Sífilis – contagio, síntomas y tratamiento

Foto: sífilis, relaciones sexuales, enfermedad, transmisión, sexual, artritis

 

La sífilis es una enfermedad venérea altamente contagiosa que se transmite a través de las relaciones sexuales, incluyendo el sexo oral y el sexo anal. Ocasionalmente, la enfermedad puede transmitirse a otra persona por medio de un beso en la boca o si hay contacto corporal íntimo.

 

goodluz-Fotolia.com

Esta enfermedad se difunde a través de las llagas, sin embargo, la mayoría de las personas no reconoce estas llagas.

A menudo, las personas que padecen esta enfermedad no saben que están infectadas y contagian a su pareja sexual.

 

Después de la infección inicial, las bacterias de la sífilis pueden permanecer inactivas en el cuerpo durante años antes de volverse a activar.

 

En las primeras fases de la enfermedad, la sífilis se cura fácilmente.

Sin embargo, si la enfermedad no se trata, puede afectar gravemente el corazón, el cerebro y otros órganos. Por esta razón puede poner en riesgo la vida del paciente.

Por esto, es muy importante obtener la mayor información posible acerca de esta enfermedad.

 

Las mujeres embarazadas que padecen sífilis pueden transmitirle la enfermedad al bebé, esta enfermedad se conoce como sífilis congénita y puede provocar alteraciones en el bebé y en algunos casos puede provocarle la muerte.

La sífilis no se difunde a través del bizcocho del inodoro, de las manillas de las puertas, en la piscina, en las bañeras de hidromasaje, ni a través de las prendas de vestir compartidas ni compartiendo los cubiertos para comer.

 

Causas

 

La sífilis está causada por una bacteria llamada Treponema pallidum.

La forma de transmisión más común es a través del contacto con una herida durante las relaciones sexuales con una persona infectada. Las bacterias entran en el cuerpo a través de pequeñas heridas o abrasiones de la piel o a través de las mucosas. La sífilis es contagiosa durante la fase primaria y secundaria de la enfermedad, y a veces también es contagiosa en la fase latente precoz.

Ocasionalmente, la sífilis puede difundirse a través del contacto directo y sin protección con una lesión activa (por ejemplo durante un beso) o si la madre infecta a su bebé durante el embarazo o durante el parto (sífilis congénita).

Las personas que se han sometido al tratamiento y se han curado pueden volver a contraer sífilis si vuelven a tener un contacto con una persona infectada de sífilis, si la enfermedad está en la fase activa.

 

Signos y síntomas de la sífilis primaria

 

  • Durante la fase primaria, la sífilis provoca una úlcera, que generalmente no es dolorosa, en la zona por donde las bacterias han ingresado al cuerpo. Generalmente, esto ocurre a más tardar tres semanas después de que la persona ha estado expuesta, pero este tiempo puede variar de 10 a 90 días.
  • Inicialmente aparece una sola pápula roja pequeña que no es dolorosa y luego se transforma rápidamente en una úlcera. Si no se somete a tratamiento, esta úlcera desaparece después de 4 – 8 semanas o en 1- 2 semanas si se realiza el tratamiento adecuado.
  • Pueden aparecer llagas dentro de la vagina o en el ano. Generalmente, estas llagas pasan inadvertidas.
  • Si hay una úlcera vaginal o en el recto, puede que los linfonodos se hinchen. Si la úlcera aparece en la boca, pueden inflamarse los linfonodos cervicales.

Las personas con esta enfermedad durante la fase primaria son altamente contagiosas.

 

Sífilis secundaria

 

Durante esta fase las personas pueden difundir la enfermedad.

 

  • Si la persona no se ha sometido al tratamiento o si el tratamiento no ha sido exitoso, después de un tiempo, que generalmente va de 3 semanas a tres meses después de la primera etapa de la enfermedad, se forma una erupción cutánea difundida. Esta erupción cutánea puede ser delgada o en relieve con pápulas o manchas marrones, rojas o rojizas. Generalmente, aparece en el tronco, en las palmas de las manos o en las plantas de los pies.

La erupción no provoca prurito

  • Desaparece por sí sola después de algunas semanas, pero puede volver a aparecer durante los siguientes 2 años.
  • Pueden aparecer algunas pequeñas llagas abiertas en las membranas mucosas. Las llagas pueden contener pus.
  • Pueden aparecer llagas húmedas, blancuzcas y en relieve, similares a las verrugas (llamadas condilomas latum), especialmente en la ingle, en la parte interior de los muslos, en las axilas y debajo del seno.
  • En las personas que tienen un color de piel más oscuro, las úlceras pueden ser de color más claro respecto al de la piel.
  • El paciente puede padecer amigdalitis unilateral con úlceras que puede ir acompañada de linfonodos cervicales agrandados. Puede confundirse con amigdalitis, pero no responde a los antibióticos normales por vía oral.
  • Caída del cabello por parches

 

Algunos de los síntomas son:

 

  • Fiebre,
  • Cansancio,
  • Dolores musculares y articulares,
  • Dolor de cabeza,
  • Linfonodos inflamados.

