Apendicitis – síntomas, remedios y operación quirúrgica

Apendicitis significa inflamación del apéndice.

El apéndice inflamado se infecta con bacterias (gérmenes) del intestino, gradualmente se hincha y se llena de pus.
Sin tratamiento, el apéndice hinchado se podría perforar.
Esta posibilidad es muy grave ya que el contenido del intestino sale a la cavidad abdominal.
Esto puede causar una grave infección de la membrana que recubre el abdomen (peritonitis) o un absceso en el abdomen.


apendicitis, dolor, costado derecho, abdomenPor lo tanto, si se sospecha de la existencia de apendicitis, el tratamiento precoz es fundamental antes de que se rompa.
Por lo general afecta a los niños, pero rara vez afecta también a las personas mayores.

¿Qué es y dónde está el apéndice?

El apéndice es una pequeña bolsa sin salida, como un pequeño tubo, que sale del intestino ciego. El ciego es la primera parte del intestino grueso justo antes del colon.
El intestino delgado digiere y absorbe los alimentos. Las partes del alimento que no son digeridas forman las heces en el intestino ciego.
El apéndice mide 5-10 cm de ancho y es bastante delgado.
No se conoce la utilidad del apéndice.

 

Fases de la apendicitis

Las etapas de la apendicitis se pueden dividir en precoz supurativa, gangrenosa, perforada, flemonosa, resolución espontánea, recurrente y crónica.

Apendicitis en fase precoz– en la fase inicial de la apendicitis, la obstrucción del apéndice provoca la inflamación y la ulceración de la mucosa además de la distensión debida a la acumulación de líquido.
El paciente percibe un dolor abdominal leve cerca del ombligo que puede durar aproximadamente cuatro-seis horas.

Apendicitis supurativa– el aumento de la presión interna supera la de los capilares, el drenaje linfático y venoso están obstruidos y esto favorece la invasión de bacterias y la inflamación de las paredes del apéndice.
La invasión bacteriana a través de las paredes provoca la apendicitis aguda supurativa.
El dolor se desplaza desde el centro del abdomen hacia el costado derecho en la parte inferior y se hace más intenso.

Apendicitis perforada– la isquemia persistente del tejido provoca infarto y perforación del apéndice. La perforación puede provocar peritonitis localizada o generalizada.

Apendicitis flemonosa o absceso focal—   la apendicitis flemonosa o absceso focal ocurre cuando el apéndice inflamado o perforado se separa del epiplón mayor o del intestino y se forma pus dentro del apéndice y en sus paredes.

Apendicitis gangrenosa– se producen trombosis arteriales y venosas dentro de las paredes del apéndice, se forma a gangrena debido a la reducción o ausencia de flujo sanguíneo.

Resolución espontánea– si la obstrucción se alivia, la apendicitis aguda se puede resolver de manera espontánea.
Esto ocurre si la causa de los síntomas es la hiperplasia linfoide o cuando se expulsa una masa de heces por el lumen intestinal. En este caso no debe ser operada.

Apendicitis recurrente– la incidencia de la apendicitis recurrente es de un 10 por ciento.

Apendicitis crónica– tiene una incidencia del 1 por ciento y presenta las siguientes características:

  • La apendicitis crónica es una inflamación del apéndice que dura semanas, meses o incluso años.
  • Existen diversas opiniones, pero los síntomas de la apendicitis (especialmente el dolor abdominal bajo en el lado derecho) pueden desaparecer, pero pueden repetirse en el futuro.
  • A veces, el dolor abdominal es el único síntoma de las personas con apendicitis crónica, por tanto es fundamental excluir otros trastornos tales como una contractura muscular iliopsoas o trastornos ginecológicos (por ejemplo, un quiste ovárico o la salpingitis).
  • En otros casos, las personas pueden experimentar síntomas típicos de la apendicitis aguda, incluyendo náuseas, fiebre y diarrea.

 

¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

Los síntomas clásicos de la apendicitis incluyen:

  • Dolor sordo cerca del ombligo o en la parte superior del abdomen que se vuelve agudo y se mueve hacia el abdomen inferior derecho; normalmente, esta es la primera señal
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y/o vómito inmediatamente tras la aparición del dolor abdominal
  • Hinchazón del vientre
  • Fiebre de 38/39°
  • Incapacidad de expulsar gases.

Casi en la mitad de los casos aparecen también otros síntomas, entre los cuales:

La posición del dolor puede variar según la edad y la posición del apéndice. Sobre todo los niños y las mujeres embarazadas pueden sufrir dolores debidos a apendicitis en zonas distintas. De hecho, hay algunas variaciones en la posición del apéndice: pélvica, retrocecal, postileal, preileal.
Los síntomas varían y se pueden confundir con otras fuentes del dolor abdominal, entre los cuales:

 

¿Cuáles son las causas de la apendicitis?

