Celiaquía – tratamiento, alimentación y dieta sin gluten

¿Cuál es el tratamiento para la celiaquía?

Vitaminas e integradores minerales

Si las carencias nutricionales son graves, el médico o el dietista pueden recomendar el uso de integradores de vitaminas y sales minerales.
Podría que sea necesario aumentar el nivel de:

  • Calcio
  • Ácido fólico
  • Hierro
  • Vitamina B-12
  • Vitamina D
  • Vitamina K
  • Zinc

Tratamiento para la celiaquía, dieta, intolerancia al gluten. Los integradores se suelen tomar en forma de pastillas. Si el aparato digestivo tiene problemas para absorber las vitaminas, el médico puede emplear una inyección.

Medicamentos para controlar la inflamación intestinal
Si el intestino delgado se encuentra dañado por la celiaquía, el médico puede recomendar el uso de corticosteroides para controlar la inflamación.

Dermatitis herpetiforme
Si se padece esta erupción de vesículas pruriginosas, que a veces acompaña a la celiaquía, el médico puede recomendar un medicamento cutáneo junto a una dieta sin gluten.

Novedades sobre el tratamiento para la celiaquía
Desde 2010, los investigadores están trabajando en una vacuna para la celiaquía, cuyo objetivo es bloquear la respuesta inmune del cuerpo al ingerir gluten.
Hasta hoy no se ha probado la eficacia de esta vacuna.

Una dieta sin gluten
Cuando se diagnostica la celiaquía, es necesario acudir a un dietista para preparar una nueva dieta sin gluten. El especialista garantiza que la dieta sea equilibrada e incluya todos los nutrientes que el cuerpo necesita.
Los celíacos no pueden digerir los alimentos que contienen trigo (harina, sémola, cuscús y espelta), cebada o centeno.
Aunque solo se consuma una pequeña cantidad de gluten, como por ejemplo una cucharada de espaguetis, se pueden experimentar síntomas intestinales muy desagradables.
Si se toma gluten regularmente, existe un riesgo mayor de padecer cáncer de colon y osteoporosis en el futuro.
El gluten está formado por varias proteínas y no es esencial para la dieta, por lo que se puede reemplazar por otros alimentos.
Los supermercados y las tiendas ofrecen muchas alternativas de alimentos sin gluten, como pasta, pizza y pan, aunque el sabor no es el mismo.
También existe una variedad de alimentos sin gluten bajo receta médica.
Muchos alimentos básicos – como carne, verduras, queso, patatas y arroz – no contienen gluten de forma natural, por lo que se pueden incorporar a la dieta.
El dietista puede ayudarle a seleccionar los alimentos adecuados y diferenciarlos de los otros.

Los alimentos y los ingredientes prohibidos

Todas las etiquetas de los alimentos deben indicar claramente si el alimento contiene uno de los ocho alérgenos alimentarios, entre los que se encuentra el trigo. Los legisladores también trabajan para que las etiquetas de los alimentos sean más claras y los celíacos puedan identificar otros componentes, tales como ingredientes ocultos, cebada y centeno.
Es importante saber cuáles son los alimentos que se deben evitar, entre los que se encuentran:

  • Cerveza y otras bebidas alcohólicas a base de trigo,
  • Caldos y sopas,
  • Rebozados (por ejemplo, carne empanada, etc.),
  • Jarabe de arroz integral (a menudo, a base de cebada)
  • Tartas (contienen trigo),
  • Colorante de caramelo (suele realizarse son cebada),
  • Obleas,
  • Cuscús,
  • Verduras empanadas o cremas,
  • Dextrina (un ingrediente poco común derivado del trigo; las maltodextrinas son buenas para las personas que tienen intolerancia al gluten)
  • Nueces tostadas secas (la transformación puede contener harina de trigo o aromas),
  • Pollo frito,
  • Patatas fritas (si están recubiertas de harina),
  • Salsas (entre ellas, algunas salsas de tomate),
  • Cangrejo u otros mariscos,cangrejo, celiaquía, comida a evitar
  • Carnes procesadas,
  • Malta o aroma de malta (generalmente a base de cebada),
  • Almidón modificado (ahora la mayoría de los productores de alimentos especifican la fuente de este ingrediente; por ejemplo, almidón de maíz modificado, que no presenta problemas, mientras que el almidón de trigo modificado no es adecuado)
  • Leche en polvo,
  • Pasta,
  • Aderezos para ensaladas,
  • Condimentos (si solo contienen especias no hay problema, pero se deben comprobar posibles aditivos con gluten)
  • Algunas infusiones y cafés aromatizados,
  • Sopa y sopas preparadas,
  • Salsa de soja y salsa de soja sólida (éstas pueden estar fermentadas con trigo, consultar con un dietista antes de comer),
  • Cremas, quesos blandos y sopas,
  • Rellenos,
  • Espesantes,
  • Fideos asiáticos (un plato de pasta japonesa a base de harina de trigo, generalmente servida en caldo),
  • Productos sin trigo (sin trigo no significa sin gluten; muchas galletas y tipos de pan sin harina de trigo incluyen cebada o centeno, que contienen gluten y otros ingredientes con gluten),
  • Yogur con almidón de trigo,
  • Cereales para el desayuno a base de cereales (por ejemplo, muesli),
  • Miel y azúcar.

