
Se refiere a una infestación de la piel, muy contagiosa, provocada por un ácaro minúsculo.
El síntoma principal es un picor intenso que empeora por la noche.
Esta enfermedad se transmite principalmente por contacto sexual o de la piel, así como por sábanas, toallas o muebles infestados.
Se puede curar con cremas.

Diagnóstico de las enfermedades de transmisón sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual se pueden diagnosticar sin necesidad de efectuar ningún tipo de examen (por ejemplo la pediculosis púbica).
Otras enfermedades de transmisión sexual requieren un análisis de sangre o una muestra de cualquier líquido inusual del cuerpo (por ejemplo las pérdidas vaginales o del pene para diagnosticar la gonorrea o la clamidia).

La muestra se analiza en un laboratorio para poder realizar el diagnóstico.
Algunas pruebas son bastante rápidas y el paciente puede esperar los resultados en el hospital, mientras que los resultados de otras pruebas requieren varios días (como por ejemplo los resultados de la prueba para la sífilis).

Tratamiento para las enfermedades de transmisión sexual

El tratamiento para las enfermedades de transmisión sexual varía dependiendo del tipo de enfermedad.
Algunas enfermedades de transmisión sexual se tratan con medicamentos antibióticos por vía oral o inyección. Otras enfermedades se tratan con cremas o pomadas especiales para la piel. Generalmente, después del tratamiento se requiere otra consulta médica para asegurarse de que la enfermedad ha desaparecido por completo.

Algunas enfermedades, como el herpes genital y el VIH (que provoca el SIDA), no tienen cura, pero pueden mantenerse bajo control con ciertos medicamentos.

Pronóstico de las enfermedades de transmisión sexual

La mayoría de las enfermedades de transmisión sexual se puede curar mediante medicamentos o cremas.
Generalmente, el tiempo de curación es de una o dos semanas, pero muchas de estas enfermedades pueden volver a presentarse en meses sucesivos.
Además de las molestias que provocan las infecciones, algunas enfermedades de transmisión sexual pueden ocasionar problemas graves a largo plazo, como por ejemplo infertilidad. Asimismo, pueden provocar enfermedades en los recién nacidos que han sido contagiados por la madre durante el embarazo, tales como ceguera, deformaciones óseas, retraso mental e incluso la muerte.

El desarrollo del VIH puede retrasarse, pero no curarse por completo, lo que puede provocar la muerte del paciente.

    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.