La obstrucción de la entrada apendicular provoca apendicitis. El moco se acumula en el apéndice causando la multiplicación de las bacterias que viven allí normalmente. Por consiguiente, el apéndice se hincha y se infecta. Las causas de la obstrucción son:

  • Heces, parásitos o excrecencias que obstruyen la conexión entre apéndice e intestino,
  • El tejido linfático hinchado en la pared del apéndice,
  • Enfermedades inflamatorias intestinales, entre las cuales la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa,
  • Trauma en el abdomen

Si el apéndice inflamado no se saca, podría perforarse. La ruptura del apéndice extiende la infección por todo el abdomen; esa condición se identifica como peritonitis y puede llevar a la muerte.

 

Apendicitis - síntomas, remedios y operación quirúrgicaEl niño tiene dolor de estómago, ¿podría tratarse de apendicitis?

La apendicitis es muy rara entre los niños pequeños pero es posible. La apendicitis puede ser difícil de diagnosticar para los padres. En un primer momento, podría parecerse a una gripe intestinal o una gastroenteritis. Los síntomas clásicos son dolor abdominal, fiebre y vómito (en casos raros, puede causar diarrea).
El abdomen del niño puede dilatarse y ser sensible a cualquier presión; el niño puede cojear o quedar doblado hacia la derecha si el apéndice inflamado irrita los músculos que llegan a la pierna.
Otro signo revelador, aunque normalmente no se manifiesta hasta la edad escolar, es el dolor que empieza cerca del ombligo y que luego empeora y se traslada hacia la parte inferior derecha del abdomen.
Según la edad y las habilidades verbales, el niño puede ser capaz de describir este dolor.
Los niños pueden expresar su necesidad de orinar a menudo.

 

¿Cuáles son las complicaciones de la apendicitis?

Peritonitis
Si el apéndice se rompe y deja pasar sustancias infectadas al abdomen del paciente, puede provocar peritonitis. El peritoneo es una membrana de la cavidad abdominal que cubre la mayoría de los órganos abdominales. La peritonitis causa el cierre del intestino, la perístasis se interrumpe y el intestino se para. Aparece la fiebre y el paciente puede sufrir un shock. La peritonitis es una enfermedad que hay que curar inmediatamente porque puede llevar a la muerte.

Absceso
Si la infección sale del apéndice y se mezcla con el contenido intestinal, puede formarse un absceso.
Si no se cura el absceso, puede causar peritonitis. A veces, los abscesos se tratan con antibióticos. A menudo, se drenan quirúrgicamente por medio de un tubo que se inserta en el abdomen.

 

¿Cómo se hace el diagnóstico de apendicitis?Apendicitis - síntomas, remedios y operación quirúrgica

Puede ser complicado diagnosticar la apendicitis.
Los síntomas de la apendicitis son con frecuencia poco concretos o muy similares a otras enfermedades, como problemas de colecistitis, infecciones de las vías urinarias o de la vejiga, enfermedad de Crohn, infección intestinal y problemas de los ovarios.
Las siguientes pruebas se realizan a menudo para hacer el diagnóstico.

1.Examen abdominal para advertir la inflamación.
El paciente tiene un dolor lancinante y contrae los músculos como defensa, así es más difícil palpar el abdomen.
2. Test de la orina para descartar la presencia de infección urinaria.
3. Tacto rectal.
4. Análisis de sangre para ver si el cuerpo está combatiendo la infección, es decir, si los glóbulos blancos y E.S.R están a niveles muy altos.
5. TAC y/o ecografía.

Es fundamental el examen médico junto con el examen físico.
Lamentablemente, hoy en día muchos médicos han puesto fin a la práctica de examinar a los pacientes y se limitan a controlar los exámenes instrumentales (Tac, RMN, etc.).
De esta manera, a menudo se pierde tiempo porque los exámenes instrumentales no muestran todo, de hecho no logran mostrar si un músculo está contraído o si la consistencia es normal o está alterada.
Los detalles sobre el dolor abdominal son fundamentales para diagnosticar la apendicitis. El médico evalúa el dolor aplicando presión en áreas específicas del abdomen.
Las reacciones que pueden indicar la apendicitis son:

Defensa
La contracción por defensa se realiza cuando una persona endurece inconscientemente los músculos abdominales durante un examen. La defensa involuntaria se realiza en el momento en el que la mano del médico palpa el abdomen. En realidad, la contracción se realizan antes de que el médico toque al paciente.
Para solucionar este problema hay que apoyar con delicadeza la mano en el abdomen y esperar a que el paciente se relaje.

Dolor de rebote
Un médico evalúa el dolor de rebote aplicando presión con la mano en el abdomen del paciente y después quitándola.
El dolor sentido después de haber terminado la presión manifiesta dolor de rebote.
Una persona puede sentir este síntoma incluso si el abdomen sufre un trauma- por ejemplo, cuando una persona se choca con algo.

Maniobra de Rovsing
El examen médico para el signo de Rovsing se hace aplicando la presión de la mano en el lado izquierdo inferior del abdomen.
El dolor acusado en el lado derecho inferior después de la presión en el lado izquierdo indica un signo positivo de Rovsing.
Este es un test específico para la apendicitis.