 

Puede afectar los siguientes órganos:

 

  • Hígado,
  • Riñones,
  • Sistema nervioso central (SNC),
  • Articulaciones,
  • Ojos (provocando daños en la vista).

 

Signos y síntomas de la sífilis latente

La fase latente de la sífilis, que ocurre después de que aparecen los síntomas de la sífilis secundaria, puede durar desde unos pocos años hasta 50 años. En esta fase de la enfermedad no se presentan síntomas y las personas infectadas pueden dejar de ser contagiosas después de dos años aproximadamente.

Sin embargo, las personas con sífilis en la fase latente siguen estando infectadas y la enfermedad puede diagnosticarse por medio de un examen de sangre.

Durante la fase latente, una mujer embarazada puede transmitirle la sífilis al bebé.

 

Complicaciones y consecuencias de la sífilis terciaria

 

Entre el 15 % y el 20 % de las personas que padecen sífilis sin someterse a un tratamiento, desarrolla complicaciones graves.

Estas complicaciones pueden aparecer entre 10 y 30 años después del contagio.

Generalmente, la sífilis terciaria ya no es contagiosa.

La sífilis terciaria también es una fase sistémica de la enfermedad en la que pueden aparecer los siguientes síntomas:

 

  • Goma granulomatosa, es decir, lesiones cutáneas blandas y benignas que se encuentran especialmente en el hígado, pero que también pueden aparecer en el cerebro, en el corazón, en la piel, en los huesos, en los testículos y en otros tejidos (goma sifilítica).
  • Desarrollo de nódulos grandes (sifiloma nodular) en varios órganos del cuerpo;
  • Aneurisma de la arteria aorta (sífilis cardiovascular);
  • Infecciones en el cerebro, ictus, confusión mental, meningitis (infección en el cerebro), parálisis, debilidad (neurosífílis);
  • Si afecta los ojos, puede provocar la pérdida de la vista;

 

Diagnóstico

 

foto: foto, imagen, sífilis, llagas, manos, dolor, enfermedad.

De la página https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADfilis

 

La sífilis puede diagnosticarse examinando algunas muestras de:

 

Sangre

Los exámenes de sangre pueden confirmar la presencia de anticuerpos que el organismo produce para combatir las infecciones.

Los anticuerpos para las bacterias que causan la sífilis permanecen en el cuerpo durante años, por lo tanto, la prueba puede determinar si la infección es actual o si es precedente.

 

Líquido de las llagas

El médico puede raspar una pequeña muestra de las células de una de las llagas para analizarla con el microscopio del laboratorio.

Esta prueba solamente puede realizarse para la sífilis en la fase primaria o secundaria, ya que es en estas dos fases en las que aparecen las llagas. El raspado puede detectar la presencia de las bacterias que causan la sífilis.

 

Líquido cerebroespinal

Si el médico sospecha que el paciente tiene sífilis en el sistema nervioso, recomienda que se tome una muestra del líquido cerebroespinal por medio de un procedimiento llamado punción lumbar.

 

¿Cuándo hay que realizarse la prueba?

 

Si la persona puede haber tenido relaciones sexuales de riesgo, debe realizarse exámenes de sangre el día siguiente para descartar la sífilis.

 

¿Cuál es el tratamiento para la sífilis?

 

Las opciones de tratamiento pueden variar dependiendo de la fase en la que se encuentra la enfermedad y de las manifestaciones clínicas.

Las inyecciones de penicilina de larga duración son muy eficaces para el tratamiento de la sífilis ya sea en fase precoz ya sea en fase tardía.

El tratamiento para la neurosífilis implica la suministración de penicilina por vía intravenosa.

Los tratamientos alternativos incluyen algunos medicamentos por vía oral: doxiciclina (nombre comercial “ Doxiclat” y “Vibracina”) tetraciclina (tetraciclina hidrocloruro).

 

Las mujeres que han sido infectadas durante el embarazo pueden contagiarle la infección al feto por medio de la placenta.

La penicilina se utiliza en pacientes embarazadas con sífilis debido a que los demás antibióticos no logran pasar a través de la placenta para poder curar el feto infectado con la enfermedad.

Si no se realiza ningún tratamiento para la sífilis, esta enfermedad puede provocar ceguera e incluso la muerte del bebé.

Prevenir la sífilis

Las únicas maneras seguras para prevenir una infección por sífilis son evitar en contacto sexual, evitar todas las relaciones sexuales, o tener relaciones sexuales con una pareja fiel que se haya realizado la prueba para detectar la sífilis y que, según los resultados, no esté contagiao con esta enfermedad.

Para reducir el riesgo de contraer sífilis y otras infecciones de transmisión sexual, hay que respetar las siguientes precauciones:

 

  • Utilizar un preservativo durante las relaciones sexuales de cualquier tipo,
  • No compartir los juguetes sexuales por ningún motivo.