Candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal es una infección que se produce por el crecimiento excesivo de una levadura denominada Candida albicans.

Esta levadura siempre está presente en el cuerpo en pequeñas cantidades, pero no se trata de un virus, por lo que el tratamiento es diferente.

En algunas etapas de la vida se puede producir un desequilibrio, por ejemplo una alteración de la acidez vaginal o un desequilibrio hormonal, que dé lugar a la multiplicación de la Candida. Si esto ocurre, se pueden manifestar los síntomas de candidiasis.

Causas de la candidiasis 

La mayoría de las mujeres contrae una infección por levadura en algún momento de sus vidas. La Candida albicans es un hongo muy común. Generalmente, se encuentra en pequeñas cantidades en la vagina, en la boca, en el aparato digestivo y en la piel.
La candidiasis no suele manifestar síntomas.
La Candida y los demás gérmenes que viven habitualmente en la vagina favorecen el equilibrio del ecosistema vaginal.
Sin embargo, en ocasiones se incrementa la cantidad de Candida albicans, lo que provoca una infección por levadura.

 mujer, bella, morena, prado, floresEsto puede ocurrir en caso de:

  • Consumo de antibióticos para tratar otro tipo de infecciones. Los antibióticos pueden alterar el equilibrio normal de los gérmenes de la vagina y disminuir la cantidad de bacterias protectoras.
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Diabetes

Una infección por levadura no es una enfermedad de transmisión sexual y las mujeres vírgenes también pueden contraerla.
No obstante, algunos hombres manifiestan síntomas tales como prurito o erupción cutánea en el pene tras haber mantenido relaciones sexuales con una pareja infectada.
Padecer muchas infecciones vaginales por levadura puede ser un signo de otros problemas de salud.
Una infección vaginal por levadura se puede confundir con otros tipos de infecciones vaginales y pérdidas.

Signos y síntomas de candidiasis

Los signos y síntomas de la candidiasis pueden variar dependiendo del lugar de la infección.
En las mujeres, los signos y síntomas de una infección vaginal por levadura son:

  • Flujo vaginal blanco y denso, similar al requesón
  • Prurito
  • Irritación vaginal en los tejidos externos alrededor de la vagina
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Ardor al orinar

Candidiasis genital en hombres

Los hombres también pueden contraer la candidiasis, siendo los hombres no circuncidados los que tienen mayores probabilidades de contraerla.

Los síntomas de candidiasis genital pueden aparecer en los hombres después de haber mantenido relaciones sexuales con una mujer que tiene una infección vaginal por levadura.
Sin embargo, una infección por candidiasis no se considera una enfermedad de transmisión sexual, ya que puede que las mujeres tengan la levadura en el cuerpo sin necesidad de contraerla a través de una fuente externa.
La mayoría de los expertos recomienda que si la pareja sexual es un hombre y no presenta síntomas de candidiasis, no debe someterse a tratamiento. Los síntomas pueden incluir prurito, ardor en el pene y erupciones cutáneas en el pene.

Diagnóstico y pruebas para la candidiasis vulvovaginal

Los síntomas de la infección por Candida son similares a los de muchas otras infecciones genitales, por lo que es muy difícil diagnosticar una infección por levadura simplemente a través de un examen físico.
Generalmente, el diagnóstico se realiza mediante una prueba en la que se toma una muestra de las secreciones vaginales y se analiza en el microscopio para observar si hay una presencia anormal de los organismos responsables de la candidiasis.
Realizar un cultivo no siempre es algo útil, pues las especies de Candida habitan en el cuerpo de las mujeres de forma natural.

Diagnóstico diferencial:

Tratamiento para la candidiasis vulvovaginal

El tratamiento adecuado para una infección por Candida albicans puede realizarse sin receta médica. Si no resulta eficaz, o si los síntomas reaparecen, se debe acudir al médico, quien se encarga de realizar las pruebas necesarias y de proporcionar un tratamiento alternativo.
Existen varios tratamientos eficaces para la candidiasis.
Las cremas antifúngicas de uso tópico o los comprimidos vaginales de clotrimazol, nistatina o miconazol suelen recomendarse en caso de candidiasis es leve, es decir si solo se requiere un tratamiento.

Si la infección por Candida albicans es grave o recurrente, pueden utilizarse medicamentos antifúngicos por vía oral. No existe ningún riesgo por el uso de cremas aunque la mujer esté embarazada, mientras que en este caso es mejor evitar los comprimidos.