Test del psoas
El músculo psoas se origina en las vértebras lumbares y se instala en el fémur. En el trayecto pasa por la pelvis, cerca del apéndice. Si este músculo está contraído y provoca dolor abdominal significa que el apéndice está inflamado.
Para hacer el test el paciente tiene que tumbarse boca arriba.
El médico puede verificar el estado del psoas evaluando si la rodilla derecha se levanta automáticamente cuando el paciente intenta llevar la rodilla izquierda hacia el pecho.
A menudo este músculo está contraído en las personas con una mala alimentación debido a su posición.
En la parte derecha del abdomen hay órganos que se apoyan en el psoas: hígado, intestino y apéndice. Si estos órganos se han vuelto más gruesos o pesados, el psoas tiene que hacer un esfuerzo importante para contrastar la presión de los órganos.

Test del obturador
El músculo obturador de derecha se origina cerca del apéndice. La prueba médica para el obturador se hace pidiendo al paciente que se acueste con la rodilla derecha doblada.
Desplazando la rodilla doblada de derecha a izquierda se provoca la contracción del músculo y causa el dolor abdominal si el apéndice está inflamado.
Las mujeres en edad fértil tendrían que someterse a un examen pélvico para descartar enfermedades en los genitales que a veces causan dolores abdominales similares a la apendicitis.
El médico puede también examinar el recto.

 

¿Cuál es la terapia para la apendicitis?

Apendicitis, cirugía, terapiaLos médicos pueden decidir si administrar al paciente antibióticos. Este tratamiento es raro y, en tal caso, la infección tendría que ser ligera.
En la mayoría de los casos, se realiza una apendicectomía, o sea la apendicitis se saca con cirugía.

¿Qué se puede comer?

La alimentación es importante para la prevención y cura de la apendicitis. Se puede seguir la misma alimentación que para la colitis, en concreto es mejor evitar algunos alimentos:

  • Chocolate y nutella
  • Comida picante y con especias
  • Embutidos
  • Quesos fermentados y grasos
  • Pescado y carne grasos, mariscos(gambas, langostas)
  • Bollería industrial
  • Café, té, y otras bebidas que contienen cafeína
  • Bebidas gaseosas, cócteles, y alcohool

 

Laparoscopía (cirugía mini-invasiva)

La cirugía laparoscópica es conocida también como cirugía mini-invasiva. El cirujano inserta en el abdomen un tubo muy fino (laparoscopio) que posee una pequeña cámara y una luz.
Gracias a la pequeña cámara, el cirujano puede visualizar las partes internas del abdomen a través de una ampliación en una pantalla. Los pequeños instrumentos responden a los movimientos de las manos del cirujano y así el apéndice se saca a través de pequeños cortes en el abdomen.
Gracias a la precisión de esta cirugía, la pérdida de sangre es mínima, y con estos cortes tan pequeños, el paciente se recupera mucho más rápido y con menos cicatrices con respecto a la cirugía tradicional abierta.
En la mayoría de los casos no es necesario realizar un gran corte en el abdomen del paciente. Se realizan tres pequeños cortes para sacar el apéndice. La ventaja de la cirugía mini-invasiva es que la cicatrización es mínima y el tiempo de recuperación es breve.
La mayoría de las personas puede marcharse del hospital después de unos días de la operación, aunque se necesitan una o dos semanas para recuperarse plenamente.
Sin embargo, un informe del Journal of American College of Surgeons afirma que la apendicectomía tradicional abierta puede ser preferible a la apendicectomía laparoscópica para la mayoría de los pacientes con apenditicis aguda, contrarimente a las últimas tendencias.
La laparotomía aumenta los costes y puede aumentar el riesgo de complicaciones en la mayoría de los pacientes.

Cirugía tradicional a cielo abierto

Si el apéndice se ha reventado y la infección se ha extendido o si hay un absceso, se puede realizar un corte mayor para limpiar dentro de la cavidad abdominal.
La apendicectomía tradicional se utiliza aunque el paciente tenga un tumor en el aparato digestivo, si una mujer está en su tercer trimestre del embarazo o si el paciente ya ha tenido muchas intervenciones quirúrgicas abdominales.

Después de la intervención el paciente toma antibióticos por vía intravenosa.
Después de una intervención de apendicectomía el tiempo de recuperación es generalmente de dos o tres semanas y se necesita una internación de dos o tres días.
Antes y después de la intervención, los antibióticos y los liquidos intravenosos ayudan a evitar las complicaciones y a disminuir el riesgo de infecciones de la herida después de la intervención.
Si es necesario, el medico puede prescribir un analgésico al niño.
Un apéndice infectado que revienta tiene que ser sacada por cirugía pero podría necesitar una recuperación más larga para permitir que los antibióticos maten todas las bacterias que se han extendido por el cuerpo.