Es importante comprobar siempre las etiquetas de los alimentos. Muchos alimentos, especialmente los que están preparados, contienen gluten entre los aditivos, como aroma de malta y almidón modificado.
El gluten también se puede encontrar en algunos productos no alimenticios, como pintalabios, sellos y algunos tipos de medicamentos.
La contaminación también puede ocurrir si los alimentos sin gluten y los que contienen gluten se preparan juntos o se sirven con los mismos utensilios.
Por esta razón, no basta con ir al restaurante y llevar pasta sin gluten, sino que el establecimiento debe estar equipado con dos cocinas independientes y camareros diferentes.

Alimentos sin gluten (que se pueden comer)

Los celíacos pueden comer los siguientes alimentos, que no contienen gluten:

  • Carne fresca, pescado y aves de corral sin empanar, rebozar o marinar,
  • Fruta,
  • La mayoría de los productos lácteos como queso, mantequilla y leche,
  • Patatas
  • Verduras,
  • Licores, sidra, vino y agua.

Cereales y almidones permitidos en una dieta sin gluten, entre los que se incluyen:

  • Amaranto,
  • Alforfón,
  • Maíz,
  • Harina de maíz,
  • Harinas sin gluten (arroz, soja, maíz, patatas, alubias),
  • Tortillas de maíz puro,
  • Quinua,
  • Arroz,
  • Tapioca.

Afortunadamente para los celíacos amantes del pan y la pasta, hay un número cada vez mayor de productos sin gluten. Si no consigue encontrarlos en la panadería local o la tienda de alimentos, pruebe por Internet. Existen muchos productos sustitutivos que no contienen gluten.

Por ley, los alimentos etiquetados como ‘sin gluten’ no pueden contener más de 20 partes por millón (ppm) de gluten.

Para la mayoría de la gente estas trazas de gluten no provocan ningún problema. Sin embargo, hay una minoría de celiacos que no pueden tolerar ni pocas trazas de gluten y requieren una dieta sin cereales.

Avena
La avena no contiene gluten, pero muchos celíacos evitan consumir este alimento ya que puede estar contaminado por otros cereales.
Si desea incluir avena en su dieta, asegúrese de que es pura y que no está contaminada.
Se aconseja evitar el consumo de avena hasta que se afiance la dieta sin gluten y los síntomas hayan desaparecido.
Cuando pasen los síntomas, vuelva a introducir poco a poco la avena en la dieta. Si sigue experimentando síntomas, deje de comer avena.

Consejos para la alimentación del niño
No introducir el gluten en la dieta del niño antes de los seis meses. La leche materna no contiene gluten, al igual que todas las preparaciones de leche para lactantes.
Si la madre es celíaca, lo mejor es introducir gradualmente los alimentos que contienen gluten en la dieta cuando el niño tenga seis meses y seguir atentamente la situación.

Comer fuera

Los celíacos no deben limitarse a comer en casa. Con experiencia y conocimiento, es posible averiguar qué alimentos contienen gluten en restaurantes o en casa de amigos.
También se puede acudir a restaurantes que ofrezcan productos sin gluten en sus menús.
Puede que el grupo de apoyo local disponga de una lista de restaurantes en los que el chef conoce la dieta sin gluten. Pregunte en el restaurante, consulte a un dietista o a un grupo de apoyo para la celiaquía para obtener esta información.
No importa lo preparado que esté, a veces no se puede saber si un alimento en concreto está libre de gluten.
En caso de duda, no lo consuma.
A continuación, presentamos algunos consejos a la hora de elegir los alimentos para celíacos.
Comience con los alimentos que se pueden comer. Se trata de alimentos e ingredientes que se pueden utilizar para cocinar y comer: alimentos hechos con harina de maíz, arroz, trigo sarraceno, sorgo, arroz, garbanzos, quinua, tapioca y patatas (siempre que los demás componentes de la receta no contengan gluten).
Se pueden comer verduras, pescado, pollo, legumbres, frutos secos, semillas, aceites, leche, queso, huevos, frutas y carne sin condimentar.

Esté alerta ante una posible contaminación.
Aunque los alimentos que se consumen o se preparan no contengan gluten, si entran en contacto con otros alimentos que contienen gluten, se corre el riesgo de un efecto conocido como contaminación cruzada.
Por ejemplo, las migas de pan de trigo pueden entrar en el bote de mermelada, crema o aderezos si las personas no tienen cuidado y utilizan un cuchillo o un utensilio limpio cada vez.
Mantener los condimentos, crema y mermelada en envases separados es una buena idea para las personas con intolerancia al gluten.
Es una buena idea disponer de una tostadora separada para el pan sin gluten.
Si alguien en su familia cocina con productos que contienen gluten, es necesario limpiar a fondo los materiales, utensilios y superficies de trabajo antes de preparar los productos sin gluten.
Recuerde lavarse bien las manos con frecuencia.

Si el ambiente donde se prepara la comida no está dedicado a alimentos sin gluten, existe un riesgo de contaminación. Por ejemplo el pan sin gluten, preparado en una panadería donde se elaboran también los productos normales, puede estar contaminado.
Esto puede pasar cuando la máquina no se limpia adecuadamente entre la producción de productos que contienen gluten y sin gluten.
En la actualidad, algunas panaderías producen alimentos en un ambiente libre de gluten.