No todos los problemas genitales tienen origen en la Candida. Por lo tanto, si el tratamiento no es eficaz puede que los síntomas se deban a otra enfermedad.

Tratamiento durante el embarazo
Puede que las mujeres embarazadas necesiten prolongar el tratamiento tópico a base de clotrimazol, miconazol y econazol. Sin embargo, la nistatina en menos eficaz en estos casos.
Atención: el itraconazol y el fluconazol por vía oral no deben utilizarse durante el embarazo o la lactancia.

Pacientes inmunodeprimidos
Las personas con un sistema inmunitario que funciona por debajo del índice de normalidad, especialmente en caso de infección por VIH o diabetes, deben prolongar el tratamiento de 7 a 14 días.

Candidiasis recurrente
En algunas ocasiones, la infección por Candida albicans persiste como una enfermedad crónica, a pesar de la aplicación del tratamiento adecuado.
En algunas mujeres esto puede ser un signo de falta de hierro, de diabetes mellitus, o bien de un problema del sistema inmunitario, por lo que deben realizarse las pruebas necesarias.

Hoy en día, se piensa que las infecciones recurrentes por Candida albicans en las mujeres se deben a una infección recurrente en lugar de a una nueva infección.
En estos casos, el objetivo del tratamiento no es eliminar por completo la Candida, sino evitar el crecimiento excesivo, que puede provocar varios síntomas.
Se ha comprobado que tomar las siguientes precauciones puede ser beneficioso:

  • Usar ropa interior de algodón o de un tejido transpirable y no llevar ropa apretada. No utilizar ropa interior sintética ni demasiado apretada.
  • Realizar baños en agua salada. Evitar el uso de jabones, lavarse con jabón sin detergente o crema acuosa.
  • Aplicar una crema con hidrocortisona de vez en cuando para aliviar el prurito y curar la dermatitis secundaria que puede afectar a la vulva.
  • Aplicar una crema antimicótica antes de cada menstruación y continuar el tratamiento antibiótico para prevenir recaídas.

En algunas ocasiones, se recomienda seguir un tratamiento prolongado con un producto antimicótico tópico (aunque estos productos también pueden provocar dermatitis o favorecer la proliferación de la Candida no albicans).
Los medicamentos antifúngicos por vía oral (itraconazol o fluconazol) pueden emplearse de manera continua o discontinua (por ejemplo una vez al mes).
La dosis y la frecuencia de uso depende de la gravedad de los síntomas. No se recomiendan los productos antifúngicos por vía oral durante el embarazo. El fluconazol de una sola dosis se consigue en la farmacia sin receta médica.
El ácido bórico (boro) de 600 mg como supositorio nocturno ayuda a reducir la acidez vaginal y la presencia de levaduras (Candida albicans y Candida no albicans).

Dieta y alimentación para combatir la candidiasis

dulces, candidiasis, agravan, empeoran, enfermedad, candidiasis
Valerie-Hughes-Reuss-Fotolia.com

Los principios elementales de cualquier dieta para erradicar la Candida incluyen la reducción o la eliminación del azúcar, del alcohol y de los alimentos ricos en levaduras.
Por esta razón, se deben evitar los dulces, la fruta (solamente se permite la fruta fresca), gran parte de los cereales, las bebidas azucaradas, el vino, la cerveza, las bebidas espirituosas y los alimentos ricos en conservantes.
Los alimentos fermentados, como el pan y el queso, deben eliminarse para no alimentar a la Candida.

Por otro lado, entre los alimentos que ayudan a combatir la candidiasis se incluyen el yogur sin azúcar (contiene bacterias beneficiosas para la buena salud del intestino), las sustancias probióticas y prebióticas, el ajo y la cúrcuma.

¿Qué se puede hacer si la candidiasis no desaparece?

Tratamientos alternativos

Nuez de nogal negro
Un estudio reciente demuestra que la nuez negra es más eficaz que cualquier otro medicamento antifúngico para combatir la candidiasis. Contiene taninos naturales que eliminan hongos, parásitos y levaduras.
Además, contiene juglona, que es una sustancia básica con propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas.

Raíz de bardana
Según la fitoterapia médica, durante mucho tiempo la bardana ha demostrado ser un antifúngico muy eficaz contra la Candida. También se utiliza para purificar y eliminar las toxinas de la sangre y los órganos internos.

Uña de gato
El aumento excesivo de la Candida se produce en sistemas inmunitarios débiles. La uña de gato refuerza las células blancas presentes en la sangre y mejora las defensas inmunitarias del cuerpo.

Equinácea
La equinácea tiene propiedades antisépticas y es una de las hierbas que más estimulan el sistema inmunitario. Es necesario disponer de un sistema inmunitario sano y fuerte para combatir la Candida. Sin embargo, se debe tomar en función de la necesidad (en caso de resfriados, gripe, etc.) y no de manera continua como suplemento.

El ajo es uno de los antisépticos naturales más potentes.
Su eficacia ha quedado demostrada contra 24 de las 26 cepas de Candida. El ajo destruye las bacterias hostiles y refuerza las bacterias buenas.

El sello de oro (Hydrastis canadensis) contiene berberina e hidracina, dos ingredientes antibacterianos y antifúngicos muy potentes que interrumpen el crecimiento de la Candida. El sello de oro también estimula el sistema inmunitario.
Las mujeres embarazadas no deben utilizar el sello de oro, ya que puede provocar contracciones uterinas.

Las hojas del olivo son un antifúngico y antiparasitario muy fuerte, con propiedades antivirales y antibióticas puras. Contiene un 400 % más de antioxidantes que la vitamina C y el doble de antioxidantes del té verde. Sus efectos son similares a los del ajo y la cebolla. Además, las hojas del olivo estimulan el sistema inmunitario y ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre (un nivel muy elevado de azúcar en la sangre constituye el alimento de la Candida).

El pau d’arco es una hierba que tiene un doble efecto contra la Candida. En primer lugar, ayuda a relajar delicadamente el intestino, pues tiene efecto laxante muy leve (no llega a provocar diarrea). En segundo lugar, sus propiedades antifúngicas, que estimulan el sistema inmunitario, y sus propiedades antitumorales ayudan a inhibir y a destruir la Candida. Su eficacia es mayor si se toma en forma de infusión.

Las mujeres embarazadas o en fase de lactancia no deben utilizar el pau d’arco.

El tomillo es un antifúngico que no presenta contraindicaciones.
Estimula la glándula timo, que regula el sistema inmunitario. Generalmente, el tomillo está asociado con el heno griego, una hierba que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo a través del sistema linfático.

Otros remedios
El aceite del árbol de té es un aceite muy potente. Es antifúngico y su eficacia ha quedado demostrada contra la Candida.
Sin embargo, puede provocar hipersensibilidad y la evidencia científica es insuficiente para recomendar su uso.

El jugo de Áloe vera es dulce y tiene propiedades antifúngicas, antivirales, antibacterianas y antiinflamatorias.
Reduce el nivel del pH (la Candida prolifera en ambientes ácidos) y puede ayudar a aliviar el estreñimiento (el colon acumula deshechos tóxicos).
El Áloe vera es muy eficaz para desintoxicar el cuerpo, especialmente el hígado (órgano que limpia la sangre de todos los desechos de la Candida).

El propóleo tiene propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales muy potentes. Éstas se pueden utilizar de manera interna o externa y su eficacia está comprobada para combatir todos los tipos de virus, bacterias, hongos, microbios, incluso las cepas más resistentes.

El aceite de coco contiene varios ácidos que combaten la Candida.

Complicaciones y pronóstico para pacientes con candidiasis 

La tasa de curación sin complicaciones es del 80 %.
Aproximadamente el 20 % de las personas se somete a un tratamiento sin éxito (síntomas persistentes después de 7-14 días).
La candidiasis recurrente (más de cuatro episodios al año) afecta al 50 % de los pacientes en algún momento de su vida.

Las mujeres con candidiasis recurrente pueden sufrir depresión y problemas psicosexuales.
El tratamiento durante el embarazo tiene más probabilidad de no funcionar.

¿Cómo mantener bajo control la candidiasis vaginal? 

  • Llevar ropa interior de algodón
  • Mantener la zona vaginal limpia y seca
  • Limpiarse de delante hacia atrás después de orinar o defecar
  • No mantener relaciones sexuales hasta que los síntomas hayan desaparecido
  • No utilizar perfumes o jabones fuertes
  • No utilizar productos para la higiene femenina en espray, en polvo ni jabón líquido

¿Cómo prevenir otra infección por Candida? 

  • Tomar una ducha en lugar de un baño en la bañera
  • Comer yogur
  • No comer alimentos que contienen azúcar
  • No beber alcohol
  • No pasar mucho tiempo en bañeras con hidromasaje
    Este artículo contiene información general que no se sustituye al examen médico, no se puede utilizar para diagnosticar o establecer un tratamiento. Hable con su médico antes de seguir las instrucciones contenidas en el sitio.